Rapto de la niñez palestina

Hamas y Fatah están despojando a la infancia palestina de oportunidades de un porvenir promisorio al adiestrarlos en una cultura de muerte y promoviendo el surgimiento de futuros terroristas

Por: Beatriz de Rittigstein

Desde su identificación como pueblo, los palestinos han tenido dirigentes corruptos y violentos, quienes lejos de actuar de forma institucional, proceden como cabecillas de bandas delincuenciales, por eso su conducción va por un camino sin sentido, muestran que la suerte de la población palestina no es el foco de sus distintas agendas personales.

En 1964, con la fundación de la Organización para la Liberación de Palestina, conocida por sus siglas OLP, se puso en boga su propósito prioritario: la destrucción de Israel; su carta fundacional lo dice: fundar un Estado independiente para los palestinos desde el río Jordán hasta el mar Mediterráneo. La consigna “liberar” Palestina es un eufemismo y en las décadas transcurridas desde esos inicios hasta la actualidad, ha cambiado el panorama, pero no la intención. Ello es palpable en la educación que la Autoridad Palestina brinda a sus niños, a los que adoctrina con la finalidad de proyectar la yihad, de transformarlos en mártires que pretendan matar judíos. Lo percibimos de modo concreto en los textos escolares publicados por la AP, en los cuales se falsifica la historia, se exalta el odio y el terror. También en AP TV se han observado shows en los que adolescentes difaman al Estado de Israel, por ejemplo, lo acusan de haber matado a Arafat, mintiendo con desfachatez ante un público juvenil de mente maleable.

Hamas es aún peor; lo evidenciamos en programas infantiles de Al Aqsa TV, canal creado por dicho movimiento terrorista; sus dibujos animados promovieron la supremacía islámica y la aniquilación del Estado judío. En el presente, están sus campamentos vacacionales en los que los chiquillos usan indumentaria similar a la de los terroristas, incluye entrenamiento militar, prácticas de tiro y simulación de secuestros.

Hamas y Fatah están despojando a la infancia palestina de oportunidades de un porvenir promisorio al adiestrarlos en una cultura de muerte y promoviendo el surgimiento de futuros terroristas. Con este crimen no solamente vulneran la seguridad de los israelíes quienes son sus objetivos, y la viabilidad de alcanzar un acuerdo de paz, sino también es dañino para la sociedad palestina que tendrá un relevo generacional en extremo violento, sin mayores opciones de progreso y bienestar.

bea.rwz@gmail.com

Fuente: El Universal

** Las opiniones acá contenidas no representan el pensamiento de todos los miembros del Centro Costarricense de Estudios Interdisciplinarios Sobre Israel y Medio Oriente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *