¿Puede el gasoducto del Mediterráneo oriental funcionar?

Por Nikos Tsafos,  Senior Fellow, Programa de Energía y Seguridad Nacional

El gasoducto del Mediterráneo oriental (gasoducto East Med) provoca reacciones intensas. Sus partidarios lo consideran esencial y transformador, una forma de llevar gas no ruso al sudeste de Europa y, por lo tanto, consolidar un arco geopolítico de Grecia a Israel, mientras que debilita el control de gas de Rusia en Europa. Sus críticos lo ven como un engaño, un proyecto poco realista que no puede morir lo suficientemente pronto. Mientras tanto, los gobiernos de Grecia, Chipre e Israel continúan reuniéndose para intentar avanzar en este proyecto. ¿Pueden tener éxito? La respuesta corta: es poco probable. Pero el proyecto no es totalmente inútil, y es importante que los proponentes y detractores del proyecto comprendan por qué.

El gasoducto East Med se propuso por primera vez en 2012 debido a dos realidades. Primero, se había encontrado una gran cantidad de gas en Israel y Chipre: este gas necesitaba ir a alguna parte, y el sureste de Europa era una salida lógica. En segundo lugar, el sudeste de Europa se estaba preparando para comprar gas a Shah Deniz 2 en Azerbaiyán: las empresas buscaban mercados, los gobiernos revisaban los permisos y firmaban acuerdos, y los financieros se comprometían con los patrocinadores del proyecto. Cuando Shah Deniz 2 seleccionó (y luego seleccionó) el Oleoducto Transadriático (TAP) como su ruta preferida, otros ductos, como el Interconector Italia-Grecia, ya no tenían gas para enviar. El gasoducto East Med era una alternativa para un mercado que ya estaba en conversaciones para comprar gas adicional.

Avancemos unos años y mucho ha cambiado. Por un lado, las opciones de suministro para el sureste de Europa han crecido. Shah Deniz 2 pronto entregará 10 mil millones de metros cúbicos (bcm) al año en la frontera greco-turca. El gasoducto TurkStream podría traer más gas a la región, y una serie de interconexiones propuestas podrían empujar ese gas a los Balcanes. Mientras tanto, una instalación de importación de gas natural licuado (GNL) en Revythoussa, en Grecia, se acaba de ampliar , por lo que más GNL puede llegar a Grecia (aunque la capacidad de importación nunca fue una limitación importante). Y una terminal de importación propuesta en el norte de Grecia acaba de completar una prueba de mercado (no vinculante) , lo que aumenta la posibilidad de que haya más gas disponible. Esta región ahora se ve bien abastecida.

Mientras tanto, la imagen de la demanda parece desfavorable. La demanda de gas en Grecia cayó fuertemente de 2011 a 2014, pero desde entonces se ha recuperado, alcanzando un máximo histórico en 2017 (la demanda en 2018 será menor). En Bulgaria, la demanda de gas se ha mantenido estable durante 15 años. Esto significa que Italia tendrá que impulsar este proyecto, donde la demanda ha pasado por una montaña rusa: cayó un 27 por ciento de 2007 a 2014, antes de recuperarse a 2017. Pero incluso en 2017, la demanda estuvo por debajo de su nivel máximo de 2007, y al igual que otros países europeos. En los países, las perspectivas no están claras (los datos para 2018 muestran una caída modesta). En resumen, vender gas en esta región no es fácil: hay muchas opciones de suministro y la demanda es débil. Este no es un mercado en auge que necesita desesperadamente gas.

En el Mediterráneo oriental, se han producido dos cambios. La primera es que no se ha descubierto mucho gas adicional en los años intermedios, al menos no en Israel y en Chipre (se han hecho descubrimientos en Egipto). Ha habido solo dos descubrimientos desde 2013, y ambos han sido más pequeños que los mega campos anteriores (Karish en Israel y Calypso en Chipre, este último sin una estimación oficial de recursos aún). La exploración está en curso, por supuesto, y se pueden encontrar recursos adicionales; Pero esos suministros adicionales son especulativos en este punto.

Segundo, los descubrimientos existentes han encontrado una salida en el vecindario inmediato (dentro de Israel, Jordania y Egipto). A los analistas les gusta mencionar cuánto se ha encontrado en el Mediterráneo oriental, pero el gas ya no está buscando una nueva ruta de exportación, sino que se ha contratado para su venta. Para llenar un gasoducto de 15 o 20 bcm, que es la última capacidad que se está discutiendo, el gas tendría que agregarse en muchos campos, campos con diferentes propietarios y en diferentes países. No está claro si un productor de gas de la región o un comprador de Europa está listo para asumir este papel de agregador, y sin él, un gasoducto es prácticamente imposible de improvisar, como sabemos por otros casos en todo el mundo.

Este progreso en las ventas a mercados cercanos subraya otra realidad para el gasoducto East Med: el proyecto se basa en la idea de que las exportaciones fuera de la región eran necesarias para explotar completamente el gas descubierto. En algún nivel, esto podría ser cierto. Pero las ventas dentro de la región han sido muy sólidas. E incluso si se necesitan exportaciones fuera de la región, no está claro que el gasoducto de East Med esté mejor posicionado para cumplir esta función: la capacidad de exportación de GNL subutilizada en Egipto sigue siendo el principal candidato para la mayoría de los productores, incluida Afrodita en Chipre, que Es el último campo importante aún por ser sancionado. (Calypso es otro, pero sin una estimación oficial de recursos, no está claro si es importante).

¿Qué podría cambiar esta imagen a favor del gasoducto East Med? Primero, los descubrimientos adicionales de gas podrían crear la necesidad de nuevas rutas de evacuación. Pero hay dos advertencias a esa afirmación. Más gas también podría impulsar el impulso para otras opciones de exportación, incluida una instalación de exportación de GNL en Chipre; y los recursos dispersos en diferentes campos y países todavía tendrán dificultades para convertirse en una sola corriente de gas que se pueda vender. En otras palabras, probablemente sea necesario más gas para sustentar este gasoducto, pero más gas también podría inclinar la balanza hacia otras opciones de desarrollo o complicar aún más la tarea de agregar suministros dispares.

Esta realidad subraya otros dos imperativos. El gasoducto East Med tiene que convertirse en una opción preferida para los productores, mejor que las ventas regionales o las exportaciones de GNL a través de Egipto o Chipre, o las exportaciones a Turquía por gasoducto. Hasta ahora, este no ha sido el caso. Pero uno podría imaginar un escenario donde la capacidad de vender gas israelí a Jordania o Egipto se vea envuelta en batallas políticas que llevan a interrupciones. (Esto es lo que sucedió con las ventas de gas egipcio a Israel, después de todo). Si las otras opciones se ven peor, el gasoducto East Med podría parecer menos malo en comparación. Este atractivo relativo es esencial para la tubería.

El ingrediente final es el liderazgo, no el liderazgo político o diplomático, que puede ayudar pero también enredar aún más el proyecto con la compleja geopolítica de la región. En cambio, el proyecto necesita un liderazgo comercial, una compañía que pueda reunir a todos los compradores y vendedores. Un factor clave será el apetito de riesgo de los proveedores: hasta ahora, la mayoría de los contratos para la venta de gas han incluido una garantía de precio firme para los productores. Esta fórmula será difícil de replicar en Europa. El proyecto Shah Deniz 2, por ejemplo, está expuesto al precio de hub (PSV) italiano, pero Shah Deniz también es rico en líquidos., que proporciona soporte para esta estrategia de precios (East Med Gas es escaso en líquidos). Un nuevo proveedor en el sudeste de Europa tendrá dificultades para competir mientras exige un precio firme. Los proveedores deberán aceptar más riesgo de precio.

Hay, en definitiva, un camino estrecho hacia el éxito. La imagen de la demanda en el sureste de Europa debe mejorar para que este proyecto continúe. Otros suministros en la región deben fallar en la entrega, creando una apertura; o su gas debe ser más caro. Los puntos de venta existentes para el gas East Med deben empeorar, lo que hace que el gasoducto East Med sea atractivo en contraste. Y un jugador importante tiene que surgir con la capacidad y la voluntad de reunir a compradores y vendedores, encontrando una fórmula comercial que brinde ingresos seguros a los productores mientras ofrece a los compradores la competitividad y flexibilidad suficientes. Todo esto es una posibilidad muy remota, y es poco probable que los dividendos geopolíticos creados por los patrocinadores del proyecto actual se materialicen incluso si se construye el oleoducto, especialmente si TurkStreamTrae más competencia al sudeste de Europa de todos modos. Pero aún es posible prever un cambio en las circunstancias, aunque sea poco probable, que haga que el gasoducto East Med sea una buena opción.

Nikos Tsafos es miembro principal del Programa de Energía y Seguridad Nacional del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington, DC

Fuente: Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales

¿Qué hiciste Trump?

Bryan Acuña, CCEIIMO

El presidente Donald Trump siguiendo sus promesas de campaña, tomo la decisión de sacar las tropas estadounidenses de Siria, o al menos de esa forma lo ha dejado entrever en estos días. El movimiento según indica, obedece a que han logrado vencer al DAESH, criterio no compartido por el resto de aliados de la OTAN, principalmente los países europeos que han formado parte de las operaciones; por ejemplo Francia y Alemania.

Y es que pese a lo manifestado por el presidente estadounidense, es imposible acabar con algo que surgió como un movimiento ideológico fuertemente viral. Lo que la coalición logró contra la estructura islamista fue desmembrar su pujante “empresa”, decapitar algunos de sus liderazgos y desperdigarlos por varias regiones donde se aprovechan de los vacíos legales y de poder para seguir actuando, como ocurre en Libia y en el Magreb africano. O actúan como “lobos solitarios” cometiendo atentados de baja intensidad, que se endosan fácilmente como logros de la “Guerra contra los infieles”.

El movimiento es tan repentino y sorpresivo que desubica a otros actores internacionales, haciendo pensar que el gobierno de Trump está entregando en bandeja de plata el dominio del Levante Mediterráneo al Kremlin; algo que ya domina de facto desde hace tiempo pero que con esta movida se haría oficial.

Sumaría además una zona de respiro para los intereses de la República Islámica de Irán en sus afanes por crecer en influencia en la región, sumando el poder que manifiesta en Siria, más lo logrado con la retirada de tropas estadounidenses de Irak, aplomado en el Líbano a través de fichas importantes en el poder político como militar por medio de Hezbollah, así como ser el soporte más importante del grupo islamista Hamas en Gaza, logrando así tener tres eventuales frentes para confrontar indirectamente a Israel a través de luchas de desgaste.

El retiro estadounidense significaría que en Israel tendrán que acostumbrarse a negociar en ruso, algo que ya de todos modos desde la época de Obama han logrado asimilar. Y si bien el gobierno de Trump ha sido el que mayores apoyos le ha brindado a Israel en las últimas décadas, salvo que el movimiento en Siria tenga “trampa”, esto le traerá dolores de cabeza a los israelíes, en un barrio donde no hay tiempo para aburrirse.

Mientras que por otro lado, se da por un hecho que Assad no será removido del poder y la victoria finalmente quedó en manos del líder alauita, aunque con un país resquebrajado por luchas tribales y sectarias que no facilitará el proceso de devolverlo a una condición anterior; eso simplemente no ocurrirá.

Por otro lado a los kurdos, una de las principales fuerzas que aprovecharon la ruptura momentánea del liderazgo sirio, quedan a la expectativa ante el temor que esto sea un retroceso, principalmente ante la amenaza de Turquía, quienes en su afán de tener más poder en Oriente Próximo decidan seguir minando el posicionamiento y autodeterminación kurda en la región, causando además que el gobierno de Ankara siga violando sistemáticamente los derechos de esta población. Además que las aspiraciones turcas son las de convertirse de nuevo en la principal potencia del mundo islámico en general, y es hacia donde Erdogan y sus seguidores apuntan desde hace años.

