Análisis: Cómo Irán está transformando a Irak en un segundo Líbano

El gobierno de Irak parece estar jugando un doble juego con Estados Unidos e Irán sobre la influencia de la organización paraguas Hashd al-Shaabi, apoyada por Irán, de milicias predominantemente chiítas en el país.

Irak juega un doble juego al afirmar que integra las milicias chiítas respaldadas por Irán en sus fuerzas militares.

El gobierno de Irak parece estar jugando un doble juego con Estados Unidos e Irán sobre la influencia de la organización paraguas Hashd al-Shaabi, apoyada por Irán, de milicias predominantemente chiítas en el país.

Casi tres años después de que se aprobara una ley que hace que Hash al-Shaabi sea parte integrante de las fuerzas de seguridad iraquíes, el Primer Ministro iraquí Adel Abdul Mahdi emitió un decreto que ordena a la organización respaldada por Irán a integrarse completamente en el ejército iraquí y abandonar las afiliaciones anteriores.

Mahdi emitió un ultimátum que dijo que las oficinas de las milicias afiliadas a Hasd al-Shaabi debían cerrarse antes del 31 de julio, mientras que las milicias también deben poner fin a su práctica de borrar los puestos de control en las áreas donde desean aumentar su influencia.

Las milicias que no cumplan con la orden serán consideradas organizaciones ilegales, mientras que Mahdi les dio la opción de transformarse en partidos políticos después de abandonar sus armas. A primera vista, la medida pareció ser el resultado de la presión estadounidense para frenar la influencia iraní en Irak.

Sin embargo, si analizamos de cerca lo que realmente está sucediendo en las relaciones Irán – Irak, veremos que el decreto beneficia a Irán y que Irak está jugando un doble juego. La administración estadounidense del presidente Donald J. Trump comenzó a presionar a Irak para que frenara las actividades de Hashd al-Shaabi después de una serie de ataques contra objetivos relacionados con Estados Unidos en Irak por parte de milicias afiliadas a la organización paraguas.

El Departamento de Estado, además, concluyó que era la delegación iraní en Irak y no la milicia Ansar Allah (Houthi) en Yemen la que estaba detrás de un reciente ataque de aviones no tripulados en Arabia Saudita. La semana pasada, The Wall Street Journal informó que el Departamento de Estado «dijo que tenía pruebas de que los drones utilizados en el ataque se originaron en el sur de Irak, un área llena de grupos yihadistas chiítas pro iraníes (Hashd al-Shaabi) que luchan bajo el mando de «Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (iraní) (IRGC)».

Las conclusiones del Departamento de Estado se produjeron después de una visita del secretario de Estado Mike Pompeo a Irak, donde habló sobre las actividades iraníes en el país. Después de reunirse con los líderes iraquíes, Pompeo dijo que había «instado al gobierno iraquí, por su propia seguridad, a poner a todas esas fuerzas [las milicias] bajo el control central de Irak».

El decreto de Mahdi fue bien recibido por algunas milicias de Hashd al-Shaabi, mientras que las poderosas brigadas de Hezbolá no tomaron una postura clara sobre la decisión y en su lugar instaron al gobierno iraquí a reprimir las supuestas redes de espionaje en Irak comenzando con la Embajada de los Estados Unidos en Bagdad.

Las brigadas de Hezbolá la semana pasada publicaron grabaciones de audio y charlas de WhatsApp entre Mahmoud al-Falahi, el comandante de las operaciones del ejército iraquí en la provincia de Al-Anbar y un agente de la CIA sin nombre que mostró que al-Falahi le había dado a la CIA las coordenadas detalladas de las bases militares en La región de la frontera iraní. Fars News, un medio de comunicación controlado por el IRGC en Irán, dijo que al-Falahi había puesto en peligro la seguridad nacional de Irak y afirmó que también había entregado información confidencial a la agencia de espionaje israelí Mossad.

Otros líderes de Hashd al-Shaabi prometieron de modo amenazante que ignorarían la orden de Mahdi y alardearon de que el primer ministro y los estadounidenses «están soñando» si creen que pueden implementar la decisión. Sin embargo, los líderes de las facciones más grandes de Hashd al-Shaabi, como Asaib Ahl al-Haq y la Organización Badr, dieron la bienvenida al decreto de Mahdi.

La razón por la que estos grupos están a favor de incorporar a Hashd al-Shaabi como parte integral del ejército iraquí es que efectivamente transformará a Irak en un segundo Líbano donde Hezbolá está siguiendo las órdenes de Irán y está tomando las decisiones. Ser parte del ejército iraquí le daría a Hashd al-Shaabi el mismo estatus que el IRGC en Irán y les daría acceso a armas estadounidenses sofisticadas.

EE. UU. Ha proporcionado más de 22 mil millones de dólares en ayuda militar a Irak desde 2005 y ha entregado modernos tanques M1A1 al ejército iraquí, por ejemplo. Hay otros signos de que Irak se está convirtiendo en un estado proxy iraní donde el comandante de la Fuerza Quds del IRGC, Qassem Soleimani, está tomando las decisiones realmente importantes.

Irak logró obtener exenciones en las sanciones (petroleras) impuestas a Irán a pesar de ser uno de los países más ricos en petróleo del mundo.

Además, Irak está estableciendo un nuevo sistema financiero que evitará las sanciones de los Estados Unidos al crear una copia del Instex de la UE. «El gobierno iraquí continuará pagando a Irán por el gas depositando dinero en una cuenta bancaria especial dentro de Irak, en dinares iraquíes», anunció un funcionario del gobierno iraquí.

La semana pasada, Irán, Irak y Siria también firmaron un acuerdo que creará un «corredor de transporte multimodal» de Teherán a Damasco. El acuerdo permitirá a Irán completar su puente terrestre desde la frontera iraní en la provincia de Nínive en Irak hasta los Altos del Golán sirios.

Luego está el gran aumento de las exportaciones iraníes a Irak, que han aumentado un 20 por ciento en los últimos 100 días en comparación con el mismo período del año pasado. Irán exportó a su vecino todos los días una cantidad asombrosa de $ 25 millones en bienes durante los últimos tres meses, mientras la República Islámica trata de importar productos iraquíes con la ayuda del Banco Central de Irak.

Los dos países también están estableciendo zonas industriales cerca de los cruces fronterizos tanto en Irán como en Irak, lo que impulsará aún más los lazos económicos. Entonces, ¿el decreto de Mahdi ayuda a Estados Unidos o Irán? El Primer Ministro iraquí debe su nombramiento a Hashd al-Shaabi, que forma parte del llamado bloque Fatah, y emitió la orden luego de consultar con su nuevo jefe de personal, Mohammed al-Hashimi, también conocido como Abu Jihad. Al-Hashimi está afiliado a Hashd al-Shaabi y, según informes, toma sus órdenes de Qassem Soleimani, el comandante de la Fuerza Quds del IRGC.

Fuente: Times of Israel, Traducción libre CCEIIMO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *