Presencia militar turca en el Levante: el Leitmotiv Kurdo

Por Emile Bouvier*

«Erradicaremos la amenaza terrorista al este del Éufrates», dijo el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, el 26 de julio en uno de sus discursos deliberadamente beligerantes, al que está acostumbrado desde la reanudación de las hostilidades con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en el verano de 2015 (1).

Aunque estas amenazas no siempre se tomaron en serio al principio (2), el lanzamiento de las diversas ofensivas turcas, contra todo pronóstico (3), finalmente convenció al presidente turco de la seriedad de sus palabras: Operación «Garra «, Lanzado el 27 de mayo de 2019, seguirá a la ofensiva» Olive Branch «lanzada el 20 de marzo de 2018 y al Escudo del Éufrates antes, el 24 de agosto de 2016.

Aunque se han atribuido diferentes objetivos operativos y estrategias distintas a estas operaciones, todas comparten el mismo denominador: la lucha contra los movimientos armados kurdos, entre los cuales el PKK y su filial siria, el PYD (Partido del unión democrática), mejor conocida a través de su ala armada de las YPG / YPJ (Unidades de Protección Popular).

Hoy, en un momento en que las amenazas y los rumores de una nueva ofensiva turca en territorio sirio son cada vez más audibles, se necesita una actualización de la estrategia y los objetivos de Ankara: de hecho, si Las primeras operaciones tenían como objetivo contener la expansión territorial de los YPG, particularmente a lo largo de la frontera turca (I), las siguientes son parte de un deseo de ocupar la tierra y establecer un glacis protector para el Turquía en Siria (II).

I. Contener el creciente poder militar de los kurdos con un ejército perdedor: el desafío turco del período 2016-2018

La reanudación de las hostilidades entre el PKK y el ejército turco en el verano de 2015 marca un regreso a la insurgencia de tipo guerrillero, para lo cual Turquía tiene treinta años de experiencia. Sin embargo, la lucha fue muy violenta, y cada parte se benefició de dos años de negociaciones de paz para reconstruir sus fuerzas y arsenal. El PKK inicia un intento de insurgencia urbana para el que el ejército turco no estaba preparado: los combates en las calles de Diyarbakır, Sur o Nusaybin son destructivos para ambos bandos y para los civiles (4).

Después del fracaso de su estrategia de levantamientos urbanos, el PKK se retira a las montañas, incluido el Kurdistán iraquí, donde continúa la lucha. Sin embargo, un año después de la reanudación de las hostilidades el 15 de julio de 2016, un intento de golpe fallido ha cambiado el rumbo. Parte de las fuerzas armadas turcas, incluida la Fuerza Aérea (5), está aumentando con el objetivo de derrocar al régimen de Recep Tayyip Erdogan. Ante la débil movilización de las fuerzas armadas turcas a favor del golpe, rápidamente se convirtió en un fracaso, después de causar la muerte de unas 251 personas e hirió a otras 2185.

Las autoridades turcas acusan rápidamente al movimiento «Hizmet» («Servicio» en turco), encabezado por el predicador musulmán Fethullah Gülen, de estar detrás de este intento de golpe. Este movimiento, cuyas ramificaciones se extendieron a todas las esferas de la sociedad, es por lo tanto objeto de una caza de brujas en Turquía y el mundo. Muy rápidamente, varias decenas de miles de funcionarios (maestros, magistrados, policías …) son relevados de su función en el momento en que se lleva a cabo una investigación, o incluso son detenidos directamente. Varios miles de personal de las fuerzas armadas turcas son suspendidos o arrestados; En proporción al tamaño del ejército turco, los oficiales de alto rango son particularmente blanco de estas detenciones, así como el personal de la fuerza aérea (6).

Históricamente uno de los pilares, si no la columna vertebral, de la República turca desde su creación por Mustafa Kemal Atatürk en 1923, el ejército turco ahora parece debilitado, tanto en términos de números, moral y gestión. Esta pérdida de velocidad se sentirá muy rápidamente durante la operación del Escudo del Éufrates («Fırat Kalkanı») el mes siguiente, 24 de agosto de 2016.

De hecho, después de derrotar a ISIS en Kobane en Siria en 2014 y obtener un apoyo masivo (7) de la Coalición Internacional, los YPG parecen casi inmutables: lanzan varias ofensivas exitosas contra Daesh y, en 2016, inician una «apisonadora» kurda: material y militarmente apoyada por la Coalición, los kurdos eliminan uno por uno sus fortalezas de Da’esh. En el verano de 2016, los kurdos están a punto de hacer una unión territorial entre el cantón de Afrin, al noroeste de Siria, y el de Kobané, en el norte. Un vasto territorio ocupado por Daesh, en el que se encuentran las ciudades de Al Bab, Jarabulus o Dabiq (8), separa los dos cantones.

Antes de que los kurdos pudieran unirse, lo que los llevaría a controlar toda la frontera turco-siria, Ankara decidió tomar medidas y lanzar sus tropas para atacar los territorios en poder de Daesh. pretexto para liberar estos territorios de la ocupación yihadista. El debilitamiento del ejército turco después del golpe de estado se siente y el progreso es lento, especialmente porque los auxiliares sirios del ejército turco carecen de entrenamiento y supervisión. Después de varios meses de intensos combates, el ejército turco sin sangre ha logrado su misión: los kurdos no han podido unirse y ya no podrán hacerlo. El 30 de marzo de 2017, Ankara termina oficialmente la Operación Escudo del Éufrates,

Al mismo tiempo, las actividades del ejército turco continúan en Turquía e Iraq, incluidas las operaciones especiales y los ataques aéreos destinados a destruir sus escondites de armas, campamentos y eliminar a sus combatientes (9). Poco a poco, la guerra de guerrillas kurda disminuye en intensidad en Turquía y se retira a Irak, en las montañas escarpadas del Kurdistán iraquí.

La fecha límite para las elecciones presidenciales turcas, programadas para el 24 de junio de 2018, junto con el control relativo de la guerrilla kurda en Turquía y el reempaque de tropas, llevó a Recep Tayyip Erdogan a considerar rápidamente una nueva ofensiva contra los kurdos, ahora comprometida en la liberación de los territorios en poder del Estado Islámico en el valle del Éufrates, es decir, en el sur de Siria.

II. El surgimiento de una dinámica de conquista territorial de áreas controladas por los kurdos (período 2018-2019)

El 20 de enero de 2018, las Fuerzas Armadas turcas lanzan la Operación «Rama de olivo» («Zeytin Dalı» en turco). El objetivo claro es expulsar a los combatientes de YPG del cantón de Afrin, retratados como milicias terroristas por el gobierno turco, y colocar en su lugar a los auxiliares sirios árabes leales a Ankara (10). La lucha también es particularmente dura (11): el terreno muy accidentado del cantón de Afrin (cuyas montañas se llaman acertadamente las «montañas kurdas») ofrece defensas naturales muy eficaces cuyas YPG se beneficia de manera muy eficiente. Consciente de los errores cometidos durante la Operación Escudo del Éufrates, el personal turco esta vez en el frente de los rebeldes sirios respaldados por Turquía para salvar a los soldados turcos. El apoyo aéreo turco será crucial hasta la captura de Afrin el 18 de marzo. Ante el despliegue de fuerzas especiales francesas y estadounidenses en la región de Manbij para disuadir a los turcos de continuar su ofensiva, este último se detuvo en el único cantón de Afrin. El noroeste de Siria está por lo tanto bajo el control de Ankara.