Regresando brevemente al tema kurdo, está claro que se desaprovechó la posibilidad de generar un enroque estratégico a través del fortalecimiento a las posiciones kurdas y se fue dejando una vez más en el olvido a esta nación que pudo transformarse en el pivote geopolítico que se necesitaba para romper con la media luna de dominio que ha estructurado inteligentemente Moscú en colaboración directa con Teherán y por el contrario en estos momentos por la coyuntura es posible que al menos en Siria los kurdos estén decididos en cierta forma alinearse con las fuerzas militares del gobierno de Assad contra los sueños expansionistas del gobierno de Recep Tayyip Erdogan.

Estados Unidos mantendrá sus apoyos a los aliados de la zona (Israel y Arabia Saudita principalmente), pero más desde el ámbito material, principalmente a través de la venta de armamento y equipo de defensa, pero en el terreno mantendrá cierta distancia. Sin embargo, cuidado con hacer una apreciación errónea, ya que Estados Unidos no se va del todo, aún poseen importantes bases militares en regiones aledañas, que de ver amenazados sus intereses estratégicos, regresaría a dar golpes en la mesa.

Pero la distancia que decidieron tomar, corta un importante canal de comunicación para consensuar una agenda que mantenga el equilibrio del poder favorable, decidiendo dar la iniciativa a otros actores que no desaprovecharán la oportunidad.

Fuente: El Mundo CR

¿Pakistán tiene una narrativa contra el terrorismo?

Por Imam Tawhidi

Pakistán es el hogar de impresionantes montañas, valles y glaciares. Los fabulosos patrones culturales en tales regiones allanan el camino para una experiencia inolvidable para quienes la visitan.

Lamentablemente, esto no es lo primero que viene a la mente cuando se menciona a Pakistán. Los territorios estratégicos de Pakistán han sido etiquetados por el Secretario de Defensa de los Estados Unidos como “refugios para terroristas”.

Aunque Pakistán niega que sea un “refugio seguro para los terroristas”, sus credenciales democráticas han sido sospechosas desde el principio, simplemente debido al hecho de que el estado pakistaní carece de una visión estratégica y una política para enfrentar el problema actual del terrorismo. Durante décadas, el gobierno no ha investigado ni enjuiciado a los terroristas de manera adecuada.

El enfoque de Pakistán hacia el terrorismo no solo es vacilante, sino que también es selectivo. Muchos dentro de la comunidad diplomática esperaban un cambio bajo Imran Khan, pero las muy pocas instituciones antiterroristas dentro del país siguen siendo débiles y disfuncionales. La razón de esto es bastante obvia, ya que tiene todo que ver con la falta de consenso entre los líderes político-militares del país.

Entre las principales agencias de inteligencia global, Pakistán es conocido por su constante apoyo a los talibanes en Afganistán, así como a los grupos terroristas en Jammu y Cachemira. Estas organizaciones terroristas, así como otras como Al-Qaeda, consideran al gobierno de Pakistán un activo perfecto debido a que el gobierno confía en una representación particular del Islam para justificar su existencia.

Además, no es ningún secreto que Pakistán creó y continúa apoyando a muchos de estos grupos terroristas para lograr sus intereses geoestratégicos dentro del subcontinente. Un ejemplo vivo sería el fracaso total de Pakistán para lanzar operaciones genuinas contra el terrorismo contra los talibanes de Punjabi o las fuentes de financiación de cualquier grupo terrorista islamista.

Uno puede preguntarse por qué este es el caso? La respuesta es simple: el gobierno pakistaní define el terrorismo de manera diferente. No todas las formas de terrorismo son malas para los militares, especialmente si desestabiliza las regiones administradas por la India.

El asunto no termina aquí, las autoridades paquistaníes en realidad se esfuerzan por silenciar a los críticos del terrorismo islámico. Plantan el miedo en los corazones de los intelectuales por intimidación, arrestos y vergüenza pública. En 2018, los diplomáticos pakistaníes en Canadá han amenazado abiertamente a los críticos Tarek Fatah y Tahir Gora en territorio canadiense, mientras que el ex embajador Husain Haqqani continúa recibiendo amenazas en las redes sociales.

El ejército de Pakistán hará la guerra a todos los críticos para sumar puntos en la carrera para lograr la igualdad con la India. El gobierno tiene sus ojos en los desarrollos diplomáticos de la India mientras ignora los problemas clave en el país; como la pobreza, el analfabetismo, la falta de justicia y, por supuesto, las células en crecimiento de los terroristas islámicos.

Por otro lado, Pakistán afirma que desde 2001 ha gastado $ 80 mil millones en la Guerra contra el Terror. El Fondo de Apoyo a la Coalición continúa reembolsando a Pakistán por sus llamadas operaciones antiterroristas. Aunque la realidad es que el gobierno pakistaní es más parte del problema que la solución.

Fuente: OpIndia

Arabia Saudita y la derecha de Occidente: una alianza dudosa

Dr. James M. Dorsey

Documento de Perspectivas del Centro BESA No. 1,063, 14 de enero de 2019

RESUMEN EJECUTIVO: Mientras pretende estar centrado en promover una forma más tolerante del Islam, el Príncipe heredero de la Corona, Muhammad bin Salman, está instituyendo reformas que están diseñadas para centralizar el poder en torno a él. Sus movimientos incluyen abrazar a los grupos de extrema derecha europeos y occidentales que apenas son faros de tolerancia y respeto.

La financiación saudí, que tradicionalmente se centró en el Islam sunita ultraconservador, se ha optimizado y afinado en la era del Príncipe Heredero Muhammad bin Salman para garantizar que sirva a sus ambiciones geopolíticas. Esas ambiciones incluyen principalmente obstaculizar la expansión de la influencia iraní en Medio Oriente y África del Norte y mejorar el impacto global del reino.

Este esfuerzo ha producido una bolsa mixta hasta el momento. El gasto ha bajado pero está más orientado. Arabia Saudita, por ejemplo, entregó el control de la Gran Mezquita en Bruselas en un movimiento diseñado para demostrar la moderación recién encontrada en el reino y para reducir el daño a la reputación de una administración ultra conservadora saudita que se había vuelto polémica en Bélgica. Sin embargo, el dinero todavía fluye hacia las madrassas (seminarios religiosos) militantes y ultra conservadoras que salpican la frontera pakistaní-iraní. El enfoque del reino, además, ha cambiado en países seleccionados a la promoción de una línea de ultra-conservadurismo salafista que predica la obediencia absoluta al gobernante, un corolario de la represión del Príncipe Muhammad contra críticos y activistas en el país.

Las ONGs sauditas que alguna vez distribuyeron la generosidad del reino para promover el ultraconservador, así como los  funcionarios, han adoptado el lenguaje de la tolerancia y el respeto interreligioso  , pero hay pocos cambios tangibles en el país que lo respalden.

Sin duda, el Príncipe Muhammad ha levantado la prohibición de conducir a las mujeres, ha mejorado las oportunidades de trabajo y de ocio de las mujeres y ha puesto en marcha la creación de una moderna industria del entretenimiento. Pero ninguna de estas medidas equivale al cumplimiento de su promesa de fomentar una forma de Islam aún no identificada y verdaderamente moderada.

Además, los movimientos del príncipe han estado acompañados por un abrazo de la derecha europea y la extrema derecha, así como de los grupos ultraconservadores occidentales que, en general, apenas son faros de tolerancia y respeto mutuo.

“Arabia Saudita con MBS como Príncipe Heredero no ha estado defendiendo la reforma religiosa islámica”, dijo el investigador de Oriente Medio, HA Hellyer, refiriéndose al líder saudí por sus iniciales.

