Contestando a Soros

George ha criticado en numerosas ocasiones a la ideología de género como “una ficción que podría generar un daño real.”
Como lo presenta Soros, ni siquiera estaría tan en desacuerdo, pero lo que no parece ver es el elevado grado de intolerancia (y autoritarismo en sus prácticas) de los promotores de la ideología de género hacia cualquier persona que tiene opiniones divergentes (conservadoras).
El problema no es si la mayoría democrática decide implementar la ideología de género, el problema es que eso va acompañado de medidas que reducen la libertad de expresión (y de acción) de minorías (religiosas) que necesitan seguir expresando sus puntos de vista.
Lamento que los diferentes sectores cristianos que se oponen a la ideología de género no sean capaces de articular este punto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: