Estados Unidos ofrece 10 millones de dólares a quien aporte información que interrumpa finanzas de Hezbollah

La administración Trump ofrece recompensas de hasta 10 millones de dólares por información que ayude a interrumpir las finanzas de la organización chií Hezbollah del Líbano.

Los departamentos de Estado y del Tesoro señalaron que el dinero puede ser proporcionado a aquellos que expongan “una fuente de ingresos para Hezbollah o sus mecanismos clave de facilitación financiera, o bieb sus principales donantes o facilitadores financieros de Hezbollah”.

“Instituciones financieras o casas de cambio que facilitan las transacciones de Hezbollah, negocios o inversiones de propiedad o controlada por Hezbollah o sus financista, empresas de primera línea dedicadas a la adquisición internacional de tecnología de doble uso en nombre de Hezbollah y esquemas delictivos que involucran a los miembros y simpatizantes de Hezbollah que benefician financieramente a la organización”, indicaron.

El sitio Web de Rewards for Justice indica que “Hezbollah recibe una cantidad importante de armas, entrenamiento y financiamiento de Irán, el cual ha sido clasificado por la Secretaria de Estado como un país promotor del terrorismo”. El Departamento de Estado designó al Hezbollah como Organización terrorista extranjera (FTO, por sus siglas en inglés) en octubre de 1997 y como Terrorista mundial especialmente designado (SDGT, por sus siglas en inglés) en octubre de 2001 bajo el Decreto Ejecutivo 13224.

Según detalló Israel Hayom, los pagos se realizarán mediante el programa “Recompensas por la justicia” del Departamento de Estado, que generalmente ofrece efectivo por información que conduzca al paradero de terroristas buscados. Esta es la primera vez que el programa se utiliza para apuntar a una red financiera.

Desde su inicio en 1984, este programa del Departamento de Estado pagó más de 150 millones de dólares a más de cien personas que dieron información sobre terroristas o previnieron ataques terroristas.

Una bomba política en diciembre de 2017 expuso la red de lavado de dinero y otros delitos perpetrados por Hezbollah, que la administración de Obama dejó pasar para finalizar el acuerdo nuclear de 2015 con Irán.

Desde el sitio Web norteamericano se señala que “en busca de esta interrupción, la oferta de recompensa resalta a los siguientes tres individuos como ejemplos de financieros y facilitadores clave del Hezbollah, acerca de los cuales se busca información y los cuales han sido clasificados por el Departamento de Hacienda de los Estados Unidos como terroristas globales especialmente designados”.

Adham Husayn Tabaja

AdhamHusaynTabaja_1

Adham Tabaja es un miembro del Hezbollah que mantiene lazos directos con elementos organizativos superiores del Hezbollah, incluyendo el componente operativo del grupo terrorista, la Yihad Islámica. Tabaja también tiene propiedades en el Líbano en nombre del grupo. Es propietario mayoritario de la empresa de desarrollo de bienes raíces y construcción Al-Inmaa Group for Tourism Works ubicada en el Líbano. En junio de 2015, Tabaja, Al-Inmaa Group for Tourism Works y sus sucursales recibieron la clasificación de terroristas globales especialmente designados. El Reino de Arabia Saudita también ha clasificado a Tabaja y sus empresas como entidades terroristas de acuerdo a su Ley sobre crímenes y financiamiento terroristas y decreto real A/44. Todos sus activos en Arabia Saudita están congelados y las transferencias por medio del sector financiero del reino, así como cualquier licencia comercial asociada con ellas, están prohibidas.

Mohammad Ibrahim Bazzi

MohammadIbrahimBazzi

Mohammad Ibrahim Bazzi es un financiero clave del Hezbollah que ha proporcionado millones de dólares al Hezbollah generados gracias a sus actividades comerciales. Controla y es propietario de Global Trading Group NV, Euro African Group LTD, Africa Middle East Investment Holding SAL, Premier Investment Group SAL Offshore, y Car Escort Services S.A.L. Off Shore. En mayo de 2018, Bazzi y sus empresas afiliadas recibieron la clasificación de terroristas globales especialmente designados.

Ali Youssef Charara

AliYoussefCharara_0

Ali Youssef Charara es un financiero clave del Hezbollah, así como presidente y gerente general de la empresa de telecomunicaciones Spectrum Investment Group Holding SAL con sede en el Líbano. Charara ha recibido millones de dólares del Hezbollah para invertir en proyectos comerciales que respaldan financieramente al grupo terrorista. En enero de 2016, Charara y Spectrum Investment Group recibieron la clasificación de terroristas globales especialmente designados.

Fuente: Agencia AJN

PODCAST: El “Acuerdo del Siglo” de Trump, según lo filtrado por The Washington Post – Radio Sefarad

FUERA DE FOCO, CON BRYAN ACUÑA – La propuesta del reiteradamente anunciado y secreto “Acuerdo del Siglo”, supuestamente filtrada al periódico estadounidense The Washington Post que lo publicó esta semana, nos muestra un cambio radical respecto a todos los precedentes de solución del conflicto palestino-israelí, ya que abandonaría el principio básico de dos estados, dejando a los palestinos una mayor autonomía y suculentas compensaciones en forma de ayudas económicas para el desarrollo, provenientes mayoritariamente de otros estados árabes de la región que han estado en sintonía con la actual Administración Trump, como Arabia Saudí, Egipto, Jordania, Oman o Emiratos Árabes Unidos. Aunque, como bien nos recuerda el analista Bryan Acuña, no debemos olvidar que, por muy prestigiosa que sea la fuente, tendremos que esperar a la presentación oficial del plan en las próximas semanas para conocer su verdadero alcance.

Los crímenes de Occidente contra las minorías perseguidas en Oriente Medio

Resultado de imagen para Judith Bergman
Judith Bergman

Texto Original: The West’s Crimes against Persecuted Minorities in the Middle East

El debate en Europa Occidental sobre los derechos de los terroristas del Estado Islámico (ISIS) que regresan a sus países de origen da cuenta de un sentimiento inquietante: al parecer, hay una tremenda preocupación por el bienestar de personas que decidieron dejar sus países natales o adoptivos para jurar lealtad al ISIS, cuyos seguidores han perpetrado algunos de los crímenes más atroces cometidos en este siglo o en cualquier otro.

Ahora que las fuerzas respaldadas por Estados Unidos han tomado el último bastión del ISIS en Siria, Baguz, y que el ISIS ha sido derrotado en Irak y en Siria, parece que los terroristas y sus novias anhelan otra vez Occidente.

Pocas personas parecen preocupadas por que el motivo de este anhelo pueda no ser sólo la comodidad de Occidente, sino un mandato del ISIS. Hace poco, un portavoz del ISIS, Abu al Hasán al Muhayer, “emitió un llamamiento para que todos los operativos de la organización en todas las provincias del ISIS siguieran la senda de la yihad y ampliaran sus actividades contra los ‘países infieles’, en particular los Estados Unidos”.

Las autoridades suecas han expresado su preocupación por los miembros del ISIS que vuelven con unas curiosas declaraciones. Las de, por ejemplo, Klas Friberg, jefe del Servicio de Seguridad sueco (Säpo), que en enero describió a esos combatientes del ISIS como “personas destrozadas que se han traumatizado por sus experiencias”, y que afirmó que la sociedad sueca tenía que “desempeñar un gran papel en su reintegración”. (La integración de los antiguos combatientes del ISIS en Suecia no está yendo muy bien. En un reciente estudio sobre 29 varones retornados, 13 eran sospechosos o han sido condenados por cometer delitos tras su vuelta. Delitos que implicaban maltratos físicos graves, blanqueo de dinero, tráfico de mercancías robadas, extorsión, robo y tráfico de drogas).

También hubo declaraciones cuestionables sobre una novia del ISIS, Shamima Begum, que intentó volver a Gran Bretaña. En una reciente entrevista desde Siria, Begum admitió enseguida que no tenía problemas con las decapitaciones y demás atrocidades perpetradas por el ISIS, porque, “desde el punto de vista islámico, todo eso está permitido”. Pues bien, Richard Barret, exdirector de antiterrorista global en los servicios de inteligencia británicos (MI6), dijo que “había que dar una oportunidad” a Begum y permitirle volver a casa, a pesar de su falta de arrepentimiento. Después lamentó que el Gobierno británico, por iniciativa del secretario de Interior, Sayid Yavid, al despojar a Begum de su ciudadanía y no le permitiera regresar, se “desentendiera completamente de su sufrimiento”. La diputada británica Diane Abbott afirmó que convertir a Begum en “apátrida” era cruel e inhumano.

El problema es que estos mismos representantes de la casta política no han mostrado una preocupación ni remotamente similar –si es que han mostrado alguna– por las verdaderas víctimas de los terroristas del ISIS, que parecen completamente olvidadas.

Las verdaderas víctimas fueron las numerosas personas a las que los terroristas del ISIS violaron, torturaron, decapitaron, quemaron vivas, crucificaron y fusilar por diversión de manera completamente voluntaria. Pero el horror de estas víctimas –yazidíes, cristianos, drusos y musulmanes de tipo incorrecto– apenas se menciona en los debates públicos sobre la vuelta de los combatientes del ISIS. Es como si nunca hubiesen existido. Sólo se insiste en el derecho de los verdugos a retornar porque resulta que tienen la ciudadanía occidental. Una se pregunta si esa compasión también se habría extendido a, por ejemplo, unos nazis que hubiesen marchado al extranjero para asesinar y, tras ser derrotados, hubiesen pedido volver.

Con esta desconsideración hacia las víctimas del ISIS, Occidente viene cometiendo un doble crimen contra ellas: por no alzar la voz por ellas y rescatarlas cuando estaban siendo martirizadas y por su preocupación sentimental por estos terroristas después de su derrota, que tanto ha costado conseguir.

Hace poco se supo que cincuenta mujeres yazidíes habían sido decapitadas en la ciudad de Baguz. Pero tal descubrimiento no parece haber movido a los líderes occidentales a ayudar a encontrar a los miles de yazidíes que siguen desaparecidos, muchos de ellos niños. Según un informe, el ISIS aún mantiene cautivas a 3.000 mujeres, y es probable que su destino sea la esclavitud sexual por el resto de sus días, salvo que alguien las rescate. Nadia Murad, activista por los derechos humanos y Premio Nobel de la Paz, una de las miles de yazidíes tomadas como prisioneras por el ISIS –y esclavizada hasta que logró escapar–, escribió hace poco:

Mi mayor temor es que el mundo siga sin actuar, y que mi comunidad, la comunidad yazidí, deje de existir.

Por desgracia, el mundo se ha mostrado demasiado pasivo durante casi cinco años, desde agosto de 2014, cuando el genocidio yazidí estaba en su apogeo. Algunos de esos terroristas ya están de vuelta en Occidente, o están de camino. Una adolescente yazidí que había sido vendida como esclava por el ISIS logró escapar a Alemania, donde se horrorizó al descubrir que su antiguo captor, que le había dado palizas y la había violado, también estaba viviendo allí:

“Yo te conozco, dijo. Y sé dónde vives y con quién”. Lo sabía todo sobre mi vida en Alemania… Lo último que esperaba era encontrarme con mi captor del ISIS y que supiera todo sobre mí.

Parece que algunos de los grandes medios, al menos en el Reino Unido, se están percatando de que la inacción a la hora de proteger a las minorías perseguidas en Oriente Medio hace quedar terriblemente mal a su Gobierno. El Sunday Timesescribió hace poco:

El Departamento de Interior no ha ofrecido refugio a una digna proporción de cristianos, yazidíes y drusos, según las cifras obtenidas al amparo de la ley sobre la libertad de información por Barnabas Fund, organización que ayuda a los cristianos perseguidos en el extranjero.

La revelación de que al parecer se discrimina a favor de los musulmanes pone en riesgo de bochorno al Gobierno, que ha iniciado una revisión, ordenada por el secretario de Exteriores, Jeremy Hunt, sobre la persecución mundial de los cristianos.

Cuando anunció la revisión, el Boxing Day [26 de diciembre], Hunt dio una cifra estimada de 215 millones de cristianos que sufren persecución en todo el mundo, y dijo que Gran Bretaña no había sido suficientemente generosa.

Eso es decirlo suavemente. Según el Sunday Times, de los 4.850 sirios aceptados por el Departamento de Interior en 2017, 4.572 eran musulmanes suníes; sólo 11 eran cristianos. Según las cifras del segundo trimestre de 2018, de los 1.197 sirios aceptados, 1.047 eran suníes y 10 eran cristianos. No hay mención alguna a los yazidíes, a pesar del genocidio cometido contra ellos en 2014, cuando el ISIS irrumpió en la ciudad iraquí de Sinyar, de mayoría yazidí, y procedió a destruir sus santuarios y a asesinar, secuestrar y violar a los miembros de esa comunidad. Doscientas mil personas huyeron de la ciudad y unas 50.000 se refugiaron en el Monte Sinyar. Hasta la fecha, los refugiados yazidíes siguen viviendo allí, en tiendas de campaña, en una pobreza inimaginable, esperando la ayuda de un mundo que se ha olvidado completamente de ellos.

Por desgracia, la podredumbre es tan profunda en el Departamento de Interior que es dudoso que algo pueda abochornarlo y hacer que actúe. Según The Timesnegó hace poco el asilo a un iraní que se convirtió del islam al cristianismo alegando que el cristianismo no es una religión pacífica:

Los funcionarios de Inmigración escribieron al hombre citándole pasajes violentos de la Biblia para demostrar su argumento. Dijeron que el Libro de las Revelaciones estaba “plagado de imágenes de venganza, destrucción, muerte y violencia”. La Iglesia de Inglaterra condenó la “falta de cultura religiosa” que demuestran los funcionarios de Inmigración, después de que el hombre alertara de que se enfrentaba a la persecución en Irán a causa de su fe.

En todo el mundo occidental, las clases políticas y mediáticas ofrecen un espectáculo diario sobre cómo se preocupan por los derechos humanos, mientras dejan en la estacada a las minorías perseguidas, y a numerosas mujeres musulmanas. Como escribió Asra Nomani:

Uno de nuestros grandes desafíos aquí en Estados Unidos es que los progresistas no siempre se ponen del lado de los musulmanes progresistas, porque, en nombre de la libertad religiosa, las libertades civiles y la corrección política, no quieren ofender las decisiones culturales de los musulmanes. Conozco a gente que ha ido a esas sesiones ecuménicas en diferentes mezquitas y ven que las mujeres acaban en el sótano, pero no quieren cuestionar nada porque piensan: “Ah, bueno, así es como lo hacéis”.

Hace ya mucho que todos deberían haber denunciado ese postureo como lo que es, mero narcisismo moral, y exigido a los políticos y los medios de referencia, que al parecer nunca se cansan de proclamar su compromiso con los derechos humanos, que empiecen a hacer algo por las incontables víctimas reales que están esperando a que las ayuden.

Fuente: Gatestone Institute.

Judith Bergman es escritora y analista política. Es licenciada en Relaciones Internacionales (The London School of Economics and Political Science) y derecho. 

Escombros, refugiados y la periferia de Siria

Jon B. Alterman

Es difícil decir cómo se ve la “victoria” en Siria, pero parece que durante algún tiempo Bashar al-Assad ganó una. Él controla todos los principales centros de población del país, sus adversarios sirios están en desorden y sus antagonistas regionales e internacionales ya no están disputando su gobierno. Hace ocho años, parecía poco probable que la audaz apuesta de Assad a la represión para derrotar a una oposición de base amplia funcionara. Incluso hace cuatro años, antes del compromiso militar de Rusia, su posición parecía tenue. Mientras que aún se avecina una batalla para asegurar el noroeste del país, la verdadera pregunta pendiente es en qué términos sus adversarios depositarán sus armas.

Aunque Assad está ganando el control, su país está en ruinas. Las ciudades y la infraestructura han sido destruidas, y la mitad de todos los sirios han sido expulsados ​​de sus hogares (aproximadamente uno de cada cinco forzados fuera del país). Los gobiernos occidentales están apostando a que la necesidad de Assad de reconstruir el país les dará un impulso para configurar el tipo de paz que emerge. Su confianza está fuera de lugar. En su lugar, deberían preocuparse por apuntalar a los aliados que limitan con Siria. En un juego de pollo sobre el futuro del Levante, Assad parece dispuesto a esperar a que salgan todos, y los millones de refugiados de Siria son parte de su plan.

No es así como se suponía que terminaría la guerra civil siria. Cuando los manifestantes pacíficos tomaron las calles de Siria, muchos pensaron que los días de Assad estaban contados. Assad hábilmente volvió sangrienta su batalla, tomando un manto secular contra los yihadistas en guerra y obligando a los sirios a elegir entre los dos lados. Los intentos de EE. UU. De debilitar a Assad y los jihadistas a la vez para crear un espacio para una gobernabilidad más democrática nunca tuvieron mucha tracción. La falta de voluntad para luchar en Siria y un claro mandato legal solo para combatir a Al Qaeda y sus diversas ramificaciones, tanto en forma como en la política estadounidense limitada.

El abrupto anuncio de los Estados Unidos en diciembre de que retiraría rápidamente las tropas de Siria oriental dado que el grupo del Estado Islámico había sido diezmado, selló el acuerdo. El futuro de Siria se decidiría en gran medida por los antagonistas que todavía están activos en el terreno: Siria, Irán, Rusia y Turquía.

Es importante destacar que ninguno de esos países tiene el estimado de $ 250 mil millones, o más, necesarios para reconstruir Siria. China podría decirse que tiene los medios, pero ha mostrado poco interés por un compromiso profundo en Siria. Los países europeos han tratado de poner a prueba la ayuda como palanca, ofreciendo la posibilidad de asistencia a cambio de una “gobernanza inclusiva”. Los Estados Unidos proporcionan alivio a las poblaciones vulnerables, pero recortaron la asistencia de estabilización en agosto de 2018 (y se proponen terminarla), dictaminando ayuda de reconstrucción mientras Assad esté en el poder.

Y sin embargo, los refugiados le dan a Assad influencia. Jordania alberga entre 600.000 y 1,3 millones de refugiados sirios, y el Líbano alberga a más de un millón. Ambos son países con vínculos íntimos con los gobiernos del oeste y del golfo. Otros tres millones de refugiados en Turquía y medio millón en Europa amplían aún más el círculo del dolor. Assad ha hecho difícil que muchos regresen.

Para Assad, el desplazamiento de los refugiados es un alivio. Él no necesita proporcionarles alimentos, servicios o trabajos, y su ausencia libera viviendas para los aliados que han perdido los suyos. La ausencia de los refugiados también ayuda a garantizar que los más propensos a ser hostiles con él se mantengan a distancia, ayudando a garantizar que las áreas actualmente en régimen pro régimen estén fuertemente a favor del régimen y permitiéndole enfocar la atención de seguridad en las fronteras que busca. reincorporar.

Quizás lo más importante es que el gobierno de Assad ha logrado sobrevivir en las condiciones actuales y puede seguir haciéndolo. La guerra contra los yihadistas reunió a la población detrás del gobierno, especialmente a las comunidades minoritarias que durante mucho tiempo se han sentido vulnerables en Siria. Recuerdos frescos de la ferocidad del gobierno silencian a cualquiera que busque culpar al régimen en lugar de a sus antagonistas por las terribles condiciones económicas.

Compare esta situación con un país como Jordania, cuya población (según algunas estimaciones) aumentó más del 50 por ciento en la última década. La guerra siria ha devastado el comercio jordano y los ingresos del gobierno se han desplomado. La demanda de agua, electricidad, educación y atención médica se ha disparado. El desempleo ha aumentado y las protestas se están expandiendo, entre otras cosas por parte de hombres jóvenes que buscan trabajo.

Si bien los sirios en el Líbano han servido durante mucho tiempo como trabajadores de bajos salarios, la ola actual de refugiados pone aún más presión sobre la economía libanesa que en Jordania. Con algo así como una de cada cuatro personas dentro de las fronteras de Líbano y un sirio desplazado, hacen que el ya frágil sistema libanés llegue a su punto de ruptura. La política volátil del Líbano está en llamas sobre Siria, especialmente a medida que los combates se extinguen. Incluso en ausencia de un acuerdo, muchos libaneses argumentan que el conflicto ha terminado y que es hora de que los sirios regresen a sus hogares, incluso cuando a menudo no hay un hogar al que regresar, ya pesar del hecho de que el gobierno sirio no lo hace. No quiero que muchos vuelvan. El derecho internacional humanitario prohíbe el regreso forzado de los refugiados, pero eso parece tener pocas consecuencias en un país que siente que los refugiados lo han expuesto a amenazas existenciales.

Turquía alberga a la mayoría de los refugiados sirios, pero con una población total muchas veces mayor que la de Líbano y Jordania, siguen siendo menos del cinco por ciento de la población. Mientras tanto, un número relativamente pequeño está en Europa, pero han arruinado la política europea desde el Atlántico hasta los Urales.

La semana pasada, un alto funcionario del Golfo me dijo que Assad podría ganar la guerra, pero que probablemente enfrentará problemas de legitimidad cuando no reconstruya el país en tiempos de paz. Ese puede ser el caso. Pero para los gobiernos occidentales, es probable que los desafíos más inmediatos y serios provengan de los entornos políticos más libres en Jordania y el Líbano, ya que los gobiernos están cada vez más desesperados por hacer más con menos. A medida que la guerra se desvanece, la asistencia occidental también se desvanecerá y, sin embargo, persistirán los grandes problemas de los refugiados. Assad puede obtener su ayuda todavía, no porque ningún gobierno quiera salvar a Assad. En lugar de eso, será persuadir a Assad para que retire a los ciudadanos de Siria para salvar a los vecinos de Siria.
(Este comentario apareció originalmente en la edición de marzo de  Middle East Notes and Comment , un boletín informativo del Programa CSIS Middle East).

Jon B. Alterman es vicepresidente senior, ocupa la Cátedra Zbigniew Brzezinski en Seguridad Global y Geoestrategia, y es director del Programa de Medio Oriente en CSIS.

Los comentarios  son producidos por el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), una institución privada exenta de impuestos que se enfoca en temas de políticas públicas internacionales. Su investigación es no partidista y no propietaria. El CSIS no toma posiciones políticas específicas. En consecuencia, todas las opiniones, posiciones y conclusiones expresadas en esta publicación deben entenderse como exclusivas del autor (es).

© 2019 por el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales. Todos los derechos reservados.

Traducción de CCEIIMO fuente original del artículo CSIS │Center for Strategic & International Studies

¿Existe estrategia estadounidense en Medio Oriente?

Federico Martín Gaón

Entre los analistas está en boga preguntarse cuál es la estrategia de Estados Unidos en Medio Oriente, si es que acaso existe. Como vengo discutiendo en este espacio, desde la presidencia de Barack Obama se percibe que la hegemonía norteamericana en tierras árabes está terminando.

Esta impresión estriba en una serie de decisiones de alto nivel que mermaron la reputación de Washington para con sus aliados. A los efectos de sintetizar, entre otras cosas podría decirse que la retirada estadounidense de Irak facilitó la rápida expansión de la insurgencia yihadista, dando pie al llamado Estado Islámico (ISIS). Durante la Primavera Árabe, la Casa Blanca abandonó a su suerte a los autócratas amigos, dando lugar a un renacimiento islamista que, en Egipto, llevó a los hermanos musulmanes al poder. En cambio, Obama no mostró empeño por apoyar revueltas populares en países enemigos, so pena de contrariar al Gobierno iraní con el que finalmente acodó el pacto nuclear. Tampoco hizo valer las líneas rojas que él mismo estableció para amedrentar al régimen damasceno, posibilitando que los rusos intervinieran Siria sin miedo a retaliaciones.

Indistintamente de si estas políticas constituyen errores o aciertos, la presidencia de Donald Trump parece seguir transitando por esta ruta. Más allá de una postura dura contra Irán, el mandatario anunció la retirada de un número reducido mas no obstante significante de tropas en Siria, ofreciendo concesiones gratuitas a rusos e iraníes. Si existe una estrategia estadounidense, esta podría describirse como un desentendimiento orquestado de Medio Oriente. Para los críticos, la ambigüedad distintiva del presidente habla más bien de un enajenamiento improvisado, sugiriendo que –si bien Estados Unidos está retirándose de dicha región– no sabe cómo hacerlo de forma ordenada y sin causar embrollos.

Esta es la disyuntiva que plantea la revista Mosaic a lo largo de cinco artículos publicados en enero y planteados con el formato de un debate. ¿Tiene Estados Unidos un plan para Medio Oriente?

Existe una estrategia: retirarse de Medio Oriente sin contrariar a los aliados es viable

Michael Doran introduce la cuestión argumentando la existencia de una estrategia racional de retirada que viene siendo ejecutada desde los tiempos de Obama. Se refiere a ella como “doctrina [Sarah] Palin”, en referencia a un postulado lacónico articulado por la antigua gobernadora de Alaska y excandidata a vicepresidente. En 2013, la republicana dijo tener la solución al problema de la conflagración siria, afirmando que lo mejor es “dejar que Alá lo resuelva”. Doran argumenta que, pese a diferencias políticas, tanto Obama como Trump han adoptado la creencia aislacionista de que las botas estadounidenses no contribuirán a la paz o a la seguridad de Medio Oriente, y que por tanto las opciones militares son una carga innecesaria en el tesoro nacional.

Para Doran, miembro del Hudson Institute, los marcados contrastes de estilo entre el demócrata y su sucesor republicano son un asunto secundario. En este sentido, poco importa que Obama diera la imagen de ser más sobrio y ordenado al llevar a cabo sus decisiones. Lo que sí vale, por otra parte, son las convicciones subyacentes entre uno y otro presidente. Aunque ambos líderes creen en la inutilidad de invertir recursos castrenses en una región tan convulsionada, Obama hipotetizaba que los históricos aliados de Washington no han hecho otra cosa salvo provocar conflicto y embarrar el escenario. Doran sugiere que Trump, en cambio, intenta ejecutar esta retirada sin contrariar innecesariamente a sus aliados históricos, mitigando así el impacto a la Casa Blanca.

Doran argumenta que Estados Unidos puede retener su influencia a través de sus aliados, por lo que debe empoderarlos y velar por sus intereses en el plano internacional. Identifica a Israel, Arabia Saudita y Turquía como los tres principales amigos de Washington capaces de hacer frente a tres problemas fundamentales en la región: las zonas o Estados fallidos como Siria y Yemen, los grupos terroristas o yihadistas sunitas, y finalmente las milicias chiitas vinculadas a Irán. Según esta mirada, con Obama Estados Unidos falló en avanzar una solución para estos problemas porque no hizo cosa relevante que no causara distancia con sus tres mejores aliados. Sucintamente hablando, el demócrata se peleó con los israelíes y los sauditas por su acercamiento a Irán, y se ganó el oprobio de Turquía por su asistencia a las fuerzas kurdas (YPG, SDF), empujando a Ankara a la órbita de influencia rusa.

El autor ilustra esta diferencia haciendo analogía a una mesa de negociaciones. Obama entendió Medio Oriente como si fuera una mesa redonda, en donde Irán y Rusia tenían un rol protagónico como pares de Estados Unidos. Obama creía que rusos e iraníes tenían ambiciones puramente defensivas y que las palabras duras eran solo eso: palabras; a lo sumo utilizadas para expresar frustración por la falta de legitimidad y seguridad en la arena internacional. Coincido con Doran al indicar que esta noción errada permitió a Teherán llevarse concesiones gratuitas, expandiendo sus operaciones militares en Irak, Siria y Yemen, haciendo de Medio Oriente un lugar más impredecible; socavando la imagen de Estados Unidos como un aliado confiable.

 

La concepción de Trump entiende a Medio Oriente como si fuera una mesa rectangular. En un lado están los norteamericanos y sus aliados tradicionales. En el otro, adversarios como Rusia, Irán, las milicias chiitas y los terroristas sunitas. Bajo este esquema, Estados Unidos tiene el desafió de elevar la capacidad de negociación y disuasión de sus amigos, a la par que debe mediar entre sus peleas internas

En definitiva, Doran sostiene que la única opción viable es utilizar este enfoque, acaso una visión pragmática o realista que hace a una estrategia coherente. Trump debe por tanto apoyar y aprovechar la capacidad de sus aliados para contener a los adversarios de Estados Unidos.

No existe una estrategia: un sistema de seguridad sin el componente militar es inviable

El primer comentario al artículo de Michael Doran lo hace Elliot Abrams, un prominente neoconservador que sirviera como asistente y consejero en las administraciones de Ronald Reagan, George W. Bush y Trump. (Recientemente ha sido nombrado Representante Especial para Venezuela). Para Abrams, la premisa fundamental que introduce Doran está errada. Es muy difícil sino imposible desentenderse militarmente de Medio Oriente y sin embargo velar por los intereses de los aliados, especialmente a la hora de contener a Rusia e Irán.

Abrams argumenta que para construir un sistema de seguridad es necesario ensuciarse las manos. No alcanza con facilitar inteligencia y armamento a los aliados. Si lo que se busca es disuadir a los enemigos y garantizar un orden regional favorable, inevitablemente hay que colocar fichas en el campo de juego. Esto no significa dar luz verde a una invasión a gran escala, o a la presencia indeterminada de grandes contingentes. Más bien, el veterano funcionario apunta a la necesidad de preservar la presencia de tropas en puntos vitales. Critica así –y creo que con justa razón– el impulso del presidente por evacuar a los 2.000 soldados asentados en Siria, decisión que le costó al comandante en jefe la renuncia de James Mattis, el hasta hace poco Secretario de Defensa, y el evidente malestar de John Bolton, el Consejo de Seguridad Nacional.

Tal como marca Abrams, existe consenso bipartisano acerca de la importancia de mantener números reducidos de tropas en Medio Oriente para prevenir mayor infiltración iraní, yihadista, o dar lugar a injerencia rusa: precisamente los problemas principales que Doran identifica. Por esta razón, Abrams duda de que Trump tenga la claridad que describe su contraparte cuando ilustra la mesa rectangular.

Para este autor, las decisiones de los últimos dos años reflejan el auge y decadencia de los múltiples personajes que tuvieron protagonismo en el proceso de toma de decisiones. El caso es visible con los constantes cambios de gabinete en la administración Trump. Desde este punto de vista, Doran interpreta una estrategia coherente para Medio Oriente en donde no la hay. Abrams asegura que la posición anterior es demasiado optimista, prometiendo falsamente resultados rápidos y baratos evitando el inevitable componente militar. La mejor apuesta, posiciona en cambio, consiste en exigir un liderazgo que entienda que no hay sistema defensivo sin la dimensión castrense y sin un involucramiento activo en los asuntos que competen a los intereses de seguridad nacional y a las metas de los aliados.

Estrategia o no: en Medio Oriente Estados Unidos es crónicamente inconsistente

Martin Kramer, historiador de Medio Oriente, interviene en segundo lugar. Kramer comienza por cuestionar la consistencia de Michael Doran, notando que antes de que Trump anunciara en diciembre que traería a los soldados en Siria a casa, el intelectual se mostraba en contra de tal medida. Efectivamente, hasta el año pasado Doran argumentaba que Washington tenía que sancionar una presencia permanente en Siria para evitar que Irán tenga acceso terrestre para aprovisionar a sus aliados desde Irak y a través del noreste sirio. Incluso llegó a recomendar el establecimiento de una base en el medio del país, situada en el valle de Éufrates, bajo la premisa de que esto contrarrestaría la influencia de Rusia.

Apoyándose en estas contradicciones, Kramer duda que la estrategia que Doran identifica tenga sentido o asegure tranquilidad a largo plazo. Según expone, dejar el vecindario árabe a la buena de Rusia e Irán es un riesgo elevado como para ser desdeñado. Cualquier garantía que Washington le ofrezca a sus aliados –como cancelar el plan nuclear con Irán, comprometerse a no apoyar a las fuerzas kurdas, o trasladar la embajada norteamericana a Jerusalén– difícilmente podrá servir de compensación por una geopolítica que los aliados interpretan como adversa y duradera.

Es imposible saber que actitud tomarán los sucesores de Trump cuando se enciendan las alarmas y los aliados pretendan cobrar la póliza de seguros ofrecida directa o indirectamente por el actual inquilino de la Casa Blanca. El rechazo de Trump al acuerdo nuclear pactado por Obama muestra que en el traspaso de poder no hay cauciones que aseguren que un presidente entrante respete lo que dijo su predecesor.

Sin embargo, Kramer piensa también que los aliados de Estados Unidos sobredimensionan muchos de los riesgos existentes en Medio Oriente. Duda de que Siria se vaya a convertir en un bastión iraní (yo también lo hago) a partir de la retirada de las tropas norteamericanas, pero así todo reconoce que dichas acciones son un golpe a la reputación y credibilidad de su país.

Ahora bien, el argumento que el autor quiere introducir tiene que ver con la reflexión que permite la perspectiva histórica. Tal y como Doran se muestra inconsistente, Estados Unidos es crónicamente ambivalente y contradictorio en su accionar en Medio Oriente, siendo rehén de la coyuntura internacional y las diferencias ideológicas entre republicanos y demócratas a lo largo del tiempo; problemas propios de cualquier potencia que además sea democrática. No por poco, consciente de esta inconsistencia recurrente, el liderazgo israelí está intentando capitalizar la pérdida de influencia estadounidense acercándose a sus vecinos y forjando un entendimiento con Rusia. (Recomiendo el magistral libro de Dennis Ross, Doomed to Succeed: The U.S.-Israel Relationship from Truman to Obama, que da cuenta de dichas inconsistencias norteamericanas a lo largo de las décadas).

No hay estrategia: tampoco aliados necesariamente confiables y permanentes

Steven A. Cook, miembro del Council on Foreign Relations, escribe la cuarta respuesta. Cook vuelve a la noción de una geopolítica adversa, coincidiendo en que los aliados de Estados Unidos recibirán con escepticismo cualquier consuelo que Washington pueda dispensar para mitigar el impacto de su aislacionismo. Como es el caso de la relación entre Israel y Rusia, esta coyuntura llevará a los tradicionales aliados a tomar cartas en el asunto y procurar la consecución de sus propios intereses, aún si deben contrariar las preferencias de Estados Unidos.

Esto puede ser dañino para la estrategia que Doran concibe. Para ilustrar, el autor se vale del caso de Arabia Saudita. Dejando de lado el asesinato (geopolíticamente incorrecto) del periodista Jamal Khashoggi en octubre del año pasado, Cook argumenta que los sauditas han actuado irresponsablemente en asuntos de elevada trascendencia, complicando y atentando contra el orden que Estados Unidos quisiera establecer. En otras palabras, aunque los aliados son en definitiva aliados, sin la supervisión que solo la presencia activa de la primera potencia mundial puede dar, el comportamiento de países amigos puede convertirse en un lastre y en un dolor de cabeza para la diplomacia estadounidense.

Cita por ejemplo la renuncia forzada que Riad le impuso al primer ministro libanés, Saad Hariri, en noviembre de 2017, por no ser lo suficientemente vocal en su oposición a Irán. Pero el tiro salió por la culata, pues los analistas coinciden en que el incidente fortaleció el agarre de Hezbollah en el país de los cedros. También cita el bloqueo saudita de Qatar en junio de ese mismo año, una medida que no ha tenido éxito en obligar a Doha a alejarse de Irán, creando una fractura en los países sunitas del Golfo; retrasando los esfuerzos norteamericanos por limitar la influencia iraní. Finalmente, Cook hace un análisis parecido en relación con la intervención sunita en la guerra civil en Yemen.

Por otro lado, el autor hace un balance más negativo de Turquía, cuestionando su papel como uno de los principales amigos de Estados Unidos en la región. Es una crítica similar a la que esbocé al abordar la membrecía de Turquía en la OTAN. Cook evoca la identidad islamista del Gobierno turco y menciona una medida afinidad entre Ankara y Teherán, incluyendo gestiones para ayudar a Irán a evadir sanciones internacionales. Asimismo, ataca el postulado de Doran de que Estados Unidos enojó sin necesidad a Recep Tayyip Erdogan al apoyar a los grupos kurdos que combatían al ISIS. Cook marca correctamente que Ankara fue reticente (algunos dirían cómplice) a enfrentarse a los yihadistas, siendo que no quería terminar por fortalecer a la resistencia kurda, especialmente tan cerca de la frontera turca. Visto así, el autor marca que Obama acudió a los kurdos solo después de que los turcos se rehusaran a ayudar en la lucha contra el califato.

 

Para Cook es evidente que es necesario replantear un sistema de seguridad sin Turquía, y la estrategia que Washington adopte tiene que prever que sus amigos de la vieja guardia kemalista ya se han jubilado, dando lugar a una nueva élite profundamente antiestadounidense. Por ello, el analista encuentra paradójico que Doran critique a Obama por poner a los adversarios en una posición de igualdad en la mesa redonda, y empero defienda la necesidad de apoyar a Turquía, un peso pesado que cuestiona con ahínco a Occidente.

Offshore balancing: un sistema de seguridad a lo Guerra Fría

Volviendo a las premisas, en los debates que plantea Mosaic el primer colaborador siempre tiene la oportunidad de responder las críticas de sus colegas. En este caso, Michael Doran revindica lo siguiente: pese al carácter imprevisible o desatinado del presidente, bajo su liderazgo Estados Unidos mantiene coherencia en cinco puntos principales.

Primero, la aversión por desplegar tropas en el terreno. Segundo, la determinación no obstante de utilizar la fuerza en ocasiones puntuales para intimidad a los adversarios. Tercero, su disposición mucho más favorable hacia los aliados que la que mostraba Obama. Cuarto, rechaza la anticuada noción izquierdista de que el conflicto israelí-palestino es la dinámica central del conflicto en Medio Oriente. Quinto, es muy hostil a Irán y consciente del riesgo que presentan sus ambiciones.

Concluye por consiguiente que, si la administración Trump produce caos, entonces se trata de un caos con una forma por lo pronto positiva. Asegura que no hay que sobredimensionar el riesgo que supone la retirada de tropas de Siria, y sostiene que durante la Guerra Fría Estados Unidos trabajó con sus aliados sin desplegar contingentes para no provocar a la Unión Soviética. Este es el sistema de seguridad que propone Doran: que los aliados persigan sus intereses, tomando en cuenta las preferencias norteamericanas a contraprestación de armamento, dinero y apoyo diplomático.

Sobre las aparentes contradicciones que subraya Martin Kramer, Doran se defiende admitiendo que, como perdió el debate, es momento de move on y seguir adelante. Ahora que la retirada de tropas se vuelve una realidad, es momento de abandonar las críticas y esbozar nuevos argumentos constructivos para refinar la estrategia de seguridad en Medio Oriente.

En cuanto a Turquía, a razón de los postulados de Steven Cook, Doran opina que su colega exagera el grado de amistad entre Ankara y Teherán, aludiendo a rivalidades geopolíticas históricas, incluyendo la actual tensión entre ambas capitales sobre la legitimidad del Gobierno de Bashar al-Assad. Y en defensa de Arabia Saudita, Doran cree que las políticas de Riad, aunque tal vez excesivas en su antiiranismo, no dejan de ser positivas para los objetivos estadounidenses. Para él, sus colegas exponen argumentos liberales, idealistas, ponderando consideraciones morales en donde no debería haberlas.

Tener valores en común no es prerrequisito para formar una alianza dentro de un sistema de seguridad. Lisa y llanamente, define que Washington necesita ser servicial a Turquía y perdonar los excesos de Arabia Saudita a los efectos de contrarrestar el orden estratégico que busca Irán. Este es un argumento muy parecido al que realizan los reconocidos teóricos realistas John Mearsheimer y Stephen Walt al hablar de offshore balancing, concibiendo a Estados Unidos como un “equilibrador a distancia”. Esta concepción propone utilizar a los aliados para dirimir la influencia de los poderes rivales, y solo intervenir militarmente cuando no quede otra salida.

En mis artículos suelo indicar que Estados Unidos parece no tener estrategia en Medio Oriente. El debate que ofrece Mosaic reafirma esta percepción. Las medidas contradictorias entre una administración y la siguiente hablan de visiones contrapuestas que a veces pueden confundirse como improvisación o desinterés. Haya estrategia o no, lo cierto es que Washington no tiene una política clara para con todas las partes involucradas. A mi criterio esto es grave. Para bien o para mal, las percepciones ocupan un papel central en las relaciones internacionales e influyen en el comportamiento de los Estados, tanto aliados como enemigos.

En mi opinión, el desentendimiento de los norteamericanos con Medio Oriente, orquestado o no, arriesga dar impresiones equivocadas. Por eso, de momento creo que el principal desafío de Estados Unidos en la materia consiste en encontrar un balancear entre políticas contradictorias, y reafirmar el tipo de equilibrio por el cual quisiera velar.

Fuente: https://federicogaon.com