Irán confirmó una brutal condena contra la abogada que defiende a las mujeres que se quitan el velo islámico

Nasrin Sotude, abogada y activista iraní por los Derechos Humanos

Se trata de Nasrin Sotude, sentenciada a 33 años de prisión y 148 latigazos por su labor de letrada y activista contra el uso obligatorio del hiyab. Estaba encerrada desde junio de 2018, luego de una serie de protestas contra el gobierno en que varias mujeres se quitaron la tradicional vestimenta

Un tribunal iraní ratificó el lunes la condena a 33 años de prisión y 148 latigazos para la abogada y activista de Derechos Humanos Nasrin Sotude por defender el derecho a protestar contra el uso obligatorio del velo islámico, según indicó la agencia estatal IRNA.

Sotude fue condenada el 11 de marzo por un Tribunal Revolucionario, según reportó el periódico El Mundo, por los delitos de “reunión en colisión contra la seguridad nacional”, “propaganda contra la autoridad”, “participación efectiva en grupo ilegal y contrario a la seguridad”, “incitación a la corrupción y a la prostitución” y “comparecencia pública sin velo”.

Una cartel en Europa pidiendo por la liberación de Sotude (Reuters)

Fue sentenciada a 33 años de prisión, de los que cumpliría un máximo de 12 años, y 148 latigazos, una de las formas de castigo físico que persisten en el sistema judicial iraní, basado en la sharia o ley islámica.

La abogada de 56 años tiene una larga historia de activismo y defensa de los Derechos Humanos en el país, habiendo representado al Premio Nobel de la Paz de 2003 Shirin Ebadi y a diferentes periodistas y políticos reformistas.

Pero ahora se la persigue especialmente por su trabajo reciente como abogada defensora de un grupo de mujeres que en enero de 2018 protestó contra el gobierno teocrático del ayatolá Ali Khamenei quitándose el velo.

Una de ellas, Shaparak Shayari Zade, fue condenada a 20 años por participar en la protesta pero logró escapar a Canadá, desde donde ha exigido sanciones contra el régimen, según recordó El Mundo.

Esto ha sido utilizado por el gobierno como prueba de que las manifestantes estarían operando en el interés e los “enemigos” de Irán.

Aunque la condena a Sotude es de marzo y acaba de ser ratificada, la activista se encuentra encerrada desde junio de 2018, aunque no es la primera vez que pasa tiempo en prisión. Ya había sido condenada en 2010 por cargos similares e indultada en 2013 con la llegada del presidente Hassan Rouhani, considerado un moderado, al poder.

En marzo, luego de conocerse la condena, la organización Amnistía Internacional solicitó que la abogada fuera puesta en libertad “de inmediato y sin condiciones y que se anulen sin demora sus condenas”.

“Esta condena es la más severa de las registradas contra defensores y defensoras de los derechos humanos en Irán en los últimos años, lo que indica que las autoridades están intensificando la represión”, indicó AI en un comunicado.

La organización también se refirió a los juicios “manifiestamente injustos” y destacó que Sotude “ha dedicado la vida a trabajar de manera pacífica por los derechos humanos, incluida la defensa de las mujeres que protestan pacíficamente contra la degradante legislación de Irán sobre el uso forzoso del hiyab o velo”.

El régimen teocrático iraní obliga a todas las mujeres y niñas a llevar el cabello cubierto y los brazos y piernas tapados con ropa holgada.

En los últimos tiempos y en coincidencia con cierta apertura del gobierno de Rouhani que ahora parece estar revirtiéndose a medida que las tensiones entre Irán y Estados Unidos aumentan, y en especial en los distritos más cosmopolitas de Teherán, la capital, esta prohibición pareció relajarse un poco. Los pañuelos para la cabeza se hicieron más pequeños y transparentes, y la ropa comenzó a usarse más ceñida al cuerpo.

Pero la prohibición persiste y la llamada “policía moral”, agentes del gobierno que controlan el cumplimiento de estas normas, aumenta o reduce su influencia de acuerdo la cantidad de protestas contra el gobierno.

Fuente: INFOBAE

Terrorismo con bandera verde

Resultado de imagen para Eduardo Kohn Radio Jai
Eduardo Kohn

“Destrozaremos a nuestros enemigos. Así lo hemos decidido. Tenemos un plan muy claro para hacerlo. Estamos organizados, motivados, tenemos fe, tenemos el martirologio, tenemos la Jihad, porque la espada de nuestra nación está fuera de su funda pronta para atacar”.

Así ha hablado el nuevo jefe de la Guardia Revolucionaria de Irán, Hossein Salami, designado por el Ayatollah Ali Khamenei hace pocos días. Guardia Revolucionaria que ha sido declarada como lo que es por Estados Unidos: una organización terrorista. Guardia Revolucionaria que la tenemos bien cerca en Venezuela apoyando el régimen de Nicolás Maduro.

Hace menos de dos meses, Salami dijo: “estamos todos sosteniendo el estandarte. Hemos hecho un juramento. Esto es lo que somos. No fuimos creados para este mundo. Fuimos elegidos para librar la Jihad. Vamos a luchar contra ellos a nivel global, no sólo en un lugar. Nuestra guerra no es una guerra local. Tenemos planes para derrotar a las potencias mundiales. Estamos planeando quebrar a Estados Unidos, Israel y sus socios y aliados. Nuestras fuerzas terrestres deben limpiar el planeta de la suciedad de su existencia”.

Sería muy pueril tomar las declaraciones de Salami como una bravuconada o algo similar. El terrorismo de Hamas, Hizbollah, apoyados, financiados, entrenados por Irán muestran la realidad de las barbaries terroristas en Medio Oriente desde hace mucho tiempo. La injerencia de Irán en la guerra en Siria y las bestiales matanzas que han cometido no desmienten sino que afirman el discurso de odio de Salami.

Cuando este movimiento de jefes de la Guardia Revolucionaria iraní levantaba alertas en Medio Oriente, Estados Unidos, América Latina, cuando los observadores repasaban la trayectoria del cuerpo de élite iraní en la guerra en Siria defendiendo a Assad, o sea, asesinando civiles sirios a diestra y siniestra, otro terrorismo, pero terrorismo al fin, generó hace 5 días una de las peores masacres de los últimos tiempos en Sri Lanka.

Enseguida, casi hasta simultáneamente, todo el liderazgo mundial de todos los continentes condenó enérgicamente el asesinato de cristianos en pleno domingo de Pascuas: 350 muertos y 650 heridos que suman con los días más fallecidos y daños irreparables.

Esta masacre lleva el nombre de ISIS o Estado Islámico. Otra forma de terrorismo que no difiere de los demás ni en el odio, ni en los objetivos: hay que matar a todos porque todos son el diferente, todos son infieles.

La prestigiosa periodista Ana Beris ha sido muy gráfica con la descripción de la capacidad actual de ISIS cuando señala que ISIS perdió la base territorial que tenía, y que no contar con esa base, le dificulta las cosas desde un punto de vista operativo y económico. Pero el arma central de ISIS es el envenenamiento de las mentes, la radicalización de creyentes a los que convierte en fanáticos dispuestos a morir y matar por Alá. Y eso se desarrolla por las oscuras vías de la web y las redes, aunque no tenga base territorial.

Y aunque Irak y Siria ya no son la base segura del ISIS, en la práctica están presentes físicamente en otros lados: Filipinas, Libia, en diferentes partes de Asia y África. Y Sri Lanka. Con distribución mundial de la foto de los siete asesinos que devastaron centenares de familias en Sri Lanka, en nombre de de ese odio que expanden en nombre de un dios y sin diferenciarse de otros terrorismos que también invocan la muerte como algo santo.

Cabe preguntarse ahora por qué tanta impunidad. Veamos.

Después de la condena generalizada del domingo pasado, los mismos que hacen declaraciones de solidaridad deben saber que el juego retórico y la inacción dentro de las posibilidades que tienen en organismos ejecutivos de la comunidad internacional, ya cansa y no convence a nadie.

Todos, no importa donde vivamos, somos víctimas de los extremistas, los radicales y el terrorismo.

Y vamos a seguir doblados de dolor ante tragedias como la de Sri Lanka si las condenas vocingleras de los fuertes valen tanto como la impotencia que tenemos los que andamos de a pie, para defendernos.

¿Qué ha sucedido en el marco del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas cuando un estado miembro de la Organización declara que tienen la guerra santa para “limpiar el planeta de la suciedad” de otros dos Estados miembros?

¿En qué marco jurídico de Naciones Unidas está establecido que amenazar la existencia de un Estado miembro merece el silencio que a la larga da legitimidad a la amenaza aunque sea una brutalidad?

Sin embargo, Naciones Unidas hace memorándums de entendimiento con el Estado que amenaza con exterminios y guerras. Ese es el rol que juega el máximo organismo de la comunidad internacional. Un rol que lo distingue por lo nefasto y que lo acerca a la malhadada Sociedad de Naciones de la década del 30 que también supo escuchar a Hitler en silencio.

¿Y dónde está el Consejo de Derechos Humanos ante la barbarie de Sri Lanka?¿Dónde está la reunión de emergencia para apoyar al gobierno de Sri Lanka contra la agresión terrorista?¿Dónde están las comisiones investigadoras que tanto le gusta formar al Consejo de DDHH para atacar el foco central del movimiento del terrorismo paseando por países que son miembros de Naciones Unidas?

La declaraciones vacías y la amoralidad de los que sí deben actuar son los mejores socios de todo el movimiento terrorista, venga desde un Estado, o llegue desde una organización que encuentra sede en varios Estados.

Por eso estamos todos en peligro diario y permanente. Por el silencio. Por la complicidad. Por la indiferencia. Porque ISIS declaró que mató a los Cruzados en Sri Lanka, y la reacción, más allá de palabras, es inmisericorde. Pero no nos equivoquemos. Los que deben hacer y callan, también son víctimas potenciales. La complicidad no protege a nadie.

 

Fuente: Radio Jai.

La ONU advierte que la Autoridad Palestina está al borde del colapso

Un documento presentado por la ONU revela la dificil situación que atraviesa la Autoridad Palestina (AP) y advierte sobre un posible colapso de esa organización y el ascenso de factores terroristas en su lugar.

El informe, que fue escrito por el Órgano Especial de la (UNSCO) para el proceso de paz en Medio Oriente fue presentado al Comité de Coordinación y Enlace de la organiziación en Bruselas.

Según informó Israel Hayom, se expresó preocupación por la situación de la Autoridad Palestina y los «desafíos económicos, políticos y de seguridad sin precedentes a los que la AP se enfrenta».

El documento sostiene que la AP sufrió un duro golpe económico por la decisión israelí de no transferir parte del dinero de los impuestos, por el apoyo financiero otorgado por Ramallah a terroristas y sus familiares.

El informe argumenta que debido a la negativa de enviar fondos fiscales recaudados por Israel y una reducción significativa por parte de los Estados Unidos, la Autoridad Palestina perdió el 65 por ciento de sus ingresos y ahora se ve obligada a reducir significativamente su actividad en el campo de la seguridad, lo que fortalece a los grupos extremistas y les otorga mayor libertad de acción, advierte el documento.

El documento también se refiere a la difícil situación humanitaria en la Franja de Gaza y sostiene que el envío de dinero qatarí no mejoró la economía en ese enclave costero.

Según lo redactado, el bloqueo israelí es el causante de la crisis en Gaza, pero a su vez, remarca de manera clara que acusa al Gobierno de Hamás de derrocar el estado de derecho en ese territorio palestino y del aumento de posibilidades de nuevos enfrentamientos con Israel.

Por último, el informe ofrece una serie de medidas para fortalecer a la Autoridad Palestina y mejorar la situación humanitaria en la Franja de Gaza.

A su vez aclara que, si las partes no toman las medidas necesarias para avanzar en el proceso de paz, la probabilidad de una nueva escalada, así como el aumento de las actividades terroristas en la región, aumentarán.

Fuente: Agencia Judía de Noticias.

Líbano: el FMI pide recortes en el sector público

Prof. Said Chaya

El pasado 1 de abril, el primer ministro del Líbano, Saad Hariri, anunció a la población que se acercaban “decisiones difíciles” en materia económica. Finalmente, el 17 de abril se presentó la propuesta de presupuesto nacional que será elevada a la Cámara de Diputados, y contempla una baja del 12% al 9% del déficit en el sector público para el ciclo 2019-2020. La medida había sido solicitada por la Conferencia CEDRE, que agrupa a países donantes que colaboran con el desarrollo del Líbano, así como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

Finalmente, el ministro de Finanzas, Ali Hassan Khalil, fue el encargado de explicar el 17 de abril el paquete de medidas, que incluye reducciones y congelamiento salarial por 24 meses y la prohibición de incorporar nuevo personal a la Administración Pública. Actualmente, el país cuenta con unos 150 mil empleados públicos y otros 100 mil jubilados del sector, entre los que se incluye al personal de las Fuerzas Armadas. Pero esto no es todo: algunas fuentes señalan que las próximas medidas incluirán el cierre de representaciones diplomáticas y el recorte de viáticos para viajes de funcionarios.

El Líbano tiene una de las deudas externas más importantes del mundo, sumado a una balanza comercial altamente deficitaria. Las remesas de los libaneses residentes en el exterior, una fuente de financiamiento fundamental para el país, están en proceso de desaceleramiento desde 2017. Según la consultora Goldman Sachs, la inestabilidad política ha hecho al país menos atractivo. El conflicto en la vecina Siria ha afectado al país enormemente: mientras que en 2011 las provisiones de crecimiento rondaban el 8% anual, se estima que este año el país no crecerá más allá del 1%.

