Cosmovisión bíblica – Visión de Dios

La visión de Dios

Por Erlin Obando Araya

“Lo que he hecho es mostrar que es posible que la forma en que comenzó el universo esté determinada por las leyes de la ciencia. En ese caso, no sería necesario apelar a Dios para decidir cómo comenzó el universo. Esto no prueba que no exista dios, sólo que Dios no es necesario”.
Stephen W. Hawking

Me es muy interesante ver como todos los días la humanidad camina por senderos construidos por el poder del argumento, es decir que tenemos la posibilidad de construir teorías, ideologías, reflexiones y estilos de vida a partir de ideas razonadas o no, todo dentro de una colectividad que acepte lo dicho como una verdad. De esa forma comprendemos que el ser humano sin duda alguna adiestra a su prójimo para no sentirse sólo dentro de la silla mental de su pensamiento individual.

Es por esa razón que me gustaría analizar el argumento del señor Hawking, que tiene relevancia para algunos sectores sobre la no existencia de Dios. Una parte académica toma la frase estudiada para indicar que: la ciencia demuestra que no existe Dios, pero la pregunta es ¿cómo se llega a esa conclusión? La verdad es que no se puede aseverar que Dios no existe por medio de esta frase, pues aun este postulado tiene preguntas que no responde sobre la no existencia de Dios.

Primeramente nos indica Hawking que “es posible que…” lo cual evidencia que no es una verdad o principio científico lo que va a proponer, sino que es una posibilidad, ¿pero una posibilidad entre cuántas variables? ¿Será acaso 2 o 2 millones o infinito? Ya eso es suficiente para hacerme dudar del resto del cuerpo postulado.

Lo siguiente que dice es: “… la forma en que comenzó el universo esté determinada por las leyes de la ciencia”. La pregunta que surge a esta afirmación es ¿qué fue primero: la creación de la ciencia o la formación del universo? Y es que según la lógica para afirmar lo anterior debe haber un orden de factores y sin importar el factor todavía no vemos el para qué se formó el uno o el otro.

Por otro lado algunos científicos tienen cosas interesantes que decir sobre el tema en discusión: “Para el científico que ha vivido con su fe en el poder de la razón, la historia termina como una pesadilla. Ha superado las montañas de la ignorancia; está a punto de superar el pico más alto y, cuando se levanta sobre la última piedra, un grupo de teólogos, que llevan ahí sentados por siglos, le dan la bienvenida.” (Robert Jastrow, astrónomo, físico, cosmólogo y agnóstico auto-procalmado).

Ahora bien queda decir que para Hawking no es necesario el preguntar ¿para qué se formó el universo y se relaja con el hecho de decir que hubo una forma en la que se hizo, y es que pareciera que Hawking no tiene la capacidad para responder el porqué de la creación del mundo; lo cual para algunos sería una forma muy mediocre de pensar. Sobre lo anterior debo aportar el comentario de Edgar Andrews que indica:

“[…] lejos de explicarlo todo, la ciencia en realidad explica nada. Lo que la ciencia hace es describir el mundo y sus fenómenos a base de sus propios conceptos y modelos especializados – los cuales proveen importante conocimiento, pero se vuelve cada vez menos intuitivo a medida que profundizamos en la naturaleza de la realidad física.”

Menester quiero dejar claro que el postulado de Hawking no puede ser tomado como suficiente para negar la existencia de Dios pues aun su autor afirma que lo dicho no puede negar la existencia de Dios, sólo afirma un rechazo abierto a la posibilidad de tener que aceptar que existe. El autor termina diciendo que no necesita de un Dios, bajo esa inteligencia piense lo siguiente: tal vez usted no necesita una silla de ruedas. Eso no hace que las sillas de ruedas no existan.

Hay quienes afirman que la ciencia sólo es una de las manifestaciones de Dios para entender su creación tal y como lo dice James Joule, proponente de la primera ley de la Termodinámica y de quien se nombra la unidad térmica del “julio” (“joule” en inglés): “Es evidente que un conocimiento de la ley natural no es nada menos que un conocimiento de la mente de Dios expresadas en ellas.”

Entonces creo volver al principio de este documento y recordar que hoy se escriben muchos argumentos e ideologías que solamente están basadas en razonamientos egoístas de atención y poder, por lo que no podemos aceptar todo lo que se dice del mundo; sino que es necesario que el ser humano piense sobre las cosas que le quieren ser impuestas, para lograr alcanzar la verdad y por medio de esa verdad ser verdaderamente libres.

Afirmo lo que Dios por medio del salmista le dice a la humanidad en el capítulo 14 verso 1 del libro de Salmos donde indica “DICE EL NECIO EN SU CORAZÓN NO HAY DIOS”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: