Rapto de la niñez palestina

Hamas y Fatah están despojando a la infancia palestina de oportunidades de un porvenir promisorio al adiestrarlos en una cultura de muerte y promoviendo el surgimiento de futuros terroristas

Por: Beatriz de Rittigstein

Desde su identificación como pueblo, los palestinos han tenido dirigentes corruptos y violentos, quienes lejos de actuar de forma institucional, proceden como cabecillas de bandas delincuenciales, por eso su conducción va por un camino sin sentido, muestran que la suerte de la población palestina no es el foco de sus distintas agendas personales.

En 1964, con la fundación de la Organización para la Liberación de Palestina, conocida por sus siglas OLP, se puso en boga su propósito prioritario: la destrucción de Israel; su carta fundacional lo dice: fundar un Estado independiente para los palestinos desde el río Jordán hasta el mar Mediterráneo. La consigna “liberar” Palestina es un eufemismo y en las décadas transcurridas desde esos inicios hasta la actualidad, ha cambiado el panorama, pero no la intención. Ello es palpable en la educación que la Autoridad Palestina brinda a sus niños, a los que adoctrina con la finalidad de proyectar la yihad, de transformarlos en mártires que pretendan matar judíos. Lo percibimos de modo concreto en los textos escolares publicados por la AP, en los cuales se falsifica la historia, se exalta el odio y el terror. También en AP TV se han observado shows en los que adolescentes difaman al Estado de Israel, por ejemplo, lo acusan de haber matado a Arafat, mintiendo con desfachatez ante un público juvenil de mente maleable.

Hamas es aún peor; lo evidenciamos en programas infantiles de Al Aqsa TV, canal creado por dicho movimiento terrorista; sus dibujos animados promovieron la supremacía islámica y la aniquilación del Estado judío. En el presente, están sus campamentos vacacionales en los que los chiquillos usan indumentaria similar a la de los terroristas, incluye entrenamiento militar, prácticas de tiro y simulación de secuestros.

Hamas y Fatah están despojando a la infancia palestina de oportunidades de un porvenir promisorio al adiestrarlos en una cultura de muerte y promoviendo el surgimiento de futuros terroristas. Con este crimen no solamente vulneran la seguridad de los israelíes quienes son sus objetivos, y la viabilidad de alcanzar un acuerdo de paz, sino también es dañino para la sociedad palestina que tendrá un relevo generacional en extremo violento, sin mayores opciones de progreso y bienestar.

bea.rwz@gmail.com

Fuente: El Universal

** Las opiniones acá contenidas no representan el pensamiento de todos los miembros del Centro Costarricense de Estudios Interdisciplinarios Sobre Israel y Medio Oriente.

El dilema de Israel en Gaza

Resultado de imagen para Gershon Hacohen
Por el mayor general (res.) Gershon Hacohen

Documento de Perspectivas del Centro BESA No. 1.122, 25 de marzo de 2019

RESUMEN EJECUTIVO: En este momento estratégico de la línea divisoria, se puede discernir la lógica de la política que ha guiado el enfoque del gobierno de Netanyahu en Gaza durante la última década: que Israel tiene interés en que Hamas mantenga el control hasta que el grupo sea rechazado por su nuestra gente.

Es demasiado pronto para evaluar el potencial de las recientes manifestaciones en la Franja de Gaza para dar un giro brusco. Incluso sin saber cómo podrían desarrollarse las cosas, está claro que a partir de ahora, el alcance de las manifestaciones y la audaz disposición de los civiles para enfrentar a Hamas indican la angustia acumulada de la población de Gaza.

Ocho años después del impacto inicial de la «Primavera Árabe», el gobierno de Hamas en Gaza entiende que la amenaza potencial podría volverse real a medida que la ira pública crezca.

A partir de ahora, incluso si la furia de los habitantes de Gaza no está conduciendo hacia una amenaza directa al gobierno de Hamas en Gaza, no obstante, está obligando a los líderes del grupo a reconocer la necesidad de una solución inmediata, incluso simbólica, para la angustia de las masas.

Desde esa perspectiva, los acontecimientos recientes pueden arrojar nueva luz sobre las diversas consideraciones que surgen sobre las medidas de respuesta militar del gobierno israelí ante las provocaciones de Gaza.

Durante el año pasado, al decidir sobre políticas y acciones con respecto a Gaza, Israel tuvo que lidiar con la pregunta básica de si una guerra general para derrotar al régimen de Hamas es en su propio interés.

Los eventos recientes han agregado otro aspecto a esas deliberaciones. Cuando era ministro de defensa, Avigdor Lieberman repetidamente dijo que Israel debería esperar su momento hasta que la gente de Gaza se levante contra Hamas, que es responsable de sus dificultades.

Ahora que vemos los primeros atisbos de las protestas populares de masas, el dilema de Israel se ve aliviado: si debería tratar de aliviar la situación humanitaria en Gaza al continuar transfiriendo dinero al gobierno de Hamas, ayudando así a asegurar su gobierno allí; ¿O suspender esas transferencias con la esperanza de que la angustia popular haga que la situación cambie a favor de Israel?

En este momento estratégico de la línea divisoria, uno puede discernir la lógica de la política que ha guiado el enfoque del gobierno de Netanyahu en Gaza durante la última década: que Israel tiene interés en que Hamas mantenga el control hasta que el grupo sea rechazado por su propio pueblo.

La opción de no tomar medidas decisivas contra Hamas, que se desarrolló en la Operación Protectora en el verano de 2014 y en todas las decisiones importantes que el gobierno israelí ha tomado el año pasado, aparentemente se deriva de un enfoque estratégico deliberado.

En el 40 º aniversario de la firma del acuerdo de paz entre Egipto e Israel, vale la pena recordar que el entonces presidente egipcio Anwar Sadat era políticamente lo suficientemente inteligentes como para salir de la Franja de Gaza en manos de Israel. La carga de encontrar una solución al problema palestino en Gaza, así como en Cisjordania, se convirtió en el único problema de Israel.

El corte entre Gaza y Ramallah, iniciado por Hamas, también funciona a favor de Israel. Por ahora, le da a Hamas una especie de inmunidad, pero a largo plazo, permitirá a Israel alcanzar un mejor acuerdo para la región.

Esta es una versión editada de un artículo publicado en Israel Hayom el 17 de marzo de 2019.

Mayor General (res.) Gershon Hacohen es investigador principal del Centro de Estudios Estratégicos Begin-Sadat. Sirvió en las FDI durante cuarenta y dos años. Él ordenó a las tropas en batallas con Egipto y Siria. Anteriormente, fue comandante de un cuerpo y comandante de los colegios militares de las FDI.

Fuente: The Begin – Sadat Center for Strategic Studies

La delgada línea entre el arreglo y la escalada en la Franja de Gaza

Udi Dekel (Director del INSS)

Kim Lavi (Asistente de investigación)

La reciente escalada entre Israel y Hamas tuvo lugar en el contexto de los esfuerzos por llegar a un acuerdo sobre Gaza: lo que equivale a negociaciones concomitantes con el fuego, con Hamas demostrando que no teme la escalada a gran escala y no está bajo presión para llegar a un acuerdo con Israel a cualquier precio. Por su parte, Israel continúa transmitiendo que no busca la escalada, pero no puede ejercer moderación frente a la agresión de Hamas. La profunda desconfianza entre Israel y Hamas y la ausencia de un mecanismo para prevenir errores de cálculo, junto con la disposición a usar la fuerza, disminuyen las posibilidades de un arreglo y aumentan el riesgo de escalada. Es difícil creer que Hamas logrará lo que busca -una facilidad de cierre de Gaza y proyectos económicos y de infraestructura en la zona- sin hacer las concesiones clave que se le exigen: devolver los prisioneros israelíes y los cuerpos de soldados que posee, y la implementación de un mecanismo que evitará que continúe su acumulación militar. Al mismo tiempo, el éxito de Hamas fortalecerá su posición en la arena palestina, consolidará su soberanía en la Franja de Gaza, debilitará a la Autoridad Palestina y profundizará la división entre Cisjordania y la Franja de Gaza.

La dinámica cíclica en la Franja de Gaza ha llegado al borde del conflicto entre Israel y Hamas. La situación fundamental en la Franja de Gaza, que no ha cambiado en la última década, presenta dificultades económicas, infraestructurales y humanitarias constantes y graves que Hamas, con la ayuda de elementos internacionales, intenta escapar, al tiempo que impone a Israel la responsabilidad. Como durante mucho tiempo estos esfuerzos no produjeron resultados, la situación impulsa a Hamas y otros grupos terroristas en la Franja de Gaza hacia una escalada militar con Israel.

Varios factores durante el año pasado han contribuido a la actual ronda de conflicto, alterando así la relativa estabilidad de seguridad que prevaleció en esta área desde Operation Protective Edge (2014). En primer lugar, Hamás admitió abiertamente que no manejó los asuntos civiles en la Franja de Gaza y recurrió a la reconciliación con la Autoridad Palestina (AP). Hamas estaba dispuesto a confiar a la Autoridad Palestina la responsabilidad de la gestión de la Franja, siempre que Hamas continúe manteniendo su ala militar y, por lo tanto, su monopolio de la fuerza en la Franja de Gaza. Por su parte, el presidente de la AP Mahmoud Abbas comenzó una lucha económica decidida contra el régimen de Hamas en la Franja de Gaza, cortando los pagos de salarios a los funcionarios del gobierno de Gaza y la transferencia de fondos para el suministro de electricidad y combustible a la zona. Estas medidas fueron diseñadas para debilitar a Hamas, pero en la práctica aceleraron la separación de la Autoridad Palestina de la Franja de Gaza. En las conversaciones de reconciliación, Abbas dejó inconfundiblemente claro que acordaría regresar a la Franja de Gaza solo si se le daba el control total: «una autoridad, una ley y un arma».

Al mismo tiempo, Egipto cambió su política hacia la Franja de Gaza en dos aspectos: (a) voluntad de dialogar con Hamas, sobre la base de la voluntad de la organización de cooperar con Egipto en su guerra contra los grupos yihadistas salafistas en la península del Sinaí; yb) voluntad de profundizar su participación en la Franja de Gaza y asumir más responsabilidad para mantener la calma y la estabilidad, promover la reconciliación entre la Autoridad Palestina y Hamas, facilitar el cierre de la Franja de Gaza y promover proyectos económicos en beneficio de la población de Gaza . La comunidad internacional, incluida la administración Trump, se dio cuenta de que abordar la olla a presión humanitaria en la Franja de Gaza era un primer paso esencial para reiniciar un proceso político entre Israel y los palestinos. Los resultados fueron lentos en llegar, sin embargo, y la presión interna sobre Hamas creció. La iniciativa «Marchas del retorno», que se originó en la sociedad civil de la Franja de Gaza, cayó en el regazo de Hamas. Mediante demostraciones masivas a lo largo de la valla fronteriza con Israel y la ofensiva incendiaria de cometas y globos, Hamas pudo desafiar a Israel tanto en la arena de seguridad -particularmente en ausencia de una solución adecuada para los nuevos métodos de terrorismo- como en la imagen diplomática arena, después de la muerte de palestinos durante los enfrentamientos en la zona fronteriza y la actividad militar en la Franja de Gaza.

 

Hamas ha logrado aprovechar los eventos, ganar impulso y liberarse, al menos temporalmente, de su posición debilitada y disuadida, e influir en la agenda mientras conduce las conversaciones en un esfuerzo por lograr ganancias en varios frentes. En relación con Israel, Hamas busca avanzar en un acuerdo a largo plazo que incluya la eliminación del bloqueo de la Franja de Gaza y un acuerdo de liberación de prisioneros. En relación con Egipto, Hamas quiere que se abra el paso fronterizo de Rafah y busca la voluntad de Egipto de promover proyectos económicos en cooperación con la comunidad internacional. En la arena palestina, Hamas busca desautorizar la responsabilidad de la gestión civil de la Franja de Gaza y transferirla a la Autoridad Palestina, al tiempo que allana el camino para el Hamas.

 

Política israelí hacia Hamas y la Franja de Gaza

Israel tiene dificultades para formular una política efectiva en la Franja de Gaza. Desde que Hamas obtuvo el control de la Franja de Gaza por la fuerza en 2007, Israel se ha enfrentado a tres alternativas prácticas: el desmantelamiento del régimen de Hamas; debilitando gradualmente el gobierno de Hamas en la Franja de Gaza, combinado con la actividad para renovar el control de la Autoridad Palestina en la Franja de Gaza; y reconocer el gobierno de Hamas en la Franja de Gaza. En efecto, Israel ha elegido una combinación de la segunda y la tercera opción: esforzarse por debilitar a Hamas y, al mismo tiempo, otorgarle el reconocimiento de facto de su soberanía en el área y considerarlo como el responsable de los eventos en la Franja de Gaza. La política de Israel en la última década no ha tratado de lograr un acuerdo a largo y largo plazo en la Franja de Gaza; ha proclamado «calma a cambio de calma»

Entre las consideraciones que afectan actualmente la política de Israel:

