Irán confirmó una brutal condena contra la abogada que defiende a las mujeres que se quitan el velo islámico

Nasrin Sotude, abogada y activista iraní por los Derechos Humanos

Se trata de Nasrin Sotude, sentenciada a 33 años de prisión y 148 latigazos por su labor de letrada y activista contra el uso obligatorio del hiyab. Estaba encerrada desde junio de 2018, luego de una serie de protestas contra el gobierno en que varias mujeres se quitaron la tradicional vestimenta

Un tribunal iraní ratificó el lunes la condena a 33 años de prisión y 148 latigazos para la abogada y activista de Derechos Humanos Nasrin Sotude por defender el derecho a protestar contra el uso obligatorio del velo islámico, según indicó la agencia estatal IRNA.

Sotude fue condenada el 11 de marzo por un Tribunal Revolucionario, según reportó el periódico El Mundo, por los delitos de “reunión en colisión contra la seguridad nacional”, “propaganda contra la autoridad”, “participación efectiva en grupo ilegal y contrario a la seguridad”, “incitación a la corrupción y a la prostitución” y “comparecencia pública sin velo”.

Una cartel en Europa pidiendo por la liberación de Sotude (Reuters)

Fue sentenciada a 33 años de prisión, de los que cumpliría un máximo de 12 años, y 148 latigazos, una de las formas de castigo físico que persisten en el sistema judicial iraní, basado en la sharia o ley islámica.

La abogada de 56 años tiene una larga historia de activismo y defensa de los Derechos Humanos en el país, habiendo representado al Premio Nobel de la Paz de 2003 Shirin Ebadi y a diferentes periodistas y políticos reformistas.

Pero ahora se la persigue especialmente por su trabajo reciente como abogada defensora de un grupo de mujeres que en enero de 2018 protestó contra el gobierno teocrático del ayatolá Ali Khamenei quitándose el velo.

Una de ellas, Shaparak Shayari Zade, fue condenada a 20 años por participar en la protesta pero logró escapar a Canadá, desde donde ha exigido sanciones contra el régimen, según recordó El Mundo.

Esto ha sido utilizado por el gobierno como prueba de que las manifestantes estarían operando en el interés e los “enemigos” de Irán.

Aunque la condena a Sotude es de marzo y acaba de ser ratificada, la activista se encuentra encerrada desde junio de 2018, aunque no es la primera vez que pasa tiempo en prisión. Ya había sido condenada en 2010 por cargos similares e indultada en 2013 con la llegada del presidente Hassan Rouhani, considerado un moderado, al poder.

En marzo, luego de conocerse la condena, la organización Amnistía Internacional solicitó que la abogada fuera puesta en libertad “de inmediato y sin condiciones y que se anulen sin demora sus condenas”.

“Esta condena es la más severa de las registradas contra defensores y defensoras de los derechos humanos en Irán en los últimos años, lo que indica que las autoridades están intensificando la represión”, indicó AI en un comunicado.

La organización también se refirió a los juicios “manifiestamente injustos” y destacó que Sotude “ha dedicado la vida a trabajar de manera pacífica por los derechos humanos, incluida la defensa de las mujeres que protestan pacíficamente contra la degradante legislación de Irán sobre el uso forzoso del hiyab o velo”.

El régimen teocrático iraní obliga a todas las mujeres y niñas a llevar el cabello cubierto y los brazos y piernas tapados con ropa holgada.

En los últimos tiempos y en coincidencia con cierta apertura del gobierno de Rouhani que ahora parece estar revirtiéndose a medida que las tensiones entre Irán y Estados Unidos aumentan, y en especial en los distritos más cosmopolitas de Teherán, la capital, esta prohibición pareció relajarse un poco. Los pañuelos para la cabeza se hicieron más pequeños y transparentes, y la ropa comenzó a usarse más ceñida al cuerpo.

Pero la prohibición persiste y la llamada “policía moral”, agentes del gobierno que controlan el cumplimiento de estas normas, aumenta o reduce su influencia de acuerdo la cantidad de protestas contra el gobierno.

Fuente: INFOBAE

No hay menciones a la persecución de palestinos en el mundo árabe

Resultado de imagen para Khaled Abu Toameh
Por Khaled Abu Toameh
  • En el Líbano, los palestinos han estado enfrentando durante mucho tiempo leyes “discriminatorias y de apartheid” que les niegan los derechos básicos, incluido el acceso a docenas de profesiones especializadas, servicios de salud y educación. Según algunos informes, miles de palestinos han estado huyendo del Líbano en los últimos años como resultado de las difíciles condiciones económicas y las regulaciones gubernamentales que les niegan los derechos básicos.
  • En 2015, un tribunal saudí condenó a muerte al artista y poeta palestino Ashraf Fayadh por decapitación por “apostasía”. Más tarde, sin embargo, el tribunal anuló la sentencia de muerte y la reemplazó con una pena de ocho años de prisión y 800 latigazos. La “evidencia” en contra de Fayadh se basó en los poemas incluidos en su libro Instructions Within , así como en publicaciones y conversaciones en las redes sociales que tuvo en una cafetería en Arabia Saudita.
  • Los líderes palestinos no parecen preocuparse por el sufrimiento de su pueblo a manos de los árabes. Sin embargo, estos mismos líderes son rápidos para condenar a Israel en casi todas las ocasiones y plataformas disponibles. Los líderes palestinos en Cisjordania y la Franja de Gaza están tan ocupados luchando entre sí (e Israel) que parecen haberse olvidado de los palestinos en los países árabes, que son asesinados, heridos y arrestados todos los días.

Arabia Saudita parece haberse unido a la lista de países árabes que maltratan a los palestinos.

