Un estudio analiza el proceso de selección de objetivos terroristas

Con el objetivo de mejorar la comprensión del proceso de selección de objetivos de un ataque terrorista en las llamadas células independientes, el profesor del Departamento de Derecho Público de la Universidad Pablo de Olavide Manuel Ricardo Torres Soriano ha realizado un estudio, recientemente publicado en la revista Terrorism and Political Violence, que aporta una reveladora perspectiva sobre qué sucede cuando no existe liderazgo efectivo.El artículo ‘¿Cómo se eligen los objetivos de un ataque terrorista?: la visión desde el interior de una célula independiente’ utiliza como estudio de caso la información proveniente de un grupo de inspiración yihadista desarticulado por los Mossos d-Esquadra en la provincia de Barcelona en abril de 2015 en la llamada ‘Operación Caronte’. Entre las principales conclusiones del estudio destaca que, a partir del análisis de las conversaciones entre los integrantes de esta célula terrorista, obtenidas gracias a la infiltración de un agente de policía encubierto, se mantiene la tesis de que en la ‘lluvia de ideas’ terrorista operaron cuatro condicionantes principales: organizacionales, contextuales, logísticos y geográficos.

La ‘Operación Caronte’ abortó lo que se considera ha sido el complot yihadista que se encontraba en una fase más avanzada de maduración dentro de territorio español en el periodo comprendido entre los atentados contra los trenes en Madrid el 11 de marzo de 2004 y los atentados de Barcelona y Cambrils en agosto de 2017. La sentencia que condenó a este grupo les atribuyó la voluntad inminente de llevar a cabo una acción violenta, para lo cual habían barajado varias posibilidades que iban desde el ataque con armas y explosivos contra lugares emblemáticos de Barcelona, hasta el secuestro y posterior asesinato de un rehén para elaborar un vídeo propagandístico. 

Por otro lado, la infiltración dentro del grupo de un agente de policía acogiéndose a la categoría de ‘agente encubierto’ es un hecho inédito en las investigaciones sobre terrorismo yihadista en España. Gracias a esta acción, existe un detallado conocimiento sobre los planes y objetivos de este grupo, pues el agente se encargó de obtener registros sonoros de las reuniones y conversaciones entre sus integrantes. Así, consiguió adentrarse en el núcleo de confianza de esta célula yihadista, lo que aportó un conocimiento íntimo sobre los procesos de deliberación dentro de este grupo, el cual hubiese sido muy complicado obtener a través de otros métodos de investigación policial. 

El trabajo elaborado por el profesor de la UPO enfatiza la importancia de la configuración organizacional del terrorismo para explicar cómo se materializa su violencia. En concreto, se pretende mejorar la comprensión del proceso de selección de objetivos en las llamadas células independientes, entendiendo por ellas a grupos de individuos que no se encuentran vinculados de manera efectiva con organización superior. Como explica Torres Soriano, “en este tipo de grupos, a diferencia de lo que sucede en las organizaciones jerarquizadas, el proceso de fijación de objetivos es mucho más impredecible. Las células independientes interpretan las orientaciones que el liderazgo de las organizaciones terroristas difunde de manera pública a través de su propaganda”.

Además, añade el investigador, la forma en la que estas orientaciones se traducen en acciones concretas no siempre es lineal, y se encuentra muy condiciona por las particularidades de cada una de estas células independientes”.

Manuel Ricardo Torres Soriano es profesor titular de Ciencia Política en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, donde dirige el diploma de especialización en ‘Análisis del Terrorismo Yihadista, Insurgencias y Movimientos Radicales’. Desde el pasado año es miembro del Consejo Asesor sobre Terrorismo y Propaganda del Centro Europeo de Lucha contra el Terrorismo (ECTC) perteneciente a EUROPOL.

Fuente: Radio Jai