Entrevista con Elisabeth Marteu sobre la posición de los Estados del Golfo sobre el plan de paz de Trump: «la amenaza iraní se ha vuelto más importante que la causa palestina»

ELISABETH MARTEU

El martes 28 de enero, representantes de varios estados del Golfo estuvieron presentes en la presentación del plan de paz de Medio Oriente en Washington, incluso cuando el texto se anunció como muy favorable para Israel. «El acuerdo del siglo», como se le conoce comúnmente, ha demostrado estar en gran medida alineado con las ideas de Benjamin Netanyahu. Especialmente pidió a los palestinos, que también estuvieron ausentes en Washington el 28 de enero, que hagan concesiones importantes, incluido el abandono de Jerusalén. A pesar de esto, varios estados acogieron con beneplácito el acuerdo en una medida sin precedentes, prueba de que las relaciones entre Israel y una parte del Golfo se han reformado profundamente en los últimos años.

Para comprender esta dinámica, Elisabeth Marteu, doctora en ciencias políticas en el Institut d’Etudes Politiques de Paris, investigadora asociada en el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS) y profesora en Sciences Po Paris, responde preguntas de Claves para el Medio Oriente.

El martes 28 de enero, los embajadores de Omán, Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos estuvieron presentes durante la presentación del plan Trump, junto con Benjamin Netanyahu. ¿Ya no es un tabú para ciertos países árabes anunciarse con Israel?

De hecho, su presencia en Washington junto a Donald Trump, y especialmente al primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, muestra que aparecer con Israel ya no es un tabú.


Este posicionamiento no es realmente nuevo. La elección de Donald Trump hace casi cuatro años marcó un punto de inflexión tanto para el acercamiento entre Israel y ciertos estados del Golfo, como para la publicidad de este acercamiento.


Durante la conferencia de Varsovia sobre seguridad (2019), por ejemplo, Donald Trump había reunido a los países del Golfo y a Benjamin Netanyahu sobre los temas de la amenaza iraní y el plan de paz para Oriente Medio. Por lo tanto, este evento fue un precursor de los desarrollos actuales, un primer paso para acercar a estos países. Unos meses más tarde, la conferencia en Bahrein (junio de 2019) también organizó este acercamiento.
Por lo tanto, el tabú se ha levantado por un tiempo ahora. Pero el evento del martes pasado en Washington selló este acercamiento.

Arabia Saudita, por su parte, ha sido más cautelosa, pero su posición parece haber cambiado. Ningún representante saudita llegó a la presentación del plan Trump. Sin embargo, Ryad «elogió los esfuerzos» de Donald Trump, sin recordar la necesidad de respetar las fronteras de 1967, un principio sin embargo declarado por el plan de Abdallah en 2002.

Actualmente estamos viendo una distribución de roles según los países del Golfo.

Algunos, como Omán, Bahrein y los Emiratos, asumen plenamente el acercamiento. Pero su posición no es del todo similar:
● Omán muestra su neutralidad pura con respecto al conflicto israelí-palestino. El país dice que no quiere tomar partido.
● Bahrein va más lejos. El Ministro de Relaciones Exteriores, Sheikh Khaled ben Ahmed al Khalifa, ha declarado en repetidas ocasiones que era posible un acuerdo con Israel y que existía una mayor amenaza en la región, a saber, Irán. Sin embargo, tenga en cuenta que dejará el ministerio en abril.
● Los Emiratos Árabes Unidos también asumen una convergencia de intereses, pero se miden más en sus declaraciones públicas que Bahrein.

Los sauditas, por su parte, apoyan el plan de Trump, pero están tratando de perdonar a los palestinos, al menos públicamente. Esto explica su ausencia junto a Donald Trump y Benyamin Netanyahu el 28 de enero. Ryad afirma ser el poder sunita de la región y el protector de los lugares sagrados del Islam. Por lo tanto, no se puede mostrar demasiado con Israel, para no alienar a los palestinos. La diferencia no es profunda con los otros países del Golfo, es sobre todo una cuestión de postura.

Con respecto al resto del Golfo: Qatar y Kuwait tienen posiciones bastante divergentes.
Qatar defiende la causa palestina, en particular apoyando a Hamas. Pero los qataríes han hecho declaraciones vergonzosas tras la presentación del plan Trump, porque Doha no quiere alienar al presidente estadounidense. Kuwait, por otro lado, es más firme, debido a las relaciones históricas con los palestinos. Ha acogido a muchos migrantes palestinos en el pasado, así como a la Organización de Liberación de Palestina.

En general, hay un desarrollo obvio en las relaciones entre Israel y los países del Golfo. Al apoyar el plan de Trump, aceptan la soberanía israelí sobre los lugares sagrados en Jerusalén. Dan la impresión de haber renunciado por completo a la cuestión de Jerusalén. Si bien la Liga Árabe ha condenado claramente el plan de Trump. Por lo tanto, todavía intentan al menos llegar a un consenso árabe sobre el tema, pero su posición conciliadora es muy peligrosa.

Es una admisión de debilidad por parte de estos países. Han demostrado que ya no son capaces de defender la causa palestina, que es históricamente fundamental para el mundo árabe. También muestran su fuerte dependencia de Washington.

En mi opinión, los emiratíes y los sauditas también están molestos por la actitud de los palestinos. Creen que han hecho suficientes esfuerzos por la causa palestina. Y no están en buenos términos con Mahmoud Abbas. Es de conocimiento común que los Emiratos dan la bienvenida y apoyan a Mohammed Dahlan, un ferviente oponente de Mahmoud Abbas. Por lo tanto, algunos agradecerían un cambio de liderazgo en Ramallah.

¿Por qué crees que este cambio de posición? ¿La amenaza iraní? Intereses económicos?

Las prioridades de estos líderes han cambiado. Para ellos, la amenaza iraní se ha vuelto más importante que la causa palestina. Y de hecho, también hay una dimensión económica. Quieren desarrollar el comercio, abrir sus mercados.

En mi opinión, esta ruptura también se debe a un cambio de generación a la cabeza de los países del Golfo. Los nuevos líderes más jóvenes quieren mejorar su relación con Israel. Para ellos, la causa palestina ya no representa mucho. Crecieron con la existencia del estado israelí, que no cuestionan. El punto muerto psicológico con Israel encontrado en sus predecesores ha sido levantado. El estado hebreo ya no se considera un país enemigo. Incluso ven a este país como un aliado potencial, especialmente para contrarrestar a Irán. Hasta ahora, la cuestión palestina ha sido problemática para ellos. Pero están cambiando paradigmas. Este martes 28 de enero, hubo una transferencia brutal a las posiciones pro-Israel.

Incluso enterraron la iniciativa árabe de 2002, que sin embargo escribieron. Esta iniciativa condicionó el reconocimiento de Israel a la formación de un estado palestino. Pero ahora reconocen al estado israelí incondicionalmente.

Las poblaciones de los Estados del Golfo siguen siendo predominantemente pro-palestinas. ¿Cómo van a manejar estos líderes esta gran brecha entre la opinión pública y su nueva posición?

La mayoría de los líderes del Golfo no piensan en ello porque imaginan que su población no se movilizará en torno a la causa palestina. Y si una oposición se organizara estructural y públicamente, sería señalada como «derechos humanos», e incluso podría ser acusada de ser peligrosa para la estabilidad del país, incluso «terrorista». Por ahora, las críticas se expresan principalmente en Internet, especialmente en las redes sociales.

Fuente: https://www.lesclesdumoyenorient.com/Entretien-avec-Elisabeth-Marteu-concernant-la-position-des-Etats-du-Golfe-sur.html

La auto identificación kurda en Turquía se duplica en 10 años

Anket

Los ciudadanos turcos que se autoidentifican como kurdos casi se han duplicado entre 2008 y 2018, según el informe de estilos de vida y género de 2018 del encuestador Konda .

La proporción de hombres que se identificaron como kurdos aumentó del 9 por ciento en 2008 al 16 por ciento en 2018, y los datos de 2008 incluyen la etnia zaza entre la población kurda, encontró el estudio.

En 2018, el dos por ciento de los hombres identificados como Zaza, un grupo étnico relacionado con los kurdos.

El ocho por ciento de las mujeres se autoidentificaron como kurdas y zaza en 2008, y la proporción se duplicó al 16 por ciento en 2018.

La encuesta, realizada con un total de 5,793 personas en toda Turquía, dijo que la casi duplicación en el porcentaje de ciudadanos de Turquía que se identifican como kurdos se debe en parte al aumento de la población.

«Sin embargo, creemos que ha tenido un impacto que la identidad kurda se ha vuelto más reconocida entre los kurdos, y que los kurdos se han vuelto más cómodos al expresar abiertamente su identidad», dijo. 

El respeto a la diversidad también ha aumentado en el país durante la última década, según el informe, aunque en menor medida que el aumento de la población identificada por los kurdos.

Solo el 57 por ciento de los participantes en 2018 dijeron que aceptarían que sus hijos se casaran con alguien de un grupo étnico diferente, en comparación con el 54 por ciento en 2008.

La tolerancia religiosa ha aumentado aún más dentro de este plazo, con 56 y 40 por ciento de los participantes en 2018 diciendo que aceptarían que sus hijos se casaran con alguien de una secta y religión diferentes, respectivamente, en comparación con 44 y 30 por ciento en 2008.

Fuente: Ahval

Los libaneses son pesimistas sobre la economía.

No es sorprendente que varias áreas en el Líbano hayan visto a los ciudadanos protestar contra los impuestos y las condiciones de vida. Los últimos resultados de la encuesta del Barómetro Árabe proporcionan una imagen detallada del resentimiento libanés hacia la economía, el gobierno y las instituciones estatales.

Estos son los aspectos más destacados:

Situación económica

Los libaneses son pesimistas sobre la economía y el futuro de la economía, lo que lleva a muchos a pensar en la inmigración. En particular, los jóvenes bien educados quieren emigrar, lo que puede conducir a una fuga de cerebros.


En general, dos tercios dicen que la economía es el desafío más importante del Líbano en 2018.


Pocos (14%) califican la economía positivamente, aunque este porcentaje ha aumentado en comparación con 2016 (+5 puntos).


Curiosamente, el número de personas menos educadas que consideran que la situación económica es buena es el doble que las personas con educación universitaria.


El optimismo sobre la economía sigue siendo bajo, y 1 de cada 10 dice que la economía mejorará en los próximos dos o tres años.

Percepciones de corrupción

La corrupción sigue siendo rampante, y el 91 por ciento dice que afecta a las instituciones estatales en gran o mediano grado. La percepción es que la corrupción es menor a nivel local, y es más probable que el Monte del Líbano diga que el gobierno local no es corrupto.

Solo el 27% dice que el gobierno está trabajando para erradicar la corrupción, aunque 18% más que la misma tasa en 2012.

La mayoría cree que es necesario pagar un soborno para obtener una mejor educación o servicios de atención médica. Vale la pena señalar que los jóvenes son los que tienen más probabilidades de pagar un soborno por mejores servicios.

Casi todos dicen que es necesario tener un método para conseguir un trabajo. Pero los libaneses consideran al mediador como una forma de corrupción en comparación con el hecho de que consideran pagar un soborno o comprar algo sabiendo que es robado, es una forma de corrupción.

La mayoría no cree que la religión sea una solución a la corrupción; dos tercios dicen que es probable que los líderes religiosos sean tan corruptos como los no religiosos.

Confianza en las instituciones

La confianza en las instituciones públicas clave es muy baja, y alrededor del 20% dice que confía en el gobierno, el parlamento o el poder judicial. Sin embargo, ha habido un aumento notable de 8 puntos o más en comparación con 2016 en el número de personas que dicen que las elecciones de 2018 han tenido un efecto positivo, aunque limitado, especialmente en la mejora de la confianza en el gobierno.

Los jóvenes y las personas mejor educadas tienen más probabilidades de tener más confianza en las instituciones públicas.

La confianza en la policía (48%) y el ejército (86%) se mantiene alta y estable.