    1. Hamas ha estado dispuesto a pagar el precio de la escalada y sostener las consecuencias para la población de Gaza y la organización misma. También está dispuesto a aceptar el precio del conflicto para su eliminación o al menos una disminución considerable del bloqueo en la Franja de Gaza («cierre», en términos israelíes). Las concesiones de Israel a Hamas para lograr una pausa prueban (una vez más) la efectividad del uso de la fuerza de Hamas.
    2. De una ronda de conflicto a otra, Israel se ha dado cuenta de que el gobierno de Hamas es el único responsable de la Franja de Gaza. Esta realización se ve reforzada por los inútiles esfuerzos de la Autoridad Palestina para regresar a la Franja de Gaza. Cualquier acuerdo con Hamas debilitará en consecuencia a la Autoridad Palestina y hará más improbables las posibilidades de que recupere el control de la Franja de Gaza. Este enfoque también sirve al argumento israelí actual de que no existe un socio en el lado palestino capaz de tomar decisiones sobre un acuerdo político, y mucho menos implementarlo.
    3. La coordinación estratégica de Israel con Egipto se refleja en la asistencia en la lucha contra los grupos yihadistas salafistas en el Sinaí y en el papel clave asignado a Egipto para lograr un acuerdo o un alto el fuego prolongado en la Franja de Gaza. Egipto está dispuesto a patrocinar un alto el fuego, al tiempo que trabaja en la reconciliación intrapalestina entre la Franja de Gaza y Ramallah. En contraste con el pasado, El Cairo ya no considera la reconciliación palestina como una condición esencial para mejorar la situación en la Franja de Gaza, y está dispuesta a llegar a un entendimiento con Hamas, al tiempo que evita a la Autoridad Palestina. Al mismo tiempo, Egipto se da cuenta de que necesita a la Autoridad Palestina para implementar proyectos civiles en la Franja de Gaza y, por lo tanto, trata de promover la reconciliación interna palestina. En todo caso,
    4. Desde la Operación Margen Protector, el gobierno israelí no ha estado dispuesto y / o no ha podido, por razones políticas y públicas, llegar a un acuerdo amplio con Hamas antes de que los civiles y cuerpos de soldados israelíes retenidos por la organización sean devueltos.

Diversos informes de iniciativas de Egipto y el Coordinador Especial de la ONU, Nikolay Mladenov, sobre un arreglo indican que se está formulando un plan de etapas múltiples, que comprende: un alto el fuego; cesación de las manifestaciones a lo largo de la valla y de las cometas y globos incendiarios a cambio de una reapertura de los cruces fronterizos de Kerem Shalom y Rafah a la entrada de mercancías a gran escala en la Franja de Gaza; y un aumento en el suministro de electricidad, combustible y gas para la región. El plan también incluye el regreso de los civiles y los cuerpos de los soldados a cambio de la liberación de los prisioneros palestinos. Egipto continuará trabajando para lograr la reconciliación entre la AP y Hamas y la formación de un Consenso Nacional Palestino que asuma la responsabilidad del gobierno civil en la Franja de Gaza; promover proyectos de infraestructura para mejorar el nivel de vida en la Franja de Gaza; y promover soluciones prácticas en el Sinaí: un puerto marítimo palestino, instalaciones de desalinización y una central eléctrica para mejorar el suministro de electricidad a la Franja de Gaza. Esto se combinará con permisos a los residentes de la Franja de Gaza para trabajar en estas empresas.

Israel tiene una serie de demandas como condición para un acuerdo. Primero, Israel exige una calma de seguridad de 5-10 años, con el compromiso de Hamas de honrarlo y detener su concentración militar, mientras obtiene la ayuda de Egipto para detener el contrabando y la infiltración desde el Sinaí a la Franja de Gaza. En segundo lugar, Israel incluye el regreso de los civiles y los cuerpos de los soldados caídos en el plan. En tercer lugar, Israel exige una participación regional e internacional a gran escala en la reconstrucción de la Franja de Gaza, recaudando los recursos necesarios y estableciendo un grupo de trabajo internacional para gestionar la actividad económica y de infraestructura y supervisar la llegada de los recursos asignados a su destino. Este mecanismo también debe incluir una serie de controles de seguridad y supervisión que se colocarán en los cruces fronterizos marinos y marítimos. El grupo de trabajo será responsable de prevenir el contrabando de armas y materiales de doble uso (civiles y militares) a la Franja de Gaza. Israel aparentemente se da cuenta de que es importante incluir a la Autoridad Palestina en este mecanismo, junto con elementos de los países occidentales. Esto tendrá el valor agregado de aumentar las posibilidades de convencer a Hamas para que permita el proyecto de reconstrucción y se abstenga de violar el alto el fuego prolongado y la pausa. Por su parte, Hamas se opone a un alto en su concentración militar y se niega a incluir el regreso de civiles israelíes y soldados caídos en el alto el fuego y la relajación del cierre. Hamas sostiene que el intercambio de personas desaparecidas y prisioneros palestinos, encabezados por los liberados en el acuerdo de Gilad Shalit y arrestados nuevamente por Israel, es un tema para negociaciones separadas.

Conclusión

Hasta hace poco, parecía que Hamas estaba en una trampa que le impedía lograr cualquier ganancia contra Israel y la Autoridad Palestina. Sin embargo, después de los acontecimientos de los últimos meses, parece que las conversaciones destinadas a llegar a un acuerdo se han intensificado. La prueba radica en varias medidas económicas tomadas por Israel y Egipto: Israel ha permitido la entrada de equipos para completar la construcción de una instalación de desalinización, mientras que Egipto está dejando el paso fronterizo de Rafah abierto y ha comenzado a enviar gas de cocina a la Franja de Gaza. Además, Israel y Egipto permitieron a miembros de alto rango de Hamas fuera de la Franja de Gaza, incluido Saleh al-Arouri (se cree que planearon el secuestro de los tres adolescentes israelíes en el verano de 2014), ingresar a la Franja de Gaza para participar en los procesos de toma de decisiones requeridos para un acuerdo. La reciente escalada tuvo lugar en el contexto de los esfuerzos por llegar a un acuerdo: lo que equivale a negociaciones concomitantes con el fuego, con Hamas demostrando que no teme la escalada a gran escala y no está bajo presión para llegar a un acuerdo con Israel a cualquier precio. Por su parte, Israel continúa transmitiendo que no busca la escalada, pero no puede ejercer moderación frente a la agresión de Hamas. La profunda desconfianza entre Israel y Hamas y la ausencia de un mecanismo para prevenir el error de cálculo, junto con el entusiasmo por usar la fuerza, por lo tanto, disminuyen las posibilidades de un arreglo y aumentan el riesgo de escalada. con Hamas demostrando que no teme la escalada a gran escala y no está bajo presión para llegar a un acuerdo con Israel a cualquier precio. Por su parte, Israel continúa transmitiendo que no busca la escalada, pero no puede ejercer moderación frente a la agresión de Hamas. La profunda desconfianza entre Israel y Hamas y la ausencia de un mecanismo para prevenir el error de cálculo, junto con el entusiasmo por usar la fuerza, por lo tanto, disminuyen las posibilidades de un arreglo y aumentan el riesgo de escalada. con Hamas demostrando que no teme la escalada a gran escala y no está bajo presión para llegar a un acuerdo con Israel a cualquier precio. Por su parte, Israel continúa transmitiendo que no busca la escalada, pero no puede ejercer moderación frente a la agresión de Hamas. La profunda desconfianza entre Israel y Hamas y la ausencia de un mecanismo para prevenir el error de cálculo, junto con el entusiasmo por usar la fuerza, por lo tanto, disminuyen las posibilidades de un arreglo y aumentan el riesgo de escalada.

 

En cualquier caso, la primera etapa es lograr un cese al fuego y una calma de seguridad. Avanzar a las próximas etapas de un acuerdo requiere eliminar un obstáculo escarpado: Israel renuncia a su exigencia de que las condiciones progresen en el regreso de sus ciudadanos y cuerpos de soldados, y la creación de mecanismos para un flujo de dinero internacional hacia la Franja de Gaza que evite el PA y Hamas. Si Israel se adhiere a esta postura y se detiene en el primer paso, es decir, un alto el fuego a cambio de una facilidad de cierre, es probable que Hamas responda con una escalada militar. Israel puede confiar en la determinación de Egipto y la comunidad internacional de promover la reconstrucción en la Franja de Gaza y encontrar soluciones para las barreras existentes, incluso sin la intervención de la Autoridad Palestina. para que Hamas tenga que elegir entre las medidas de reconstrucción y frustrarlas si causa una escalada. Además, el éxito de Hamas en lograr los logros que busca fortalecerá su posición en la arena palestina, consolidará su soberanía en la Franja de Gaza, debilitará el gobierno de la Autoridad Palestina, perpetuará la división entre Cisjordania y la Franja de Gaza e introducirá nuevas reglas del juego en la arena palestina.

 

Permitir que Hamas logre estos logros, sin embargo, es incompatible con la política israelí y los intereses de los otros actores involucrados en el intento de promover la reconciliación interna palestina, antes de un acuerdo en el ámbito israelí-palestino. Por esta razón, es difícil creer que Hamas tendrá éxito en sus esfuerzos sin hacer las concesiones clave que se le exigen: devolver los prisioneros israelíes y los cuerpos de soldados que tiene, aceptar los términos de Abbas en la Franja de Gaza para la reconciliación e implementar una mecanismo que le negará la libertad de usar la fuerza, más un mecanismo que evitará que continúe su acumulación militar.

Fuente: The Institute for National Security Studies