Terrorismo con bandera verde

Resultado de imagen para Eduardo Kohn Radio Jai
Eduardo Kohn

“Destrozaremos a nuestros enemigos. Así lo hemos decidido. Tenemos un plan muy claro para hacerlo. Estamos organizados, motivados, tenemos fe, tenemos el martirologio, tenemos la Jihad, porque la espada de nuestra nación está fuera de su funda pronta para atacar”.

Así ha hablado el nuevo jefe de la Guardia Revolucionaria de Irán, Hossein Salami, designado por el Ayatollah Ali Khamenei hace pocos días. Guardia Revolucionaria que ha sido declarada como lo que es por Estados Unidos: una organización terrorista. Guardia Revolucionaria que la tenemos bien cerca en Venezuela apoyando el régimen de Nicolás Maduro.

Hace menos de dos meses, Salami dijo: “estamos todos sosteniendo el estandarte. Hemos hecho un juramento. Esto es lo que somos. No fuimos creados para este mundo. Fuimos elegidos para librar la Jihad. Vamos a luchar contra ellos a nivel global, no sólo en un lugar. Nuestra guerra no es una guerra local. Tenemos planes para derrotar a las potencias mundiales. Estamos planeando quebrar a Estados Unidos, Israel y sus socios y aliados. Nuestras fuerzas terrestres deben limpiar el planeta de la suciedad de su existencia”.

Sería muy pueril tomar las declaraciones de Salami como una bravuconada o algo similar. El terrorismo de Hamas, Hizbollah, apoyados, financiados, entrenados por Irán muestran la realidad de las barbaries terroristas en Medio Oriente desde hace mucho tiempo. La injerencia de Irán en la guerra en Siria y las bestiales matanzas que han cometido no desmienten sino que afirman el discurso de odio de Salami.

Cuando este movimiento de jefes de la Guardia Revolucionaria iraní levantaba alertas en Medio Oriente, Estados Unidos, América Latina, cuando los observadores repasaban la trayectoria del cuerpo de élite iraní en la guerra en Siria defendiendo a Assad, o sea, asesinando civiles sirios a diestra y siniestra, otro terrorismo, pero terrorismo al fin, generó hace 5 días una de las peores masacres de los últimos tiempos en Sri Lanka.

Enseguida, casi hasta simultáneamente, todo el liderazgo mundial de todos los continentes condenó enérgicamente el asesinato de cristianos en pleno domingo de Pascuas: 350 muertos y 650 heridos que suman con los días más fallecidos y daños irreparables.

Esta masacre lleva el nombre de ISIS o Estado Islámico. Otra forma de terrorismo que no difiere de los demás ni en el odio, ni en los objetivos: hay que matar a todos porque todos son el diferente, todos son infieles.

La prestigiosa periodista Ana Beris ha sido muy gráfica con la descripción de la capacidad actual de ISIS cuando señala que ISIS perdió la base territorial que tenía, y que no contar con esa base, le dificulta las cosas desde un punto de vista operativo y económico. Pero el arma central de ISIS es el envenenamiento de las mentes, la radicalización de creyentes a los que convierte en fanáticos dispuestos a morir y matar por Alá. Y eso se desarrolla por las oscuras vías de la web y las redes, aunque no tenga base territorial.

Y aunque Irak y Siria ya no son la base segura del ISIS, en la práctica están presentes físicamente en otros lados: Filipinas, Libia, en diferentes partes de Asia y África. Y Sri Lanka. Con distribución mundial de la foto de los siete asesinos que devastaron centenares de familias en Sri Lanka, en nombre de de ese odio que expanden en nombre de un dios y sin diferenciarse de otros terrorismos que también invocan la muerte como algo santo.

Cabe preguntarse ahora por qué tanta impunidad. Veamos.

Después de la condena generalizada del domingo pasado, los mismos que hacen declaraciones de solidaridad deben saber que el juego retórico y la inacción dentro de las posibilidades que tienen en organismos ejecutivos de la comunidad internacional, ya cansa y no convence a nadie.