La confianza en el sector privado es mixta, con un 40% de confianza en bancos y hospitales privados y la mitad en universidades privadas.

Desempeño del gobierno y la sociedad civil

Solo el 15% de los libaneses está satisfecho con el desempeño actual del gobierno, lo que representa un aumento de 7 puntos en comparación con 2016.

La mayoría de los libaneses informan que ahora es más fácil acceder a los servicios básicos que en el pasado, y la mayoría dice que pueden obtener documentos de identidad o recabar asistencia policial cuando sea necesario.

Por ejemplo, el porcentaje de libaneses que apoyan el argumento de que es más fácil obtener un documento de identidad aumentó en 26% en comparación con la situación en 2007.

Sin embargo, solo 1 de cada 5 dice que es fácil registrar un negocio u obtener un permiso de construcción.

Ha habido una disminución significativa de 29 puntos en la confianza en las organizaciones de la sociedad civil, en comparación con 2012. La tasa de confianza es más alta en Akkar y Bekaa. (48% comparado con el 20%).

Fuente: Barómetro Árabe

Traducción Libre CCEIIMO

Levantamientos en Irak: Corrupción, desempleo y pobreza en números

Miles de iraquíes están protestando contra el gobierno, pidiendo reformas, luchando contra la corrupción, reduciendo la pobreza, el desempleo y el respeto por los derechos humanos.

Casi 160 iraquíes han muerto en protestas desde principios de mes.

El informe monitorea la situación de Irak en varios sectores donde los iraquíes exigen reformas.

La corrupción

Irak está clasificado entre los países más corruptos . En el Índice de Percepción Global de la Corrupción de 2019, se encuentra en el lugar 168 de 180 países. Es decir, se encuentra entre los 12 países más corruptos del mundo.

Los iraquíes, a su vez, ven a su país como un país lleno de corrupción. Según una encuesta del Barómetro Árabe, 90 de cada 100 personas creen que la corrupción está muy extendida en el sector público.

Los iraquíes ponen la corrupción en la lista de desafíos que enfrenta el país, 32 por ciento, por delante de los problemas económicos, la seguridad y la lucha contra el terrorismo.

Las estadísticas muestran que alrededor de $ 250 mil millones en fondos públicos han desaparecido desde 2004.

Desempleo

El Ministerio de Planificación de Iraq dice que la tasa de desempleo en 2018 es cercana al 14 por ciento . Pero aumenta entre los jóvenes al 19 por ciento.

El Ministerio de Planificación de Iraq dice que la tasa de desempleo en 2018 es cercana al 14 por ciento . Pero aumenta entre los jóvenes al 19 por ciento.

Paz y seguridad

Irak ocupó el puesto 159 en el Índice de Paz Global para 2019 , de 1963. Solo Irak, Yemen, Sudán del Sur, Siria y Afganistán quedaron atrás.

En 2017, Irak ocupó el primer lugar en el Índice Global de Terrorismo, que evaluó la amenaza del terrorismo en 130 países. Más de 4.200 iraquíes fueron asesinados durante ese año. El año anterior, 2016, el número de muertos fue aún mayor: casi 10,000.

La pobreza

Según el Ministerio de Planificación iraquí, el 20 por ciento de la población de Iraq está por debajo del umbral de pobreza . De hecho, esto representa una reducción en la tasa de pobreza en el país, antes de llegar al 22.5 por ciento.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo , el 23 por ciento de los iraquíes viven con menos de $ 2.2 por día.

Desarrollo humano

Irak obtuvo un promedio en el Índice de Desarrollo Humano el año pasado de solo 0.685, una tasa que lo clasifica incluso entre los países árabes.

En otro informe sobre la medición del estado de felicidad en el mundo, Iraq ocupó el puesto 126 de 156 a nivel mundial, nueve lugares menos. El informe se basó en indicadores de ingresos, libertad, nivel de corrupción, esperanza de vida, apoyo social y generosidad.

Educación y analfabetismo

Las tasas de analfabetismo en Iraq oscilan entre 10 y 13 por ciento, pero son aún más altas entre las mujeres (18 por ciento).