Luego, el estado turco organizó la ocupación territorial del cantón, instalando en particular familias de combatientes sirios en lugar de civiles kurdos que huyeron de los combates; Según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCHA), unos 167,000 kurdos han abandonado el enclave. Desde entonces, las ONG y los kurdos denuncian regularmente los actos cometidos por los rebeldes sirios en la zona, en los que las milicias pro-turcas reinarían un «clima de terror» contra los kurdos, según la ONG Amnistía Internacional en un informe. del 2 de agosto de 2018.

Continuando con esta dinámica de ocupación territorial, el 24 de mayo de 2019, los turcos lanzaron esta vez la Operación «Pata» («Pençe», en turco), en el Kurdistán iraquí. Esta operación difiere de todas las demás realizadas hasta ahora por Turquía en territorio iraquí, porque Ankara hasta ahora se ha contentado con operaciones especiales y ataques aéreos, guiados por puestos avanzados instalados en las montañas de Kurdistán con aguas abajo de las autoridades locales (12), ansiosas por debilitar al PKK como una molestia. Esta vez, la operación Griffe tiene como objetivo ocupar el suelo, para evitar que el PKK se mueva libremente nuevamente; La idea es crear una zona de amortiguación en el norte de Iraq para evitar que los combatientes del movimiento kurdo realicen ataques en suelo turco.

Esta operación, cuya primera fase finalizó el 12 de julio de 2019, es un éxito mundial para Ankara. La región de Hakurk, en el noreste de Iraq, en la región trifronteriza de Iraq, Irán y Turquía, ahora está controlada por el ejército turco. La segunda fase, iniciada a raíz de la primera, es esta vez para extender este control más al oeste, en la región de Amedi y Dohuk. Una campaña intensiva de ataques aéreos ha dado paso a esta nueva fase y aún continúa, en paralelo con las operaciones en tierra.

El principal enlace fronterizo que aún está en manos de los kurdos es el norte y el noreste de Siria, desde Kobane hasta Al Malikiyah. El gobierno turco ha amenazado, desde el final de la Operación Rama de Olivo, atacar estos territorios, hasta ahora salvaguardados por la presencia militar de la Coalición. Sin embargo, el reciente deterioro de las relaciones entre Estados Unidos y Turquía (13) podría llevar a Ankara a lanzar su ofensiva contra los kurdos sirios, apostando por la inmovilidad de la comunidad internacional (14).

En cualquier caso, el ejército turco ya ha comenzado el despliegue de sus tropas en la frontera, especialmente frente a las ciudades sirias kurdas de Kobane, Tall Abyad y Ras al Ain. Las tropas turcas establecieron bases allí y fortalecieron sus posiciones, en particular las de su arma autopropulsada T-155 Fırtına, orgullo de la producción industrial turca utilizada masivamente durante la ofensiva contra Afrin (15). El objetivo de esta operación sería «completar» la banda territorial ya iniciada en el oeste de Siria con las operaciones Rama de Olivo y Escudo del Eufrates. Invocando el Acuerdo de Adana de 1988 que otorga a Turquía el derecho de intervenir militarmente a menos de cinco kilómetros del territorio sirio (16),

Conclusión

Al hacerlo, Turquía justificaría su intervención sobre la base del derecho a la legítima defensa y el derecho internacional; Siria, que sin embargo ha expresado su hostilidad hacia todas las intervenciones militares turcas, solo podrá ver la «legalidad» de la operación de Ankara, como parte de un acuerdo firmado por los dos países. Sin embargo, la presencia de las fuerzas de la Coalición a lo largo de la frontera en el lado sirio, incluida la realización de patrullas de vehículos militares en la parte superior de las cuales aparentemente ondea banderas estadounidenses, puede disuadir a los turcos de llevar a cabo una operación que podría percibirse. tiempo, no solo como una provocación, sino como un peligro real para los soldados de la Coalición.

Fuente: Les cles du Moyen Orient

(*) Emile Bouvier es estudiante de la Universidad de París

(**) Las opiniones acá contenidas no representan el pensamiento de todos los miembros del Centro Costarricense de Estudios Interdisciplinarios Sobre Israel y Medio Oriente.

Para leer sobre Claves para el Medio Oriente: 
 ¿Qué pasará con los kurdos en Siria ocho años después de la revolución siria? 
https://www.lesclesdumoyenorient.com/What-to-be-for-Kurdes-de-Syrie-huit-ans-after-the-Syrian-revolution.html 
  Entrevista con Hamit Bozarslan sobre la situación de los kurdos en Irak y Siria 
https://www.lesclesdumoyenorient.com/Maintenance-with-Hamit-Bozarslan-on-the-situation-of-Kurdes-inIra-and-Syria.html 
  El papel de Turquía y la cuestión kurda en los conflictos iraquíes y sirios. Parte I: Ankara vs Damasco 
https://www.lesclesdumoyenorient.com/The-role-of-Turkey-and-the-the.html 
 Los kurdos, desde un estado de personas marginadas hasta el de jugadores estratégicos clave. Un pueblo estratégicamente ineludible (2/2) 
https://www.lesclesdumoyenorient.com/The-Kurdes-of-a-poor-status-marginalizes-at-the-strategic-action-of-speople-2953.html 
  Dorothée Schmid , Turquía en 100 preguntas https://www.lesclesdumoyenorient.com/Dorothee-Schmid-Turkey-in-100-questions.html

Bibliografía: 
 KASAPOĞLU, Can, ÜLGEN, Sinan y PRESIDENTE, EDAM Operación Rama de olivo: una evaluación político-militar. Centro de Estudios de Economía y Política Exterior (EDAM), 2018. 
 SHIELD, Operaciones Eufrates y RAMA, Oliva. Evaluación del ejército turco posterior al 15 de julio. 2019. 
 CALHO, Julio Miranda. Inestabilidad en el sur. Asamblea Parlamentaria de la OTAN, 2018. – ROUHI, Mahsa. Tensiones entre Estados Unidos e Irán y el factor del petróleo. Survival, 2018, vol. 60, núm. 5, pág. 33-40. 
 PELINO, Elettra. La operación militar turca de 2018 en el norte de Siria: la ambigua Realpolitik de Turquía entre Estados Unidos y Rusia. 2018. 
 FAVIER, Agnes. Siria después del estado islámico: «¿Todo tiene que cambiar, para que todo pueda permanecer igual»? 2018. 
 HOFFMANN, Clemens. ¿Neo-otomanismo, eurasianismo o asegurar la región? Una visión más larga sobre el intervencionismo de Turquía. Conflicto, seguridad y desarrollo, 2019, vol. 19, núm. 3, pág. 301-307. 
 HALLINAN, Conn y col. El tablero de ajedrez sirio. Socialista Australiano, 2018, vol. 24, núm. 3, pág. 13. 
– COSTEA, Cătălin, y col. EUPHRATES SHIELD: UN ANÁLISIS DE LA INTERVENCIÓN DE TURQUÍA EN SIRIA. En: Conferencia Científica Internacional Estrategias XXI-Volumen 1. Editorial de Defensa Nacional «Carol I», 2018. p. 47-58. 
 SLEE, Chris y col. Turquía aumenta la intervención militar en Irak. Green Left Weekly, 2019, n. ° 1225, p. 12.

Sitografía: 
 jefes militares turcos discuten posible ofensiva en Siria, Reurers, 25/07/2019 
https://www.reuters.com/article/us-syria-security-turkey/turkish-military-chiefs-discuss-possible-offensive- in-syria-idUSKCN1UK17L 
  ¿Las fuerzas armadas turcas golpearon un hospital en Afrin? ; Ahval News, 17/03/2018 
https://ahvalnews.com/afrin/did-turkish-armed-forces-hit-hospital-to-hospital-afrin 
  El fuego de artillería turco hiere a seis en el centro de la ciudad de Afrin, ANF News, 21 / 02/2018 
https://anfenglish.com/rojava-northern-syria/turkish-artillery-fire-wounds-six-in-afrin-city-centre-25049 
  Turquía ‘borrará’ las fuerzas kurdas al este del Éufrates – Erdoğan, Ahval Noticias, 26/07/2019
https://ahvalnews.com/turkey-syrian-kurds/turkey-will-obliterate-kurdish-forces-east-euphrates-erdogan 
  Turquía Purga | Supervisión de abusos contra los derechos humanos en el golpe posterior a  Turquía 
https://turkeypurge.com/ 
 Tiro de Turquía: ¿Quién estuvo detrás del intento de golpe de Estado en Turquía? – BBC News, 16/07/2016 
https://www.bbc.com/news/world-europe-36815476 
  Afrin, civiles privados de sus derechos, Amnistía Internacional, 08/02/2018 
https: //www.amnesty .fr / conflictos-armas-y-poblaciones / noticias / afrin-the-civil-private-from-their-rights 
  PKK confirma la muerte del alto funcionario en Qandil después del ataque aéreo turco, Rudaw, 07/07/2019 
https: // www .rudaw.net / Inglés / Kurdistán / 070720191

Conspiración contra la causa palestina

Resultado de imagen para Camilo Torres Perl
Por Camilo Torres Perl *

“Existe una conspiración de Estados Unidos e Israel para acabar con la causa palestina”. Esta es la acusación que desde meses atrás voceros de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) han pronunciado en diversos foros y medios de comunicación: lo han repetido desde su Presidente Mahmoud Abbas, hasta su recientemente nombrado Primer Ministro, Mohammed Shtayyeh.

¿Cuál es la causa palestina que defienden los dirigentes de la ANP y cuál es la conspiración que denuncian? Hablemos primero de la conspiración.

Desde el inicio de su mandato, Donald Trump nombró a Jason Greenblatt y Jared Kushner como responsables de desarrollar un plan de paz para, una vez más, intentar dar por terminado el conflicto israelí-palestino. A este plan la administración Trump lo ha llamado “El Acuerdo del Siglo”.

Sin entrar en detalles, la propuesta tiene, a mi entender, dos ejes principales: establecer el compromiso de los principales países de la región para lograr el acuerdo y, por otra parte, minimizar los escollos que impidieron llegar a acuerdos anteriormente.

En las negociaciones de Camp David de julio de 2000 -auspiciadas por el entonces presidente Bill Clinton- Ehud Barak, el entonces Primer Ministro de Israel, propuso una solución territorial en firme (que incluía la partición de Jerusalén) para la creación del Estado Palestino, y ésta fue rechazada debido a que, según testimonio de Clinton, Yasser Arafat aseveró que la propuesta no solucionaba la situación de los “refugiados” y su derecho al retorno.

Dicho en otras palabras: Arafat deseaba que se crease el Estado Palestino, pero que los entonces casi cuatro millones de refugiados, según la descripción de la UNRWA, se volviesen ciudadanos israelíes si así lo deseaban. Es decir, Arafat pretendía no solo la creación de un Estado Palestino, sino dos estados con mayoría árabe a medio plazo.

La descripción de refugiado palestino de la UNRWA (la cual fue creada para durar un año y ya cumplió 69 de actividad) ha perpetuado su estatus de refugiado y además,  como caso único en el mundo, lo ha vuelto hereditario, contraviniendo todos los tratados internacionales sobre los refugiados. Por ello, en lugar de haber sido una solución, ha sido un multiplicador del padecimiento de una buena parte de árabes palestinos, que por cuarta o quinta generación, siguen viviendo en campos de refugiados en países árabes sin que tengan derecho a la nacionalidad del país donde nacieron.

Ante esto, la administración Trump ha cortado los fondos que transfería a la UNRWA y ha declarado que por refugiado palestino se deberá contabilizar únicamente a aquellos que se circunscriban como tales según el derecho internacional, y no según la descripción de la UNRWA. De esta manera, los refugiados palestinos no superarían los cien mil, según varias estimaciones.

Otro de los escollos con el cual las negociaciones anteriores se toparon fue la división de Jerusalén. En este sentido, la administración Trump parece haber dado un claro mensaje cuando trasladó su embajada a Jerusalén y al haber cerrado su consulado en Jerusalén del Este. Jerusalén como capital para dos estados quedaría fuera de discusión.

Sin embargo, la mayor “amenaza” a la “causa palestina” viene del giro que han dado los principales actores de Medio Oriente con respecto a su postura tradicional frente al conflicto israelí-palestino Trump, junto a su equipo encabezado por Greenblatt/Kushner, ha entendido que sin el apoyo de los principales actores de la región, ningún acuerdo sería viable a largo plazo.

En estos dos últimos años, Greenblatt y Kushner han recorrido intensamente la región buscando convencer a los países claves para que comprometan su apoyo a esta nueva propuesta.

Además de las múltiples declaraciones de dirigentes y líderes de varios países de la región, con las cuales han dejado entrever su apoyo o al menos su favorable expectativa al nuevo plan, la más importante muestra de interés en el plan Trump ha sido la asistencia de más de setenta delegaciones de países y organismos internacionales al Taller “Paz para la Prosperidad”, convocado en Bahréin entre el 25 y 26 de junio pasado.

Entre los más importantes asistentes estuvieron las delegaciones de Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Jordania, Egipto, Marruecos, Qatar, FMI, etc.

A partir del desarrollo de este Taller y la asistencia de representantes de las principales potencias de la región, la dirigencia palestina ha hecho airadas declaraciones y con mayor fuerza ha denunciado la mencionada “conspiración” contra la “causa palestina”.

Me referiré ahora a la “causa palestina” defendida por la dirigencia de la ANP. El ente fue fundado a raíz de los tratados de Oslo de 1993, en los cuales se conformó y reconoció a la ANP como legítima representante de los árabes palestinos y a la cual le fueron encomendadas las tareas de administrar los territorios asignados bajo su responsabilidad, así como de liderar el proceso para llegar al establecimiento del Estado Palestino.

Esta dirigencia, lastimosamente, “no ha perdido la oportunidad de perder una oportunidad”. No solo que no frenaron a los grupos violentos, como se comprometieron en los Tratados de Oslo y para lo cual fueron armados y entrenados tanto por Estados Unidos como por Israel, sino que alentaron a las organizaciones terroristas y las utilizaron cada vez que querían presionar a Israel o alejarse de las negociaciones, tal como sucedió con el estallido de la Segunda Intifada.

No solo que en el sistema educativo palestino y en todos los medios de comunicación bajo su responsabilidad se demonizan tanto al estado de Israel como al pueblo judío, sino que además, la ANP ha establecido un sistema de pensiones vitalicias para todo aquel que ejecute y/o planifique con éxito atentados terroristas contra civiles israelíes y producto de lo cual sea recluido en una cárcel israelí.

Mientras más años reciba como condena, es decir, mientras más violento y sanguinario haya sido el atentado, más alta será la pensión vitalicia para el perpetrador y su familia. Para este sistema de pensiones del terror, se estima que la ANP destina aproximadamente trescientos millones de dólares anualmente, un 7% de su presupuesto anual.

Los terroristas que mueran en atentados serán merecedores de múltiples actos conmemorativos así como de monumentos, estatuas y que sus nombres estén en calles, plazas, escuelas, estadios, etc. Con lo que serán “honrados” y recordados permanentemente por haber servido a la “causa palestina”.

Esta es la verdadera “causa palestina” contra la que Israel, Estados Unidos y cada vez más países árabes y musulmanes están “conspirando” para cambiar. Es decir, están buscando que el pueblo árabe palestino abandone el camino de la violencia y deje de lado su pretensión de destruir Israel y se centre en la opción de sentarse a la mesa de negociaciones, para encontrar un futuro de oportunidades sociales y económicas para que su sociedad progrese junto a un vecino, al cual no llegarán a amar pero, junto a quien deberán convivir civilizadamente y cooperar en la búsqueda de su bienestar.

Ahora le corresponde al resto de actores mundiales sumarse a esta “conspiración”, para que en un futuro próximo la dirigencia árabe palestina entienda que el camino de la violencia no la llevará a ningún lado y que únicamente la convivencia pacífica y tolerante le llevará a alcanzar la anhelada dignidad para el pueblo que representan.

Fuente: Aurora Israel


(*) Camilo Torres Perl –Director de Política y Comunicación de Israel Sin Fronteras

(**) Las opiniones acá contenidas no representan el pensamiento de todos los miembros del Centro Costarricense de Estudios Interdisciplinarios Sobre Israel y Medio Oriente.

Irán puede ser la amenaza pero Irak es el premio

Anthony H. Cordesman

Es demasiado tentador concentrarse estrechamente en la crisis marítima en el Golfo y la amenaza potencial para el flujo de petróleo y la economía mundial. Aquí es donde se centran los titulares diarios, y alguna forma de amenaza es demasiado real. En la práctica, sin embargo, EE. UU. Ya enfrenta otras amenazas en la región y desde Irán, y al menos una es potencialmente mucho más grave en términos estratégicos.

Estas «otras amenazas» incluyen Yemen, Siria y los fracasos de los estados del Golfo Árabe para unirse en la creación de una defensa efectiva contra Irán. Lo más importante es que incluyen la lucha de los Estados Unidos y los árabes con Irán por la influencia en el Golfo.

El riesgo potencial para los suministros mundiales de petróleo

Si se examina el peor de los casos en términos de exportaciones de petróleo del Golfo, la amenaza potencial para los suministros mundiales de petróleo es demasiado grave, y casi todos los medios de comunicación y comentarios actuales subestiman mal su impacto potencial en los Estados Unidos. La Administración de Información de Energía de EE. UU. (EIA) estima que “el Estrecho de Ormuz es el punto de estrangulamiento de petróleo más importante del mundo debido a los grandes volúmenes de petróleo que fluyen a través del estrecho. En 2018, su flujo diario de petróleo promedió 21 millones de barriles por día (b / d), o el equivalente de aproximadamente el 21% del consumo mundial de líquidos de petróleo «.

EIA también advierte que “hay opciones limitadas para evitar el Estrecho de Ormuz. Solo Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos tienen oleoductos que pueden enviar petróleo crudo fuera del Golfo Pérsico y tienen la capacidad de oleoducto adicional para sortear el Estrecho de Ormuz. A finales de 2018, la capacidad total disponible del oleoducto de petróleo crudo de los dos países combinados se estimó en 6,5 millones de b / d. En ese año, 2.7 millones de b / d de petróleo crudo se movieron a través de las tuberías, dejando alrededor de 3.8 millones de b / d de capacidad no utilizada que podría haber pasado por el estrecho ”.

Esto significa que si una guerra o crisis bloquea totalmente el Estrecho de Ormuz durante un período prolongado, un mínimo absoluto de más del 80% del flujo normal de petróleo , más 4,1 billones de pies cúbicos de gas natural líquido (GNL), un cuarto del El comercio mundial de GNL dejaría de fluir a la economía mundial.

En términos más generales, podría significar una guerra que bloquea los envíos críticos de alimentos y bienes al Golfo y que se dirige a instalaciones clave, creando daños que podrían llevar meses reparar, paralizando algunos aspectos del desarrollo del Golfo Pérsico e Irán y creando un clima de tensión duradero. e inestabilidad. El Golfo no es una región en la que las guerras hasta ahora hayan terminado ordenadamente o hayan reducido el riesgo de futuros conflictos, extremismo y terrorismo.

No existe una forma exacta de estimar el impacto de un caso tan grave en las economías global y estadounidense. Sin embargo, está claro que otros exportadores importantes como Libia y Venezuela ya tienen problemas importantes. Lo mismo hacen exportadores menos importantes como Sudán del Sur, Siria y Yemen.

También está claro que EE. UU. Experimentaría serios problemas a pesar de lo que algunos llaman «independencia energética». Es posible que EE. UU. Ya no sea un importante importador de petróleo en relación con su producción nacional y sus propias exportaciones de petróleo. Sin embargo, EE. UU. Aún tendría que lidiar con los mismos aumentos de precios que el resto del mundo y competir por el petróleo y los productos a esos precios, como lo haría cualquier otro estado del mundo.

También está claro que la mayoría de los informes sobre “independencia energética” al menos tácitamente subestiman el impacto de los recortes en las exportaciones de petróleo del Golfo en la economía de los Estados Unidos porque dichos informes no examinan nada más que el flujo de petróleo. En la práctica, Estados Unidos enfrentaría serios problemas por otras razones.

Como señala nuevamente la EIA, el 76% del petróleo crudo y condensado que se movió a través del Estrecho de Ormuz fue a los mercados asiáticos en 2018. China, India, Japón, Corea del Sur y Singapur … representando el 65% de todo el petróleo crudo y ormuz los flujos de condensados ​​en 2018 ”. Este flujo es crítico para la economía de los EE. UU. porque las importaciones manufacturadas de tales estados asiáticos ahora representan una mayor proporción de la economía de EE. UU. que las importaciones directas de petróleo de EE.

De hecho, la economía general de Estados Unidos ahora es tan dependiente de las exportaciones asiáticas de componentes de fabricación clave y bienes de naciones que dependen en gran medida de las exportaciones de petróleo del Golfo que esto se ha convertido en la medida clave de la dependencia de Estados Unidos del flujo constante de petróleo y GNL del Golfo – no las importaciones de petróleo de Estados Unidos. Como resultado, hablar de «independencia energética» en términos de importaciones de petróleo de Estados Unidos se ha convertido en un oxímoron macroeconómico.

Dicho esto, la probabilidad del mundo real de un conflicto que cause este nivel de daño a las exportaciones de petróleo del Golfo y a los suministros mundiales de petróleo puede ser pequeña. Nadie que haya estudiado ningún período de la historia militar puede confiar en la negociación racional o la moderación inteligente. Sin embargo, el peor de los casos que produce una reducción masiva prolongada o la detención de las exportaciones de petróleo y gas del Golfo casi seguramente requeriría una crisis marítima casi total o una escalada a una guerra importante que va mucho más allá de los ataques contra buques cisterna y transporte marítimo.

Un aumento temporal en los precios y / o una brecha más limitada en el flujo de las exportaciones del Golfo aún tendrían algún efecto. Sin embargo, los precios mundiales del petróleo hoy son mucho más bajos de lo que eran durante los días en que el crudo costaba $ 100 o más por barril. Irán también podría escalar a tal guerra si estuviera dispuesto a poner fin a todas sus exportaciones de petróleo, así como a las de sus vecinos árabes. Irán ya se encuentra en una crisis económica crítica en todo el estado, gran parte de la cual es autoinfligida por sus propias políticas económicas fallidas. No está claro si sus líderes están dispuestos a poner a la nación en una posición en la que sufrirá mucho más de lo que sufre por las sanciones de hoy.

Dejando a un lado el equivalente persa del jingoísmo, Irán tendría que comenzar y seguir luchando en una guerra que no puede ganar, y en la que sufriría mucho más daño que sus vecinos del Golfo si la guerra se intensificara a ataques contra objetivos terrestres. A menos que EE. UU., Sus aliados árabes y naciones como Gran Bretaña y Francia no hayan respondido a la escalada iraní, tal guerra probablemente también amenazaría la supervivencia de la posguerra del actual régimen iraní. Perder la segunda guerra importante desde 1980 no es la manera de calmar las protestas populares.

Por el contrario, si Irán puede encontrar alguna manera de comprometerse con el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA) que intercambia límites a largo plazo para el alivio de las sanciones, y lo hace después de «confrontar» a los Estados Unidos y el Reino Unido con éxito en el Golfo, puede muy bien ser capaz de «ganar» en otras cuatro áreas.

El juego de tronos autodestructivo del Golfo Árabe

Irán no es el hegemón natural del Golfo, y no debería tener su nivel actual de impacto en la seguridad del Golfo. Los estados árabes del Golfo tienen mucha más riqueza y recursos financieros y petroleros. Los estados árabes gastan mucho más que Irán en las fuerzas militares, e importan más armas en una magnitud mayor. Deberían poder disuadir y defenderse contra Irán con una ayuda externa mínima.

Desafortunadamente, los socios estratégicos árabes de Estados Unidos parecen estar más interesados ​​en las heridas autoinfligidas que en la seguridad, y se centran en su propio «choque dentro de una civilización » peculiar . Las divisiones árabes dentro y fuera de Siria, Irak y Yemen son ejemplos de casos en los que las divisiones árabes dentro de cada país, y fuera de él, le dieron a Irán grandes oportunidades estratégicas que apenas podía resistir.

Irán no fue particularmente agresivo en ningún caso. Efectivamente entró por una puerta que los estados árabes habían abierto y tomó el regalo que le entregaron sus vecinos. Estados Unidos no ayudó al invadir Irak en 2003 sin un plan claro para el futuro, pero el fracaso árabe de actuar con unidad o decisión antes o después de 2003 también causó al menos el mismo daño.

Lo que ha sido aún peor, y hasta cierto punto limita con el infantilismo estratégico, ha sido la falta de unidad dentro del Golfo Árabe. Los esfuerzos en las alianzas árabes y la unidad militar siempre han estado al borde del teatro del absurdo, pero el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) debería haber surgido después de 1980 como una de las alianzas más exitosas del mundo. Ha tenido el dinero, el apoyo externo y el tiempo.

En cambio, los países miembros han gastado grandes cantidades de dinero en defensa sin crear fuerzas interoperables efectivas o concentrados en misiones comunes. Los estados árabes del Golfo han mantenido las pequeñas disputas del pasado, y solo se han unido en la medida en que Estados Unidos los ha reunido.

El marco de la alianza del CCG todavía existe. Sin embargo, el boicot a Qatar entre Arabia Saudita, EAU, Bahréin y Egipto continúa. Los competidores esfuerzos del Golfo Árabe para dar forma a un fracaso posterior a Assad colapsaron casi cuando comenzaron. No hay un esfuerzo coherente para traer a Jordan al CCG. Las tensiones sauditas y omaníes continúan en silencio. Kuwait intenta neutralidad y mediación sin un amplio apoyo. Y ahora, existen preguntas sobre la cooperación entre Arabia Saudita y los EAU en Yemen y en otras partes del Golfo.

La demonización de Irán parece ser un sustituto de la negociación de disuasión y de enfrentarse a Yemen, Siria o Irak de manera realista. Irán nunca será el hegemón del Golfo, pero será percibido como mucho más fuerte de lo que es y tendrá la capacidad de explotar las divisiones dentro del CCG, construir sus misiles y ayudar a las fuerzas de defensa, y consolidar sus ganancias en influencia en Siria , Líbano, Irak y Yemen.

Siria, Líbano y Yemen: un papel de spoiler iraní limitado es «victoria»

Irán ya parece haber «ganado» en Siria, Líbano y Siria, aunque «ganar» es un término relativo. Nada sobre la situación actual indica que Irán derrotará a Israel o controlará Siria o Líbano. Sin embargo, parece dudoso que Irán haya tenido algún plan serio para hacer esto. Dejando a un lado la retórica, Irán ya ha establecido una posición en la que puede desempeñar un papel de spoiler duradero. Tanto el régimen de Assad como el Hezbolá tendrían que autodestruirse para eliminar un alto grado de influencia continua en Siria y Líbano.

Irán no necesita verdaderos clientes o representantes en el régimen de Hezbollah o Assad. Todo lo que Irán necesita es la capacidad de estimular los problemas y tensiones existentes, suministrar suficientes armas y fondos para mantener a Hezbollah y Assad, y seguir «luchando» contra su forma actual de operaciones híbridas y guerra. De hecho, el principal riesgo para Irán es si se involucra demasiado y comienza a tomar en serio su propia retórica. Irán ganará mucho más simplemente prolongando el nivel actual de tensión e inestabilidad que por cualquier posibilidad de ganar escalando.

El papel de spoiler de Irán en Siria y Líbano no solo hace que Irán sea el defensor más visible de los movimientos palestinos de línea dura en formas que le otorguen al menos algún apoyo popular en el mundo árabe, sino que también ejerce una fuerte presión sobre los EE. UU. influencia sobre Turquía e Israel, y prácticamente garantiza que la palabra «árabe» se haya convertido en un sinónimo funcional de «dividido y disfuncional». El costo de esto para Irán es relativamente pequeño, y los riesgos son en gran medida indirectos.

Irán puede ser igualmente capaz de ganar a este nivel en Yemen. Las recientes divisiones entre Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, y el hecho de que Omán se haya mantenido al margen desde el principio, hacen que cualquier victoria árabe en Yemen parezca poco probable. No está claro que los houthi puedan «ganar» en ningún sentido significativo. Incluso si Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos se retiran por completo, Yemen está tan dividido y los Houthi están tan limitados en número y en área de control, que el resultado probable es la fragmentación violenta de Yemen y una continua pesadilla humanitaria.

Una vez más, sin embargo, simplemente tener una facción Houthi importante para sobrevivir es suficiente. Jugar una función de spoiler le permite a Irán ejercer una gran presión sobre Arabia Saudita a un costo mínimo, así como ofrece alguna esperanza de una base o puerto que Irán pueda usar en la entrada al Mar Rojo.

Como Sun Tzu señaló hace unos 2.600 años, la influencia es a veces mejor que el control. Yemen puede ser un desafío casi imposible en términos de estar en un camino estable hacia la unidad, la paz y el desarrollo. Explotarlo desde el exterior, respaldar elementos chiítas y crear una amenaza duradera para Arabia Saudita en una fracción de tiempo de lo que Arabia Saudita gasta en las fuerzas militares parece demasiado fácil y práctico.

Y luego, está Iraq

El verdadero premio para Irán, sin embargo, es Irak. Irán puede beneficiarse de aprovechar su posición en otros lugares, y posiblemente de la confrontación actual en el Golfo. Sin embargo, los beneficios para Irán son limitados, a menos que pueda evitar que Irak vuelva a emerger como un Estado fuerte e independiente.

Un Iraq unificado, con sus propias fuerzas de seguridad y un nivel razonable de unidad y gobiernos enfrentaría a Irán con una barrera importante para amenazar al resto de los estados árabes en el Golfo y proporcionar un importante apoyo militar a Siria o Hezbolá. Demostraría que los sunitas y los chiítas pueden cooperar de manera que ambas partes se beneficien, y que el desarrollo pacífico ofrece una alternativa mucho mejor que el extremismo. Podría ser un socio estratégico estadounidense a través de la ayuda e inversiones militares y económicas de los Estados Unidos sin tener una presencia militar estadounidense, y podría actuar como un puente potencial para construir mejores relaciones entre Irán y los estados del Golfo Árabe.

En la actualidad, sin embargo, Irán tiene una posibilidad real de dominar al menos parte de Irak, o de ganar una batalla de influencia significativa con los Estados Unidos y sus vecinos árabes. La ayuda militar y el poder aéreo de los EE. UU. Pueden haber sido la clave para la derrota del ISIS en Irak, pero Irán ha sido el patrocinador clave de las Fuerzas Militares Populares de Iraq, y ha establecido una influencia sustancial sobre las fuerzas terrestres de Iraq y otros elementos de seguridad.

Iraq es políticamente vulnerable, y la influencia de Irán sobre los elementos chiítas de los gobiernos iraquíes está creciendo. Las elecciones más recientes de Iraq no han ido bien, y las esperanzas que ha suscitado han disminuido bruscamente. Las encuestas no indican que su primer ministro chiíta, el presidente kurdo o el presidente del parlamento sunita tengan un gran apoyo popular, y el primer ministro parece estar cada vez más sujeto a la influencia iraní.

Parte del problema es el fracaso del gobierno en ayudar a los sunitas de Irak en Occidente a recuperarse de la ocupación del ISIS y el daño causado por los recientes combates. Sin embargo, el gobierno no ha puesto fin a las tensiones de larga data entre los kurdos y el gobierno central, y no ha podido proporcionar a los chiítas iraquíes el nivel de desarrollo que necesitan.

Los indicadores de gobernanza del Banco Mundial ahora clasifican a Iraq como uno de los estados peor gobernados del mundo, y el gobierno de Iraq sigue siendo uno de los regímenes más corruptos del mundo. Transparencia Internacional clasifica a Irak el 12 ºrégimen más corrupto de 188 naciones. Hasta ahora, el gobierno iraquí ha fracasado en proporcionar suficiente ayuda de recuperación a sus poblaciones civiles en gran parte sunitas que fueron atrapadas en los combates con ISIS en Occidente. Ha hecho poco para lograr cualquier otro tipo de unidad étnica o sectaria, y sus políticos, funcionarios y un sector estatal que es uno de los más mal pagados y menos productivos del mundo en desarrollo consume demasiado de su «riqueza» petrolera. mundo.

La economía de Iraq sufre al menos tanto de la enfermedad del petróleo como la que obtiene de ella. Tiene grandes recursos e ingresos de exportación. El Boletín Estadístico Anual de la OPEP establece que Irak tiene 145 mil millones de barriles de reservas probadas de petróleo y puede producir 4.4 millones de barriles por día. Informa que sus exportaciones de petróleo tuvieron un valor de $ 68,2 mil millones en 2018. La CIA informa que estas exportaciones proporcionan alrededor del 85% de los ingresos del gobierno y el 80% de los ingresos en divisas. Sin embargo, la historia ha demostrado que estas ganancias petroleras son demasiado fáciles de usar y robar.

La OPEP también informa que el PIB per cápita de Iraq es de solo $ 5,571, uno de los más bajos del Golfo. El CIA World Factbook actual también describe su economía de la siguiente manera:

Iraq avanza lentamente promulgando leyes y desarrollando las instituciones necesarias para implementar la política económica, y aún se necesitan reformas políticas para calmar las preocupaciones de los inversores con respecto al clima empresarial incierto. El Gobierno de Iraq está ansioso por atraer inversiones extranjeras directas adicionales, pero se enfrenta a una serie de obstáculos, incluido un sistema político débil y preocupaciones sobre la seguridad y la estabilidad social. La corrupción desenfrenada, la infraestructura obsoleta, los servicios esenciales insuficientes, la escasez de mano de obra calificada y las leyes comerciales anticuadas sofocan la inversión y continúan restringiendo el crecimiento de los sectores privados no petroleros … Los líderes iraquíes siguen presionados para traducir las ganancias macroeconómicas en un mejor nivel de vida para los iraquíes. populacho. El desempleo sigue siendo un problema en todo el país a pesar de un sector público hinchado. La sobrerregulación ha dificultado que los ciudadanos iraquíes y los inversores extranjeros inicien nuevos negocios. La corrupción y la falta de reformas económicas, como la reestructuración de los bancos y el desarrollo del sector privado, han inhibido el crecimiento del sector privado.

El Banco Mundial señala que los ingresos petroleros de Iraq están aumentando y que hay algunos desarrollos positivos en términos fiscales y macroeconómicos, pero también que:

Con un 48,7 por ciento, el país tiene una de las tasas de participación laboral más bajas del mundo, y en la región, especialmente para las mujeres (12 por ciento) y los jóvenes (26 por ciento). La tasa de desempleo, que estaba cayendo antes del golpe del ISIS y las crisis petroleras, aumentó más allá del nivel de 2012 a 9.9 por ciento en 2017/18. Además, casi el 17 por ciento de la población económicamente activa está subempleada. La subutilización es particularmente alta entre los desplazados internos, con casi el 24 por ciento de los desplazados internos desempleados o subempleados … más de una quinta parte de los jóvenes económicamente activos (de 15 a 24 años) no tienen trabajo y más de la quinta parte de los jóvenes económicamente activos no está en el empleo ni en la educación o capacitación (NEET) … a menos que haya una reorientación significativa en la política fiscal hacia un enfoque de recuperación integral, habrá espacio fiscal limitado para sostener la recuperación de la posguerra y el desarrollo a más largo plazo … Crear el espacio fiscal adecuado para programas que mejoren el crecimiento en capital humano y físico será clave para la diversificación y la creación de empleo. Las condiciones sociales siguen siendo difíciles debido a la falta de inversión y la capacidad institucional débil, una brecha que se vuelve evidente para las crisis previsibles, como los problemas estacionales de electricidad y agua, especialmente en Basora. Las instituciones fiscales aún tienen que adaptarse a la volatilidad de los precios del petróleo y el riesgo de políticas procíclicas sigue siendo muy alto. Una disminución en los ingresos del petróleo, sin reformas estructurales continuas, y el aumento continuo en el gasto presupuestario de acuerdo con el presupuesto de 2019, conducirán, tarde o temprano, a ajustes impulsados ​​por la crisis y a la recuperación intermitente.

Si Irán puede explotar estas fallas, y eliminar en gran medida la influencia estadounidense y de fuera de Arabia, un Iraq «influenciado» le daría a Irán profundidad estratégica en su frontera de 1,599 kilómetros con Irak y un acceso mucho mejor a los estados del Golfo Árabe, Jordania, Siria y Líbano. Irak también es la mejor oportunidad de Irán de sustituir una identidad sectaria entre chiitas árabes y persas como sustituto de la identidad étnica. Irak puede ser un estado árabe, pero la CIA estima que es un 64-69% chiíta y un gran número de sus 29-34% sunitas son kurdos, turcomanos u otras minorías sectarias.

Irán ya ha logrado importantes ganancias económicas en términos de exportaciones de alimentos, inversiones religiosas y una serie de otros esfuerzos comerciales, además de sus lazos de seguridad con las Fuerzas de la Milicia Popular y algunos elementos de las fuerzas de seguridad iraquíes. Algunos de estos logros han hecho que Irán sea impopular, pero muchos se consideran necesarios. Las inversiones y exportaciones iraníes de alimentos y productos manufacturados han expandido la influencia de Irán mucho más allá de un esfuerzo por influir en las fuerzas de seguridad iraquíes y los chiítas y kurdos en el gobierno.

Irán también ha jugado hábilmente las declaraciones de Estados Unidos sobre un posible retiro y el aumento sustancial de la actividad terrorista de ISIS en los últimos seis meses. La ayuda estadounidense y árabe bien podría contrarrestar a Irán si hubiera un esfuerzo sostenido y coherente, pero hasta ahora solo hay palabras y poca sustancia.

En contraste, Estados Unidos está haciendo poco en términos de ayuda civil y de seguridad. Parece depender de su papel para ayudar a derrotar a ISIS para ganar el apoyo iraquí, afirmando un nivel de victoria sobre ISIS que el reciente aumento del terrorismo de ISIS muestra claramente que no ganó, y emitiendo mensajes inciertos sobre la retirada de Estados Unidos. Al mismo tiempo, los iraquíes ven que Estados Unidos se está centrando mucho más en los esfuerzos de Irán en el Golfo que en las necesidades de Irak. Si Estados Unidos continúa haciendo esto, Irán eventualmente podrá dominar las fuerzas de seguridad de Irak y encontrar un nuevo socio económico importante.

Irán se beneficiará más si puede establecer influencia sobre los sunitas y kurdos de Iraq, así como sobre los chiítas de Iraq. Incluso si Irán divide a Irak en el proceso de obtener influencia sobre los chiítas iraquíes, Irán solo necesita el tipo de influencia que le permita dominar las partes orientales chiítas de Irak y mantener el acceso a Siria a través de los chiítas. y áreas ligeramente pobladas de sunitas en el suroeste de Irak para seguir apoyando a Assad y Hezbolá. No tiene que «ganar» todo Iraq, e incluso podría beneficiarse de la explotación de las tensiones sectarias y étnicas de Iraq.

La estrategia de Estados Unidos debe centrarse tanto en Irak como en el Golfo

Actualmente, Estados Unidos parece carecer de un enfoque efectivo para la construcción militar política, económica y nacional en Irak, aunque la falta de un conjunto creíble de objetivos estratégicos a largo plazo en la región se remonta a las Administraciones Bush y Obama.

Una de las pocas áreas que tienen en común las Administraciones Bush, Obama y Trump es que ninguna parece haberse enfocado adecuadamente en los objetivos estratégicos a largo plazo que Estados Unidos debería perseguir en el Medio Oriente y el Golfo. Ninguna de estas Administraciones realmente dejó en claro cuál debería ser el estado final deseado de la política de los Estados Unidos en el Golfo en términos estratégicos generales, o cómo los Estados Unidos podrían lograrlo de manera creíble.

Sin embargo, los acontecimientos han dejado brutalmente claro que el objetivo de la política de los EE. UU. No debe ser la retirada o minimizar el costo de una presencia estadounidense en sangre y dólares sin tener en cuenta el impacto final de tales decisiones. El objetivo de los EE. UU. Debe ser lograr alguna forma de paz estable que pueda ayudar a otros socios de seguridad árabes a lograr la suficiente unidad para eventualmente proporcionar seguridad regional con un apoyo militar limitado de los EE. Debería ser para ayudar a encontrar una respuesta estable a los combates en Siria y Yemen. Debería ser contrarrestar cualquier amenaza militar iraní directa al flujo seguro de exportaciones de petróleo fuera del Golfo, y encontrar alguna forma de crear un JCPOA aún más efectivo mientras se pone a Irán en el camino hacia el desarrollo en lugar de una carrera armamentista regional.

En términos muy prácticos, Estados Unidos también debe reconocer que un Iraq fuerte e independiente es la clave más inmediata para crear un equilibrio estable de poder en el Golfo. Estados Unidos debe actuar ahora para dar a la estabilidad y el desarrollo de Irak al menos la misma prioridad que tiene para asegurar el tráfico marítimo en el Golfo y hacer frente a la amenaza militar a corto plazo de Irán.

Fuente: CSIS

Anthony H. Cordesman es miembro del CSIS en Washington, DC. Ha sido consultor sobre Afganistán para el Departamento de Defensa de los Estados Unidos y el Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Crisis y redefinición del mapa de Medio Oriente

El Medio Oriente y particularmente la región del Golfo Pérsico atraen una vez más atención global. En este caso un nuevo capítulo en las tensas relaciones entre Estados Unidos e Irán en un contexto del programa nuclear del gobierno de Teherán.

Por Paulo Botta*

El año pasado el gobierno del presidente Trump inició su retiro del denominado Acuerdo Nuclear 5+1 firmado por los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, Alemania y la Unión Europea con Irán. Para Estados Unidos el acuerdo es considerado como insuficiente para limitar el desarrollo nuclear de Irán y además no toca otros dos temas de grandes implicancias para la seguridad internacional: los desarrollos misilísticos y la política regional de Irán.

Para el resto de los países firmantes y para el Organismo Internacional de Energía Atómica, el acuerdo estaba cumpliéndose. De todas maneras, no debemos quedarnos en la superficie del cumplimiento o incumplimiento. 

Lo que está en juego es algo estructural para el sistema regional y así es como debemos entenderlo.

Más allá de las discusiones técnicas lo cierto es que la crisis nos señala cuales son algunas tendencias de la actualidad de la región. 

En primer lugar, las diferencias existentes entre Estados Unidos y los tres países europeos firmantes del acuerdo (y la Unión Europea, por cierto), Reino Unido, Francia y Alemania. El caso iraní no es el único caso donde los intereses norteamericanos y europeos chocan, lo mismo podemos decir de otros temas como las relaciones comerciales transatlánticas, las relaciones con China, etc. Seguir denominando “países occidentales” a los estados europeos (como un actor unificado) y a Estados Unidos, como si constituyeran una unidad sin diferencias, ya no refleja una realidad. Se evidencia un regreso claro al unilateralismo y una disminución de los ámbitos de cooperación particularmente en el marco de organizaciones internacionales. 

En segundo lugar, detrás de la voluntad iraní de desarrollar un programa nuclear que le permita dominar el ciclo completo del uranio se encuentra la decisión de convertirse en una potencia regional y, con eso, el deseo de reorganizar el sistema regional de Medio Oriente. Este sistema, conformado luego de la segunda posguerra mundial, está en crisis. Israel y Arabia Saudita intentan mantener su posición de preeminencia mientras que Turquía e Irán pugnan por una reorganización sustancial. En esta lucha por la conformación de un nuevo orden regional los actores, sin excepción, no dudan en traspasar las fronteras estatales en abierto desconocimiento al principio de no injerencia en asuntos internos del otro estado. Los ejemplos abundan. 

La lucha por la reorganización del sistema regional se realiza en tres niveles: estado a estado (a través de los medios clásicos de la diplomacia y las fuerzas armadas), cada estado buscando apoyo de potencias ordenadoras del sistema global y de los estados intentando ejercer diversos niveles de injerencia en el interior de los otros estados.

Los cambios en Medio Oriente no se derivan solo del intento de Irán por desarrollar una capacidad nuclear. Pensemos en las crisis de Siria e Irak, dos estados que durante la segunda parte del siglo XX intentaron ejercer posiciones de preeminencia en la región y que hoy se desangran en conflictos sangrientos. Si a eso le agregamos los conflictos, con abierta participación de actores externos, en Yemen o Libia podemos ver como el sistema regional de Medio Oriente que conocimos ya no existe.

En tercer lugar, se evidencia una accionar creciente de potencias extra regionales en Medio Oriente. No solo se trata de las potencias coloniales del siglo XIX y XX o de los Estados Unidos. Rusia y China, por poner dos ejemplos, están cada vez más activos en la región. La participación del gobierno de Moscú en la guerra de Siria es un ejemplo claro. Hoy Rusia tiene una presencia en el Mediterráneo oriental que no tenía hace solo cinco años atrás y esa presencia no va a desaparecer en el corto plazo.

Otro ejemplo es la venta por parte de Rusia de los sistemas de defensa antiaéreo S-400 a Turquía que han generado una crisis entre Washington y Ankara, ¡entre el primer y el segundo ejército de la OTAN! El gobierno del presidente Putin ha logrado lo que ni el Imperio de los zares ni la Unión Soviética lograron, que Turquía se posicione (por lo menos por el momento) del lado ruso. Las implicancias geopolíticas de lo sucedido no son menores.

En el caso chino, la iniciativa de la nueva Ruta de la Seda, el conjunto de proyectos de infraestructura de transporte multimodal, no solo vinculará a China con la península europea sino que rediseñará los flujos de comercio que se conformarán en base al mercado chino. La influencia comercial y financiera seguramente se traducirá en influencia política en un futuro no muy lejano. Pekín llegará para quedarse.

Como puede verse no solo estamos discutiendo los alcances del programa nuclear iraní sino la estructura del orden regional de Medio Oriente, la posición de los actores extra regionales ante el mismo y los mecanismos de reordenamiento.

Desde Hispanoamérica, entender cuáles son las modificaciones que están teniendo lugar en regiones como Medio Oriente resulta esencial. No es una curiosidad académica, es una necesidad. 

No podemos pensar en actuar en el sistema internacional sin tener un “mapa actualizado”. Los riesgos de interactuar en un mundo que pertenece al pasado son inmensos. Los errores que cometen las elites dirigentes los pagan los pueblos.

Fuente: La Mañana (Uruguay)

(*) Profesor protitular de la Universidad Católica Argentina (UCA) donde dirige el Programa Ejecutivo en Medio Oriente contemporáneo.

(**) Las opiniones acá contenidas no representan el pensamiento de todos los miembros del Centro Costarricense de Estudios Interdisciplinarios Sobre Israel y Medio Oriente.

Rapto de la niñez palestina

Hamas y Fatah están despojando a la infancia palestina de oportunidades de un porvenir promisorio al adiestrarlos en una cultura de muerte y promoviendo el surgimiento de futuros terroristas

Por: Beatriz de Rittigstein

Desde su identificación como pueblo, los palestinos han tenido dirigentes corruptos y violentos, quienes lejos de actuar de forma institucional, proceden como cabecillas de bandas delincuenciales, por eso su conducción va por un camino sin sentido, muestran que la suerte de la población palestina no es el foco de sus distintas agendas personales.

En 1964, con la fundación de la Organización para la Liberación de Palestina, conocida por sus siglas OLP, se puso en boga su propósito prioritario: la destrucción de Israel; su carta fundacional lo dice: fundar un Estado independiente para los palestinos desde el río Jordán hasta el mar Mediterráneo. La consigna “liberar” Palestina es un eufemismo y en las décadas transcurridas desde esos inicios hasta la actualidad, ha cambiado el panorama, pero no la intención. Ello es palpable en la educación que la Autoridad Palestina brinda a sus niños, a los que adoctrina con la finalidad de proyectar la yihad, de transformarlos en mártires que pretendan matar judíos. Lo percibimos de modo concreto en los textos escolares publicados por la AP, en los cuales se falsifica la historia, se exalta el odio y el terror. También en AP TV se han observado shows en los que adolescentes difaman al Estado de Israel, por ejemplo, lo acusan de haber matado a Arafat, mintiendo con desfachatez ante un público juvenil de mente maleable.

Hamas es aún peor; lo evidenciamos en programas infantiles de Al Aqsa TV, canal creado por dicho movimiento terrorista; sus dibujos animados promovieron la supremacía islámica y la aniquilación del Estado judío. En el presente, están sus campamentos vacacionales en los que los chiquillos usan indumentaria similar a la de los terroristas, incluye entrenamiento militar, prácticas de tiro y simulación de secuestros.

Hamas y Fatah están despojando a la infancia palestina de oportunidades de un porvenir promisorio al adiestrarlos en una cultura de muerte y promoviendo el surgimiento de futuros terroristas. Con este crimen no solamente vulneran la seguridad de los israelíes quienes son sus objetivos, y la viabilidad de alcanzar un acuerdo de paz, sino también es dañino para la sociedad palestina que tendrá un relevo generacional en extremo violento, sin mayores opciones de progreso y bienestar.

bea.rwz@gmail.com

Fuente: El Universal

** Las opiniones acá contenidas no representan el pensamiento de todos los miembros del Centro Costarricense de Estudios Interdisciplinarios Sobre Israel y Medio Oriente.