¿Existe estrategia estadounidense en Medio Oriente?

Federico Martín Gaón

Entre los analistas está en boga preguntarse cuál es la estrategia de Estados Unidos en Medio Oriente, si es que acaso existe. Como vengo discutiendo en este espacio, desde la presidencia de Barack Obama se percibe que la hegemonía norteamericana en tierras árabes está terminando.

Esta impresión estriba en una serie de decisiones de alto nivel que mermaron la reputación de Washington para con sus aliados. A los efectos de sintetizar, entre otras cosas podría decirse que la retirada estadounidense de Irak facilitó la rápida expansión de la insurgencia yihadista, dando pie al llamado Estado Islámico (ISIS). Durante la Primavera Árabe, la Casa Blanca abandonó a su suerte a los autócratas amigos, dando lugar a un renacimiento islamista que, en Egipto, llevó a los hermanos musulmanes al poder. En cambio, Obama no mostró empeño por apoyar revueltas populares en países enemigos, so pena de contrariar al Gobierno iraní con el que finalmente acodó el pacto nuclear. Tampoco hizo valer las líneas rojas que él mismo estableció para amedrentar al régimen damasceno, posibilitando que los rusos intervinieran Siria sin miedo a retaliaciones.

Indistintamente de si estas políticas constituyen errores o aciertos, la presidencia de Donald Trump parece seguir transitando por esta ruta. Más allá de una postura dura contra Irán, el mandatario anunció la retirada de un número reducido mas no obstante significante de tropas en Siria, ofreciendo concesiones gratuitas a rusos e iraníes. Si existe una estrategia estadounidense, esta podría describirse como un desentendimiento orquestado de Medio Oriente. Para los críticos, la ambigüedad distintiva del presidente habla más bien de un enajenamiento improvisado, sugiriendo que –si bien Estados Unidos está retirándose de dicha región– no sabe cómo hacerlo de forma ordenada y sin causar embrollos.

Esta es la disyuntiva que plantea la revista Mosaic a lo largo de cinco artículos publicados en enero y planteados con el formato de un debate. ¿Tiene Estados Unidos un plan para Medio Oriente?

Existe una estrategia: retirarse de Medio Oriente sin contrariar a los aliados es viable

Michael Doran introduce la cuestión argumentando la existencia de una estrategia racional de retirada que viene siendo ejecutada desde los tiempos de Obama. Se refiere a ella como “doctrina [Sarah] Palin”, en referencia a un postulado lacónico articulado por la antigua gobernadora de Alaska y excandidata a vicepresidente. En 2013, la republicana dijo tener la solución al problema de la conflagración siria, afirmando que lo mejor es “dejar que Alá lo resuelva”. Doran argumenta que, pese a diferencias políticas, tanto Obama como Trump han adoptado la creencia aislacionista de que las botas estadounidenses no contribuirán a la paz o a la seguridad de Medio Oriente, y que por tanto las opciones militares son una carga innecesaria en el tesoro nacional.

Para Doran, miembro del Hudson Institute, los marcados contrastes de estilo entre el demócrata y su sucesor republicano son un asunto secundario. En este sentido, poco importa que Obama diera la imagen de ser más sobrio y ordenado al llevar a cabo sus decisiones. Lo que sí vale, por otra parte, son las convicciones subyacentes entre uno y otro presidente. Aunque ambos líderes creen en la inutilidad de invertir recursos castrenses en una región tan convulsionada, Obama hipotetizaba que los históricos aliados de Washington no han hecho otra cosa salvo provocar conflicto y embarrar el escenario. Doran sugiere que Trump, en cambio, intenta ejecutar esta retirada sin contrariar innecesariamente a sus aliados históricos, mitigando así el impacto a la Casa Blanca.

Doran argumenta que Estados Unidos puede retener su influencia a través de sus aliados, por lo que debe empoderarlos y velar por sus intereses en el plano internacional. Identifica a Israel, Arabia Saudita y Turquía como los tres principales amigos de Washington capaces de hacer frente a tres problemas fundamentales en la región: las zonas o Estados fallidos como Siria y Yemen, los grupos terroristas o yihadistas sunitas, y finalmente las milicias chiitas vinculadas a Irán. Según esta mirada, con Obama Estados Unidos falló en avanzar una solución para estos problemas porque no hizo cosa relevante que no causara distancia con sus tres mejores aliados. Sucintamente hablando, el demócrata se peleó con los israelíes y los sauditas por su acercamiento a Irán, y se ganó el oprobio de Turquía por su asistencia a las fuerzas kurdas (YPG, SDF), empujando a Ankara a la órbita de influencia rusa.

El autor ilustra esta diferencia haciendo analogía a una mesa de negociaciones. Obama entendió Medio Oriente como si fuera una mesa redonda, en donde Irán y Rusia tenían un rol protagónico como pares de Estados Unidos. Obama creía que rusos e iraníes tenían ambiciones puramente defensivas y que las palabras duras eran solo eso: palabras; a lo sumo utilizadas para expresar frustración por la falta de legitimidad y seguridad en la arena internacional. Coincido con Doran al indicar que esta noción errada permitió a Teherán llevarse concesiones gratuitas, expandiendo sus operaciones militares en Irak, Siria y Yemen, haciendo de Medio Oriente un lugar más impredecible; socavando la imagen de Estados Unidos como un aliado confiable.

 

La concepción de Trump entiende a Medio Oriente como si fuera una mesa rectangular. En un lado están los norteamericanos y sus aliados tradicionales. En el otro, adversarios como Rusia, Irán, las milicias chiitas y los terroristas sunitas. Bajo este esquema, Estados Unidos tiene el desafió de elevar la capacidad de negociación y disuasión de sus amigos, a la par que debe mediar entre sus peleas internas

En definitiva, Doran sostiene que la única opción viable es utilizar este enfoque, acaso una visión pragmática o realista que hace a una estrategia coherente. Trump debe por tanto apoyar y aprovechar la capacidad de sus aliados para contener a los adversarios de Estados Unidos.

No existe una estrategia: un sistema de seguridad sin el componente militar es inviable

El primer comentario al artículo de Michael Doran lo hace Elliot Abrams, un prominente neoconservador que sirviera como asistente y consejero en las administraciones de Ronald Reagan, George W. Bush y Trump. (Recientemente ha sido nombrado Representante Especial para Venezuela). Para Abrams, la premisa fundamental que introduce Doran está errada. Es muy difícil sino imposible desentenderse militarmente de Medio Oriente y sin embargo velar por los intereses de los aliados, especialmente a la hora de contener a Rusia e Irán.

Abrams argumenta que para construir un sistema de seguridad es necesario ensuciarse las manos. No alcanza con facilitar inteligencia y armamento a los aliados. Si lo que se busca es disuadir a los enemigos y garantizar un orden regional favorable, inevitablemente hay que colocar fichas en el campo de juego. Esto no significa dar luz verde a una invasión a gran escala, o a la presencia indeterminada de grandes contingentes. Más bien, el veterano funcionario apunta a la necesidad de preservar la presencia de tropas en puntos vitales. Critica así –y creo que con justa razón– el impulso del presidente por evacuar a los 2.000 soldados asentados en Siria, decisión que le costó al comandante en jefe la renuncia de James Mattis, el hasta hace poco Secretario de Defensa, y el evidente malestar de John Bolton, el Consejo de Seguridad Nacional.

Tal como marca Abrams, existe consenso bipartisano acerca de la importancia de mantener números reducidos de tropas en Medio Oriente para prevenir mayor infiltración iraní, yihadista, o dar lugar a injerencia rusa: precisamente los problemas principales que Doran identifica. Por esta razón, Abrams duda de que Trump tenga la claridad que describe su contraparte cuando ilustra la mesa rectangular.

Para este autor, las decisiones de los últimos dos años reflejan el auge y decadencia de los múltiples personajes que tuvieron protagonismo en el proceso de toma de decisiones. El caso es visible con los constantes cambios de gabinete en la administración Trump. Desde este punto de vista, Doran interpreta una estrategia coherente para Medio Oriente en donde no la hay. Abrams asegura que la posición anterior es demasiado optimista, prometiendo falsamente resultados rápidos y baratos evitando el inevitable componente militar. La mejor apuesta, posiciona en cambio, consiste en exigir un liderazgo que entienda que no hay sistema defensivo sin la dimensión castrense y sin un involucramiento activo en los asuntos que competen a los intereses de seguridad nacional y a las metas de los aliados.

Estrategia o no: en Medio Oriente Estados Unidos es crónicamente inconsistente

Martin Kramer, historiador de Medio Oriente, interviene en segundo lugar. Kramer comienza por cuestionar la consistencia de Michael Doran, notando que antes de que Trump anunciara en diciembre que traería a los soldados en Siria a casa, el intelectual se mostraba en contra de tal medida. Efectivamente, hasta el año pasado Doran argumentaba que Washington tenía que sancionar una presencia permanente en Siria para evitar que Irán tenga acceso terrestre para aprovisionar a sus aliados desde Irak y a través del noreste sirio. Incluso llegó a recomendar el establecimiento de una base en el medio del país, situada en el valle de Éufrates, bajo la premisa de que esto contrarrestaría la influencia de Rusia.

Apoyándose en estas contradicciones, Kramer duda que la estrategia que Doran identifica tenga sentido o asegure tranquilidad a largo plazo. Según expone, dejar el vecindario árabe a la buena de Rusia e Irán es un riesgo elevado como para ser desdeñado. Cualquier garantía que Washington le ofrezca a sus aliados –como cancelar el plan nuclear con Irán, comprometerse a no apoyar a las fuerzas kurdas, o trasladar la embajada norteamericana a Jerusalén– difícilmente podrá servir de compensación por una geopolítica que los aliados interpretan como adversa y duradera.

Es imposible saber que actitud tomarán los sucesores de Trump cuando se enciendan las alarmas y los aliados pretendan cobrar la póliza de seguros ofrecida directa o indirectamente por el actual inquilino de la Casa Blanca. El rechazo de Trump al acuerdo nuclear pactado por Obama muestra que en el traspaso de poder no hay cauciones que aseguren que un presidente entrante respete lo que dijo su predecesor.

Sin embargo, Kramer piensa también que los aliados de Estados Unidos sobredimensionan muchos de los riesgos existentes en Medio Oriente. Duda de que Siria se vaya a convertir en un bastión iraní (yo también lo hago) a partir de la retirada de las tropas norteamericanas, pero así todo reconoce que dichas acciones son un golpe a la reputación y credibilidad de su país.

Ahora bien, el argumento que el autor quiere introducir tiene que ver con la reflexión que permite la perspectiva histórica. Tal y como Doran se muestra inconsistente, Estados Unidos es crónicamente ambivalente y contradictorio en su accionar en Medio Oriente, siendo rehén de la coyuntura internacional y las diferencias ideológicas entre republicanos y demócratas a lo largo del tiempo; problemas propios de cualquier potencia que además sea democrática. No por poco, consciente de esta inconsistencia recurrente, el liderazgo israelí está intentando capitalizar la pérdida de influencia estadounidense acercándose a sus vecinos y forjando un entendimiento con Rusia. (Recomiendo el magistral libro de Dennis Ross, Doomed to Succeed: The U.S.-Israel Relationship from Truman to Obama, que da cuenta de dichas inconsistencias norteamericanas a lo largo de las décadas).

No hay estrategia: tampoco aliados necesariamente confiables y permanentes

Steven A. Cook, miembro del Council on Foreign Relations, escribe la cuarta respuesta. Cook vuelve a la noción de una geopolítica adversa, coincidiendo en que los aliados de Estados Unidos recibirán con escepticismo cualquier consuelo que Washington pueda dispensar para mitigar el impacto de su aislacionismo. Como es el caso de la relación entre Israel y Rusia, esta coyuntura llevará a los tradicionales aliados a tomar cartas en el asunto y procurar la consecución de sus propios intereses, aún si deben contrariar las preferencias de Estados Unidos.

Esto puede ser dañino para la estrategia que Doran concibe. Para ilustrar, el autor se vale del caso de Arabia Saudita. Dejando de lado el asesinato (geopolíticamente incorrecto) del periodista Jamal Khashoggi en octubre del año pasado, Cook argumenta que los sauditas han actuado irresponsablemente en asuntos de elevada trascendencia, complicando y atentando contra el orden que Estados Unidos quisiera establecer. En otras palabras, aunque los aliados son en definitiva aliados, sin la supervisión que solo la presencia activa de la primera potencia mundial puede dar, el comportamiento de países amigos puede convertirse en un lastre y en un dolor de cabeza para la diplomacia estadounidense.

Cita por ejemplo la renuncia forzada que Riad le impuso al primer ministro libanés, Saad Hariri, en noviembre de 2017, por no ser lo suficientemente vocal en su oposición a Irán. Pero el tiro salió por la culata, pues los analistas coinciden en que el incidente fortaleció el agarre de Hezbollah en el país de los cedros. También cita el bloqueo saudita de Qatar en junio de ese mismo año, una medida que no ha tenido éxito en obligar a Doha a alejarse de Irán, creando una fractura en los países sunitas del Golfo; retrasando los esfuerzos norteamericanos por limitar la influencia iraní. Finalmente, Cook hace un análisis parecido en relación con la intervención sunita en la guerra civil en Yemen.

Por otro lado, el autor hace un balance más negativo de Turquía, cuestionando su papel como uno de los principales amigos de Estados Unidos en la región. Es una crítica similar a la que esbocé al abordar la membrecía de Turquía en la OTAN. Cook evoca la identidad islamista del Gobierno turco y menciona una medida afinidad entre Ankara y Teherán, incluyendo gestiones para ayudar a Irán a evadir sanciones internacionales. Asimismo, ataca el postulado de Doran de que Estados Unidos enojó sin necesidad a Recep Tayyip Erdogan al apoyar a los grupos kurdos que combatían al ISIS. Cook marca correctamente que Ankara fue reticente (algunos dirían cómplice) a enfrentarse a los yihadistas, siendo que no quería terminar por fortalecer a la resistencia kurda, especialmente tan cerca de la frontera turca. Visto así, el autor marca que Obama acudió a los kurdos solo después de que los turcos se rehusaran a ayudar en la lucha contra el califato.

 

Para Cook es evidente que es necesario replantear un sistema de seguridad sin Turquía, y la estrategia que Washington adopte tiene que prever que sus amigos de la vieja guardia kemalista ya se han jubilado, dando lugar a una nueva élite profundamente antiestadounidense. Por ello, el analista encuentra paradójico que Doran critique a Obama por poner a los adversarios en una posición de igualdad en la mesa redonda, y empero defienda la necesidad de apoyar a Turquía, un peso pesado que cuestiona con ahínco a Occidente.

Offshore balancing: un sistema de seguridad a lo Guerra Fría

Volviendo a las premisas, en los debates que plantea Mosaic el primer colaborador siempre tiene la oportunidad de responder las críticas de sus colegas. En este caso, Michael Doran revindica lo siguiente: pese al carácter imprevisible o desatinado del presidente, bajo su liderazgo Estados Unidos mantiene coherencia en cinco puntos principales.

Primero, la aversión por desplegar tropas en el terreno. Segundo, la determinación no obstante de utilizar la fuerza en ocasiones puntuales para intimidad a los adversarios. Tercero, su disposición mucho más favorable hacia los aliados que la que mostraba Obama. Cuarto, rechaza la anticuada noción izquierdista de que el conflicto israelí-palestino es la dinámica central del conflicto en Medio Oriente. Quinto, es muy hostil a Irán y consciente del riesgo que presentan sus ambiciones.

Concluye por consiguiente que, si la administración Trump produce caos, entonces se trata de un caos con una forma por lo pronto positiva. Asegura que no hay que sobredimensionar el riesgo que supone la retirada de tropas de Siria, y sostiene que durante la Guerra Fría Estados Unidos trabajó con sus aliados sin desplegar contingentes para no provocar a la Unión Soviética. Este es el sistema de seguridad que propone Doran: que los aliados persigan sus intereses, tomando en cuenta las preferencias norteamericanas a contraprestación de armamento, dinero y apoyo diplomático.

Sobre las aparentes contradicciones que subraya Martin Kramer, Doran se defiende admitiendo que, como perdió el debate, es momento de move on y seguir adelante. Ahora que la retirada de tropas se vuelve una realidad, es momento de abandonar las críticas y esbozar nuevos argumentos constructivos para refinar la estrategia de seguridad en Medio Oriente.

En cuanto a Turquía, a razón de los postulados de Steven Cook, Doran opina que su colega exagera el grado de amistad entre Ankara y Teherán, aludiendo a rivalidades geopolíticas históricas, incluyendo la actual tensión entre ambas capitales sobre la legitimidad del Gobierno de Bashar al-Assad. Y en defensa de Arabia Saudita, Doran cree que las políticas de Riad, aunque tal vez excesivas en su antiiranismo, no dejan de ser positivas para los objetivos estadounidenses. Para él, sus colegas exponen argumentos liberales, idealistas, ponderando consideraciones morales en donde no debería haberlas.

Tener valores en común no es prerrequisito para formar una alianza dentro de un sistema de seguridad. Lisa y llanamente, define que Washington necesita ser servicial a Turquía y perdonar los excesos de Arabia Saudita a los efectos de contrarrestar el orden estratégico que busca Irán. Este es un argumento muy parecido al que realizan los reconocidos teóricos realistas John Mearsheimer y Stephen Walt al hablar de offshore balancing, concibiendo a Estados Unidos como un “equilibrador a distancia”. Esta concepción propone utilizar a los aliados para dirimir la influencia de los poderes rivales, y solo intervenir militarmente cuando no quede otra salida.

En mis artículos suelo indicar que Estados Unidos parece no tener estrategia en Medio Oriente. El debate que ofrece Mosaic reafirma esta percepción. Las medidas contradictorias entre una administración y la siguiente hablan de visiones contrapuestas que a veces pueden confundirse como improvisación o desinterés. Haya estrategia o no, lo cierto es que Washington no tiene una política clara para con todas las partes involucradas. A mi criterio esto es grave. Para bien o para mal, las percepciones ocupan un papel central en las relaciones internacionales e influyen en el comportamiento de los Estados, tanto aliados como enemigos.

En mi opinión, el desentendimiento de los norteamericanos con Medio Oriente, orquestado o no, arriesga dar impresiones equivocadas. Por eso, de momento creo que el principal desafío de Estados Unidos en la materia consiste en encontrar un balancear entre políticas contradictorias, y reafirmar el tipo de equilibrio por el cual quisiera velar.

Fuente: https://federicogaon.com

¿Qué hiciste Trump?

Bryan Acuña, CCEIIMO

El presidente Donald Trump siguiendo sus promesas de campaña, tomo la decisión de sacar las tropas estadounidenses de Siria, o al menos de esa forma lo ha dejado entrever en estos días. El movimiento según indica, obedece a que han logrado vencer al DAESH, criterio no compartido por el resto de aliados de la OTAN, principalmente los países europeos que han formado parte de las operaciones; por ejemplo Francia y Alemania.

Y es que pese a lo manifestado por el presidente estadounidense, es imposible acabar con algo que surgió como un movimiento ideológico fuertemente viral. Lo que la coalición logró contra la estructura islamista fue desmembrar su pujante “empresa”, decapitar algunos de sus liderazgos y desperdigarlos por varias regiones donde se aprovechan de los vacíos legales y de poder para seguir actuando, como ocurre en Libia y en el Magreb africano. O actúan como “lobos solitarios” cometiendo atentados de baja intensidad, que se endosan fácilmente como logros de la “Guerra contra los infieles”.

El movimiento es tan repentino y sorpresivo que desubica a otros actores internacionales, haciendo pensar que el gobierno de Trump está entregando en bandeja de plata el dominio del Levante Mediterráneo al Kremlin; algo que ya domina de facto desde hace tiempo pero que con esta movida se haría oficial.

Sumaría además una zona de respiro para los intereses de la República Islámica de Irán en sus afanes por crecer en influencia en la región, sumando el poder que manifiesta en Siria, más lo logrado con la retirada de tropas estadounidenses de Irak, aplomado en el Líbano a través de fichas importantes en el poder político como militar por medio de Hezbollah, así como ser el soporte más importante del grupo islamista Hamas en Gaza, logrando así tener tres eventuales frentes para confrontar indirectamente a Israel a través de luchas de desgaste.

El retiro estadounidense significaría que en Israel tendrán que acostumbrarse a negociar en ruso, algo que ya de todos modos desde la época de Obama han logrado asimilar. Y si bien el gobierno de Trump ha sido el que mayores apoyos le ha brindado a Israel en las últimas décadas, salvo que el movimiento en Siria tenga “trampa”, esto le traerá dolores de cabeza a los israelíes, en un barrio donde no hay tiempo para aburrirse.

Mientras que por otro lado, se da por un hecho que Assad no será removido del poder y la victoria finalmente quedó en manos del líder alauita, aunque con un país resquebrajado por luchas tribales y sectarias que no facilitará el proceso de devolverlo a una condición anterior; eso simplemente no ocurrirá.

Por otro lado a los kurdos, una de las principales fuerzas que aprovecharon la ruptura momentánea del liderazgo sirio, quedan a la expectativa ante el temor que esto sea un retroceso, principalmente ante la amenaza de Turquía, quienes en su afán de tener más poder en Oriente Próximo decidan seguir minando el posicionamiento y autodeterminación kurda en la región, causando además que el gobierno de Ankara siga violando sistemáticamente los derechos de esta población. Además que las aspiraciones turcas son las de convertirse de nuevo en la principal potencia del mundo islámico en general, y es hacia donde Erdogan y sus seguidores apuntan desde hace años.

Regresando brevemente al tema kurdo, está claro que se desaprovechó la posibilidad de generar un enroque estratégico a través del fortalecimiento a las posiciones kurdas y se fue dejando una vez más en el olvido a esta nación que pudo transformarse en el pivote geopolítico que se necesitaba para romper con la media luna de dominio que ha estructurado inteligentemente Moscú en colaboración directa con Teherán y por el contrario en estos momentos por la coyuntura es posible que al menos en Siria los kurdos estén decididos en cierta forma alinearse con las fuerzas militares del gobierno de Assad contra los sueños expansionistas del gobierno de Recep Tayyip Erdogan.

Estados Unidos mantendrá sus apoyos a los aliados de la zona (Israel y Arabia Saudita principalmente), pero más desde el ámbito material, principalmente a través de la venta de armamento y equipo de defensa, pero en el terreno mantendrá cierta distancia. Sin embargo, cuidado con hacer una apreciación errónea, ya que Estados Unidos no se va del todo, aún poseen importantes bases militares en regiones aledañas, que de ver amenazados sus intereses estratégicos, regresaría a dar golpes en la mesa.

Pero la distancia que decidieron tomar, corta un importante canal de comunicación para consensuar una agenda que mantenga el equilibrio del poder favorable, decidiendo dar la iniciativa a otros actores que no desaprovecharán la oportunidad.

Fuente: El Mundo CR

Erdogan, Trump y el asesinato de Khashoggi

Bulent Aliriza, Director y Asociado Senior, Proyecto Turquía

El periodista disidente saudí Jamal Khashoggi fue nombrado póstumamente “Persona del Año” de Time junto con otros cuatro periodistas, por “correr grandes riesgos en busca de verdades más grandes” el 11 de diciembre. El terrible destino de Khashoggi, que pagó el precio final en el consulado de Arabia Saudita en Estambul el 2 de octubre a manos de 15 agentes que habían llegado de Riad el día anterior, no solo provocaron una tormenta mundial de indignación sino que también pusieron en marcha una gran táctica diplomática del presidente Recep Tayyip Erdogan en la búsqueda de una serie de objetivos relacionados que involucran al presidente Donald Trump e impactan las relaciones entre Estados Unidos y Turquía.

El objetivo principal de Erdogan era vincular de manera efectiva e irrevocable la desaparición y el asesinato de Khashoggi a Arabia Saudita y, sin nombrarlo directamente, Mohammad bin Salman (MBS), el príncipe heredero y gobernante de facto de Arabia Saudita, que se había elevado a un obstáculo para Los cálculos regionales de Turquía a través de su identificación pública de Turquía bajo el liderazgo de Erdogan como “una amenaza importante en la región junto con Irán”, así como su bloqueo en curso de Qatar. Su siguiente objetivo era tratar de forzar a la administración de Trump, que había estado respaldando a MBS sin ninguna reserva aparente antes del asesinato como socio clave en sus planes de Medio Oriente, para revisar su relación con él. A falta de un apalancamiento directo significativo sobre Riyadh,

Al mismo tiempo, Erdogan deseaba utilizar la interacción en este tema con Washington para mejorar su relación con Trump, que había sido sacudida por el encarcelamiento del Pastor Andrew Brunson en Turquía y las sanciones asociadas de los Estados Unidos para lograr su liberación, así como por el la continua ausencia de progreso en los temas, que han dividido por mucho tiempo a los dos países, como el estancamiento de la extradición de Fethullah Gulen, el compromiso del Pentágono con el YPG kurdo sirio y el caso Halkbank. Por último, pero no menos importante, Erdogan esperaba aprovechar la vigorosa defensa de Turquía por la justicia en el horrible crimen contra un periodista en territorio turco para intentar revertir el flujo negativo de noticias relacionadas con el historial de Turquía en materia de libertad de prensa.

El núcleo de la estrategia fue una serie diaria de filtraciones por parte de funcionarios anónimos a corresponsales con sede en Estambul, especialmente periodistas estadounidenses, para garantizar que el tema permaneciera en los titulares mientras se destruyen los intentos de Arabia Saudita de negar el asesinato. El 23 de octubre, Erdogan intensificó personalmente la campaña en un discurso en la Gran Asamblea Nacional de Turquía en el que pidió a Arabia Saudita que “dejara al descubierto a todos los perpetradores de arriba abajo y los hiciera responsables ante la ley” y que el “equipo de ejecución” Ser extraditado a Turquía. El costado de Erdogan fue seguido el 31 de octubre por una acusación formal emitida por un fiscal de Estambul, que acusó tras extensas investigaciones que el cuerpo de Khashoggi “fue desmembrado y destruido después de su muerte por asfixia … de acuerdo con los planes hechos de antemano.

A pesar de la evidencia aparentemente irrefutable que se está divulgando, Erdogan decidió no solo abstenerse de nombrar a MBS como el instigador del crimen, sino también a mantener el contacto con Arabia Saudita durante todo el mes. Esto incluyó una reunión con el emisario de Salman, el príncipe Khalid bin Faisal, el 11 de octubre, durante la cual, según el New York Times.el 22 de octubre, citando a una fuente turca anónima “cercana a Erdogan”, ofreció ayuda financiera e inversión y puso fin al bloqueo de Arabia Saudita en Qatar a cambio de que Turquía retirara el caso Khashoggi, una oferta que Erdogan rechazó “enojado”. como un “soborno político”: dos conversaciones telefónicas entre Erdogan y el Rey Salman el 14 de octubre y el 20 de octubre, seguidas de una con el propio MBS el 24 de octubre, así como conversaciones infructuosas en el contexto de un Grupo de Trabajo conjunto acordado con el Fiscal saudí General en Estambul del 29 al 30 de octubre. Sin embargo, está claro que, como lo demostró su profundo respeto por Salman y el énfasis en la importancia de la relación turco-saudí en su discurso del 23 de octubre, la ofensiva de Erdogan contra MBS se basó principalmente en tratar de persuadir a Trump para que lo presionara.

El 15 de octubre, Trump manifestó públicamente que estaba consciente de la vigorosa campaña mediática emprendida por Erdogan sobre este tema al comentar que “Turquía estaba siendo muy dura, muy dura”. Luego instruyó al Secretario de Estado Mike Pompeo para que discutiera el caso con Erdogan en Estambul. el 17 de octubre, cuando regresaba de una reunión con MBS en Riyadh. Es interesante observar que la NBC informó el 15 de noviembre, citando a numerosos funcionarios estadounidenses, que Erdogan había usado la reunión para presionar nuevamente a Pompeo por la extradición de Gulen. Luego, los dos líderes hablaron por teléfono el 21 de octubre y, de acuerdo con la lectura de la Casa Blanca, estuvieron de acuerdo en “la necesidad de aclarar el incidente de Jamal Khashoggi con todos sus aspectos”. Esto fue seguido por la visita de la Directora de la CIA a Turquía, Turquía, El 23 de octubre, que, a diferencia de la de Pompeo,

El 2 de noviembre, Erdogan intentó aumentar la presión doméstica sobre Trump a través del Washington Post.con la que Khashoggi se afilió como columnista. En un artículo de opinión, preguntó: “¿Dónde está el cuerpo de Khashoggi? ¿Dónde está el “colaborador local” a quien los funcionarios sauditas afirmaron haber entregado los restos de Khashogui? ¿Quién dio la orden de matar a esta amable alma? “Continuó:” Desafortunadamente, las autoridades sauditas se han negado a responder esas preguntas. . . Sabemos que la orden de matar a Khashoggi vino de los niveles más altos del gobierno saudí. Algunos parecen esperar que este “problema” desaparezca a tiempo. Pero seguiremos haciendo esas preguntas. . . Como miembros responsables de la comunidad internacional, debemos revelar las identidades de los maestros títeres detrás del asesinato de Khashoggi y descubrir a aquellos en los que los funcionarios sauditas, que aún intentan encubrir el asesinato, han depositado su confianza “.

Sin embargo, a pesar de la evidencia presentada por Ankara y su esfuerzo sostenido de los medios, la administración de Trump no rompió con MBS como Erdogan había esperado. Pompeo declaró el 1 de noviembre que Estados Unidos tenía “relaciones comerciales importantes, relaciones estratégicas importantes, relaciones de seguridad nacional con el Reino de Arabia Saudita, y tenemos la intención de asegurarnos de que esas relaciones permanezcan intactas”. Tras el anuncio del fiscal público saudí de que buscaría la pena de muerte para 5 de los 11 acusados ​​de asesinato por Khashoggi, un movimiento descrito por la mayoría de los forasteros como un encubrimiento, el Departamento de Estado anunció de inmediato sanciones simbólicas el 15 de noviembre contra 17 saudíes por sus supuestos roles. Después de sus reuniones con el asesor de seguridad nacional John Bolton y Pompeo en Washington el 20 de noviembre, donde se discutió el caso Khashoggi, El ministro de Relaciones Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, expresó su decepción pública por la posición de Estados Unidos. Dijo: “Muchos países no quieren dañar sus relaciones con Arabia Saudita debido al asesinato de Khashoggi. Nosotros tampoco. Sin embargo, el asesinato debe ser descubierto.

Incluso después de que fue reportado el 16 de noviembre por el Washington Postque la CIA había llegado a la conclusión independiente de que MBS había ordenado el asesinato, una declaración de la Casa Blanca con el estilo inimitable de Trump reafirmó el 20 de noviembre que Estados Unidos continuaría respaldando a MBS. Decía: “El rey Salman y el príncipe heredero Mohammad bin Salman niegan enérgicamente cualquier conocimiento de la planificación o ejecución del asesinato del Sr. Khashoggi. Nuestras agencias de inteligencia continúan evaluando toda la información, pero es muy posible que el Príncipe Heredero haya tenido conocimiento de este trágico evento, ¡tal vez lo hizo y quizás no! Dicho esto, es posible que nunca sepamos todos los hechos relacionados con el asesinato del Sr. Jamal Khashoggi. En cualquier caso, nuestra relación es con el Reino de Arabia Saudita. Han sido un gran aliado en nuestra muy importante lucha contra Irán.

El 22 de noviembre, Trump restó importancia al informe de la CIA diciendo: “No sé si alguien podrá concluir que el príncipe heredero lo hizo”. Pero si lo hizo o no, lo niega con vehemencia. “La CIA no dice que lo hicieron, sí señalan ciertas cosas y al señalar aquellas cosas en las que puede llegar a la conclusión de que tal vez lo hizo o quizás no”. Cavusoglu, quien acababa de regresar a Turquía, respondió directamente a los comentarios. el 23 de noviembre diciendo: “Las declaraciones de Trump equivalen a que él diga ‘Voy a hacer la vista gorda, pase lo que pase’. Este no es un enfoque correcto. El dinero no lo es todo. No debemos alejarnos de los valores humanos ”.

El continuo rechazo de Trump a actuar fue confirmado por el secretario de defensa Jim Mattis y Pompeo en una audiencia cerrada en el Senado el 28 de noviembre. Luego, Pompeo advirtió que “degradar los lazos con Arabia Saudita sería un grave error para la seguridad nacional de los EE. UU. aliados El Reino es una fuerza poderosa para la estabilidad en un Medio Oriente que de otra manera estaría cargado ”. Mattis agregó:“ Debo notar que rara vez somos libres de trabajar con socios impecables. . . Arabia Saudita, debido a la geografía y la amenaza iraní, es fundamental para mantener la seguridad regional e israelí y para nuestro interés en la estabilidad del Medio Oriente. “Pompeo subrayó aún más la posición del gobierno en una entrevista televisiva el 1 de diciembre diciendo:” He leído cada pieza de inteligencia que está en posesión del gobierno de los Estados Unidos. . . No hay evidencia directa que lo vincule [MBS] con el asesinato de Jamal Khashoggi. . . Son una relación que ha importado durante 70 años en las administraciones republicana y demócrata por igual. Sigue siendo una relación importante, y nuestro objetivo es mantener esa relación “.

Haspel, quien al parecer no fue admitido por la Casa Blanca para unirse a la sesión informativa del 28 de noviembre, ofreció una sesión informativa especial por separado al Senado el 4 de diciembre, lo que llevó a un número limitado de participantes a declarar después que confirmó la participación directa de MBS así como su inclinación a apoyar la posible acción del Congreso. Es posible que Haspel también haya contribuido a facilitar una visita inusual y no anunciada al Senado el 7 de diciembre por parte de su homólogo turco, Hakan Fidan, uno de los colaboradores más cercanos de Erdogan, que, según un informe de Reuters del mismo día que cita cinco fuentes, incluyó una reiteración de El caso turco sobre el asesinato de Khashoggi.

Sin embargo, no habría ningún cambio en la posición de Trump. El 10 de diciembre, el yerno y consejero principal de Trump, Jared Kushner, identificado durante mucho tiempo como el contacto más cercano de MBS en el gobierno de los Estados Unidos, dijo que el enfoque de la administración se había alejado del caso Khashoggi. Dijo: “Estamos concentrados ahora en la región más amplia, que es de esperar que descubramos cómo llegar a un acuerdo entre los israelíes y los palestinos”. Cuando se le preguntó si quedarse con Arabia Saudita significaba quedarse en MBS el 11 de diciembre, Trump dijo: “Bueno, en este momento, ciertamente lo hace. Él es el líder de Arabia Saudita. Han sido un muy buen aliado “. Agregó:” Realmente espero que la gente no sugiera que no deberíamos tomar cientos de miles de millones de dólares que van a llevar a Rusia y China, principalmente a aquellos dos, En lugar de dárnoslo. Estás hablando de cientos de miles de trabajos. Estás hablando de enormes contratos militares y de otro tipo “.

Hay pocas dudas de que el deseo de Trump de continuar confiando en MBS para lograr el objetivo de implementar el plan de paz de Medio Oriente desde el exterior en Kushner se ha estado desarrollando durante casi dos años; Mantener una alta producción saudí para mantener bajos los precios del petróleo, especialmente cuando el petróleo iraní está siendo sancionado por los Estados Unidos y se enfrenta a Irán en toda la región, junto con las ventas de armas proyectadas de los Estados Unidos a Arabia Saudita, cuyo valor ha sido invariablemente exagerado. por Trump en todas sus declaraciones sobre Khashoggi, han bloqueado el objetivo de Erdogan de abrir una cuña entre los dos países. Al sentirse envalentonado por el apoyo del gobierno de Trump, Arabia Saudita rechazó la solicitud de extradición de Turquía para los involucrados en el asesinato de Khashoggi el 10 de diciembre.

A medida que el asesinato de Khashoggi desaparece de las primeras páginas, también está cediendo su posición prominente en la agenda de la relación bilateral entre Estados Unidos y Turquía. Si bien es difícil determinar con precisión el impacto en las relaciones, es seguro decir que la decepción de Erdogan por la obstinada renuencia de Trump a actuar contra el MBS se corresponde con la decepción recíproca de Trump en Erdogan por tratar un problema con el que nunca quiso tratar tal determinación Sin duda, Turquía disfrutó de la cobertura de prensa inusualmente positiva que recibió en los EE. UU. Al defender la necesidad de tomar medidas contra el instigador y contra los autores del asesinato de Khashoggi. Sin embargo, como el interés de los Estados Unidos.

Bulent Aliriza es un asociado senior y director del Proyecto Turquía en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) en Washington, DC.

Fuente: CSIS | Center for Strategic & International Studies

Perdiendo por “Ganar”: las guerras de Estados Unidos en Afganistán, Irak y Siria

Por Anthony H. Cordesman

Estados Unidos ha alcanzado el punto donde la tercera administración consecutiva está librando guerras en las que Estados Unidos a menudo obtiene victorias tácticas serias y afirma que se está moviendo hacia una forma más amplia de victoria, pero no puede anunciar una estrategia clara para poner fin a una guerra determinada. o trayendo una paz estable. Una vez más, una nueva Administración parece haberse enfocado en el nivel táctico del conflicto y llamó a esto una estrategia, pero no ha tenido una estrategia clara para terminar la lucha en términos favorables.

Más que eso, la nueva administración parece haber aceptado el legado de la administración anterior al abandonar en gran parte el lado civil de cada guerra. Se trata de grandes insurgencias y guerra civil como si fueran movimientos terroristas limitados. No tiene una clara estrategia civil-militar, planes para operaciones de estabilidad u opciones para crear el nivel de gobernabilidad y desarrollo que pueda traer una paz duradera. No tiene una gran estrategia y está luchando la mitad de una guerra.

Perdiendo por “Ganar”: Afganistán

Las nuevas ofensivas talibanes en Afganistán son otra advertencia más del hecho de que Estados Unidos está involucrado en una guerra de desgaste que no tiene garantía de ganar a nivel militar, y donde no tiene una estrategia aparente para lidiar con la falta de unidad política de Afganistán. , el liderazgo y la incapacidad de darle a su pueblo progreso económico y libertad frente a la corrupción.

Estados Unidos ha progresado en la creación de fuerzas afganas más efectivas y ha proporcionado suficiente personal de trenes y asistencia para proporcionar ayuda seria al Ejército afgano. También proporcionó más apoyo aéreo. El apoyo aéreo de combate aumentó de un mínimo de 411 incursiones por año que en realidad dispararon municiones en 2015 a 1,248 en 2017. Dicho de otra manera, Estados Unidos. aumentó la cantidad de incursiones que realmente disparan municiones por mes desde un promedio de menos de 100 incursiones en 2008 a más de 500 en los primeros cinco meses de 2108.

Dicho esto, los combates recientes no han demostrado que estos pasos estén haciendo que el país sea más seguro o que puedan detener el lento crecimiento de la influencia talibana y el control sobre determinados distritos. Pakistán sigue siendo un problema, y ​​ahora Irán y Rusia parecen dispuestos a tratar con los talibanes por su cuenta. Los Estados Unidos. y las fuerzas del gobierno afgano pueden no estar perdiendo, pero no hay evidencia clara de que se acerquen a ninguna forma de ganar.

Además, Estados Unidos está haciendo un trabajo mucho peor al intentar luchar en la mitad civil de la guerra. Prácticamente ha detenido cualquier esfuerzo importante en la construcción de la nación y puede estar planeando recortes importantes en la estabilidad limitada y las operaciones cívico-militares que todavía lleva a cabo. Esto simplemente no es un enfoque viable en lo que es efectivamente una guerra de estado fallida.

El gobierno central débil y dividido de Afganistán ha hecho algunos progresos bajo el presidente Ghani, pero no está nada claro que las próximas elecciones puedan ser más exitosas que la última, o traer el nivel de gobierno unido, honesto y efectivo que el país necesita desesperadamente. para evitar que la influencia talibana crezca y elevar el nivel de apoyo popular hasta el punto en que realmente haya ganado corazones y mentes.

Diecisiete años después, EE. UU. No tiene una estrategia real en Afganistán más allá de la esperanza de que los talibanes se agoten primero y estén dispuestos a negociar en los términos del gobierno, o de alguna manera estar

dispuesto a dividir el país, y aceptar una división que le da el control de una parte sustancial a expensas del gobierno. Los Estados Unidos no solo no pueden responder la pregunta de “¿cómo termina esta guerra?” Estados Unidos no puede responder la pregunta de “¿por qué debería terminar esta guerra?”

Perdiendo por “Ganar”: Siria

Afganistán, sin embargo, es apenas el único caso ilustrativo. La guerra en Siria se ha convertido en una victoria de Assad. Estados Unidos ha vencido en gran medida a ISIS como un protoestado o califato, pero ha empoderado a Assad en el proceso. Una combinación de terrorismo de estado, poder aéreo ruso y apoyo iraní y de Hezbollah, le han dado al régimen de Assad una segunda vida. Ya controla el 75% de la población restante y gana cada día más control.

Pese a todo lo que se habla de derrotar al terrorismo en Siria, la última estadística START sobre terrorismo también muestra que ISIS solo ha sido responsable de menos del 30% de los actos terroristas en Siria e Iraq entre 2012 y 2017. Solo ha sido responsable de 31 % de los incidentes solo en Siria, incluso si se excluyen todos los actos de terrorismo de estado del régimen de Assad. Además, el régimen de Assad se enfrenta a una nueva gran lucha contra los restos de las fuerzas rebeldes sirias en la región noroccidental de Idlib, en Siria. Turquía está interviniendo activamente contra los kurdos de Siria, los mismos grupos que fueron la clave para que Estados Unidos apoye la lucha en el terreno.

El lado civil de la guerra es aún peor que en Afganistán, en parte porque Siria era un país mucho más desarrollado cuando comenzó la guerra. Los estudios del Banco Mundial muestran que la economía de Siria está devastada, y la ONU estimó a comienzos de este año que casi la mitad del país estaba en riesgo por el impacto de la guerra. Nadie sabe cómo estimar con precisión el costo de reconstruir y recuperarse de la guerra, incluso si los sirios pudieran ponerse de acuerdo sobre cómo hacerlo y encontrar el dinero. Peor aún, los estudios del Banco Mundial también muestran que Siria ha perdido el equivalente a una década de desarrollo, y no hay una fuente creíble de los niveles mucho más altos de ayuda que necesitaría para permitir que su economía se recupere y satisfaga las necesidades de su gente y sane la salud. ira y divisiones políticas y económicas masivas entre árabes y kurdos, sunitas y otras sectas, y sus regiones.

Una vez más, EE. UU. No puede responder la pregunta de por qué la lucha debería terminar o puede terminar en una paz estable. De hecho, al menos el lado público de la estrategia estadounidense parece consistir en gran medida en victorias tácticas contra ISIS y pretender que el resto de Siria y la región no existen o que mágicamente se volverán pacíficas y estables debido a algunas negociaciones formales de paz. A diferencia de Afganistán, ni siquiera existe el armazón de un plan para dar forma a la futura estructura de las fuerzas militares de los Estados Unidos en Siria o su seguridad. Nunca ha habido un plan de estabilidad o operaciones civiles y militares significativas. EE. UU. No solo ha estado peleando la mitad de una guerra, en el mejor de los casos ha estado luchando contra menos de un tercio del enemigo.

A pesar de todas las conversaciones sobre negociaciones y negociaciones de “paz”, un país dividido con enclaves rebeldes y en gran parte kurdos no puede tener una paz real o estable. Sin embargo, incluso una victoria total de Assad significaría entonces que un dictador alauita intente gobernar a una población sunita en gran parte hostil que ha perdido unos 400,000 civiles, ha sido aterrorizada por bombas de barril y armas químicas, y ha visto a millones de desplazados o expulsados ​​del país. También dejaría a Israel, Turquía y los vecinos árabes de Siria para tratar con Rusia, el impacto de la influencia iraní y de Hezbolá, y el desbordamiento del renacimiento casi inevitable de alguna forma de ISIS o el surgimiento de otra nueva resistencia extremista islámica suní.

Perdiendo por “ganar”: Iraq

Y luego, está Iraq. Los EE. UU. Han tenido un mejor desempeño militar por segunda vez de lo que lo hicieron entre 2003 y 2011. Como fue el caso en Afganistán, EE. UU. Finalmente comenzó a concentrarse en esfuerzos verdaderamente serios para desarrollar fuerzas terrestres eficaces en combate en 2015. Luego envió entrenar y ayudar a las fuerzas a avanzar para apoyarlos en el combate real. También aceptó el hecho de que no había posibilidades de éxito en la lucha contra los talibanes en Afganistán o el EIIS en Irak, Siria, sin cantidades masivas de poder aéreo de Estados Unidos.

El lado militar

El resultado final ha sido un éxito, al menos en la lucha contra el ISIS hasta el punto de destruir su capacidad para ocupar ciudades clave de Iraq, y su “califato”. Al mismo tiempo, este éxito se ha logrado a costa de una importante expansión del papel militar y de seguridad de Irán en Iraq y del aumento de las milicias chiítas y sunitas.

Estados Unidos no ha reconstruido las fuerzas iraquíes a un nivel en el que tienen una capacidad creíble para disuadir o defenderse contra Irán, y las tensiones entre las fuerzas árabes bajo el control del gobierno central en Bagdad y los kurdos Peshmerga en el norte llevaron a una confrontación importante. en 2018, donde las fuerzas gubernamentales recuperaron grandes áreas ocupadas por el Pesh Merga, pero las fuerzas árabes y kurdas permanecieron tan divididas como siempre.

Una vez más, “ganar” a nivel militar ha sido en gran medida un éxito táctico sin una estrategia aparente para ganar incluso el lado militar de una paz estable. Y aquí, es útil examinar el enfoque general de los EE. UU. En las tres guerras en el pedido presupuestario del Presidente para el año fiscal 2019 al Congreso, solicitudes que proporcionan muchos más detalles que la casi total falta de detalles en la nueva Estrategia de Defensa Nacional.

La Administración solicitó un mínimo de ayuda civil de cualquier tipo, pero solicitó un aumento en el costo de la solicitud del Departamento de Defensa para tales operaciones para las tres guerras, desde $ 60.1 mil millones en FY2018 a $ 64.2 mil millones en FY2019, mucho más bajo que el pico de $ 187 mil millones en FY2008. También quedó claro a partir de la solicitud presupuestaria para el año fiscal 2019 -y las declaraciones del Secretario de Defensa y altos funcionarios estadounidenses- que se buscaba un aumento significativo en el tren directo y ayuda a las fuerzas afganas, iraquíes y sirias en el terreno.

La cantidad de tropas que EE. UU. Realmente envió para ayudar a las fuerzas de combate aliadas en cada país nunca se dejó en claro, y los informes mensuales actuales del Departamento de Defensa sobre personal militar y civil en el extranjero no incluyen entradas para Afganistán, Irak o Siria. Sin embargo, la solicitud de presupuesto para el año fiscal 2019 sí indicó que los EE. UU. Planeaban mantener el número total de personal militar promedio realmente desplegado en Afganistán, Irak o Siria. a 12,000 (menos de 3,000 a 6,000 más en personal “temporal”).

Este fue un recorte masivo de 187,000 en el año fiscal 2008, pero mucho más alto que el mínimo de 8,000 tropas en el año fiscal 2017. También hubo un aumento importante en otros niveles de apoyo, aunque el Departamento no proporcionó un descanso del número de contratistas o civiles, y las justificaciones presupuestarias no proporcionan ninguna forma clara de vincular los informes del Departamento de Defensa con el Departamento de Estado completo. esfuerzo civil OCO

Otros informes de AFCENT mostraron que EE. UU. Volvió a hacer incrementos masivos en su apoyo aéreo activo para las fuerzas terrestres locales. Estados Unidos aumentó el apoyo aéreo de un mínimo de 1.411 incursiones por año que en realidad dispararon municiones en Iraq y Siria en 2014, a entre 10.000 y 12.000 por año en 2015-2017. Estados Unidos redujo drásticamente el número de incursiones de ataque por mes en 2018, pero

solo después de hacer incrementos masivos en tales salidas en la lucha para después de liberar a Mosul e infligir grandes derrotas en ISIS tanto en Irak como en Siria.

Igualmente importante, la presentación del presupuesto para el año fiscal 2019 no describió ninguna forma de plan o estrategia para ninguna de las tres guerras por la porción del gasto de guerra de los EE. UU. Dedicada a operaciones de contingencia en el extranjero (OCO) más allá del próximo año fiscal. No hizo ningún intento de definir una estrategia o un presupuesto del mundo real para el período restante de FY2020 hasta FY2023 en el Plan de Defensa de Futuro Año. La Administración tampoco ha hecho ningún intento de este tipo desde que presentó su solicitud presupuestaria, ni describió ningún plan para aumentar las fuerzas iraquíes, redujo la influencia iraní, redujo el creciente flujo de ventas de armas rusas o ayudó a crear algunos sistemas nacionales para la regla de ley y seguridad local.

El lado civil

En cuanto al aspecto civil, Estados Unidos parece haber ignorado casi deliberadamente la advertencia del Banco Mundial sobre el costo de la reconstrucción de las áreas dañadas durante los combates con ISIS o los costos mucho más altos de la reforma económica que pueden satisfacer las necesidades del pueblo iraquí y ganar su apoyo para el gobierno central. Del mismo modo que EE. UU. De hecho abandonó los esfuerzos serios para construir la nación y las operaciones de estabilidad en Afganistán en 2014, y nunca intentó restaurarlos cuando renovó un gran apoyo militar; Estados Unidos puso fin a tales esfuerzos en Iraq en 2011 y nunca los renovó, ya que prácticamente se quebró bajo las presiones combinadas de una necesidad masiva de reformas estructurales, el costo de los combates y grandes reducciones en los ingresos de exportación de petróleo.

De manera similar, Estados Unidos parece haber hecho poco para ayudar a que Irak eleve uno de los niveles de gobernanza más bajos del mundo, o para moldear un resultado de las elecciones de 2018 que sería menos divisivo que las elecciones de 2010 que ayudaron a Maliki. un aspirante a autoritario, renovó las divisiones entre sunitas y chiítas, y fuerzas militares iraquíes polarizadas y corruptas. De hecho, es un poco complicado saber cuál de los tres gobiernos en los países en los que Estados Unidos está luchando actualmente está calificado por el Banco Mundial como el que tiene los niveles más bajos de gobernabilidad. En cuanto a la corrupción, tanto Abadi como Ghani han hecho algunos progresos en sus respectivos países, pero Transparency International clasifica a Siria como el tercer país más corrupto del mundo, Afganistán sigue en el puesto 4, e Irak ocupa el puesto 11.

El resultado de las elecciones iraquíes sigue sin aclararse y puede seguir siéndolo durante algunos meses, dados los problemas tanto para crear una coalición como para hacerla funcionar realmente. Sin embargo, ya está claro que podría empoderar fácilmente a Irán, volver a dividir Iraq entre chiítas y sunitas, y / o dejar una disputa enconada entre el gobierno central y los kurdos. Tal resultado bien podría convertir la “victoria” de los EE. UU. Sobre el “califato” ISIS en una gran victoria para Irán y una derrota para los Estados Unidos, pero parece ser un aspecto más del futuro de lo que nadie en la Administración está dispuesto a cara o dirección pública.

Llegar a las manos con algunas realidades sombrías

Es mucho más fácil expresar estos problemas que sugerir las soluciones, especialmente dado que todas las opciones involucradas ahora presentan riesgos e incertidumbres importantes y ninguna de las opciones es particularmente buena. Un conjunto de opciones es la eliminación gradual o la eliminación progresiva de cada conflicto. Estas opciones deben tomarse mucho más en serio, al igual que establecer condiciones muy claras para el continuo apoyo militar y militar de los EE. UU. A Afganistán e Irak, condiciones basadas en un entendimiento serio de que Estados Unidos realmente actuará si no se cumplen. Declarar victoria y marcharse es una cosa. Establecer las condiciones adecuadas y marcharse con una justificación completa si no se cumplen es otra muy distinta.

Afganistán

Sin embargo, la importancia estratégica de cada guerra y país también debe tenerse en cuenta. Afganistán no es el centro de una gran actividad terrorista internacional. Es solo un país de muchos que podría convertirse en un centro de terrorismo internacional. La retirada de los Estados Unidos podría simplemente transferir sus problemas de estabilidad y seguridad a Pakistán, Irán, Rusia y sus vecinos de Asia Central.

Cambiar la condicionalidad en Afganistán de la retórica a la realidad y hacer que el precio de mantener la unidad política, el éxito en el desarrollo de las fuerzas de seguridad locales y la reforma económica sea exigente. Sin embargo, el costo de permanecer en un estado fallido en el tiempo es demasiado alto. Además, el costo político para los Estados Unidos de tener que actuar de conformidad con esa condicionalidad puede ser mucho más aceptable que un compromiso abierto al éxito parcial del Afganistán o un fracaso final.

Visto desde esta perspectiva, una forma de paz con la participación de los talibanes en el gobierno afgano o la división del país también puede ser una opción. Sin embargo, es muy probable que divida al país en facciones étnicas y sectarias, vea el resurgimiento de los talibanes como la facción dominante o cree una nueva forma de guerra civil. Las negociaciones de paz con demasiada frecuencia se convierten en una forma de guerra por otros medios o en el preludio de nuevas formas de luchas de poder.

Siria

Siria es la peor de una serie de malas opciones. Se está perdiendo efectivamente, a excepción de las áreas kurdas que han apoyado a los Estados Unidos. Apoyar una coalición de kurdos y algunos árabes en el noreste con una base de contingencia puede valer la pena, particularmente si Irak merece la ayuda estadounidense para crear un amortiguador estratégico. Sin embargo, EE. UU. No debería proporcionar un apoyo abierto si implica involucrarse en las luchas kurdas más amplias con Turquía o apoyar a un movimiento kurdo sirio con un conjunto de objetivos ideológicos fundamentalmente impracticables.

Tampoco está nada claro que Estados Unidos y sus aliados continúen incluso con la ayuda humanitaria a una Siria dominada por Assad / Rusia / Irán – apoyen mucho cualquier ayuda al desarrollo. En todo caso, EE. UU. Debería comenzar ahora a evaluar el tipo de ayuda que podría brindarle a cualquier facción sunita o rebelde renovada, tanto ahora en Idlib como después.

Irak

Irak presenta el mayor riesgo de que las victorias tácticas estadounidenses terminen en grandes pérdidas estratégicas que realmente importan a Estados Unidos. Su ubicación como un puente terrestre que Irán puede usar para expandir su influencia estratégica, su estatus como una gran potencia petrolera y su papel en la conformación La seguridad del Golfo y el flujo seguro de las exportaciones mundiales de petróleo hacen que sea mucho más un interés estratégico que Afganistán o Siria.

Esto hace que ofrecerle a Iraq apoyo militar y económico sostenido sea una prioridad más, junto con la creación de un esfuerzo civil para brindar ayuda y asistencia a su gobierno si su gobierno emerge de las actuales elecciones como un socio estratégico potencial serio. Al mismo tiempo, EE. UU. Necesita estudiar seriamente qué pasaría si Irak se inclina hacia Irán y consulta con sus socios árabes sobre las opciones.

Opciones más amplias

Finalmente, EE. UU. Debería considerar dos opciones más amplias.

En primer lugar, tratar de crear algún tipo de esfuerzo internacional amplio que pueda ser coordinado por el Banco Mundial para ofrecer ayuda condicional para reformas económicas, de gobierno y políticas serias. Estados Unidos no tiene que ser el líder en la “construcción nacional”. Tener un cuerpo más neutral e internacional, con experiencia especializada, puede ser la mejor respuesta para no luchar solo en la mitad de una guerra en el futuro. Una cosa está clara, sin embargo, realmente no hay una respuesta puramente militar a ninguna de las tres guerras actuales de Estados Unidos, para lidiar con las causas del terrorismo y lidiar con otros conflictos como la lucha en Yemen o en varios estados subsaharianos.

En segundo lugar, EE. UU. Necesita aprovechar las lecciones militares de sus guerras actuales para dar forma a sus compromisos con futuras “guerras” que involucran campañas de terrorismo y contrainsurgencia. Encontrar la mejor combinación de esfuerzos de entrenamiento y asistencia y el uso del poderío aéreo es una lección crítica, que permitirá a los EE. UU. Enfocarse en otras prioridades estratégicas como Rusia y China. Sin embargo, la cuestión más crítica puede ser definir las condiciones que realmente merecen la intervención de los Estados Unidos. De una forma u otra, EE. UU. Se ha visto envuelto en tres guerras de “estado fallido”. Respaldar socios estratégicos reales es una cosa. Dejar que la esperanza triunfe sobre la experiencia es otra muy distinta.

Anthony H. Cordesman ocupa la Cátedra Arleigh A. Burke de Estrategia en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington, DC Ha sido asesor en Afganistán del Departamento de Defensa de los Estados Unidos y del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Fuente: CSIS | Center for Strategic & International Studies

Traducción: CCEIIMO | Centro Costarricense de Estudios Interdisciplinarios sobre Israel y Medio Oriente.

La ayuda está a la mano para los palestinos. Todo depende de Hamas.

Jared Kushner , Jason Greenblatt y David Friedman

Jared Kushner es asistente y asesor principal del presidente Trump. Jason Greenblatt es asistente del presidente y representante especial de EE. UU. Para negociaciones internacionales. David Friedman es embajador de Estados Unidos en Israel.

Al final de un productivo viaje de seis días a la región recientemente, una realidad era dolorosamente clara: la pesadilla del liderazgo de Hamas continúa y prolonga innecesariamente el sufrimiento del pueblo palestinoen Gaza.

A pesar de los miles de millones de dólares invertidos en beneficio de los palestinos en Gaza en los últimos 70 años, el 53 por ciento de la población vive por debajo del nivel de pobreza , y la tasa de desempleo es un 49 por ciento paralizante . Los palestinos de Gaza están atrapados en un círculo vicioso donde el liderazgo corrupto y odioso ha provocado conflictos que conducen a la reducción de oportunidades y la pobreza y la desesperanza que siguen.

Los donantes internacionales están en conflicto: ¿Deberían tratar de ayudar a la gente directamente, con el riesgo cierto de enriquecer a los terroristas, o retener fondos a Hamas y ver sufrir a las personas a las que se supone que gobierna? En el pasado, las inversiones en la infraestructura que tanto se necesitaba se han desviado para obtener armas y otros usos malignos, e incluso los proyectos que se construyen a menudo se destruyen como consecuencia de la agresión de Hamas. Hasta que no cambie la gobernanza o Hamás reconozca el estado de Israel , respete los acuerdos diplomáticos previos y renuncie a la violencia, no hay una buena opción.

Setenta años después de la fundación de Israel, sería sabio que Hamas reconociera que la existencia de Israel es una realidad permanente. Casi todos en el Medio Oriente han aceptado este hecho, y muchos incluso lo aceptan. A expensas del pueblo palestino, Hamas está librando una guerra moralmente en bancarrota y de hace décadas que hace tiempo que se perdió.

La paz brindará la oportunidad de romper este estancamiento, y la paz se logrará solo abrazando la realidad y descartando una ideología defectuosa. La vida podría mejorar significativamente en poco tiempo para el pueblo palestino si Hamas lo permitiera. Hay partes interesadas comprometidas con recursos que están listas para comenzar a trabajar. Sin embargo, sin un cambio real acompañado de una seguridad confiable, el progreso es imposible. Si Hamas demuestra intenciones claras y pacíficas, no solo de palabra sino, lo que es más importante, de hecho, entonces todo tipo de nuevas oportunidades se vuelve posible.

No hay ninguna razón para que los palestinos (tanto en Cisjordania como en Gaza) no puedan disfrutar del éxito económico e integrarse en una próspera economía regional, si nos dejan ayudar. Como el presidente Trump lo ha dicho muchas veces, la seguridad económica es seguridad nacional . Al alentar la recuperación económica en la región, también podemos mejorar nuestros esfuerzos para aumentar la estabilidad.

Hamas debe cesar inmediatamente de provocar o coordinar ataques contra israelíes y egipcios , y en proyectos de infraestructura patrocinados por naciones y organizaciones donantes. En lugar de buscar oportunidades para militarizar todo, desde cometas hasta espejos para atacar a Israel, Hamas debe centrar su ingenio en mejorar la economía de Gaza . En lugar de intentar cínicamente explotar su tenencia bárbara de soldados y ciudadanos israelíes, Hamas debe devolverlos a sus familias. En lugar de explotar cruces como Rafah y Salah al-Din para contrabandear armas y desviar ingresos fiscales con fines ilícitos y enriquecimiento personal, Hamás debe entregar esas funciones en su totalidad a la Autoridad Palestinapara que los materiales que tanto se necesitan puedan llegar a la gente de Gaza. La comunidad internacional está dispuesta a trabajar con la Autoridad Palestina en este esfuerzo vital.

El ciclo es claro: cohetes, morteros, túneles terroristas, bombas de cometas y otras armas de agresión solo conducen a restricciones más estrictas para la población de Gaza. Los actos de agresión de Hamas solo han producido miseria para la población de Gaza. Las verdaderas víctimas de esta terrible situación son los muchos palestinos que no están en disturbios, pero cuyo futuro está atenuado por el enfoque radical de Hamas.

Es evidente que los líderes en esta región están cansados ​​de estar en esta cinta sin esperanza y están ansiosos por un cambio real. Existe una clara división entre los malos actores que buscan causar destrucción, la violencia y la miseria humana, y los líderes responsables que intentan crear un futuro mejor y sostenible para sus ciudadanos. El mundo avanza , pero las malas elecciones están causando que los palestinos se atrasen cada vez más.

La comunidad internacional también tiene algo de culpa. Más países quieren simplemente hablar y condenar que estar dispuestos a enfrentar la realidad, proponer soluciones realistas y escribir controles significativos. Estados Unidos ha invertido más dinero para ayudar al pueblo palestino que cualquier otro país en el mundo.

Durante demasiado tiempo, Gaza se ha tambaleado de una crisis a otra, sostenida por llamamientos de emergencia y caravanas de ayuda de una sola vez, sin abordar la causa raíz: el liderazgo de Hamas mantiene cautivos a los palestinos de Gaza. Este problema debe ser reconocido y resuelto o seremos testigos de otro ciclo desastroso.

Fuente: Washington Post

Traducción: Grupo Información Costa Rica Israel