Todos, no importa donde vivamos, somos víctimas de los extremistas, los radicales y el terrorismo.

Y vamos a seguir doblados de dolor ante tragedias como la de Sri Lanka si las condenas vocingleras de los fuertes valen tanto como la impotencia que tenemos los que andamos de a pie, para defendernos.

¿Qué ha sucedido en el marco del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas cuando un estado miembro de la Organización declara que tienen la guerra santa para “limpiar el planeta de la suciedad” de otros dos Estados miembros?

¿En qué marco jurídico de Naciones Unidas está establecido que amenazar la existencia de un Estado miembro merece el silencio que a la larga da legitimidad a la amenaza aunque sea una brutalidad?

Sin embargo, Naciones Unidas hace memorándums de entendimiento con el Estado que amenaza con exterminios y guerras. Ese es el rol que juega el máximo organismo de la comunidad internacional. Un rol que lo distingue por lo nefasto y que lo acerca a la malhadada Sociedad de Naciones de la década del 30 que también supo escuchar a Hitler en silencio.

¿Y dónde está el Consejo de Derechos Humanos ante la barbarie de Sri Lanka?¿Dónde está la reunión de emergencia para apoyar al gobierno de Sri Lanka contra la agresión terrorista?¿Dónde están las comisiones investigadoras que tanto le gusta formar al Consejo de DDHH para atacar el foco central del movimiento del terrorismo paseando por países que son miembros de Naciones Unidas?

La declaraciones vacías y la amoralidad de los que sí deben actuar son los mejores socios de todo el movimiento terrorista, venga desde un Estado, o llegue desde una organización que encuentra sede en varios Estados.

Por eso estamos todos en peligro diario y permanente. Por el silencio. Por la complicidad. Por la indiferencia. Porque ISIS declaró que mató a los Cruzados en Sri Lanka, y la reacción, más allá de palabras, es inmisericorde. Pero no nos equivoquemos. Los que deben hacer y callan, también son víctimas potenciales. La complicidad no protege a nadie.

 

Fuente: Radio Jai.

Los crímenes de Occidente contra las minorías perseguidas en Oriente Medio

Resultado de imagen para Judith Bergman
Judith Bergman

Texto Original: The West’s Crimes against Persecuted Minorities in the Middle East

El debate en Europa Occidental sobre los derechos de los terroristas del Estado Islámico (ISIS) que regresan a sus países de origen da cuenta de un sentimiento inquietante: al parecer, hay una tremenda preocupación por el bienestar de personas que decidieron dejar sus países natales o adoptivos para jurar lealtad al ISIS, cuyos seguidores han perpetrado algunos de los crímenes más atroces cometidos en este siglo o en cualquier otro.

Ahora que las fuerzas respaldadas por Estados Unidos han tomado el último bastión del ISIS en Siria, Baguz, y que el ISIS ha sido derrotado en Irak y en Siria, parece que los terroristas y sus novias anhelan otra vez Occidente.

Pocas personas parecen preocupadas por que el motivo de este anhelo pueda no ser sólo la comodidad de Occidente, sino un mandato del ISIS. Hace poco, un portavoz del ISIS, Abu al Hasán al Muhayer, “emitió un llamamiento para que todos los operativos de la organización en todas las provincias del ISIS siguieran la senda de la yihad y ampliaran sus actividades contra los ‘países infieles’, en particular los Estados Unidos”.

Las autoridades suecas han expresado su preocupación por los miembros del ISIS que vuelven con unas curiosas declaraciones. Las de, por ejemplo, Klas Friberg, jefe del Servicio de Seguridad sueco (Säpo), que en enero describió a esos combatientes del ISIS como “personas destrozadas que se han traumatizado por sus experiencias”, y que afirmó que la sociedad sueca tenía que “desempeñar un gran papel en su reintegración”. (La integración de los antiguos combatientes del ISIS en Suecia no está yendo muy bien. En un reciente estudio sobre 29 varones retornados, 13 eran sospechosos o han sido condenados por cometer delitos tras su vuelta. Delitos que implicaban maltratos físicos graves, blanqueo de dinero, tráfico de mercancías robadas, extorsión, robo y tráfico de drogas).

También hubo declaraciones cuestionables sobre una novia del ISIS, Shamima Begum, que intentó volver a Gran Bretaña. En una reciente entrevista desde Siria, Begum admitió enseguida que no tenía problemas con las decapitaciones y demás atrocidades perpetradas por el ISIS, porque, “desde el punto de vista islámico, todo eso está permitido”. Pues bien, Richard Barret, exdirector de antiterrorista global en los servicios de inteligencia británicos (MI6), dijo que “había que dar una oportunidad” a Begum y permitirle volver a casa, a pesar de su falta de arrepentimiento. Después lamentó que el Gobierno británico, por iniciativa del secretario de Interior, Sayid Yavid, al despojar a Begum de su ciudadanía y no le permitiera regresar, se “desentendiera completamente de su sufrimiento”. La diputada británica Diane Abbott afirmó que convertir a Begum en “apátrida” era cruel e inhumano.

El problema es que estos mismos representantes de la casta política no han mostrado una preocupación ni remotamente similar –si es que han mostrado alguna– por las verdaderas víctimas de los terroristas del ISIS, que parecen completamente olvidadas.

Las verdaderas víctimas fueron las numerosas personas a las que los terroristas del ISIS violaron, torturaron, decapitaron, quemaron vivas, crucificaron y fusilar por diversión de manera completamente voluntaria. Pero el horror de estas víctimas –yazidíes, cristianos, drusos y musulmanes de tipo incorrecto– apenas se menciona en los debates públicos sobre la vuelta de los combatientes del ISIS. Es como si nunca hubiesen existido. Sólo se insiste en el derecho de los verdugos a retornar porque resulta que tienen la ciudadanía occidental. Una se pregunta si esa compasión también se habría extendido a, por ejemplo, unos nazis que hubiesen marchado al extranjero para asesinar y, tras ser derrotados, hubiesen pedido volver.

Con esta desconsideración hacia las víctimas del ISIS, Occidente viene cometiendo un doble crimen contra ellas: por no alzar la voz por ellas y rescatarlas cuando estaban siendo martirizadas y por su preocupación sentimental por estos terroristas después de su derrota, que tanto ha costado conseguir.

Hace poco se supo que cincuenta mujeres yazidíes habían sido decapitadas en la ciudad de Baguz. Pero tal descubrimiento no parece haber movido a los líderes occidentales a ayudar a encontrar a los miles de yazidíes que siguen desaparecidos, muchos de ellos niños. Según un informe, el ISIS aún mantiene cautivas a 3.000 mujeres, y es probable que su destino sea la esclavitud sexual por el resto de sus días, salvo que alguien las rescate. Nadia Murad, activista por los derechos humanos y Premio Nobel de la Paz, una de las miles de yazidíes tomadas como prisioneras por el ISIS –y esclavizada hasta que logró escapar–, escribió hace poco:

Mi mayor temor es que el mundo siga sin actuar, y que mi comunidad, la comunidad yazidí, deje de existir.

Por desgracia, el mundo se ha mostrado demasiado pasivo durante casi cinco años, desde agosto de 2014, cuando el genocidio yazidí estaba en su apogeo. Algunos de esos terroristas ya están de vuelta en Occidente, o están de camino. Una adolescente yazidí que había sido vendida como esclava por el ISIS logró escapar a Alemania, donde se horrorizó al descubrir que su antiguo captor, que le había dado palizas y la había violado, también estaba viviendo allí:

“Yo te conozco, dijo. Y sé dónde vives y con quién”. Lo sabía todo sobre mi vida en Alemania… Lo último que esperaba era encontrarme con mi captor del ISIS y que supiera todo sobre mí.

Parece que algunos de los grandes medios, al menos en el Reino Unido, se están percatando de que la inacción a la hora de proteger a las minorías perseguidas en Oriente Medio hace quedar terriblemente mal a su Gobierno. El Sunday Timesescribió hace poco:

El Departamento de Interior no ha ofrecido refugio a una digna proporción de cristianos, yazidíes y drusos, según las cifras obtenidas al amparo de la ley sobre la libertad de información por Barnabas Fund, organización que ayuda a los cristianos perseguidos en el extranjero.

La revelación de que al parecer se discrimina a favor de los musulmanes pone en riesgo de bochorno al Gobierno, que ha iniciado una revisión, ordenada por el secretario de Exteriores, Jeremy Hunt, sobre la persecución mundial de los cristianos.

Cuando anunció la revisión, el Boxing Day [26 de diciembre], Hunt dio una cifra estimada de 215 millones de cristianos que sufren persecución en todo el mundo, y dijo que Gran Bretaña no había sido suficientemente generosa.

Eso es decirlo suavemente. Según el Sunday Times, de los 4.850 sirios aceptados por el Departamento de Interior en 2017, 4.572 eran musulmanes suníes; sólo 11 eran cristianos. Según las cifras del segundo trimestre de 2018, de los 1.197 sirios aceptados, 1.047 eran suníes y 10 eran cristianos. No hay mención alguna a los yazidíes, a pesar del genocidio cometido contra ellos en 2014, cuando el ISIS irrumpió en la ciudad iraquí de Sinyar, de mayoría yazidí, y procedió a destruir sus santuarios y a asesinar, secuestrar y violar a los miembros de esa comunidad. Doscientas mil personas huyeron de la ciudad y unas 50.000 se refugiaron en el Monte Sinyar. Hasta la fecha, los refugiados yazidíes siguen viviendo allí, en tiendas de campaña, en una pobreza inimaginable, esperando la ayuda de un mundo que se ha olvidado completamente de ellos.

Por desgracia, la podredumbre es tan profunda en el Departamento de Interior que es dudoso que algo pueda abochornarlo y hacer que actúe. Según The Timesnegó hace poco el asilo a un iraní que se convirtió del islam al cristianismo alegando que el cristianismo no es una religión pacífica:

Los funcionarios de Inmigración escribieron al hombre citándole pasajes violentos de la Biblia para demostrar su argumento. Dijeron que el Libro de las Revelaciones estaba “plagado de imágenes de venganza, destrucción, muerte y violencia”. La Iglesia de Inglaterra condenó la “falta de cultura religiosa” que demuestran los funcionarios de Inmigración, después de que el hombre alertara de que se enfrentaba a la persecución en Irán a causa de su fe.

En todo el mundo occidental, las clases políticas y mediáticas ofrecen un espectáculo diario sobre cómo se preocupan por los derechos humanos, mientras dejan en la estacada a las minorías perseguidas, y a numerosas mujeres musulmanas. Como escribió Asra Nomani:

Uno de nuestros grandes desafíos aquí en Estados Unidos es que los progresistas no siempre se ponen del lado de los musulmanes progresistas, porque, en nombre de la libertad religiosa, las libertades civiles y la corrección política, no quieren ofender las decisiones culturales de los musulmanes. Conozco a gente que ha ido a esas sesiones ecuménicas en diferentes mezquitas y ven que las mujeres acaban en el sótano, pero no quieren cuestionar nada porque piensan: “Ah, bueno, así es como lo hacéis”.

Hace ya mucho que todos deberían haber denunciado ese postureo como lo que es, mero narcisismo moral, y exigido a los políticos y los medios de referencia, que al parecer nunca se cansan de proclamar su compromiso con los derechos humanos, que empiecen a hacer algo por las incontables víctimas reales que están esperando a que las ayuden.

Fuente: Gatestone Institute.

Judith Bergman es escritora y analista política. Es licenciada en Relaciones Internacionales (The London School of Economics and Political Science) y derecho. 

¿Qué queda de la ambiciosa visión de Al Qaeda para Siria?

Yoram Schweitzer
Yoram Schweitzer

La “Primavera árabe” encontró a al-Qaeda en su punto más bajo desde la fundación de la organización, resultado de la guerra mundial contra el terrorismo, que se centró principalmente en al-Qaeda. Sin embargo, las reverberaciones de los trastornos en el mundo árabe, que muchos pensaron que sonarían la sentencia de muerte de la organización, en realidad demostraron ser su salvavidas, porque llevaron a la desestabilización del régimen y al derrocamiento de los líderes nacionales que se encontraban entre los peores enemigos de al-Qaeda. 

En respuesta a la guerra civil en Siria, el líder de al-Qaeda, Ayman al-Zawahiri, identificó a Siria como el escenario principal de la próxima yihad mundial y estableció varios objetivos estratégicos ambiciosos. Pero sus planes de largo alcance fueron descarrilados por Abu Bakr al-Baghdadi, el jefe de la afiliada de al-Qaeda en Irak, quien desafió al liderazgo de al-Zawahiri y su hegemonía como el jihadista global más importante. 

Hoy, cuando uno examina los éxitos de al-Zawahiri y los compara con sus grandes ambiciones con respecto a Siria, uno concluye que la montaña era solo una colina, y que ninguno de sus planes para Siria se cumplieron. Aun así, no se puede descartar el riesgo futuro, ni se puede ignorar la posibilidad de que individuos y organizaciones intenten llevar a cabo actos terroristas a nivel internacional.  Teniendo en cuenta los llamamientos de los líderes yihadistas a los seguidores en Occidente para lanzar ataques terroristas, los inmigrantes de Oriente Medio, así como los ciudadanos occidentales que son veteranos del combate en Siria (e incluso algunos que no participaron en la lucha real), podrían Intenta cumplir con sus directivas.

En una declaración pública poco frecuente en la Conferencia de Seguridad de Munich de febrero de 2019, el Jefe del MI6, Alex Younger, advirtió sobre la reactivación de la amenaza de Al Qaeda en aquellas áreas de Siria que sufren un vacío de gobierno. Según Younger, los eventos en Idlib, dominados por satélites de Al Qaeda con muchos europeos cada vez más radicales, deberían preocupar enormemente a Occidente. Su declaración aborda un tema frecuente de los últimos años en los círculos de inteligencia y entre investigadores y analistas, a saber: ¿Al-Qaeda y sus afiliados en todo el mundo están ganando o perdiendo fuerza, especialmente desde el surgimiento del Estado Islámico? Una respuesta parcial se puede encontrar en la situación de la organización en Siria, dada, según el líder de al-Qaeda, Ayman al-Zawahiri, La importancia de Siria como la arena jihadista global central y las ambiciones declaradas de jihad global para hacer de Siria el eje clave en la reactivación del campamento, que alcanzó un nadir a principios de la década. En este contexto, las interrelaciones y la afinidad entre al-Qaeda y la organización yihadista salafista Hay’at Tahrir al-Sham son altamente significativas.

La eliminación de la gran mayoría de los bastiones del Estado Islámico en Siria y el debilitamiento de la mayoría de las organizaciones de oposición en el país dejaron a Hay’at Tahrir al-Sham, contando con varios miles de combatientes (las estimaciones varían de 20,000 a 30,000), como la fuerza militar dominante en La provincia de Idlib, donde se encuentra principalmente. Desde que inició sus operaciones en 2012 como extensión de al-Qaeda en Irak, donde se llamaba Jabhat al-Nusra, esta organización, que en el pasado fue identificada como el representante de al-Qaeda en Siria, sufrió una serie de transformaciones en términos de ideología y Alianzas políticas durante el curso de la guerra civil siria.

Los trastornos de la Primavera Árabe encontraron a al-Qaeda en su nadir desde la fundación de la organización, resultado de la guerra mundial contra el terrorismo, que se centró principalmente en al-Qaeda. Como resultado, la mayoría de sus comandantes, incluido el legendario líder Osama bin Laden, fueron arrestados o asesinados. Las reverberaciones de los trastornos en el mundo árabe, que muchos pensaron que sonarían la sentencia de muerte de la organización, en realidad demostraron ser su salvavidas, porque llevaron a la desestabilización del régimen y al derrocamiento de los líderes nacionales que se encontraban entre los peores enemigos de al-Qaeda. 

En respuesta a la guerra civil en Siria, al-Zawahiri identificó a Siria como el escenario principal de la próxima yihad global y estableció varios objetivos estratégicos ambiciosos: liberar a Siria de la herética Bashar Assad y convertir a la nación en un estado gobernado por la ley religiosa islámica; liberando a Jerusalén de la ocupación israelí; y capacitar a miles de combatientes yihadistas que se ofrecieron como voluntarios para luchar en Siria y convertirlos en un ejército islámico que continuaría librando una guerra de jihad global. Pero sus planes de largo alcance fueron descarrilados por Abu Bakr al-Baghdadi, el jefe de la afiliada de al-Qaeda en Irak, quien desafió al liderazgo de al-Zawahiri y su hegemonía como el jihadista global más importante. 

En 2013, al-Baghdadi se separó de al-Qaeda, fundó ISIS y declaró la fundación del Estado Islámico. quien desafió el liderazgo de al-Zawahiri y su hegemonía como el yihadista global más antiguo. En 2013, al-Baghdadi se separó de al-Qaeda, fundó ISIS y declaró la fundación del Estado Islámico. quien desafió el liderazgo de al-Zawahiri y su hegemonía como el yihadista global más antiguo. En 2013, al-Baghdadi se separó de al-Qaeda, fundó ISIS y declaró la fundación del Estado Islámico.

Cuando Abu Bakr al-Baghdadi anunció la fundación de ISIS, Abu Mohammad al-Julani, el líder de Jabhat al-Nusra, eligió jurar lealtad a al-Zawahiri e identificarse plenamente con al-Qaeda. Pero después de algunos años de lucha, las relaciones se enfriaron entre Jabhat al-Nusra, con su orientación local siria, y al-Qaeda. La distancia cada vez mayor entre las dos organizaciones se hizo evidente por el cambio de nombre del primero a Jabhat Fatah al-Sham (el Frente de la Victoria de la Gran Siria) y más tarde, en 2017, a su nombre actual: Hay’at Tahrir al-Sham ( La Autoridad para la Liberación de la Gran Siria). 

También se manifestó por desacuerdos públicos sobre la estrategia y los aliados potenciales. Si bien por primera vez pareció que la confusión de la conexión oficial entre las dos organizaciones fue una decisión que tomó Al-Julani con la bendición de Al-Zawahiri, Más tarde se supo que los dos, y sus partidarios y portavoces, incluidos los líderes religiosos influyentes, tenían diferencias de opinión esenciales. Por lo tanto, es dudoso que sea apropiado incluir a Hay’at Tahrir al-Sham entre el campamento mundial de al-Qaeda.

El quid de la división entre Hay’at Tahrir al-Sham y al-Qaeda fue el deseo de los líderes de Hay’at Tahrir al-Sham de conducir una política pragmática adecuada a las circunstancias dinámicas de la guerra civil siria. Al-Julani comenzó a desdibujar el vínculo de su organización con al-Qaeda mientras se relacionaba con grupos rebeldes de otras tendencias ideológicas e incluso con naciones activas en la arena, ante todo Turquía. 

Al-Zawahiri advirtió a los líderes de Hay’at Tahrir al-Sham contra estas relaciones, que consideraba una trampa de la miel: Turquía es un miembro de la OTAN con vínculos inextricables con Estados Unidos y Occidente que también colabora estrechamente con Rusia y China, y Es por tanto un enemigo jurado de los musulmanes. 

Pero Hay’at Tahrir al-Sham decidió no escuchar sus consejos y continuó trabajando con Turquía. aunque esto llevó a disputas dentro de la organización entre los leales a al-Julani y las incondicionales de al-Qaeda. Este último exigió mantener el juramento de lealtad a al-Zawahiri y permanecer sujeto a él y a su organización, mientras que evita las alianzas con locales y entidades externas que no forman parte de la mentalidad jihadista salafista. 

En contraste, los líderes de Hay’at Tahrir al-Sham optaron por llevar a cabo una política pragmática que les permitiría sobrevivir y promover su lucha principal, es decir, la guerra contra el régimen de Assad, mientras levantaban un puño pesado contra los rebeldes.

Estos desacuerdos llevaron a una división entre las filas de Hay’at Tahrir al-Sham. Los que se opusieron a la separación de al-Qaeda fundaron Ḥurrās ad-Dīn, identificados con la organización de al-Zawahiri. Las diferencias ideológicas entre las organizaciones se profundizaron y llevaron a choques violentos. 

Además de las relaciones con Turquía, la disputa se centró en el alcance de la autonomía de Ḥurrās ad-Dīn en Idlib, donde Hay’at Tahrir al-Sham tiene un control indiscutible y reprime violentamente a los disidentes, lo que reduce considerablemente el alcance de acción de Ḥurrās ad-Dīn. Ḥurrās ad-Dīn exigió las armas que los miembros de Hay’at Tahrir al-Sham habían confiscado durante la división. Los arrestos periódicos de los líderes de Durrās ad-Dīn han empeorado la tensión entre los lados.

La tensión entre Hay’at Tahrir al-Sham y la extensión siria restante identificada con al-Qaeda y los desacuerdos entre Hay’at Tahrir al-Sham y al-Zawahiri reflejan la tensión existente dentro de Hay’at Tahrir al-Sham en una Gama de temas. Por lo tanto, es claro que aunque la organización tiene claramente una orientación jihadista salafista, entre las organizaciones jihadistas globales que pertenecen a una red de afiliados de al-Qaeda no es, de hecho, no puede contabilizarse.

Cuando uno examina los éxitos de Ayman al-Zawahiri y los compara con su visión y vastas ambiciones con respecto a Siria, uno concluye que la montaña era solo un grano de arena. Nada de sus planes para Siria o Israel se cumplió. La única pregunta abierta es si, y en qué medida, puede persuadir a los combatientes del campo yihadista salafista en Siria, especialmente de Ḥurrās ad-Dīn y en particular a los extranjeros entre sus filas, a que se muden de Siria y operen en el extranjero para avanzar en la agenda mundial de la jihad.

Sin duda, después de los trastornos en el mundo árabe y detrás de la cortina de humo del Estado Islámico, el “campo” de al-Qaeda logró extenderse a nuevas regiones y aumentar su membresía. Sin embargo,

Con respecto a las advertencias hechas por el Jefe del MI6, Alex Younger, no se puede descartar el riesgo futuro que plantean las organizaciones y los individuos que se identifican como jihadistas salafistas, ya sea que estén afiliados a al-Qaeda o al Estado Islámico, ni se puede ignorar la posibilidad de que algunos pretendan Para llevar a cabo actos terroristas a nivel internacional. Dado el llamado de los líderes a sus seguidores en Occidente para hacer todo lo posible por dañar a los estados en los que viven, a los inmigrantes de Medio Oriente, así como a los ciudadanos occidentales que son veteranos del combate en Siria (e incluso algunos que lo hicieron). no participar en la lucha real) y se inspiran en los llamamientos de sus líderes, podrían tratar de cumplir con sus directivas.

Fuente: The Institute for National Security Studies (INSS)

*El autor es investigador principal, jefe del Programa sobre Terrorismo y Conflictos de Baja Intensidad.