Fuente: Instituto Rosario de Estudios del Mundo Árabe e Islámico

Estados Unidos ofrece 10 millones de dólares a quien aporte información que interrumpa finanzas de Hezbollah

La administración Trump ofrece recompensas de hasta 10 millones de dólares por información que ayude a interrumpir las finanzas de la organización chií Hezbollah del Líbano.

Los departamentos de Estado y del Tesoro señalaron que el dinero puede ser proporcionado a aquellos que expongan “una fuente de ingresos para Hezbollah o sus mecanismos clave de facilitación financiera, o bieb sus principales donantes o facilitadores financieros de Hezbollah”.

“Instituciones financieras o casas de cambio que facilitan las transacciones de Hezbollah, negocios o inversiones de propiedad o controlada por Hezbollah o sus financista, empresas de primera línea dedicadas a la adquisición internacional de tecnología de doble uso en nombre de Hezbollah y esquemas delictivos que involucran a los miembros y simpatizantes de Hezbollah que benefician financieramente a la organización”, indicaron.

El sitio Web de Rewards for Justice indica que “Hezbollah recibe una cantidad importante de armas, entrenamiento y financiamiento de Irán, el cual ha sido clasificado por la Secretaria de Estado como un país promotor del terrorismo”. El Departamento de Estado designó al Hezbollah como Organización terrorista extranjera (FTO, por sus siglas en inglés) en octubre de 1997 y como Terrorista mundial especialmente designado (SDGT, por sus siglas en inglés) en octubre de 2001 bajo el Decreto Ejecutivo 13224.

Según detalló Israel Hayom, los pagos se realizarán mediante el programa “Recompensas por la justicia” del Departamento de Estado, que generalmente ofrece efectivo por información que conduzca al paradero de terroristas buscados. Esta es la primera vez que el programa se utiliza para apuntar a una red financiera.

Desde su inicio en 1984, este programa del Departamento de Estado pagó más de 150 millones de dólares a más de cien personas que dieron información sobre terroristas o previnieron ataques terroristas.

Una bomba política en diciembre de 2017 expuso la red de lavado de dinero y otros delitos perpetrados por Hezbollah, que la administración de Obama dejó pasar para finalizar el acuerdo nuclear de 2015 con Irán.

Desde el sitio Web norteamericano se señala que “en busca de esta interrupción, la oferta de recompensa resalta a los siguientes tres individuos como ejemplos de financieros y facilitadores clave del Hezbollah, acerca de los cuales se busca información y los cuales han sido clasificados por el Departamento de Hacienda de los Estados Unidos como terroristas globales especialmente designados”.

Adham Husayn Tabaja

AdhamHusaynTabaja_1

Adham Tabaja es un miembro del Hezbollah que mantiene lazos directos con elementos organizativos superiores del Hezbollah, incluyendo el componente operativo del grupo terrorista, la Yihad Islámica. Tabaja también tiene propiedades en el Líbano en nombre del grupo. Es propietario mayoritario de la empresa de desarrollo de bienes raíces y construcción Al-Inmaa Group for Tourism Works ubicada en el Líbano. En junio de 2015, Tabaja, Al-Inmaa Group for Tourism Works y sus sucursales recibieron la clasificación de terroristas globales especialmente designados. El Reino de Arabia Saudita también ha clasificado a Tabaja y sus empresas como entidades terroristas de acuerdo a su Ley sobre crímenes y financiamiento terroristas y decreto real A/44. Todos sus activos en Arabia Saudita están congelados y las transferencias por medio del sector financiero del reino, así como cualquier licencia comercial asociada con ellas, están prohibidas.

Mohammad Ibrahim Bazzi

MohammadIbrahimBazzi

Mohammad Ibrahim Bazzi es un financiero clave del Hezbollah que ha proporcionado millones de dólares al Hezbollah generados gracias a sus actividades comerciales. Controla y es propietario de Global Trading Group NV, Euro African Group LTD, Africa Middle East Investment Holding SAL, Premier Investment Group SAL Offshore, y Car Escort Services S.A.L. Off Shore. En mayo de 2018, Bazzi y sus empresas afiliadas recibieron la clasificación de terroristas globales especialmente designados.

Ali Youssef Charara

AliYoussefCharara_0

Ali Youssef Charara es un financiero clave del Hezbollah, así como presidente y gerente general de la empresa de telecomunicaciones Spectrum Investment Group Holding SAL con sede en el Líbano. Charara ha recibido millones de dólares del Hezbollah para invertir en proyectos comerciales que respaldan financieramente al grupo terrorista. En enero de 2016, Charara y Spectrum Investment Group recibieron la clasificación de terroristas globales especialmente designados.

Fuente: Agencia AJN