En Siria, miles de palestinos han sido heridos, asesinados y arrestados desde el comienzo de la guerra civil en 2011. Las últimas estadísticas muestran que casi 4,000 palestinos, 3,920 para ser exactos, han sido asesinados en Siria en los últimos nueve años. mientras que otros 1.750 están detenidos en varias prisiones del gobierno sirio. Otros 323 palestinos han desaparecido durante el mismo período.

En el Líbano, los palestinos han estado enfrentando durante mucho tiempo leyes “discriminatorias y de apartheid” que les niegan los derechos básicos, incluido el acceso a docenas de profesiones especializadas, servicios de salud y educación. Según algunos informes , miles de palestinos han estado huyendo del Líbano en los últimos años como resultado de las difíciles condiciones económicas y las regulaciones gubernamentales que les niegan los derechos básicos.

Ahora parece que es el turno de Arabia Saudita de hostigar e intimidar a los palestinos.

Un informe en el sitio de noticias en línea Al-Khaleej con sede en el Golfo reveló que las autoridades sauditas han arrestado y aterrorizado a los palestinos que viven en el reino en las últimas semanas, mientras que la embajada palestina en Riyadh optó por no intervenir.

El informe señala que más de 30 palestinos, incluidos estudiantes, académicos y empresarios, han sido detenidos en secreto por las fuerzas de seguridad saudíes. Los saudíes, agregó el informe, también han amenazado con prohibir que docenas de palestinos abandonen el reino, mientras que muchos otros han sido despedidos de sus puestos de trabajo y se enfrentan a la deportación.

Fuentes palestinas dijeron que la represión contra los palestinos en Arabia Saudita comenzó hace nueve meses, pero se ha intensificado en las últimas semanas.

Saeed bin Nasser al-Ghamdi, una figura académica y de oposición saudí, revelóque las autoridades saudíes también han congelado las cuentas bancarias y confiscado propiedades pertenecientes a los palestinos en el reino. Él afirma que los palestinos fueron acusados de “simpatizar con la resistencia palestina, apoyar a Hamas y mostrar interés en Jerusalén y la Franja de Gaza.”

A principios de marzo, las autoridades saudíes anunciaron , sin proporcionar más detalles, que habían arrestado a seis palestinos en relación con delitos relacionados con la seguridad. Los palestinos se encontraban entre los 50 sospechosos con ocho nacionalidades diferentes arrestadas por los saudíes. Además de Arabia Saudita, los sospechosos restantes son de Egipto, Afganistán, Siria, Jordania, Yemen y Filipinas.

En esta etapa, no está claro si la represión de seguridad contra los palestinos en Arabia Saudita está relacionada con el arresto de los 50 sospechosos. Los palestinos insisten en que la represión comenzó mucho antes de los arrestos.

Las familias palestinas dijeron que sus hijos que residen en Arabia Saudita han sido sometidos a “interrogatorios humillantes” por parte de agentes de seguridad saudíes. “Los palestinos fueron amenazados y se les prohibió abandonar el reino”, dijeron las familias citadas .

Como parte de la represión sin precedentes, las fuerzas de seguridad sauditas allanaron algunos hogares palestinos y realizaron “registros violentos” antes de detener a sus ocupantes. Los detenidos palestinos están recluidos en lugares no revelados, dijeron sus familias .

Nidal Hamideh, un palestino que vive fuera de Arabia Saudita, dijo que el 5 de abril, uno de sus familiares, Abu Fadi, fue arrestado después de ser convocado para ser interrogado. “Abu Fadi ha estado trabajando como empleado para una compañía saudí durante tres años”, dijo Hamideh.

“Él y sus familiares son residentes legales de Arabia Saudita y nunca estuvo involucrado en ninguna actividad ilegal. Últimamente, Abu Fadi fue hostigado varias veces por las fuerzas de seguridad sauditas, que lo interrogaron sobre su residencia, trabajo e incluso afiliación política”.

Hamideh dijo que los intentos de su familia de averiguar dónde estaba retenido Abu Fadi hasta ahora no han tenido éxito.

El Instituto Francófono de Libertades de París condenó las medidas “arbitrarias” de Arabia Saudita contra los palestinos en el reino como una “flagrante violación de las convenciones internacionales de derechos humanos”. El instituto dijo que ha recibido testimonios y declaraciones que indican que en Arabia Saudita, en los últimos meses, decenas de palestinos han sido arrestados. Los saudíes, agregó, también han confiscado propiedades pertenecientes a los palestinos.

Uno de los palestinos a los que apuntaban los saudíes dijo al Instituto de París que se estaba interrogando a los palestinos sobre su apoyo a los grupos palestinos en la Franja de Gaza y por criticar las políticas del gobierno árabe hacia el problema palestino. “Las detenciones prolongadas sin cargos, juicio o comparecencia ante un juez son medidas arbitrarias que violan el derecho saudí y las normas internacionales de derechos humanos”, el instituto dijo .

“La ofensiva contra la libertad de opinión y expresión viola las convenciones y leyes de derechos humanos y refleja la tiranía del régimen en Arabia Saudita, que niega las libertades públicas a sus ciudadanos y aquellos que vienen al reino”.

El instituto de París expresó su profunda preocupación de que los detenidos palestinos estaban siendo sometidos a abusos generalizados, incluidos períodos prolongados de encarcelamiento sin cargos, juicio o asistencia legal, e instó a las autoridades sauditas a que pusieran en libertad de inmediato a todos los palestinos, pusieran fin a su prohibición de viajar y confiscaran sus propiedades, y para compensarlos por daños físicos y psicológicos.

En noviembre de 2015, un tribunal saudí condenó a muerte al artista y poeta palestino Ashraf Fayadh por decapitación por “apostasía”. Más tarde, sin embargo, el tribunal anuló la sentencia de muerte y la reemplazó con una pena de ocho años de prisión y 800 latigazos. La “evidencia” en contra de Fayadh se basó en los poemas incluidos en su libro Instructions Within , así como en publicaciones y conversaciones en las redes sociales que tuvo en una cafetería en Arabia Saudita.

