Lecciones de la fallida “Iniciativa de Gaza” de 1949

Col (Res.) Dr. Raphael G. Bouchnik-Chen
Dr. Raphael G. Bouchnik-Chen

Documento de Perspectivas del Centro BESA No. 1.134, 7 de abril de 2019

RESUMEN EJECUTIVO: Hace setenta años, mientras las conversaciones de paz entre árabes e israelíes en Lausana estaban estancadas, se transmitió una iniciativa diplomática pionera y creativa para enfrentar el destino de Gaza y sus refugiados árabes palestinos. Esta iniciativa de los Estados Unidos fue un esfuerzo serio para lograr un acuerdo entre Egipto e Israel al tiempo que contribuía a una solución al problema de los refugiados palestinos. Aunque terminó en fracaso, proporcionó valiosas lecciones.

En general, se espera que uno de los principales problemas que se abordarán en el inminente “Trato del siglo” de Donald Trump sea la división entre la Autoridad Palestina en Cisjordania y Hamas en la Franja de Gaza. También durante la elaboración de los Acuerdos de Oslo, se intentó encontrar una manera de implementar el posible estado palestino con un enlace físico terrestre que permitiera el paso de Gaza a Cisjordania. El FM israelí Shimon Peres fue el principal contribuyente a esos esfuerzos.

Sin embargo, esta idea no está respaldada por Hamas, que se ha fijado en mucho más. Los violentos y provocadores disturbios semanales a lo largo de la frontera israelí con la Franja, organizados por Hamas, se están llevando a cabo bajo el lema “Marcha de retorno”, el eufemismo palestino estándar para la subversión demográfica de Israel. Aunque categorizado como una organización terrorista, el grupo está ganando esta campaña de relaciones públicas contra Israel. La simpatía internacional por Hamas está creciendo en correspondencia con el aumento en el número de víctimas en la frontera.

Hamas recientemente intensificó su beligerancia contra Israel a través de ofensivas terroristas sistemáticas y bien planificadas utilizando decenas de globos incendiarios, lo que aumenta el riesgo de otra ronda de hostilidades. Egipto está actuando como un mediador indirecto entre Israel y Hamas para evitar otro descenso al conflicto en toda regla.

En vista de estas circunstancias, es útil considerar una iniciativa diplomática pionera sobre el destino de Gaza y sus refugiados que se transmitió hace 70 años, durante las conversaciones de paz patrocinadas por la ONU árabe-israelí en Lausana. La iniciativa proporcionó lecciones que son relevantes hoy.

La idea fundamental fue una propuesta para incorporar la Franja de Gaza y su población árabe en Israel. Esta fue la visión de David Ben-Gurion, quien vio a Gaza como un estado autónomo como Luxemburgo.

La lógica detrás de esta iniciativa se basó en dos factores: 1) Egipto no quería anexar Gaza, que había ocupado durante la guerra de 1948, ya que no tenía ningún deseo de absorber a sus refugiados árabes palestinos como ciudadanos egipcios de pleno derecho; y 2) a Israel le preocupaba una posible amenaza militar derivada de la continua ocupación de la Franja por parte de Egipto, cerca de las zonas pobladas por Israel.

En su libro Unprotected Palestinians in Egypt desde 1948 (2009), la Dra. Oroub el-Abed destaca la visión dual de los palestinos en Egipto:

A partir de la firma del acuerdo de armisticio en febrero de 1949, Egipto tenía dos poblaciones palestinas “distintas” bajo su control: la pequeña población que había logrado permanecer en Egipto propiamente dicha, y la población de la Franja de Gaza administrada por Egipto, se expandió masivamente una afluencia de más de 200,000 refugiados de otras partes de Palestina. La premisa de la separación era tener una influencia considerable en la política egipcia hacia ambas comunidades.

Aludiendo a la renuencia de Egipto a abrazar a los refugiados en la Franja de Gaza, El-Abed señala:

No se había tratado de conceder la ciudadanía egipcia a los palestinos, por lo que nunca se cuestionó que Egipto se anexara la Franja de Gaza, como había hecho Jordania con Cisjordania.

La Iniciativa de Gaza fue discutida en un artículo académico por Jacob Tovy (2003) y luego por Shlomo Nakdimon en Haaretz (julio de 2014), pero el tema nunca ha llamado la atención en Israel, en el mundo árabe o entre los palestinos.

La encuesta más completa de la iniciativa fue realizada por Neil Caplan en su serie de libros, Diplomacia Futile (1997). Caplan consideró el plan desde las perspectivas estadounidense, israelí y egipcia. Tuvo acceso a numerosos protocolos oficiales y cables diplomáticos, y su enfoque fue objetivo y equilibrado.

El jugador clave detrás de la Iniciativa de Gaza fue Mark Erthridge, el representante de Estados Unidos en el PCC (la Comisión de Conciliación de Palestina), quien proporcionó el paraguas internacional en las conversaciones de Lausana. La posición oficial israelí fue que “si se propusiera la anexión al estado de la Franja de Gaza con todos sus habitantes, nuestra respuesta será positiva”. Israel hizo una propuesta concreta al PCC el 20 de mayo de 1949 que se centró en asumir el control Franja de Gaza, haciendo así una “contribución notable a [una] solución [del] problema de los refugiados”.

El 4 de junio, el Departamento de Estado informó a la delegación de los EE. UU. En Lausana que el gobierno estadounidense aprobaría la incorporación de Gaza a Israel como parte de un acuerdo territorial final con Egipto, siempre que esto pudiera lograrse mediante la negociación y el pleno consentimiento de los egipcios. El gobierno proporcionó una compensación territorial a Egipto de acuerdo con la fórmula del Presidente (el “principio Jessup”) si Egipto lo deseaba.

La idea clave de los Estados Unidos fue vincular las negociaciones sobre el destino de los refugiados con cuestiones territoriales. Mientras que los israelíes pusieron énfasis en los temas territoriales, la delegación árabe en Lausana dio prioridad al problema de los refugiados. La Iniciativa de Gaza fue un intento concreto de encontrar una solución combinada.

El encargado de negocios estadounidense en El Cairo, Jefferson Patterson, pensó que “Egipto podría estar dispuesto a ceder Gaza”, junto con su “carga de refugiados”, en el curso de futuras negociaciones. La pregunta abierta fue el parámetro de compensación, es decir, el quid pro quo. Aunque el entendimiento israelí y estadounidense era una fórmula de intercambio, la Franja para alguna parte del Néguev, quedó claro que los egipcios se oponían enérgicamente al plan.

Un intento de Estados Unidos de unir fuerzas con Gran Bretaña para presionar a Egipto fracasó. El Cairo insistió en recibir como compensación una gran cantidad de territorio, estableciendo una línea desde Gaza a través de Beersheba hasta el Mar Muerto. Esto habría implicado que Israel cediera todo el Néguev, es decir, más de la mitad de su territorio, incluida la ciudad de Eilat.

