Un estudio analiza el proceso de selección de objetivos terroristas

Con el objetivo de mejorar la comprensión del proceso de selección de objetivos de un ataque terrorista en las llamadas células independientes, el profesor del Departamento de Derecho Público de la Universidad Pablo de Olavide Manuel Ricardo Torres Soriano ha realizado un estudio, recientemente publicado en la revista Terrorism and Political Violence, que aporta una reveladora perspectiva sobre qué sucede cuando no existe liderazgo efectivo.El artículo ‘¿Cómo se eligen los objetivos de un ataque terrorista?: la visión desde el interior de una célula independiente’ utiliza como estudio de caso la información proveniente de un grupo de inspiración yihadista desarticulado por los Mossos d-Esquadra en la provincia de Barcelona en abril de 2015 en la llamada ‘Operación Caronte’. Entre las principales conclusiones del estudio destaca que, a partir del análisis de las conversaciones entre los integrantes de esta célula terrorista, obtenidas gracias a la infiltración de un agente de policía encubierto, se mantiene la tesis de que en la ‘lluvia de ideas’ terrorista operaron cuatro condicionantes principales: organizacionales, contextuales, logísticos y geográficos.

La ‘Operación Caronte’ abortó lo que se considera ha sido el complot yihadista que se encontraba en una fase más avanzada de maduración dentro de territorio español en el periodo comprendido entre los atentados contra los trenes en Madrid el 11 de marzo de 2004 y los atentados de Barcelona y Cambrils en agosto de 2017. La sentencia que condenó a este grupo les atribuyó la voluntad inminente de llevar a cabo una acción violenta, para lo cual habían barajado varias posibilidades que iban desde el ataque con armas y explosivos contra lugares emblemáticos de Barcelona, hasta el secuestro y posterior asesinato de un rehén para elaborar un vídeo propagandístico. 

Por otro lado, la infiltración dentro del grupo de un agente de policía acogiéndose a la categoría de ‘agente encubierto’ es un hecho inédito en las investigaciones sobre terrorismo yihadista en España. Gracias a esta acción, existe un detallado conocimiento sobre los planes y objetivos de este grupo, pues el agente se encargó de obtener registros sonoros de las reuniones y conversaciones entre sus integrantes. Así, consiguió adentrarse en el núcleo de confianza de esta célula yihadista, lo que aportó un conocimiento íntimo sobre los procesos de deliberación dentro de este grupo, el cual hubiese sido muy complicado obtener a través de otros métodos de investigación policial. 

El trabajo elaborado por el profesor de la UPO enfatiza la importancia de la configuración organizacional del terrorismo para explicar cómo se materializa su violencia. En concreto, se pretende mejorar la comprensión del proceso de selección de objetivos en las llamadas células independientes, entendiendo por ellas a grupos de individuos que no se encuentran vinculados de manera efectiva con organización superior. Como explica Torres Soriano, “en este tipo de grupos, a diferencia de lo que sucede en las organizaciones jerarquizadas, el proceso de fijación de objetivos es mucho más impredecible. Las células independientes interpretan las orientaciones que el liderazgo de las organizaciones terroristas difunde de manera pública a través de su propaganda”.

Además, añade el investigador, la forma en la que estas orientaciones se traducen en acciones concretas no siempre es lineal, y se encuentra muy condiciona por las particularidades de cada una de estas células independientes”.

Manuel Ricardo Torres Soriano es profesor titular de Ciencia Política en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, donde dirige el diploma de especialización en ‘Análisis del Terrorismo Yihadista, Insurgencias y Movimientos Radicales’. Desde el pasado año es miembro del Consejo Asesor sobre Terrorismo y Propaganda del Centro Europeo de Lucha contra el Terrorismo (ECTC) perteneciente a EUROPOL.

Fuente: Radio Jai

Irán ha gastado cientos de miles de dólares para prevenir el avance diplomático con Israel

Una célula terrorista en África central que fue contactada por Irán como un intento de importar ideología anti-occidental y llevar a cabo ataques fue descubierta y desmantelada, según un informe exclusivo revelado por la cadena de televisión i24NEWS.

La división al-Quds de Irán, conocida como Unidad Especial para Operaciones Externas o Unidad 400, estuvo detrás del reclutamiento y entrenamiento de hombres entre las edades de 25 a 35 años, varios de los cuales ya pertenecen a un grupo terrorista designado que opera en la región conocida como Seleka. – Para cometer ataques terroristas contra occidentales residentes en el continente.

«Queremos crear un ejército para luchar contra los occidentales en África», dijo Ismael Djida, el jefe de la célula de África central, a i24NEWS.

Ali Pahoon fue nombrado como el oficial de las fuerzas iraníes que se especializa en dirigir células terroristas con base en África.

Aparentemente, Irán se ha dirigido a países específicamente comprometidos en conversaciones diplomáticas con Israel, como Sudán, Sudán del Sur, Eritrea, Chad, Níger, Gambia y la República Centroafricana.

Cientos de miles de dólares han sido donados por la República Islámica para prevenir el avance diplomático con Israel.

Irán le pagó al líder de la milicia Seneka, Michel Djotodia, $ 150,000 por reclutamiento de terroristas con el objetivo de desestabilizar a cualquier país que mantenga relaciones diplomáticas con el estado judío.

En los últimos años, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se embarcó en una campaña activa para construir o renovar los lazos con los países africanos que se han negado a reconocer a Israel o se han distanciado del conflicto con los palestinos.

La red fue detenida en Chad, un país que había sido visitado por el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, a principios de este año.

Chad es uno de los varios estados africanos que participan en operaciones respaldadas por Occidente contra Boko Haram y los jihadistas del Estado Islámico, pero también ha sido criticado por grupos internacionales de derechos humanos por varias violaciones, incluidos asesinatos arbitrarios cometidos por fuerzas de seguridad, leyes vigentes que criminalizan la homosexualidad, como así como la discriminación por razón de género y la violencia.

El viaje de Netanyahu se anunció mientras el presidente de Chad, Idriss Déby, visitó Israel en noviembre, lo que marca la primera visita de un líder de la nación de mayoría musulmana de África occidental desde el establecimiento del Estado judío en 1948.

Israel y Chad no han tenido relaciones formales desde la década de 1970, cuando el conflicto árabe-israelí abrió una brecha entre Israel y los países africanos, muchos de los cuales se vieron envueltos en sus propias luchas de liberación.

 Israel ha ofrecido la posibilidad de cooperación en campos que van desde la seguridad a la tecnología y la agricultura, para mejorar los lazos en el continente.

Netanyahu ha viajado tres veces a África en los últimos dos años, visitando Kenia, Ruanda, Etiopía, Uganda y Liberia.

Fuente: i24News.