En los últimos años, las relaciones entre los palestinos y Arabia Saudita han sido extremadamente tensas, en particular después de los informes sobre un acercamiento entre los saudíes e Israel. Varios palestinos han recurrido a las redes sociales para hablar con los líderes sauditas de Badmouth y los han denunciado como corruptos, con retraso mental y traidores.

Por ahora, los funcionarios palestinos se niegan a comentar sobre informes sobre la represión contra los palestinos en Arabia Saudita. Los dignatarios palestinos son extremadamente cuidadosos cuando se trata de criticar a los jefes de estado árabes o las políticas de los gobiernos árabes. Parecen temer que cualquier crítica a los líderes y gobiernos árabes empeorará las condiciones de los palestinos en el mundo árabe. También parecen temer perder el respaldo político árabe para el liderazgo palestino, especialmente cuando la administración estadounidense se prepara para anunciar su tan esperado plan para la paz en el Medio Oriente, también conocido como el “acuerdo del siglo”.

Los líderes palestinos no parecen preocuparse por el sufrimiento de su pueblo a manos de los árabes. Sin embargo, estos mismos líderes son rápidos para condenar a Israel en casi todas las ocasiones y plataformas disponibles. Los líderes palestinos en Cisjordania y la Franja de Gaza están tan ocupados luchando entre sí (e Israel) que parecen haberse olvidado de los palestinos en los países árabes, que son asesinados, heridos y arrestados todos los días.

Fuente: Gatestone Institute

Khaled Abu Toameh, un periodista premiado residente en Jerusalén, es un becario de periodismo Shillman en el Instituto Gatestone.

Los crímenes de Occidente contra las minorías perseguidas en Oriente Medio

Resultado de imagen para Judith Bergman
Judith Bergman

Texto Original: The West’s Crimes against Persecuted Minorities in the Middle East

El debate en Europa Occidental sobre los derechos de los terroristas del Estado Islámico (ISIS) que regresan a sus países de origen da cuenta de un sentimiento inquietante: al parecer, hay una tremenda preocupación por el bienestar de personas que decidieron dejar sus países natales o adoptivos para jurar lealtad al ISIS, cuyos seguidores han perpetrado algunos de los crímenes más atroces cometidos en este siglo o en cualquier otro.

Ahora que las fuerzas respaldadas por Estados Unidos han tomado el último bastión del ISIS en Siria, Baguz, y que el ISIS ha sido derrotado en Irak y en Siria, parece que los terroristas y sus novias anhelan otra vez Occidente.

Pocas personas parecen preocupadas por que el motivo de este anhelo pueda no ser sólo la comodidad de Occidente, sino un mandato del ISIS. Hace poco, un portavoz del ISIS, Abu al Hasán al Muhayer, “emitió un llamamiento para que todos los operativos de la organización en todas las provincias del ISIS siguieran la senda de la yihad y ampliaran sus actividades contra los ‘países infieles’, en particular los Estados Unidos”.

Las autoridades suecas han expresado su preocupación por los miembros del ISIS que vuelven con unas curiosas declaraciones. Las de, por ejemplo, Klas Friberg, jefe del Servicio de Seguridad sueco (Säpo), que en enero describió a esos combatientes del ISIS como “personas destrozadas que se han traumatizado por sus experiencias”, y que afirmó que la sociedad sueca tenía que “desempeñar un gran papel en su reintegración”. (La integración de los antiguos combatientes del ISIS en Suecia no está yendo muy bien. En un reciente estudio sobre 29 varones retornados, 13 eran sospechosos o han sido condenados por cometer delitos tras su vuelta. Delitos que implicaban maltratos físicos graves, blanqueo de dinero, tráfico de mercancías robadas, extorsión, robo y tráfico de drogas).

También hubo declaraciones cuestionables sobre una novia del ISIS, Shamima Begum, que intentó volver a Gran Bretaña. En una reciente entrevista desde Siria, Begum admitió enseguida que no tenía problemas con las decapitaciones y demás atrocidades perpetradas por el ISIS, porque, “desde el punto de vista islámico, todo eso está permitido”. Pues bien, Richard Barret, exdirector de antiterrorista global en los servicios de inteligencia británicos (MI6), dijo que “había que dar una oportunidad” a Begum y permitirle volver a casa, a pesar de su falta de arrepentimiento. Después lamentó que el Gobierno británico, por iniciativa del secretario de Interior, Sayid Yavid, al despojar a Begum de su ciudadanía y no le permitiera regresar, se “desentendiera completamente de su sufrimiento”. La diputada británica Diane Abbott afirmó que convertir a Begum en “apátrida” era cruel e inhumano.

El problema es que estos mismos representantes de la casta política no han mostrado una preocupación ni remotamente similar –si es que han mostrado alguna– por las verdaderas víctimas de los terroristas del ISIS, que parecen completamente olvidadas.

Las verdaderas víctimas fueron las numerosas personas a las que los terroristas del ISIS violaron, torturaron, decapitaron, quemaron vivas, crucificaron y fusilar por diversión de manera completamente voluntaria. Pero el horror de estas víctimas –yazidíes, cristianos, drusos y musulmanes de tipo incorrecto– apenas se menciona en los debates públicos sobre la vuelta de los combatientes del ISIS. Es como si nunca hubiesen existido. Sólo se insiste en el derecho de los verdugos a retornar porque resulta que tienen la ciudadanía occidental. Una se pregunta si esa compasión también se habría extendido a, por ejemplo, unos nazis que hubiesen marchado al extranjero para asesinar y, tras ser derrotados, hubiesen pedido volver.

Con esta desconsideración hacia las víctimas del ISIS, Occidente viene cometiendo un doble crimen contra ellas: por no alzar la voz por ellas y rescatarlas cuando estaban siendo martirizadas y por su preocupación sentimental por estos terroristas después de su derrota, que tanto ha costado conseguir.

Hace poco se supo que cincuenta mujeres yazidíes habían sido decapitadas en la ciudad de Baguz. Pero tal descubrimiento no parece haber movido a los líderes occidentales a ayudar a encontrar a los miles de yazidíes que siguen desaparecidos, muchos de ellos niños. Según un informe, el ISIS aún mantiene cautivas a 3.000 mujeres, y es probable que su destino sea la esclavitud sexual por el resto de sus días, salvo que alguien las rescate. Nadia Murad, activista por los derechos humanos y Premio Nobel de la Paz, una de las miles de yazidíes tomadas como prisioneras por el ISIS –y esclavizada hasta que logró escapar–, escribió hace poco:

Mi mayor temor es que el mundo siga sin actuar, y que mi comunidad, la comunidad yazidí, deje de existir.

Por desgracia, el mundo se ha mostrado demasiado pasivo durante casi cinco años, desde agosto de 2014, cuando el genocidio yazidí estaba en su apogeo. Algunos de esos terroristas ya están de vuelta en Occidente, o están de camino. Una adolescente yazidí que había sido vendida como esclava por el ISIS logró escapar a Alemania, donde se horrorizó al descubrir que su antiguo captor, que le había dado palizas y la había violado, también estaba viviendo allí:

“Yo te conozco, dijo. Y sé dónde vives y con quién”. Lo sabía todo sobre mi vida en Alemania… Lo último que esperaba era encontrarme con mi captor del ISIS y que supiera todo sobre mí.

Parece que algunos de los grandes medios, al menos en el Reino Unido, se están percatando de que la inacción a la hora de proteger a las minorías perseguidas en Oriente Medio hace quedar terriblemente mal a su Gobierno. El Sunday Timesescribió hace poco:

El Departamento de Interior no ha ofrecido refugio a una digna proporción de cristianos, yazidíes y drusos, según las cifras obtenidas al amparo de la ley sobre la libertad de información por Barnabas Fund, organización que ayuda a los cristianos perseguidos en el extranjero.

La revelación de que al parecer se discrimina a favor de los musulmanes pone en riesgo de bochorno al Gobierno, que ha iniciado una revisión, ordenada por el secretario de Exteriores, Jeremy Hunt, sobre la persecución mundial de los cristianos.

Cuando anunció la revisión, el Boxing Day [26 de diciembre], Hunt dio una cifra estimada de 215 millones de cristianos que sufren persecución en todo el mundo, y dijo que Gran Bretaña no había sido suficientemente generosa.

Eso es decirlo suavemente. Según el Sunday Times, de los 4.850 sirios aceptados por el Departamento de Interior en 2017, 4.572 eran musulmanes suníes; sólo 11 eran cristianos. Según las cifras del segundo trimestre de 2018, de los 1.197 sirios aceptados, 1.047 eran suníes y 10 eran cristianos. No hay mención alguna a los yazidíes, a pesar del genocidio cometido contra ellos en 2014, cuando el ISIS irrumpió en la ciudad iraquí de Sinyar, de mayoría yazidí, y procedió a destruir sus santuarios y a asesinar, secuestrar y violar a los miembros de esa comunidad. Doscientas mil personas huyeron de la ciudad y unas 50.000 se refugiaron en el Monte Sinyar. Hasta la fecha, los refugiados yazidíes siguen viviendo allí, en tiendas de campaña, en una pobreza inimaginable, esperando la ayuda de un mundo que se ha olvidado completamente de ellos.

Por desgracia, la podredumbre es tan profunda en el Departamento de Interior que es dudoso que algo pueda abochornarlo y hacer que actúe. Según The Timesnegó hace poco el asilo a un iraní que se convirtió del islam al cristianismo alegando que el cristianismo no es una religión pacífica:

Los funcionarios de Inmigración escribieron al hombre citándole pasajes violentos de la Biblia para demostrar su argumento. Dijeron que el Libro de las Revelaciones estaba “plagado de imágenes de venganza, destrucción, muerte y violencia”. La Iglesia de Inglaterra condenó la “falta de cultura religiosa” que demuestran los funcionarios de Inmigración, después de que el hombre alertara de que se enfrentaba a la persecución en Irán a causa de su fe.

En todo el mundo occidental, las clases políticas y mediáticas ofrecen un espectáculo diario sobre cómo se preocupan por los derechos humanos, mientras dejan en la estacada a las minorías perseguidas, y a numerosas mujeres musulmanas. Como escribió Asra Nomani:

Uno de nuestros grandes desafíos aquí en Estados Unidos es que los progresistas no siempre se ponen del lado de los musulmanes progresistas, porque, en nombre de la libertad religiosa, las libertades civiles y la corrección política, no quieren ofender las decisiones culturales de los musulmanes. Conozco a gente que ha ido a esas sesiones ecuménicas en diferentes mezquitas y ven que las mujeres acaban en el sótano, pero no quieren cuestionar nada porque piensan: “Ah, bueno, así es como lo hacéis”.

Hace ya mucho que todos deberían haber denunciado ese postureo como lo que es, mero narcisismo moral, y exigido a los políticos y los medios de referencia, que al parecer nunca se cansan de proclamar su compromiso con los derechos humanos, que empiecen a hacer algo por las incontables víctimas reales que están esperando a que las ayuden.

Fuente: Gatestone Institute.

Judith Bergman es escritora y analista política. Es licenciada en Relaciones Internacionales (The London School of Economics and Political Science) y derecho. 

Erdogan, Trump y el asesinato de Khashoggi

Bulent Aliriza, Director y Asociado Senior, Proyecto Turquía

El periodista disidente saudí Jamal Khashoggi fue nombrado póstumamente “Persona del Año” de Time junto con otros cuatro periodistas, por “correr grandes riesgos en busca de verdades más grandes” el 11 de diciembre. El terrible destino de Khashoggi, que pagó el precio final en el consulado de Arabia Saudita en Estambul el 2 de octubre a manos de 15 agentes que habían llegado de Riad el día anterior, no solo provocaron una tormenta mundial de indignación sino que también pusieron en marcha una gran táctica diplomática del presidente Recep Tayyip Erdogan en la búsqueda de una serie de objetivos relacionados que involucran al presidente Donald Trump e impactan las relaciones entre Estados Unidos y Turquía.

El objetivo principal de Erdogan era vincular de manera efectiva e irrevocable la desaparición y el asesinato de Khashoggi a Arabia Saudita y, sin nombrarlo directamente, Mohammad bin Salman (MBS), el príncipe heredero y gobernante de facto de Arabia Saudita, que se había elevado a un obstáculo para Los cálculos regionales de Turquía a través de su identificación pública de Turquía bajo el liderazgo de Erdogan como “una amenaza importante en la región junto con Irán”, así como su bloqueo en curso de Qatar. Su siguiente objetivo era tratar de forzar a la administración de Trump, que había estado respaldando a MBS sin ninguna reserva aparente antes del asesinato como socio clave en sus planes de Medio Oriente, para revisar su relación con él. A falta de un apalancamiento directo significativo sobre Riyadh,

Al mismo tiempo, Erdogan deseaba utilizar la interacción en este tema con Washington para mejorar su relación con Trump, que había sido sacudida por el encarcelamiento del Pastor Andrew Brunson en Turquía y las sanciones asociadas de los Estados Unidos para lograr su liberación, así como por el la continua ausencia de progreso en los temas, que han dividido por mucho tiempo a los dos países, como el estancamiento de la extradición de Fethullah Gulen, el compromiso del Pentágono con el YPG kurdo sirio y el caso Halkbank. Por último, pero no menos importante, Erdogan esperaba aprovechar la vigorosa defensa de Turquía por la justicia en el horrible crimen contra un periodista en territorio turco para intentar revertir el flujo negativo de noticias relacionadas con el historial de Turquía en materia de libertad de prensa.

El núcleo de la estrategia fue una serie diaria de filtraciones por parte de funcionarios anónimos a corresponsales con sede en Estambul, especialmente periodistas estadounidenses, para garantizar que el tema permaneciera en los titulares mientras se destruyen los intentos de Arabia Saudita de negar el asesinato. El 23 de octubre, Erdogan intensificó personalmente la campaña en un discurso en la Gran Asamblea Nacional de Turquía en el que pidió a Arabia Saudita que “dejara al descubierto a todos los perpetradores de arriba abajo y los hiciera responsables ante la ley” y que el “equipo de ejecución” Ser extraditado a Turquía. El costado de Erdogan fue seguido el 31 de octubre por una acusación formal emitida por un fiscal de Estambul, que acusó tras extensas investigaciones que el cuerpo de Khashoggi “fue desmembrado y destruido después de su muerte por asfixia … de acuerdo con los planes hechos de antemano.

A pesar de la evidencia aparentemente irrefutable que se está divulgando, Erdogan decidió no solo abstenerse de nombrar a MBS como el instigador del crimen, sino también a mantener el contacto con Arabia Saudita durante todo el mes. Esto incluyó una reunión con el emisario de Salman, el príncipe Khalid bin Faisal, el 11 de octubre, durante la cual, según el New York Times.el 22 de octubre, citando a una fuente turca anónima “cercana a Erdogan”, ofreció ayuda financiera e inversión y puso fin al bloqueo de Arabia Saudita en Qatar a cambio de que Turquía retirara el caso Khashoggi, una oferta que Erdogan rechazó “enojado”. como un “soborno político”: dos conversaciones telefónicas entre Erdogan y el Rey Salman el 14 de octubre y el 20 de octubre, seguidas de una con el propio MBS el 24 de octubre, así como conversaciones infructuosas en el contexto de un Grupo de Trabajo conjunto acordado con el Fiscal saudí General en Estambul del 29 al 30 de octubre. Sin embargo, está claro que, como lo demostró su profundo respeto por Salman y el énfasis en la importancia de la relación turco-saudí en su discurso del 23 de octubre, la ofensiva de Erdogan contra MBS se basó principalmente en tratar de persuadir a Trump para que lo presionara.

El 15 de octubre, Trump manifestó públicamente que estaba consciente de la vigorosa campaña mediática emprendida por Erdogan sobre este tema al comentar que “Turquía estaba siendo muy dura, muy dura”. Luego instruyó al Secretario de Estado Mike Pompeo para que discutiera el caso con Erdogan en Estambul. el 17 de octubre, cuando regresaba de una reunión con MBS en Riyadh. Es interesante observar que la NBC informó el 15 de noviembre, citando a numerosos funcionarios estadounidenses, que Erdogan había usado la reunión para presionar nuevamente a Pompeo por la extradición de Gulen. Luego, los dos líderes hablaron por teléfono el 21 de octubre y, de acuerdo con la lectura de la Casa Blanca, estuvieron de acuerdo en “la necesidad de aclarar el incidente de Jamal Khashoggi con todos sus aspectos”. Esto fue seguido por la visita de la Directora de la CIA a Turquía, Turquía, El 23 de octubre, que, a diferencia de la de Pompeo,

El 2 de noviembre, Erdogan intentó aumentar la presión doméstica sobre Trump a través del Washington Post.con la que Khashoggi se afilió como columnista. En un artículo de opinión, preguntó: “¿Dónde está el cuerpo de Khashoggi? ¿Dónde está el “colaborador local” a quien los funcionarios sauditas afirmaron haber entregado los restos de Khashogui? ¿Quién dio la orden de matar a esta amable alma? “Continuó:” Desafortunadamente, las autoridades sauditas se han negado a responder esas preguntas. . . Sabemos que la orden de matar a Khashoggi vino de los niveles más altos del gobierno saudí. Algunos parecen esperar que este “problema” desaparezca a tiempo. Pero seguiremos haciendo esas preguntas. . . Como miembros responsables de la comunidad internacional, debemos revelar las identidades de los maestros títeres detrás del asesinato de Khashoggi y descubrir a aquellos en los que los funcionarios sauditas, que aún intentan encubrir el asesinato, han depositado su confianza “.

Sin embargo, a pesar de la evidencia presentada por Ankara y su esfuerzo sostenido de los medios, la administración de Trump no rompió con MBS como Erdogan había esperado. Pompeo declaró el 1 de noviembre que Estados Unidos tenía “relaciones comerciales importantes, relaciones estratégicas importantes, relaciones de seguridad nacional con el Reino de Arabia Saudita, y tenemos la intención de asegurarnos de que esas relaciones permanezcan intactas”. Tras el anuncio del fiscal público saudí de que buscaría la pena de muerte para 5 de los 11 acusados ​​de asesinato por Khashoggi, un movimiento descrito por la mayoría de los forasteros como un encubrimiento, el Departamento de Estado anunció de inmediato sanciones simbólicas el 15 de noviembre contra 17 saudíes por sus supuestos roles. Después de sus reuniones con el asesor de seguridad nacional John Bolton y Pompeo en Washington el 20 de noviembre, donde se discutió el caso Khashoggi, El ministro de Relaciones Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, expresó su decepción pública por la posición de Estados Unidos. Dijo: “Muchos países no quieren dañar sus relaciones con Arabia Saudita debido al asesinato de Khashoggi. Nosotros tampoco. Sin embargo, el asesinato debe ser descubierto.

Incluso después de que fue reportado el 16 de noviembre por el Washington Postque la CIA había llegado a la conclusión independiente de que MBS había ordenado el asesinato, una declaración de la Casa Blanca con el estilo inimitable de Trump reafirmó el 20 de noviembre que Estados Unidos continuaría respaldando a MBS. Decía: “El rey Salman y el príncipe heredero Mohammad bin Salman niegan enérgicamente cualquier conocimiento de la planificación o ejecución del asesinato del Sr. Khashoggi. Nuestras agencias de inteligencia continúan evaluando toda la información, pero es muy posible que el Príncipe Heredero haya tenido conocimiento de este trágico evento, ¡tal vez lo hizo y quizás no! Dicho esto, es posible que nunca sepamos todos los hechos relacionados con el asesinato del Sr. Jamal Khashoggi. En cualquier caso, nuestra relación es con el Reino de Arabia Saudita. Han sido un gran aliado en nuestra muy importante lucha contra Irán.

El 22 de noviembre, Trump restó importancia al informe de la CIA diciendo: “No sé si alguien podrá concluir que el príncipe heredero lo hizo”. Pero si lo hizo o no, lo niega con vehemencia. “La CIA no dice que lo hicieron, sí señalan ciertas cosas y al señalar aquellas cosas en las que puede llegar a la conclusión de que tal vez lo hizo o quizás no”. Cavusoglu, quien acababa de regresar a Turquía, respondió directamente a los comentarios. el 23 de noviembre diciendo: “Las declaraciones de Trump equivalen a que él diga ‘Voy a hacer la vista gorda, pase lo que pase’. Este no es un enfoque correcto. El dinero no lo es todo. No debemos alejarnos de los valores humanos ”.

El continuo rechazo de Trump a actuar fue confirmado por el secretario de defensa Jim Mattis y Pompeo en una audiencia cerrada en el Senado el 28 de noviembre. Luego, Pompeo advirtió que “degradar los lazos con Arabia Saudita sería un grave error para la seguridad nacional de los EE. UU. aliados El Reino es una fuerza poderosa para la estabilidad en un Medio Oriente que de otra manera estaría cargado ”. Mattis agregó:“ Debo notar que rara vez somos libres de trabajar con socios impecables. . . Arabia Saudita, debido a la geografía y la amenaza iraní, es fundamental para mantener la seguridad regional e israelí y para nuestro interés en la estabilidad del Medio Oriente. “Pompeo subrayó aún más la posición del gobierno en una entrevista televisiva el 1 de diciembre diciendo:” He leído cada pieza de inteligencia que está en posesión del gobierno de los Estados Unidos. . . No hay evidencia directa que lo vincule [MBS] con el asesinato de Jamal Khashoggi. . . Son una relación que ha importado durante 70 años en las administraciones republicana y demócrata por igual. Sigue siendo una relación importante, y nuestro objetivo es mantener esa relación “.

Haspel, quien al parecer no fue admitido por la Casa Blanca para unirse a la sesión informativa del 28 de noviembre, ofreció una sesión informativa especial por separado al Senado el 4 de diciembre, lo que llevó a un número limitado de participantes a declarar después que confirmó la participación directa de MBS así como su inclinación a apoyar la posible acción del Congreso. Es posible que Haspel también haya contribuido a facilitar una visita inusual y no anunciada al Senado el 7 de diciembre por parte de su homólogo turco, Hakan Fidan, uno de los colaboradores más cercanos de Erdogan, que, según un informe de Reuters del mismo día que cita cinco fuentes, incluyó una reiteración de El caso turco sobre el asesinato de Khashoggi.

Sin embargo, no habría ningún cambio en la posición de Trump. El 10 de diciembre, el yerno y consejero principal de Trump, Jared Kushner, identificado durante mucho tiempo como el contacto más cercano de MBS en el gobierno de los Estados Unidos, dijo que el enfoque de la administración se había alejado del caso Khashoggi. Dijo: “Estamos concentrados ahora en la región más amplia, que es de esperar que descubramos cómo llegar a un acuerdo entre los israelíes y los palestinos”. Cuando se le preguntó si quedarse con Arabia Saudita significaba quedarse en MBS el 11 de diciembre, Trump dijo: “Bueno, en este momento, ciertamente lo hace. Él es el líder de Arabia Saudita. Han sido un muy buen aliado “. Agregó:” Realmente espero que la gente no sugiera que no deberíamos tomar cientos de miles de millones de dólares que van a llevar a Rusia y China, principalmente a aquellos dos, En lugar de dárnoslo. Estás hablando de cientos de miles de trabajos. Estás hablando de enormes contratos militares y de otro tipo “.

Hay pocas dudas de que el deseo de Trump de continuar confiando en MBS para lograr el objetivo de implementar el plan de paz de Medio Oriente desde el exterior en Kushner se ha estado desarrollando durante casi dos años; Mantener una alta producción saudí para mantener bajos los precios del petróleo, especialmente cuando el petróleo iraní está siendo sancionado por los Estados Unidos y se enfrenta a Irán en toda la región, junto con las ventas de armas proyectadas de los Estados Unidos a Arabia Saudita, cuyo valor ha sido invariablemente exagerado. por Trump en todas sus declaraciones sobre Khashoggi, han bloqueado el objetivo de Erdogan de abrir una cuña entre los dos países. Al sentirse envalentonado por el apoyo del gobierno de Trump, Arabia Saudita rechazó la solicitud de extradición de Turquía para los involucrados en el asesinato de Khashoggi el 10 de diciembre.

A medida que el asesinato de Khashoggi desaparece de las primeras páginas, también está cediendo su posición prominente en la agenda de la relación bilateral entre Estados Unidos y Turquía. Si bien es difícil determinar con precisión el impacto en las relaciones, es seguro decir que la decepción de Erdogan por la obstinada renuencia de Trump a actuar contra el MBS se corresponde con la decepción recíproca de Trump en Erdogan por tratar un problema con el que nunca quiso tratar tal determinación Sin duda, Turquía disfrutó de la cobertura de prensa inusualmente positiva que recibió en los EE. UU. Al defender la necesidad de tomar medidas contra el instigador y contra los autores del asesinato de Khashoggi. Sin embargo, como el interés de los Estados Unidos.

Bulent Aliriza es un asociado senior y director del Proyecto Turquía en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) en Washington, DC.

Fuente: CSIS | Center for Strategic & International Studies

Bancarrota moral en el Mediterráneo

Resultado de imagen para Arianne Shahvisi
Dra. Arianne Shahvisi

En junio y julio de este año, 721 personas murieron intentando cruzar el Mediterráneo hacia Europa, aumentando las probabilidades de muerte en el camino hacia un alarmante 1 en 16. Este aumento es el resultado de una activa represión de los esfuerzos de rescate. Alrededor de 1500 personas se han ahogado este año, ya que los botes se volcaron o se hundieron debido a una sobrecarga peligrosa o condiciones traicioneras en el mar, elevando el recuento total de cadáveres desde 2014 a más de 12,000. Esos 12,000, que ahora descansan en fosas comunes superficiales, podrían haberse unido y abarcar el mar que los mató.

Las metáforas de la hostilidad han sido desde hace tiempo aptas en la frontera sur de Europa; ahora es estándar hablar de “Fuerte Europa“, cuyo puente levadizo está firmemente atornillado y cuyo foso es el convenientemente letal Mediterráneo. Aun así, esta hostilidad ha aumentado hasta el punto álgido este verano. El nuevo gobierno de extrema derecha de Italia anunció su negativa a ayudar en los rescates marítimos y ha cerrado sus puertos a los inmigrantes que intentan desembarcar. Como resultado, los migrantes rescatados han quedado varados en el mar con suministros limitados, a la espera de ver si algún país europeo ofrecerá ayuda. En junio , a un barco sobrecargado que contenía 629 migrantes, incluidos 100 niños no acompañados, se le denegó rotundamente la entrada a Italia, luego a Malta, y finalmente se vio obligado a navegar durante otros cuatro días en condiciones de mar de escaso rumbo a España. A fines de julio , un buque italiano de apoyo a la plataforma petrolera reunió a 100 personas en el Mediterráneo y las devolvió a Libia, donde corren el riesgo de ser torturadas en los centros de detención. Esto se está investigando actualmente como una violación del principio de no devolución : que nadie debe ser devuelto a un lugar donde pueda estar en riesgo de violaciones de los derechos humanos. Se están estableciendo precedentes peligrosos.

Si bien es difícil empatizar con la brutalidad de la postura del gobierno italiano, es aún más difícil frenar la hipocresía del presidente francés Macron al acusar a Italia de “cinismo e irresponsabilidad” cuando Francia aún no ha aceptado la proporción de inmigrantes a los que se comprometió a absorber en 2015 , está casi en la parte inferior de la tabla en sus tasas de aceptación de solicitudes de asilo , ha rechazado a menores no acompañados en la frontera con Italia, y este año ha introducido una nueva ley de inmigración punitiva. La sacudida descarada de Italia hacia la derecha no debe verse como excepcional: Francia, Gran Bretaña y otros países europeos han promovido durante mucho tiempo formas menos sinceras de populismo racista.

Los estados del sur de Europa que son el primer destino para cruzar a los inmigrantes no deben ser señalados por su crueldad: tienen razón al esperar promesas confiables de asistencia del Norte. Si el suyo es el deber de garantizar que los inmigrantes lleguen a la tierra de forma segura, el norte de Europa debe asumir la tarea del reasentamiento. La geografía física no se puede usar para moderar las responsabilidades morales de uno. Sin embargo, Europa parece decidida a hacer justamente eso. En una cumbre de la UE en junio, se sugirió que se establezcan “centros de procesamiento de migrantes” en el norte de África, cuyo objetivo sería clasificar a los refugiados de otros migrantes, y solo a los primeros se les permite ir a Europa y solicitar asilo. (Libia, Egipto, Marruecos y Túnez ya se han negado a recibir tales centros.) Edi Rama, primer ministro de Albania, ha señalado que esta estrategia equivaldría a “arrojar a personas desesperadas a algún lugar como desechos tóxicos que nadie quiere”.