A pesar de este conflicto, el Secretario de Estado de Estados Unidos, Dean Acheson, continuó suscribiendo la opinión de que la propuesta de Gaza era una “base para la discusión entre Egipto e Israel” que “probablemente allanaría el camino para un acuerdo final entre Israel y Egipto y, por lo tanto, constituiría una decisión decisiva”. paso hacia un acuerdo global con Palestina “. Un diplomático de los Estados Unidos utilizó términos más severos y afirmó que” la propuesta de la Franja de Gaza tal vez fue la clave que desbloquearía todo el problema “.

Los estadounidenses creían que el rechazo firme de Egipto a la propuesta de Gaza, tal como lo expresó FM Ahmed Muhammad Khashaba, era de hecho una táctica de negociación. Esto se debió a que Khashaba declaró que Egipto “no se negaría a considerar seriamente ningún plan diseñado como [una] medida humanitaria y susceptible de aportar estabilidad a un área o situación”. Egipto, que temía que los refugiados de Gaza fueran rechazados por Israel en el desierto de Negev, expresó preocupación por su seguridad y bienestar.

Con el fin de persuadir a los egipcios para que cooperen, Acheson señaló el futuro incierto de la financiación de ayuda a los refugiados, la mayoría de los cuales provenía de organizaciones de caridad de los Estados Unidos. La idea era insinuar que la carga económica de manejar el bienestar de los refugiados en la Franja de Gaza sería un problema totalmente de Egipto, a pesar de su propia superpoblación y pobreza.

Una vez que los estadounidenses asumieron el papel de mediador y se entusiasmaron con la Iniciativa de Gaza, los israelíes se volvieron más cautelosos y vacilantes como táctica diplomática. Abba Eban, el embajador israelí en la ONU, subrayó la necesidad de evitar mostrar “cualquier señal de entusiasmo por Gaza”. Consideró que Israel debería aceptar considerar el “ajuste territorial” en la frontera Sinaí-Israel, siempre que no incluyera Eilat, que no debía ser entregado bajo ninguna circunstancia.

El delegado israelí de alto rango en Lausana, Walter Eytan, no se hizo ilusiones sobre el precio que se le iba a pagar a Israel. Describió el dilema que Israel enfrentó de esta manera: “Si Israel rechaza los buenos oficios de los Estados Unidos, somos nosotros los que no queremos la paz. Si decimos que sí, perdemos a Eilat “.

La profunda diferencia de opinión israelí-estadounidense sobre la necesidad de una compensación territorial para Egipto, con un énfasis en el área de Aqaba, a fin de crear un puente de tierra entre Egipto y Jordania, señaló la desaparición de la Iniciativa de Gaza. El Departamento de Estado había declarado claramente desde el principio que se requeriría una compensación territorial para Egipto, y quizás también para Jordania. Israel dio a conocer su oposición absoluta a cualquier compensación territorial.

Moshe Sharett, el FM israelí, criticó indirectamente el entusiasmo de Washington por la Iniciativa de Gaza. En un discurso ante la Knesset (15 de junio de 1949), preguntó: “¿Por qué los Estados árabes deberían ser considerados con derecho a una compensación territorial?” Haciendo alusión al papel estadounidense (y británico) en la promoción del plan de Gaza, declaró que ” Quienquiera, consciente o inconscientemente, alienta a los Estados árabes a creer que pueden tener éxito en exprimir las concesiones territoriales de Israel y obtener por medio de la presión política lo que no lograron con una guerra de agresión, no servirán a la causa de la paz en el Medio. Este ”. Sharett agregó que“ se debe dirigir una palabra de advertencia especial contra cualquier intento renovado de robar al Estado de Israel la parte sur del Negev ”.

Paralelamente, un alto diplomático egipcio criticó enérgicamente el deseo israelí de tomar posesión de un territorio adicional y expresó su sorpresa de que el gobierno de los Estados Unidos pudiera considerar tal medida como una propuesta constructiva. Para El Cairo, la Iniciativa de Gaza no era más que un complot israelí para permitir un “trueque de territorio directo contra los refugiados”.

A fines de 1949, la Iniciativa de Gaza fue esencialmente abandonada por los Estados Unidos y los actores regionales. Sigue siendo, sin embargo, el primer y único intento de abordar seriamente el problema de los refugiados árabes palestinos. La disposición israelí de “reasentar” a más de 100,000 refugiados como parte de un acuerdo bilateral con Egipto nunca se repitió. El punto de vista oficial israelí sobre el problema de los refugiados sigue siendo firme: a los refugiados se les debe negar el derecho de regresar al territorio soberano de Israel.

Sin embargo, la Iniciativa de Gaza, pero solo un breve e improductivo episodio en la historia de la relación israelí-egipcia, aún puede informar provechosamente los esfuerzos diplomáticos estadounidenses para encontrar una solución al problema de los refugiados palestinos. Entre otros aspectos, cabe destacar estos elementos:

  • El uso selectivo de la ayuda financiera a los palestinos como palanca para lograr objetivos diplomáticos. Las decisiones del presidente Trump de recortar la ayuda de EE. UU. A la Autoridad Palestina y reducir sustancialmente la contribución anual de EE. UU. A la UNRWA son medios para presionar a los palestinos con respecto al emergente “Trato del siglo”.
  • El supuesto de que Israel no dirá “no” a una iniciativa diplomática estadounidense. Esta postura fue bien descrita por Walter Eytan en relación con la propuesta de Gaza. Como él dijo, “no creo que los estadounidenses hubieran propuesto una mediación, ni podrían hacer que los egipcios lo aceptaran, si no estuviéramos claros desde el principio que deberíamos estar obligados a hacer esta concesión territorial”.
  • Los estadounidenses estimaron que las negociaciones bilaterales, más allá del marco de la Liga Árabe como un colectivo, eran factibles. Es por eso que Washington estaba totalmente comprometido en promover la Iniciativa de Gaza. Predijo que la propuesta se convertiría en una “base para la discusión entre Egipto e Israel”, lo que, según creía, “allanaría el camino para un acuerdo final entre israelíes y egipcios”.

Uno se pregunta cuál sería la ecuación demográfica en Israel si el estado hubiera absorbido a más de 150,000 árabes palestinos en su pequeño territorio soberano en 1949. Por otro lado, si la Iniciativa de Gaza hubiera tenido éxito, se podrían haber evitado las siguientes rondas de guerra israelí-egipcia .

Fuente: The Begin Sadat Center for Strategic Studies

El Dr. Raphael G. Bouchnik-Chen es un coronel retirado que se desempeñó como analista principal en Inteligencia Militar de las FDI.

Los crímenes de Occidente contra las minorías perseguidas en Oriente Medio

Resultado de imagen para Judith Bergman
Judith Bergman

Texto Original: The West’s Crimes against Persecuted Minorities in the Middle East

El debate en Europa Occidental sobre los derechos de los terroristas del Estado Islámico (ISIS) que regresan a sus países de origen da cuenta de un sentimiento inquietante: al parecer, hay una tremenda preocupación por el bienestar de personas que decidieron dejar sus países natales o adoptivos para jurar lealtad al ISIS, cuyos seguidores han perpetrado algunos de los crímenes más atroces cometidos en este siglo o en cualquier otro.

Ahora que las fuerzas respaldadas por Estados Unidos han tomado el último bastión del ISIS en Siria, Baguz, y que el ISIS ha sido derrotado en Irak y en Siria, parece que los terroristas y sus novias anhelan otra vez Occidente.

Pocas personas parecen preocupadas por que el motivo de este anhelo pueda no ser sólo la comodidad de Occidente, sino un mandato del ISIS. Hace poco, un portavoz del ISIS, Abu al Hasán al Muhayer, “emitió un llamamiento para que todos los operativos de la organización en todas las provincias del ISIS siguieran la senda de la yihad y ampliaran sus actividades contra los ‘países infieles’, en particular los Estados Unidos”.

Las autoridades suecas han expresado su preocupación por los miembros del ISIS que vuelven con unas curiosas declaraciones. Las de, por ejemplo, Klas Friberg, jefe del Servicio de Seguridad sueco (Säpo), que en enero describió a esos combatientes del ISIS como “personas destrozadas que se han traumatizado por sus experiencias”, y que afirmó que la sociedad sueca tenía que “desempeñar un gran papel en su reintegración”. (La integración de los antiguos combatientes del ISIS en Suecia no está yendo muy bien. En un reciente estudio sobre 29 varones retornados, 13 eran sospechosos o han sido condenados por cometer delitos tras su vuelta. Delitos que implicaban maltratos físicos graves, blanqueo de dinero, tráfico de mercancías robadas, extorsión, robo y tráfico de drogas).

También hubo declaraciones cuestionables sobre una novia del ISIS, Shamima Begum, que intentó volver a Gran Bretaña. En una reciente entrevista desde Siria, Begum admitió enseguida que no tenía problemas con las decapitaciones y demás atrocidades perpetradas por el ISIS, porque, “desde el punto de vista islámico, todo eso está permitido”. Pues bien, Richard Barret, exdirector de antiterrorista global en los servicios de inteligencia británicos (MI6), dijo que “había que dar una oportunidad” a Begum y permitirle volver a casa, a pesar de su falta de arrepentimiento. Después lamentó que el Gobierno británico, por iniciativa del secretario de Interior, Sayid Yavid, al despojar a Begum de su ciudadanía y no le permitiera regresar, se “desentendiera completamente de su sufrimiento”. La diputada británica Diane Abbott afirmó que convertir a Begum en “apátrida” era cruel e inhumano.

El problema es que estos mismos representantes de la casta política no han mostrado una preocupación ni remotamente similar –si es que han mostrado alguna– por las verdaderas víctimas de los terroristas del ISIS, que parecen completamente olvidadas.

Las verdaderas víctimas fueron las numerosas personas a las que los terroristas del ISIS violaron, torturaron, decapitaron, quemaron vivas, crucificaron y fusilar por diversión de manera completamente voluntaria. Pero el horror de estas víctimas –yazidíes, cristianos, drusos y musulmanes de tipo incorrecto– apenas se menciona en los debates públicos sobre la vuelta de los combatientes del ISIS. Es como si nunca hubiesen existido. Sólo se insiste en el derecho de los verdugos a retornar porque resulta que tienen la ciudadanía occidental. Una se pregunta si esa compasión también se habría extendido a, por ejemplo, unos nazis que hubiesen marchado al extranjero para asesinar y, tras ser derrotados, hubiesen pedido volver.

Con esta desconsideración hacia las víctimas del ISIS, Occidente viene cometiendo un doble crimen contra ellas: por no alzar la voz por ellas y rescatarlas cuando estaban siendo martirizadas y por su preocupación sentimental por estos terroristas después de su derrota, que tanto ha costado conseguir.

Hace poco se supo que cincuenta mujeres yazidíes habían sido decapitadas en la ciudad de Baguz. Pero tal descubrimiento no parece haber movido a los líderes occidentales a ayudar a encontrar a los miles de yazidíes que siguen desaparecidos, muchos de ellos niños. Según un informe, el ISIS aún mantiene cautivas a 3.000 mujeres, y es probable que su destino sea la esclavitud sexual por el resto de sus días, salvo que alguien las rescate. Nadia Murad, activista por los derechos humanos y Premio Nobel de la Paz, una de las miles de yazidíes tomadas como prisioneras por el ISIS –y esclavizada hasta que logró escapar–, escribió hace poco:

Mi mayor temor es que el mundo siga sin actuar, y que mi comunidad, la comunidad yazidí, deje de existir.

Por desgracia, el mundo se ha mostrado demasiado pasivo durante casi cinco años, desde agosto de 2014, cuando el genocidio yazidí estaba en su apogeo. Algunos de esos terroristas ya están de vuelta en Occidente, o están de camino. Una adolescente yazidí que había sido vendida como esclava por el ISIS logró escapar a Alemania, donde se horrorizó al descubrir que su antiguo captor, que le había dado palizas y la había violado, también estaba viviendo allí:

“Yo te conozco, dijo. Y sé dónde vives y con quién”. Lo sabía todo sobre mi vida en Alemania… Lo último que esperaba era encontrarme con mi captor del ISIS y que supiera todo sobre mí.

Parece que algunos de los grandes medios, al menos en el Reino Unido, se están percatando de que la inacción a la hora de proteger a las minorías perseguidas en Oriente Medio hace quedar terriblemente mal a su Gobierno. El Sunday Timesescribió hace poco:

El Departamento de Interior no ha ofrecido refugio a una digna proporción de cristianos, yazidíes y drusos, según las cifras obtenidas al amparo de la ley sobre la libertad de información por Barnabas Fund, organización que ayuda a los cristianos perseguidos en el extranjero.

La revelación de que al parecer se discrimina a favor de los musulmanes pone en riesgo de bochorno al Gobierno, que ha iniciado una revisión, ordenada por el secretario de Exteriores, Jeremy Hunt, sobre la persecución mundial de los cristianos.

Cuando anunció la revisión, el Boxing Day [26 de diciembre], Hunt dio una cifra estimada de 215 millones de cristianos que sufren persecución en todo el mundo, y dijo que Gran Bretaña no había sido suficientemente generosa.

Eso es decirlo suavemente. Según el Sunday Times, de los 4.850 sirios aceptados por el Departamento de Interior en 2017, 4.572 eran musulmanes suníes; sólo 11 eran cristianos. Según las cifras del segundo trimestre de 2018, de los 1.197 sirios aceptados, 1.047 eran suníes y 10 eran cristianos. No hay mención alguna a los yazidíes, a pesar del genocidio cometido contra ellos en 2014, cuando el ISIS irrumpió en la ciudad iraquí de Sinyar, de mayoría yazidí, y procedió a destruir sus santuarios y a asesinar, secuestrar y violar a los miembros de esa comunidad. Doscientas mil personas huyeron de la ciudad y unas 50.000 se refugiaron en el Monte Sinyar. Hasta la fecha, los refugiados yazidíes siguen viviendo allí, en tiendas de campaña, en una pobreza inimaginable, esperando la ayuda de un mundo que se ha olvidado completamente de ellos.

Por desgracia, la podredumbre es tan profunda en el Departamento de Interior que es dudoso que algo pueda abochornarlo y hacer que actúe. Según The Timesnegó hace poco el asilo a un iraní que se convirtió del islam al cristianismo alegando que el cristianismo no es una religión pacífica:

Los funcionarios de Inmigración escribieron al hombre citándole pasajes violentos de la Biblia para demostrar su argumento. Dijeron que el Libro de las Revelaciones estaba “plagado de imágenes de venganza, destrucción, muerte y violencia”. La Iglesia de Inglaterra condenó la “falta de cultura religiosa” que demuestran los funcionarios de Inmigración, después de que el hombre alertara de que se enfrentaba a la persecución en Irán a causa de su fe.

En todo el mundo occidental, las clases políticas y mediáticas ofrecen un espectáculo diario sobre cómo se preocupan por los derechos humanos, mientras dejan en la estacada a las minorías perseguidas, y a numerosas mujeres musulmanas. Como escribió Asra Nomani:

Uno de nuestros grandes desafíos aquí en Estados Unidos es que los progresistas no siempre se ponen del lado de los musulmanes progresistas, porque, en nombre de la libertad religiosa, las libertades civiles y la corrección política, no quieren ofender las decisiones culturales de los musulmanes. Conozco a gente que ha ido a esas sesiones ecuménicas en diferentes mezquitas y ven que las mujeres acaban en el sótano, pero no quieren cuestionar nada porque piensan: “Ah, bueno, así es como lo hacéis”.

Hace ya mucho que todos deberían haber denunciado ese postureo como lo que es, mero narcisismo moral, y exigido a los políticos y los medios de referencia, que al parecer nunca se cansan de proclamar su compromiso con los derechos humanos, que empiecen a hacer algo por las incontables víctimas reales que están esperando a que las ayuden.

Fuente: Gatestone Institute.

Judith Bergman es escritora y analista política. Es licenciada en Relaciones Internacionales (The London School of Economics and Political Science) y derecho. 

El informe periódico del Secretario General de las Naciones Unidas sobre la Resolución 1701: algo revelador, aún en su mayor parte encubridor

Assaf Orion
Assaf Orion, The Institue for National Security Studies

InsS Insight No. 1154, 29 de marzo de 2019

El tema más destacado en el reciente informe del secretario general de la ONU sobre la implementación de la Resolución 1701 son los túneles de ataque de Hezbolá excavados desde el Líbano hacia Israel, expuestos y neutralizados durante la Operación Escudo del Norte de las FDI.

Los esfuerzos de Israel en este sentido, desde las acciones en el terreno hasta la actividad diplomática, expusieron dimensiones adicionales de la realidad desafiante en el sur del Líbano, en particular la coordinación de actividades de Hezbolá con el gobierno libanés y sus fuerzas armadas. A la luz de las evidentes restricciones a las operaciones de la FPNUL, así como a su eficacia y perspectivas, no existe una justificación para el tamaño de su fuerza actual, y sería aconsejable esforzarse por reducir su tamaño y reducir sus recursos. En el contexto de tendencias más amplias.

El informe periódico del secretario general de la ONU sobre la implementación de la Resolución 1701 desde finales de octubre de 2018 hasta la primera mitad de febrero de 2019 se publicará en breve. Primero en la agenda del informe está el tema de los túneles de Hezbollah, que fueron expuestos y neutralizados por las FDI durante la Operación Northern Shield entre el 4 de diciembre de 2018 y el 13 de enero de 2019. En su conclusión, el secretario general declara que “el incumplimiento de La Resolución 1701 aumenta el riesgo de tensiones y una posible escalada “, que “está sumamente preocupado por la existencia de túneles que cruzan la Línea Azul en violación de la Resolución 1701”, y que “alienta a las Fuerzas Armadas Libanesas a emprender todo Investigaciones necesarias en el lado libanés con respecto a los túneles y para garantizar que ya no representen un riesgo para la seguridad.

Según el informe, las FDI anunciaron que descubrieron seis túneles, la FPNUL verificó la existencia de cinco túneles al sur de la Línea Azul y concluyeron que dos de ellos (cerca de Metulla y Zarit) efectivamente cruzaron la Línea Azul. La razón de la discrepancia: debido a los obstáculos y la “poca visibilidad dentro de los túneles”, UNIFIL no pudo verificar los hallazgos de las IDF sobre los seis túneles dentro del territorio israelí. En el Líbano, la fuerza de la FPNUL encontró más que dificultades de visibilidad: el 24 de diciembre de 2018, las FDI vertieron concreto líquido en los túneles de Metulla, al sur de Kafr Kila. Dos días después, los observadores de la ONU percibieron un flujo de concreto de un gallinero (anteriormente una fábrica de concreto) en el pueblo, unos cien metros al norte de la Línea Azul. Docenas de activistas “vestidos de civil” y varios vehículos, así como policías y vehículos policiales, negaron el acceso a una patrulla de la FPNUL que intentó llegar al sitio. Un escuadrón de las fuerzas armadas libanesas en el sitio no intervino. El 29 de diciembre, la fuerza de la FPNUL informó que se estaba abriendo un túnel en la fábrica que cruzaba la Línea Azul en violación de la Resolución 1701. Las solicitudes insistentes de la FPNUL a las autoridades libanesas para que tomaran medidas inmediatas a este respecto quedaron sin respuesta, y el acceso de la FPNUL a El sitio sigue siendo prevenido por las Fuerzas Armadas Libanesas, a pesar de repetidas solicitudes, con el pretexto de que el sitio en cuestión es “propiedad privada”. Un escuadrón de las fuerzas armadas libanesas en el sitio no intervino. El 29 de diciembre, la fuerza de la FPNUL informó que se estaba abriendo un túnel en la fábrica que cruzaba la Línea Azul en violación de la Resolución 1701. Las solicitudes insistentes de la FPNUL a las autoridades libanesas para que tomaran medidas inmediatas a este respecto quedaron sin respuesta, y el acceso de la FPNUL a El sitio sigue siendo prevenido por las Fuerzas Armadas Libanesas, a pesar de repetidas solicitudes, con el pretexto de que el sitio en cuestión es “propiedad privada”. Un escuadrón de las fuerzas armadas libanesas en el sitio no intervino. El 29 de diciembre, la fuerza de la FPNUL informó que se estaba abriendo un túnel en la fábrica que cruzaba la Línea Azul en violación de la Resolución 1701. Las solicitudes insistentes de la FPNUL a las autoridades libanesas para que tomaran medidas inmediatas a este respecto quedaron sin respuesta, y el acceso de la FPNUL a El sitio sigue siendo prevenido por las Fuerzas Armadas Libanesas, a pesar de repetidas solicitudes, con el pretexto de que el sitio en cuestión es “propiedad privada”.

Para cualquiera que haya monitoreado de cerca la realidad en el sur del Líbano desde 2006, el informe ofrece pocas novedades. Hezbolá mantiene la infraestructura militar prohibida y las operaciones continuas en todo el Líbano, incluso en el área bajo el mandato de la FPNUL. En su mayor parte, las operaciones se llevan a cabo en secreto bajo el disfraz de actividades civiles y están incrustadas en áreas pobladas. La FPNUL continúa sus misiones de rutina en el área (el informe menciona 14.386 operaciones militares mensuales, la mitad de las cuales son patrullas), sin hallazgos significativos. Coordina sus operaciones con las Fuerzas Armadas Libanesas, que a su vez coordinan con Hezbollah y realizan todos los esfuerzos para evitar que las fuerzas de las Naciones Unidas entren en contacto con infraestructuras y operaciones militares prohibidas y las expongan públicamente. Los activistas de Hezbolá vestidos de civil usan la fuerza para impedir la libre circulación de las tropas de la ONU, con bloqueos de carreteras, hostigamiento, amenazas y robo de equipos electrónicos; a su discreción, también recurren a la violencia, a veces letal, contra las fuerzas de la FPNUL. El acceso a sitios ilícitos, tanto en áreas pobladas como en “reservas naturales”, es impedido por el gobierno libanés con los pretextos de “propiedad privada” y derechos individuales. Los países que contribuyen a la FPNUL han internalizado el mensaje disuasorio y sus fuerzas se cuidan de no arriesgarse a exponer y avergonzar a la organización. Tanto en las áreas pobladas como en las “reservas naturales”, el gobierno libanés impide que se basen en los pretextos de “propiedad privada” y derechos individuales. Los países que contribuyen a la FPNUL han internalizado el mensaje disuasorio y sus fuerzas se cuidan de no arriesgarse a exponer y avergonzar a la organización. Tanto en las áreas pobladas como en las “reservas naturales”, el gobierno libanés impide que se basen en los pretextos de “propiedad privada” y derechos individuales. Los países que contribuyen a la FPNUL han internalizado el mensaje disuasorio y sus fuerzas se cuidan de no arriesgarse a exponer y avergonzar a la organización.

Por su parte, Israel continúa sus importantes esfuerzos de inteligencia, algunos de los cuales están documentados en el informe como violaciones del espacio aéreo soberano del Líbano: alrededor de cien violaciones y más de 260 horas de vuelo por mes, la mayoría con UAV. Los hallazgos de inteligencia de Israel le permiten mejorar su preparación para la guerra, pero también reportar las violaciones de Hezbolá y libaneses a la comunidad internacional. En su mayor parte, los funcionarios de las Naciones Unidas tratan la información recibida de Israel como meras “acusaciones”, y el informe actual señala de manera rutinaria que “las Naciones Unidas no están en posición de verificar estos informes de manera independiente”. La Operación Northern Shield permitió a Israel, para el La primera vez, no solo para exponer la infraestructura de Hezbolá en su territorio, sino también para exponer una abertura a uno de los túneles en territorio libanés (a través de inundaciones).

Debido a la exposición flagrante de los hechos en el terreno, y debajo de él, el informe utiliza una redacción más precisa de lo habitual, definiendo los túneles como una violación y atribuyendo responsabilidad al gobierno libanés. El informe reconoce las declaraciones públicas de Nasrallah de que Hezbolá está en posesión de armas, incluidos misiles de precisión, que la ONU considera una violación de la soberanía del Líbano. El informe también transmite críticas relativamente duras al encubrimiento y la postergación del gobierno libanés en la investigación del incidente del 4 de agosto de 2018, cuando una patrulla de la FPNUL fue atacada cerca de Majdal Zoun por veinte activistas, algunos de los cuales estaban armados: no solo la versión. de las Fuerzas Armadas Libanesas contradicen los resultados de la investigación de la ONU, pero ocho meses después, el gobierno no ha encontrado a los perpetradores ni ha iniciado ningún proceso legal. También es evidente la demora del gobierno libanés en la investigación y el procesamiento de ataques anteriores a la FPNUL, algunos de los cuales fueron letales, cometidos en 2014, 2011, 2007 e incluso en 1980.

Sin embargo, a pesar de la inequívoca complicidad activa del gobierno libanés en ocultar las violaciones de Hezbolá de la Resolución 1701 en contra de su compromiso público y oficial con la resolución, las Naciones Unidas continúan apoyándose en este elemento tan tenue como el componente clave de una solución a largo plazo para el teatro. Retos de seguridad. Una vez más, hace un llamado al Presidente del Líbano para que cumpla con su obligación de promover un diálogo sobre la estrategia de seguridad nacional y una vez más alienta a los países contribuyentes a que sigan invirtiendo recursos para reforzar a las Fuerzas Armadas Libanesas y su marina, esfuerzos que principalmente permiten a la comunidad internacional Demostrar alguna acción sin mucho riesgo y con poca inversión.

Para Israel, hay varias implicaciones importantes de este informe. En términos de la Operación Northern Shield y la construcción del cerco fronterizo, la FPNUL nuevamente demostró su valor, como un amortiguador moderador que reduce los riesgos de fricción a lo largo de la Línea Azul; como un enlace efectivo entre las partes; y cuando se enfrentan a hechos concretos e irrefutables, como un importante reportero al Consejo de Seguridad. Israel debe pedir a las Naciones Unidas que completen la investigación de los túneles adicionales, descubran las aberturas de túneles en territorio libanés y refuten la afirmación infundada de “propiedad privada”, un pretexto que trata de proporcionar inmunidad a las organizaciones terroristas que poseen infraestructura militar prohibida. Israel debe esforzarse por exponer recursos adicionales de Hezbollah mediante métodos similares de generación de pruebas y no solo con fotografías publicadas.

Ahora es indiscutible que a la FPNUL se le niega firmemente el acceso a la infraestructura y las operaciones de Hezbollah, y por lo tanto, no se obtiene ningún beneficio del extenso alcance de las actividades de la FPNUL o del importante despliegue de fuerzas requerido para ellas. La gran cantidad de misiones enumeradas en los informes de las Naciones Unidas sirve principalmente para crear una falsa impresión de “saturación del área” con las fuerzas de las Naciones Unidas que evitan aparentemente la actividad militar prohibida. De hecho, estos informes ayudan a ofuscar la gravedad de las violaciones constantes cometidas por Hezbolá y el gobierno libanés. Cuando estallen los combates, Israel se enfrentará a Hezbolá en un teatro saturado de fuerzas de las Naciones Unidas, lo que constituirá una grave limitación para el uso de la fuerza por parte de las FDI y un grave riesgo para las fuerzas de la ONU. Teniendo en cuenta estos dos hechos, Israel sería prudente tomar medidas para reducir significativamente el tamaño de la fuerza de la FPNUL, que actualmente cuenta con 10,315 soldados, y enfocar sus principales actividades a lo largo de la Línea Azul. Reducir el tamaño de las fuerzas de la FPNUL también es consistente con la tendencia de las Naciones Unidas de transferir algunas de las misiones de la FPNUL a la Armada y el Ejército del Líbano, donde todavía existe la expectativa de que el Líbano promoverá el despliegue de un “regimiento modelo” en el sur del Líbano.

El informe de la ONU cita las afirmaciones de Israel de que Hezbolá está armado por Irán, en el contexto de una enorme presión económica y política internacional, incluidas las sanciones de Estados Unidos a Irán y la declaración de Gran Bretaña de que Hezbolá es una organización terrorista. La FPNUL constituye una importante fuente de ingresos para el Líbano, tanto indirectamente, como resultado de los servicios que consumen las fuerzas de la FPNUL, y directamente, como resultado de los proyectos locales y el empleo de 576 trabajadores locales. Un recorte significativo en las fuerzas, la fuerza laboral y los presupuestos de UNIFIL aumentará la carga sobre Hezbollah y sobre la población que lo apoya, e intensificará las dificultades que ya enfrenta Hezbollah. Sería recomendable que Israel aliente tales cursos de acción e inste a otros países a adoptar la definición de Hezbollah como una organización terrorista.

Finalmente, los incidentes en el túnel demuestran claramente la tensión entre la realidad sobre el terreno y la política internacional que apoya a las Fuerzas Armadas Libanesas como fuente de esperanza para un estado libanés establecido. De hecho, las Fuerzas Armadas Libanesas participan activamente en la ocultación de las operaciones militares prohibidas de Hezbolá. Israel debe tomar medidas frente a los países contribuyentes, principalmente los Estados Unidos, para influir en la asistencia continua a las Fuerzas Armadas Libanesas, centrándose en misiones antiterroristas y de seguridad fronteriza (especialmente con respecto a Siria), pero también mientras hacer que la asistencia dependa de que el Líbano cumpla sus compromisos con las Resoluciones de las Naciones Unidas 1701, 1559 y otras.

Fuente: The Institue for National Security Studies

Assaf Orion es Investigador Senior, Director del programa sobre BDS y deslegitimación, Director del Programa Sobre China.

Escombros, refugiados y la periferia de Siria

Jon B. Alterman

Es difícil decir cómo se ve la “victoria” en Siria, pero parece que durante algún tiempo Bashar al-Assad ganó una. Él controla todos los principales centros de población del país, sus adversarios sirios están en desorden y sus antagonistas regionales e internacionales ya no están disputando su gobierno. Hace ocho años, parecía poco probable que la audaz apuesta de Assad a la represión para derrotar a una oposición de base amplia funcionara. Incluso hace cuatro años, antes del compromiso militar de Rusia, su posición parecía tenue. Mientras que aún se avecina una batalla para asegurar el noroeste del país, la verdadera pregunta pendiente es en qué términos sus adversarios depositarán sus armas.

Aunque Assad está ganando el control, su país está en ruinas. Las ciudades y la infraestructura han sido destruidas, y la mitad de todos los sirios han sido expulsados ​​de sus hogares (aproximadamente uno de cada cinco forzados fuera del país). Los gobiernos occidentales están apostando a que la necesidad de Assad de reconstruir el país les dará un impulso para configurar el tipo de paz que emerge. Su confianza está fuera de lugar. En su lugar, deberían preocuparse por apuntalar a los aliados que limitan con Siria. En un juego de pollo sobre el futuro del Levante, Assad parece dispuesto a esperar a que salgan todos, y los millones de refugiados de Siria son parte de su plan.

No es así como se suponía que terminaría la guerra civil siria. Cuando los manifestantes pacíficos tomaron las calles de Siria, muchos pensaron que los días de Assad estaban contados. Assad hábilmente volvió sangrienta su batalla, tomando un manto secular contra los yihadistas en guerra y obligando a los sirios a elegir entre los dos lados. Los intentos de EE. UU. De debilitar a Assad y los jihadistas a la vez para crear un espacio para una gobernabilidad más democrática nunca tuvieron mucha tracción. La falta de voluntad para luchar en Siria y un claro mandato legal solo para combatir a Al Qaeda y sus diversas ramificaciones, tanto en forma como en la política estadounidense limitada.

El abrupto anuncio de los Estados Unidos en diciembre de que retiraría rápidamente las tropas de Siria oriental dado que el grupo del Estado Islámico había sido diezmado, selló el acuerdo. El futuro de Siria se decidiría en gran medida por los antagonistas que todavía están activos en el terreno: Siria, Irán, Rusia y Turquía.

Es importante destacar que ninguno de esos países tiene el estimado de $ 250 mil millones, o más, necesarios para reconstruir Siria. China podría decirse que tiene los medios, pero ha mostrado poco interés por un compromiso profundo en Siria. Los países europeos han tratado de poner a prueba la ayuda como palanca, ofreciendo la posibilidad de asistencia a cambio de una “gobernanza inclusiva”. Los Estados Unidos proporcionan alivio a las poblaciones vulnerables, pero recortaron la asistencia de estabilización en agosto de 2018 (y se proponen terminarla), dictaminando ayuda de reconstrucción mientras Assad esté en el poder.

Y sin embargo, los refugiados le dan a Assad influencia. Jordania alberga entre 600.000 y 1,3 millones de refugiados sirios, y el Líbano alberga a más de un millón. Ambos son países con vínculos íntimos con los gobiernos del oeste y del golfo. Otros tres millones de refugiados en Turquía y medio millón en Europa amplían aún más el círculo del dolor. Assad ha hecho difícil que muchos regresen.

Para Assad, el desplazamiento de los refugiados es un alivio. Él no necesita proporcionarles alimentos, servicios o trabajos, y su ausencia libera viviendas para los aliados que han perdido los suyos. La ausencia de los refugiados también ayuda a garantizar que los más propensos a ser hostiles con él se mantengan a distancia, ayudando a garantizar que las áreas actualmente en régimen pro régimen estén fuertemente a favor del régimen y permitiéndole enfocar la atención de seguridad en las fronteras que busca. reincorporar.

Quizás lo más importante es que el gobierno de Assad ha logrado sobrevivir en las condiciones actuales y puede seguir haciéndolo. La guerra contra los yihadistas reunió a la población detrás del gobierno, especialmente a las comunidades minoritarias que durante mucho tiempo se han sentido vulnerables en Siria. Recuerdos frescos de la ferocidad del gobierno silencian a cualquiera que busque culpar al régimen en lugar de a sus antagonistas por las terribles condiciones económicas.

Compare esta situación con un país como Jordania, cuya población (según algunas estimaciones) aumentó más del 50 por ciento en la última década. La guerra siria ha devastado el comercio jordano y los ingresos del gobierno se han desplomado. La demanda de agua, electricidad, educación y atención médica se ha disparado. El desempleo ha aumentado y las protestas se están expandiendo, entre otras cosas por parte de hombres jóvenes que buscan trabajo.

Si bien los sirios en el Líbano han servido durante mucho tiempo como trabajadores de bajos salarios, la ola actual de refugiados pone aún más presión sobre la economía libanesa que en Jordania. Con algo así como una de cada cuatro personas dentro de las fronteras de Líbano y un sirio desplazado, hacen que el ya frágil sistema libanés llegue a su punto de ruptura. La política volátil del Líbano está en llamas sobre Siria, especialmente a medida que los combates se extinguen. Incluso en ausencia de un acuerdo, muchos libaneses argumentan que el conflicto ha terminado y que es hora de que los sirios regresen a sus hogares, incluso cuando a menudo no hay un hogar al que regresar, ya pesar del hecho de que el gobierno sirio no lo hace. No quiero que muchos vuelvan. El derecho internacional humanitario prohíbe el regreso forzado de los refugiados, pero eso parece tener pocas consecuencias en un país que siente que los refugiados lo han expuesto a amenazas existenciales.

Turquía alberga a la mayoría de los refugiados sirios, pero con una población total muchas veces mayor que la de Líbano y Jordania, siguen siendo menos del cinco por ciento de la población. Mientras tanto, un número relativamente pequeño está en Europa, pero han arruinado la política europea desde el Atlántico hasta los Urales.

La semana pasada, un alto funcionario del Golfo me dijo que Assad podría ganar la guerra, pero que probablemente enfrentará problemas de legitimidad cuando no reconstruya el país en tiempos de paz. Ese puede ser el caso. Pero para los gobiernos occidentales, es probable que los desafíos más inmediatos y serios provengan de los entornos políticos más libres en Jordania y el Líbano, ya que los gobiernos están cada vez más desesperados por hacer más con menos. A medida que la guerra se desvanece, la asistencia occidental también se desvanecerá y, sin embargo, persistirán los grandes problemas de los refugiados. Assad puede obtener su ayuda todavía, no porque ningún gobierno quiera salvar a Assad. En lugar de eso, será persuadir a Assad para que retire a los ciudadanos de Siria para salvar a los vecinos de Siria.
(Este comentario apareció originalmente en la edición de marzo de  Middle East Notes and Comment , un boletín informativo del Programa CSIS Middle East).

Jon B. Alterman es vicepresidente senior, ocupa la Cátedra Zbigniew Brzezinski en Seguridad Global y Geoestrategia, y es director del Programa de Medio Oriente en CSIS.

Los comentarios  son producidos por el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), una institución privada exenta de impuestos que se enfoca en temas de políticas públicas internacionales. Su investigación es no partidista y no propietaria. El CSIS no toma posiciones políticas específicas. En consecuencia, todas las opiniones, posiciones y conclusiones expresadas en esta publicación deben entenderse como exclusivas del autor (es).

© 2019 por el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales. Todos los derechos reservados.

Traducción de CCEIIMO fuente original del artículo CSIS │Center for Strategic & International Studies

¿Qué queda de la ambiciosa visión de Al Qaeda para Siria?

Yoram Schweitzer
Yoram Schweitzer

La “Primavera árabe” encontró a al-Qaeda en su punto más bajo desde la fundación de la organización, resultado de la guerra mundial contra el terrorismo, que se centró principalmente en al-Qaeda. Sin embargo, las reverberaciones de los trastornos en el mundo árabe, que muchos pensaron que sonarían la sentencia de muerte de la organización, en realidad demostraron ser su salvavidas, porque llevaron a la desestabilización del régimen y al derrocamiento de los líderes nacionales que se encontraban entre los peores enemigos de al-Qaeda. 

En respuesta a la guerra civil en Siria, el líder de al-Qaeda, Ayman al-Zawahiri, identificó a Siria como el escenario principal de la próxima yihad mundial y estableció varios objetivos estratégicos ambiciosos. Pero sus planes de largo alcance fueron descarrilados por Abu Bakr al-Baghdadi, el jefe de la afiliada de al-Qaeda en Irak, quien desafió al liderazgo de al-Zawahiri y su hegemonía como el jihadista global más importante. 

Hoy, cuando uno examina los éxitos de al-Zawahiri y los compara con sus grandes ambiciones con respecto a Siria, uno concluye que la montaña era solo una colina, y que ninguno de sus planes para Siria se cumplieron. Aun así, no se puede descartar el riesgo futuro, ni se puede ignorar la posibilidad de que individuos y organizaciones intenten llevar a cabo actos terroristas a nivel internacional.  Teniendo en cuenta los llamamientos de los líderes yihadistas a los seguidores en Occidente para lanzar ataques terroristas, los inmigrantes de Oriente Medio, así como los ciudadanos occidentales que son veteranos del combate en Siria (e incluso algunos que no participaron en la lucha real), podrían Intenta cumplir con sus directivas.

En una declaración pública poco frecuente en la Conferencia de Seguridad de Munich de febrero de 2019, el Jefe del MI6, Alex Younger, advirtió sobre la reactivación de la amenaza de Al Qaeda en aquellas áreas de Siria que sufren un vacío de gobierno. Según Younger, los eventos en Idlib, dominados por satélites de Al Qaeda con muchos europeos cada vez más radicales, deberían preocupar enormemente a Occidente. Su declaración aborda un tema frecuente de los últimos años en los círculos de inteligencia y entre investigadores y analistas, a saber: ¿Al-Qaeda y sus afiliados en todo el mundo están ganando o perdiendo fuerza, especialmente desde el surgimiento del Estado Islámico? Una respuesta parcial se puede encontrar en la situación de la organización en Siria, dada, según el líder de al-Qaeda, Ayman al-Zawahiri, La importancia de Siria como la arena jihadista global central y las ambiciones declaradas de jihad global para hacer de Siria el eje clave en la reactivación del campamento, que alcanzó un nadir a principios de la década. En este contexto, las interrelaciones y la afinidad entre al-Qaeda y la organización yihadista salafista Hay’at Tahrir al-Sham son altamente significativas.

La eliminación de la gran mayoría de los bastiones del Estado Islámico en Siria y el debilitamiento de la mayoría de las organizaciones de oposición en el país dejaron a Hay’at Tahrir al-Sham, contando con varios miles de combatientes (las estimaciones varían de 20,000 a 30,000), como la fuerza militar dominante en La provincia de Idlib, donde se encuentra principalmente. Desde que inició sus operaciones en 2012 como extensión de al-Qaeda en Irak, donde se llamaba Jabhat al-Nusra, esta organización, que en el pasado fue identificada como el representante de al-Qaeda en Siria, sufrió una serie de transformaciones en términos de ideología y Alianzas políticas durante el curso de la guerra civil siria.

Los trastornos de la Primavera Árabe encontraron a al-Qaeda en su nadir desde la fundación de la organización, resultado de la guerra mundial contra el terrorismo, que se centró principalmente en al-Qaeda. Como resultado, la mayoría de sus comandantes, incluido el legendario líder Osama bin Laden, fueron arrestados o asesinados. Las reverberaciones de los trastornos en el mundo árabe, que muchos pensaron que sonarían la sentencia de muerte de la organización, en realidad demostraron ser su salvavidas, porque llevaron a la desestabilización del régimen y al derrocamiento de los líderes nacionales que se encontraban entre los peores enemigos de al-Qaeda. 

En respuesta a la guerra civil en Siria, al-Zawahiri identificó a Siria como el escenario principal de la próxima yihad global y estableció varios objetivos estratégicos ambiciosos: liberar a Siria de la herética Bashar Assad y convertir a la nación en un estado gobernado por la ley religiosa islámica; liberando a Jerusalén de la ocupación israelí; y capacitar a miles de combatientes yihadistas que se ofrecieron como voluntarios para luchar en Siria y convertirlos en un ejército islámico que continuaría librando una guerra de jihad global. Pero sus planes de largo alcance fueron descarrilados por Abu Bakr al-Baghdadi, el jefe de la afiliada de al-Qaeda en Irak, quien desafió al liderazgo de al-Zawahiri y su hegemonía como el jihadista global más importante. 

En 2013, al-Baghdadi se separó de al-Qaeda, fundó ISIS y declaró la fundación del Estado Islámico. quien desafió el liderazgo de al-Zawahiri y su hegemonía como el yihadista global más antiguo. En 2013, al-Baghdadi se separó de al-Qaeda, fundó ISIS y declaró la fundación del Estado Islámico. quien desafió el liderazgo de al-Zawahiri y su hegemonía como el yihadista global más antiguo. En 2013, al-Baghdadi se separó de al-Qaeda, fundó ISIS y declaró la fundación del Estado Islámico.

Cuando Abu Bakr al-Baghdadi anunció la fundación de ISIS, Abu Mohammad al-Julani, el líder de Jabhat al-Nusra, eligió jurar lealtad a al-Zawahiri e identificarse plenamente con al-Qaeda. Pero después de algunos años de lucha, las relaciones se enfriaron entre Jabhat al-Nusra, con su orientación local siria, y al-Qaeda. La distancia cada vez mayor entre las dos organizaciones se hizo evidente por el cambio de nombre del primero a Jabhat Fatah al-Sham (el Frente de la Victoria de la Gran Siria) y más tarde, en 2017, a su nombre actual: Hay’at Tahrir al-Sham ( La Autoridad para la Liberación de la Gran Siria). 

También se manifestó por desacuerdos públicos sobre la estrategia y los aliados potenciales. Si bien por primera vez pareció que la confusión de la conexión oficial entre las dos organizaciones fue una decisión que tomó Al-Julani con la bendición de Al-Zawahiri, Más tarde se supo que los dos, y sus partidarios y portavoces, incluidos los líderes religiosos influyentes, tenían diferencias de opinión esenciales. Por lo tanto, es dudoso que sea apropiado incluir a Hay’at Tahrir al-Sham entre el campamento mundial de al-Qaeda.

El quid de la división entre Hay’at Tahrir al-Sham y al-Qaeda fue el deseo de los líderes de Hay’at Tahrir al-Sham de conducir una política pragmática adecuada a las circunstancias dinámicas de la guerra civil siria. Al-Julani comenzó a desdibujar el vínculo de su organización con al-Qaeda mientras se relacionaba con grupos rebeldes de otras tendencias ideológicas e incluso con naciones activas en la arena, ante todo Turquía. 

Al-Zawahiri advirtió a los líderes de Hay’at Tahrir al-Sham contra estas relaciones, que consideraba una trampa de la miel: Turquía es un miembro de la OTAN con vínculos inextricables con Estados Unidos y Occidente que también colabora estrechamente con Rusia y China, y Es por tanto un enemigo jurado de los musulmanes. 

Pero Hay’at Tahrir al-Sham decidió no escuchar sus consejos y continuó trabajando con Turquía. aunque esto llevó a disputas dentro de la organización entre los leales a al-Julani y las incondicionales de al-Qaeda. Este último exigió mantener el juramento de lealtad a al-Zawahiri y permanecer sujeto a él y a su organización, mientras que evita las alianzas con locales y entidades externas que no forman parte de la mentalidad jihadista salafista. 

En contraste, los líderes de Hay’at Tahrir al-Sham optaron por llevar a cabo una política pragmática que les permitiría sobrevivir y promover su lucha principal, es decir, la guerra contra el régimen de Assad, mientras levantaban un puño pesado contra los rebeldes.

Estos desacuerdos llevaron a una división entre las filas de Hay’at Tahrir al-Sham. Los que se opusieron a la separación de al-Qaeda fundaron Ḥurrās ad-Dīn, identificados con la organización de al-Zawahiri. Las diferencias ideológicas entre las organizaciones se profundizaron y llevaron a choques violentos. 

Además de las relaciones con Turquía, la disputa se centró en el alcance de la autonomía de Ḥurrās ad-Dīn en Idlib, donde Hay’at Tahrir al-Sham tiene un control indiscutible y reprime violentamente a los disidentes, lo que reduce considerablemente el alcance de acción de Ḥurrās ad-Dīn. Ḥurrās ad-Dīn exigió las armas que los miembros de Hay’at Tahrir al-Sham habían confiscado durante la división. Los arrestos periódicos de los líderes de Durrās ad-Dīn han empeorado la tensión entre los lados.

La tensión entre Hay’at Tahrir al-Sham y la extensión siria restante identificada con al-Qaeda y los desacuerdos entre Hay’at Tahrir al-Sham y al-Zawahiri reflejan la tensión existente dentro de Hay’at Tahrir al-Sham en una Gama de temas. Por lo tanto, es claro que aunque la organización tiene claramente una orientación jihadista salafista, entre las organizaciones jihadistas globales que pertenecen a una red de afiliados de al-Qaeda no es, de hecho, no puede contabilizarse.

Cuando uno examina los éxitos de Ayman al-Zawahiri y los compara con su visión y vastas ambiciones con respecto a Siria, uno concluye que la montaña era solo un grano de arena. Nada de sus planes para Siria o Israel se cumplió. La única pregunta abierta es si, y en qué medida, puede persuadir a los combatientes del campo yihadista salafista en Siria, especialmente de Ḥurrās ad-Dīn y en particular a los extranjeros entre sus filas, a que se muden de Siria y operen en el extranjero para avanzar en la agenda mundial de la jihad.

Sin duda, después de los trastornos en el mundo árabe y detrás de la cortina de humo del Estado Islámico, el “campo” de al-Qaeda logró extenderse a nuevas regiones y aumentar su membresía. Sin embargo,

Con respecto a las advertencias hechas por el Jefe del MI6, Alex Younger, no se puede descartar el riesgo futuro que plantean las organizaciones y los individuos que se identifican como jihadistas salafistas, ya sea que estén afiliados a al-Qaeda o al Estado Islámico, ni se puede ignorar la posibilidad de que algunos pretendan Para llevar a cabo actos terroristas a nivel internacional. Dado el llamado de los líderes a sus seguidores en Occidente para hacer todo lo posible por dañar a los estados en los que viven, a los inmigrantes de Medio Oriente, así como a los ciudadanos occidentales que son veteranos del combate en Siria (e incluso algunos que lo hicieron). no participar en la lucha real) y se inspiran en los llamamientos de sus líderes, podrían tratar de cumplir con sus directivas.

Fuente: The Institute for National Security Studies (INSS)

*El autor es investigador principal, jefe del Programa sobre Terrorismo y Conflictos de Baja Intensidad.