El país sufre de un mal sector educativo. El setenta y cuatro por ciento de los iraquíes dicen que no están satisfechos con los servicios educativos.

Debido a la guerra reciente, la Franja de Gaza ha sido severamente dañada, más de tres millones de niños han abandonado la escuela y una de cada cinco escuelas ha sido destruida.

Nivel de vida

El gasto promedio per cápita en Iraq es de 212,000 dinares por mes, menos de $ 180, en un país que ha visto subir los precios y su moneda se depreció bruscamente.

Según el Ministerio de Planificación iraquí, el 44 por ciento de los hogares iraquíes dicen que su situación económica ahora es peor que a principios de 2014.

Durante más de un año, Bagdad ha sido clasificada como la peor ciudad del mundo en términos de calidad de vida entre las 220 ciudades clasificadas en todo el mundo.

Derechos y libertades

Irak está en posiciones deplorables en cuanto a los derechos humanos. Según Freedom House está clasificada como un «país no libre», dándole solo 32 puntos de 100 posibles.

En el Ranking Mundial de Libertad de Prensa 2019, Irak ocupó el puesto 156.

El país se considera muy peligroso para los periodistas. Entre 2003 y 2015, más de 435 periodistas fueron asesinados allí.

Salud

El sector de la salud sufre un deterioro de la situación en Iraq. Dos tercios de los iraquíes (66 por ciento) dicen que no están satisfechos con los servicios de salud.

La guerra ha provocado que el sector se deteriore aún más.

De acuerdo a informes de la ONU que los niños iraquíes de cada 25 muere antes de la edad de cinco años debido al deterioro de los servicios de salud.

La condición de la mujer

Las organizaciones de derechos humanos critican fuertemente la situación de las mujeres en Iraq. Las mujeres en Irak disfrutan de poca protección legal para la violencia doméstica, dijo Human Rights Watch en su informe el año pasado.

La proporción de mujeres en comparación con los hombres en los indicadores de analfabetismo y desempleo. Según un informe de la Organización Central de Estadística en Irak, la tasa de actividad económica para las mujeres alcanzó el 14.5 por ciento en comparación con el 72.1 por ciento para los hombres.

Fuente: Irfasawtak.com

Traducción libre CCEIIMO

Trump puede reconocer un estado kurdo independiente, según analista

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tiene un plan para reconocer un estado kurdo soberano en Irak para contrarrestar a Irán en la región, dijo el viernes el analista de Medio Oriente Mike Evans y miembro fundador de la Iniciativa de Fe Evangélica Trump.

El Gobierno de la Región de Kurdistán (KRG) celebró un referéndum de independencia en 2017, con el 92.7 por ciento de los 3.3 millones de votos emitidos a favor de la secesión. Sin embargo, el gobierno iraquí respondió severamente, incluida una campaña militar para retomar gran parte de las áreas en disputa, incluida la ciudad rica en petróleo de Kirkuk, que había estado bajo control kurdo desde la aparición del ISIS en 2014, así como el cierre de las dos internacionales. aeropuertos en Erbil y Sulaimani.

«Al presidente Trump le encanta decir ‘Feliz Navidad’, así que no se sorprenda si anuncia un regalo de Navidad para los kurdos. Un estado soberano kurdo en la frontera de Irán, junto con el poderío militar de Estados Unidos, sería jaque mate, no solo para Irán sino también para Irán. también al gobierno iraquí, que ha tratado a Estados Unidos con tanto desdén «, dijo Evans en un artículo para Jerusalem Post.

Con la decisión de retirar las tropas estadounidenses del noreste de Siria que allanó el camino para una ofensiva turca en la región, Trump «le ha dado a Turquía lo que quería antes de que reconozca un estado soberano kurdo», dijo el analista.

Con la decisión de retirar las tropas estadounidenses del noreste de Siria que allanó el camino para una ofensiva turca en la región, Trump «le ha dado a Turquía lo que quería antes de que reconozca un estado soberano kurdo», dijo el analista.

No se sorprenda, Donald Trump reconocerá un estado soberano kurdo
Creo que el presidente tiene un plan para reconocer la soberanía y el estado kurdos.

Fuente: Ahval