El tipo correcto de sufrimiento

Hay muchas razones para las fallas de empatía endémicas en toda Europa. La idea de que solo algunos de los que ingresan a Europa merecen ayuda: los refugiados “genuinos” son la clave para crear la suficiente desconfianza que entorpezca el funcionamiento normal de nuestros instintos morales colectivos. El resto son “inmigrantes económicos”: charlatanes que a la vez roban trabajos y se niegan a trabajar, cuya decisión de abordar un bote con una probabilidad de 1 en 16 de morir está motivada por la codicia, y que deben mantenerse fuera a toda costa. El costo de este mito es en verdad alto: ha inclinado la apuesta del control fronterizo para que sea menos importante salvar vidas que garantizar que no se admita a ninguna de esas personas. Pocos son lo suficientemente imprudentes como para decirlo en voz alta, pero las muertes en el Mediterráneo no son una tragedia, son lo mismo de siempre.

La definición de refugiado es una persona cuya migración proviene de un “temor bien fundado de ser perseguido por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un grupo social particular u opinión política”. Los solicitantes de asilo son los que han solicitado estado de refugiado y están a la espera de una decisión, un proceso que es largo, oneroso y traumático, que conduce a un resultado que a menudo es arbitrario . Por el contrario, un migrante es alguien cuya “decisión de migrar es tomada libremente por la persona afectada, por razones de ‘conveniencia personal’ y sin la intervención de un factor externo convincente”.  

Aquellos que están en riesgo de ser perseguidos (y pueden probarlo) reciben protección en otro estado. Quienes en cambio huyen de la pobreza o de la destrucción del medio ambiente no tienen derecho legal a ingresar a Europa y deben hacerlo como delincuentes. ¿Por qué se debería favorecer la persecución sobre la pobreza o la destrucción ambiental como un daño digno de un asilo? Uno de los argumentos es que los gobiernos no han podido proteger a las personas perseguidas, por lo que deben obtener asilo en otro lugar: no hay otra solución para su situación particular. Sin embargo, el argumento asume que no son otra soluciones in situ a disposición de las personas que huyen de la pobreza y la destrucción del medio ambiente. Estoy seguro de que los inmigrantes económicos estarían ansiosos por verlos. Considere que 87 millones de nigerianos viven con menos de $ 2 por día, superando a los del mundo el ranking de pobreza extrema , sin embargo, el 75% de los casi 38,000 migrantes nigerianos que viajaron a Libia para cruzar en 2017 son “migrantes económicos” y, por lo tanto, descalificados para solicitar asilo.    

Que las motivaciones económicas para la migración están tan ampliamente retratadas como meramente económicas es reveladora. Nos dice algo acerca de cómo pensamos acerca de la pobreza: como una condición natural de ciertas regiones del mundo, como una forma de sufrimiento por la cual nadie puede culpar a nadie (esperen tal vez a los pobres mismos). Si bien se considera que la persecución es aberrante, por lo que se ofrece socorro y se busca a los perpetradores, se supone que la pobreza debe perdurar. En palabras de Thatcher “no hay alternativa”. Abrir esa lata de gusanos sería demasiado dañino para el sistema económico global.

A principios de este verano, el presidente francés Macron dijo: “Si se trata de un migrante económico que no enfrenta el peligro en su país, entonces no es responsabilidad de Francia llevarlo”. Si solo Macron reflexionara sobre cómoFrancia llegó a tener la riqueza que otros ahora busque compartir: considere la continua dependencia económica de la economía francesa de sus antiguas colonias . Esto es parte de una tendencia más amplia: la riqueza de las naciones europeas es una dotación del colonialismo , protegida por las mismas reglas comerciales fraudulentas que mantienen pobres a las naciones del Sur Global. 

¿Es de extrañar entonces que aquellos que escapan de la pobreza a veces se presenten como refugiados? ¿Qué otra opción tienen sino calzar su sufrimiento para apelar a la raya de esperanza que permite la ley? Por razones que nunca se explican adecuadamente, otras formas de miseria son insuficientes para fundamentar el derecho a reasentarse. La desesperación que lleva a una persona a cambiar sus salvavidas por unos pocos centímetros en un barco superpoblado no tiene moneda, ni el tipo que lleva a los migrantes a quemarse las puntas de los dedos para evitar ser identificados y devueltos, o autoinfligirse lesiones graves que dejan cicatrices visibles para mejorar sus posibilidades de asilo. Es un sistema profundamente siniestro que requiere que las personas vulnerables se conformen a sus propias definiciones arbitrarias de angustia.  

Como afirma el filósofo Michael Dummett , “todas las condiciones que niegan a alguien la capacidad de vivir donde se encuentra en condiciones mínimas para una vida humana decente deben ser motivo para reclamar refugio en otro lugar”. Tal definición podría revertir la carga actual de la prueba . Debemos desafiar a los estados europeos a que proporcionen evidencia de que (a) las condiciones mínimas para una vida humana decente son posibles para los migrantes en sus países de origen, y (b) no tuvieron parte en el conflicto, la pobreza o la destrucción ambiental que han causado las regiones en cuestión no puede proporcionar las condiciones mínimas para una vida digna. Dejemos de pedirles a los migrantes que demuestren su derecho a condiciones de vida dignas y, en cambio, solicitemos a nuestros gobiernos que demuestren algo de decencia.

Fuente: The Region

*La Dra. Arianne Shahvisi es profesora de Ética y Humanidades Médicas en Brighton and Sussex Medical School.

Traducción libre: CCEIIMO | Centro Costarricense de Estudios Interdisciplinarios sobre Israel y Medio Oriente.