“Al  establecimiento religioso saudí existente no se le ha alentado a participar en un replanteamiento genuino de sus ideas  que lo acerca a la corriente dominante sunní, ni a escuchar a los eruditos religiosos sauditas que abogan por enfoques más normativos y generales”, agregó Hellyer. . Más bien, el establecimiento ha sido amordazado. Las “reformas” de MBS en este ámbito tienen que ver con la centralización del poder, no se trata de restaurar el establecimiento religioso saudí a un sunnismo normativo “.

El interés del príncipe Muhammad en los grupos ultraconservadores no musulmanes en Occidente se ajusta a un patrón global, resaltado por los científicos políticos Yascha Mounk y Roberto Stefan Foa, en el que los avances tecnológicos y la creciente importancia del poder blando, que son la raíz de la intervención rusa En elecciones en los Estados Unidos y Europa, han informado las políticas de información y relaciones públicas de varios estados autocráticos.

La tecnología y el poder blando, según Mounk y Foa, pueden generar  mayores esfuerzos por parte de los autoritarios y autócratas en general para influir en las naciones occidentales y socavar la confianza en la democracia .

“De hecho, China ya está aumentando la presión ideológica sobre sus residentes en el extranjero y está estableciendo institutos Confucio influyentes en los principales centros de aprendizaje. Y en los últimos dos años, Arabia Saudita ha aumentado dramáticamente sus pagos a los lobbistas estadounidenses registrados, aumentando el número de agentes extranjeros registrados que trabajan en su nombre de 25 a 145 … El aumento del poder blando autoritario ya es evidente en una variedad de dominios, “Incluyendo el mundo académico, la cultura popular, la inversión extranjera y la ayuda para el desarrollo”, dijeron Mounk y Foa.

Además, Arabia Saudita, junto con otros Estados del Golfo, incluidos los Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Omán y Kuwait, así como China, han sido importantes donantes para las universidades occidentales y los think tanks. También han desarrollado medios de comunicación propios, como Al Jazeera de Qatar, TRT World de Turquía, CCTV de China y RT de Rusia. Estos puntos de venta llegan a audiencias globales y compiten con empresas como la BBC y la CNN.

La necesidad de Arabia Saudita de adquirir un poder blando fue arrastrada a casa por las  crecientes críticas occidentales de su guerra en Yemen y la condena del asesinato del periodista Jamal Khashoggi  en las instalaciones del consulado saudí en Estambul.

El esfuerzo de Arabia Saudita para lograrlo con el apoyo conservador, de derecha y de extrema derecha fue evidente en Irlanda del Norte. Investigando una notable campaña del Partido Unionista Democrático de Irlanda del Norte (DUP , por sus siglas en inglés) , un pilar de apoyo clave del gobierno de la PM británica Theresa May, a favor de la salida de Gran Bretaña de la UE, elcolumnista del Irish Times Fintan O’Toole sugirió que un miembro importante del fallo de Arabia Saudita El príncipe Nawaf bin Abdul Aziz al Saud, jefe de la familia y ex jefe del servicio de inteligencia del país, y su embajador recién sustituido en Gran Bretaña, financiaron el esfuerzo contra el Brexit mediante un enlace comercial con un activista conservador escocés relativamente oscuro. Medios modestos, Richard Cook.

El embajador, el príncipe Muhammad bin Nawaf al Saud, hijo del príncipe Nawaf, fue embajador de Arabia Saudita en Gran Bretaña hasta la reorganización del gabinete de Arabia Saudita el  mes pasado .

“Puede ser una total coincidencia que el hombre que canalizó £ 425,622 al DUP tuviera conexiones sauditas de tan alto nivel. Simplemente no lo sabemos. Tampoco sabemos si el … embajador saudí tenía conocimiento de la conexión de su padre con Richard Cook “, dijo O’Toole.

De manera similar, Arabia Saudita  invitó a docenas de miembros británicos del Parlamento a visitas pagadas con todos los gastos al reino  y bañó al menos a 50 miembros del gobierno, incluida la Sra. May, con  enormes canastas de alimentos que pesan hasta 18 libras .

Un paquete destinado a un miembro de la Cámara de los Lores incluía algas y mayonesa de ajo; salmón ahumado; truchas y mejillones; y un kilogramo de queso stilton. Otros contenían botellas de clarete, vino blanco, champán y whisky Talisker, a pesar de la prohibición del alcohol en el reino.

En un movimiento similar a los esfuerzos rusos para influir en la política europea,  Arabia Saudita también ha forjado vínculos estrechos con grupos conservadores y de extrema derecha en Europa. Esto incluye al Partido Popular Danés y a los Demócratas de Suecia, así como a otros islamófobos , según el miembro del Parlamento Europeo Eldar Mamedov.

Escribiendo en LobeLog, Mamedov dijo que el reino trabajaba con frecuencia a través del bloque europeo de conservadores y reformistas (ECR), la tercera agrupación más grande en el Parlamento Europeo. Arabia Saudita también contó con el apoyo del miembro del Parlamento Europeo, Mario Borghezio, de la italiana Lega, miembro de Europa de las Naciones y la Libertad (ENF), un bloque de partidos de extrema derecha en el Parlamento.

Aunque persigue objetivos diferentes, la estrategia del reino, en un giro de ironía, se asemeja en cierta medida a la de uno de sus nemeses, Nahdlatul Ulama de Indonesia, la ONG musulmana más grande del mundo. Nahdlatul Ulama se opone a la línea puritana del Islam grabada en el ADN de Arabia Saudita y ha establecido vínculos estrechos con la derecha europea y la extrema derecha en su intento de reformar la fe.

La estrategia saudí podría resultar complicada, especialmente en los EE. UU., Dependiendo de la evolución de la investigación del abogado especial de los EE. UU. Robert Mueller sobre la interferencia extranjera en las elecciones de 2016 que llevó al presidente Donald Trump al cargo.

Al parecer, Mueller está a punto de desvelar los esfuerzos de Arabia Saudita , su reputación en los EE. UU. Ya empañada por el asesinato de Khashoggi, y los Emiratos Árabes Unidos, el aliado más cercano del reino, para influir en la política estadounidense.

Dijo Harry Litman, un ex abogado de los Estados Unidos: “Supongo que lo que Mueller tiene hasta la fecha ha resultado ser bastante rico y detallado y más de lo que anticipamos. Esto podría convertirse en una parte rica de la historia en general “.

El Dr. James M. Dorsey, un Asociado Senior no residente en el Centro BESA, es un miembro senior de la Escuela de Estudios Internacionales S. Rajaratnam en la Universidad Tecnológica Nanyang de Singapur y codirector del Instituto de Cultura de Fans de la Universidad de Würzburg.

Fuente: BESA

La reforma islámica requiere renovación cultural y judicial

Por Imam Tawhidi

En los últimos años, la reforma en el Medio Oriente se ha desarrollado de manera interesante. Es importante reconocer los dos tipos de reforma: la reforma de las leyes religiosas y la reforma de las leyes gubernamentales. Por ejemplo: Arabia Saudita puede haber permitido que las mujeres conduzcan, pero sus leyes religiosas todavía gobiernan la decapitación de sus ciudadanos.

La reforma a nivel político debe ser lograda por los políticos, y la reforma a nivel religioso debe ser lograda por los líderes religiosos. Los líderes religiosos no deben involucrarse en la política, y los políticos no deben involucrarse en la religión. En este sentido, vale la pena mencionar que algunas terminologías pueden ser engañosas, por ejemplo, en Irán, la oposición islamista formada por clérigos se refiere a sí misma como “reformistas”, cuando son simplemente islamistas con una visión política ligeramente diferente; Una que no rechaza los fundamentos de la teocracia actual, pero podría tener otras políticas económicas. Básicamente, radicales de un sabor diferente.

La reforma cultural, por otro lado, es mucho más fácil y más realista que la reforma religiosa. Si bien la reforma religiosa involucra la participación de todos los líderes religiosos y líderes religiosos, la reforma cultural es un desarrollo que ocurre local o nacionalmente; Porque no todos los musulmanes tienen la misma cultura.

Existen métodos básicos de progreso que podrían aplicarse instantáneamente, mientras trabajamos en otras áreas de nuestras culturas que requieren mejoras. Los uniformes escolares son un lugar clave para comenzar. Tener uniformes coloridos es mejor que los códigos de vestimenta negros que crean una atmósfera deprimente dentro de los sistemas educativos. Los libros de texto escolares deben revisarse para contener mejores versiones educativas, que se basen en hechos científicos en lugar de historias religiosas. Los medios de comunicación también pueden desempeñar un papel vital en la difusión de los esfuerzos de la reforma cultural para alentar a otras culturas dentro del mismo país y región geográfica.

En diciembre pasado, el Primer Ministro musulmán de Malasia, Mahathir Mohamad, dijo que se revisarán los programas educativos de su país. Él condenó el hecho de que a los sujetos islámicos se les da un gran énfasis, en lugar de alentar a los estudiantes a dominar temas como el idioma inglés, que podrían resultar en que tengan un futuro más brillante. También agregó que “cuando tienes demasiados clérigos, siempre difieren entre sí, y engañan a sus seguidores y se pelean entre ellos”.

Los reformistas necesitan una visión clara de lo que están tratando. El islam es una religión sofisticada, y se requiere entrenamiento relevante para tener influencia en los legisladores y teólogos. Siempre hay que tener en cuenta que el Islam, aunque es una religión, se divide en cuatro aspectos: valores, rituales, legislación y política. Por lo tanto, es incorrecto que los reformistas se centren en la reforma política mientras ignoran la necesidad de reformas intelectuales y culturales. Las reformas deben llevarse a cabo juntas, y al mismo tiempo.

La noción de reforma, aunque no es nueva, sigue siendo ajena a la mente del individuo musulmán; Incluso para muchos de los intelectuales y profesores. Por lo tanto, es necesario que las sociedades musulmanas comprendan los objetivos detrás de cada movimiento reformista, para evitar choques y sentimientos de aislamiento. Los mecanismos y etapas de la reforma deben ser lo más transparentes posible, así como dar la oportunidad de oposición y diferencia de opinión entre la comunidad reformista.

Es necesario que los reformistas musulmanes conozcan sus roles en la sociedad y cumplan su misión principal: difundir la conciencia intelectual. Oriente Medio tiene una necesidad extrema de comprender la importancia de la libertad, la justicia y la igualdad. Luego debemos establecer institutos que transformen y entreguen estos valores a las personas.

Junto a la reforma de la cultura y el pensamiento religioso, se deben hacer esfuerzos hacia la reforma judicial. Uno de los dilemas comunes que enfrentan los jueces musulmanes dentro de las naciones islámicas es ser sometido a una enseñanza religiosa o verso coránico que proporciona solo una forma legítima de sentencia, independientemente de lo que crea la nación. En la mayoría de los casos, la sentencia bárbara se justifica con fines doctrinales, sectarios y autoritarios para legitimar el gobierno del tirano. Un claro ejemplo de esto es el movimiento islamista dentro del Islam que interpreta el Corán en un método que se adapta a sus agendas y deseos.

Nuestros problemas críticos permanecen en los aspectos legislativos y políticos. La jurisprudencia tradicional se ha convertido en una herramienta de la tiranía política y religiosa dentro de las sociedades musulmanas, y ha elevado a los humanos falibles para que se conviertan en el vínculo entre el musulmán individual y Dios, haciendo que parezca que Dios no puede ser alcanzado excepto a través del gobernante. Quizás esto explique los fracasos de reformistas anteriores, ya que habían ignorado la influencia de la ley Sharia en el sistema judicial, y muchos de ellos finalmente fueron sentenciados a ser ejecutados por ella.

Imam Tawhidi es un líder de la fe musulmana y el antiguo Imam de la Asociación Islámica de Australia del Sur.

Fuente: Albawaba