Egipto, líderes de Jordania sostienen conversaciones sobre la paz israelí-palestina

EL CAIRO – El presidente de Egipto, Abdel-Fattah el-Sissi, y el rey Abdullah II de Jordania se reunieron el lunes para discutir los esfuerzos para poner fin al conflicto israelo-palestino, reafirmando su apoyo a una solución de dos estados, dijo la oficina de Sissi.


La reunión se produce antes de una visita prevista a la región por parte del yerno y asesor principal de la Casa Blanca, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, Jared Kushner, quien está impulsando un controvertido plan de paz que ha sido rechazado por los palestinos y criticado por Jordania.


La iniciativa de Kushner, presentada parcialmente en una conferencia de Bahrein en junio, colgó la posibilidad de inyectar una inversión de $ 50 mil millones en la economía palestina estancada.


Pero no logró abordar las demandas clave de los palestinos, como el establecimiento de su propio estado independiente.


El lado político del plan aún no se ha publicado.

El secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Steven Mnuchin, quinto desde la izquierda, y el príncipe heredero de Bahrein, Salman bin Hamad Al Khalifa, sexto desde la izquierda, escuchan al asesor principal de la Casa Blanca, Jared Kushner, de pie, durante la sesión de apertura del taller ‘Paz a la prosperidad’ en Manama, Bahrein, 25 de junio de 2019. (Agencia de Noticias de Bahrein a través de AP)

En una declaración el lunes, la oficina de Sissi dijo que los líderes egipcios y jordanos habían acordado «la importancia de intensificar los esfuerzos» para reanudar las conversaciones de paz.

Insistieron en que las conversaciones deben cumplir con la solución de dos estados, aceptada internacionalmente como la base para una solución: un «Estado palestino basado en los límites de junio de 1967 con Jerusalén Este como su capital».

La administración de Trump ha roto con ese consenso, reconociendo unilateralmente a Jerusalén como capital de Israel y recortando fondos para la agencia de la ONU para los palestinos.

El foro de Bahrein fue boicoteado por la Autoridad Palestina, mientras que Jordania y Egipto enviaron representantes de bajo nivel.

El liderazgo palestino boicoteó a Trump y lo acusó de usar promesas de dinero en efectivo para tratar de imponer soluciones políticas, mientras ignoraba el control de Israel sobre Cisjordania.

Después de reunirse con Sissi, el monarca jordano se dirigió a Túnez para ofrecer sus condolencias, luego de la muerte del presidente Beji Caid Essebsi.

Fuente: Times of Israel

¿Podría Marruecos ver el siguiente levantamiento, después de Sudán y Argelia?

Una amplia encuesta de la BBC muestra que casi la mitad de los marroquíes están considerando emigrar y quieren un cambio político inmediato. Entonces, ¿podría Marruecos seguir los pasos de Sudán y Argelia y derrocar a su líder ?, pregunta Tom de Castella.

En un balcón con vistas a los tejados de Casablanca, un hombre saca su cigarrillo y piensa en el sueño que se le había arrebatado. Saleh al-Mansouri tiene solo veinte años, pero sabe lo que es cruzar el mar hacia Europa. Vivió en Alemania durante varios años hasta que su solicitud de asilo fue rechazada y se vio obligado a regresar a Marruecos.

«La gente va allí por ciertas cosas que no tienen aquí», dice Mansouri. Algunos son económicos: habla de ropa que puedes pagar, un estilo de vida mejor, pero otros son menos tangibles. «Como la libertad», dice, antes de agregar: «Hay muchas cosas … como el respeto.

«No hay atención aquí en Marruecos para la población. Es la falta de atención lo que hace que la gente migre».

Casi la mitad de los marroquíes están considerando emigrar. La proporción ha aumentado considerablemente después de una década de declive, según indica una encuesta de BBC News Arabic.

Gráfico que muestra que hay un aumento en los marroquíes que piensan abandonar el país
Mire más a fondo y la encuesta, que cubre Oriente Medio y África del Norte en 2018 y 2019 y fue realizada por la red de investigación Barómetro árabe, plantea una pregunta intrigante: ¿está Marruecos en línea para el descontento de masas?

Las protestas masivas contra el gobierno en Sudán y Argelia vieron un cambio político repentino en abril en lo que se ha denominado la Primavera Árabe 2.0. Mientras que el derrocamiento de Omar al-Bashir en Sudán y Abdelaziz Bouteflika en Argelia sorprendió a la mayoría de las personas, las pistas ya estaban allí para verlas en la encuesta de BBC News Arabic.

Meses antes de que la protesta masiva decapitara a sus gobiernos, los encuestados sudaneses y argelinos respondieron que mostraban que estaban enojados, temerosos y desesperados.

Tres cuartas partes de los sudaneses dijeron que su país estaba más cerca de la dictadura que de la democracia, la más alta de la región. En Argelia fue del 56%, tercero detrás de Libia.

Casi dos tercios de los argelinos dijeron que las últimas elecciones del país no fueron libres ni justas, más que todos los otros lugares encuestados. Solo un cuarto de los sudaneses y un tercio de los argelinos creían que la libertad de expresión existía en su país.

Otro país se destacó en los datos – Marruecos.

Desesperacion y frustracion

La mayoría de los lugares encuestados indican un deseo de reforma gradual. Pero en Marruecos la mitad de los encuestados quería un cambio político inmediato.

«Hay un verdadero sentimiento de desesperación y frustración entre los jóvenes», dice el periodista y activista opositor Abdellatif Fadouach.

Alrededor del 45% de la población es menor de 24 años y en la mayoría de los problemas, el país está dividido por una división generacional. Aproximadamente el 70% de los adultos menores de 30 años quieren emigrar, en comparación con el 22% de las personas de unos cuarenta años. Mientras que la mitad de los mayores de 60 años tienen una visión positiva del gobierno, la cifra para los de 18 a 29 años es del 18%.

Gráfico que muestra que los marroquíes son los más propensos a apoyar un cambio político rápido
La primavera árabe dio a los jóvenes expectativas de que la sociedad cambiaría.
Marruecos es una monarquía y después de que estallaron las protestas en 2011, el rey Mohammed VI anunció un programa de reforma. 

Se introdujo una nueva constitución que amplía los poderes del parlamento y del primer ministro, pero que deja al rey con amplia autoridad sobre el gobierno. 

Muchas de las reformas prometidas nunca se implementaron completamente, dice Fadouach.

Encendiendo a las élites políticas

El patrocinio en el mercado laboral impide una economía de mercado real, dice, y señaló que las oportunidades de trabajo, como la obtención de permisos de taxi o licencias de pesca, son el regalo de los políticos en el poder y el Palacio Real.

«Incluso un atisbo de esperanza para el mañana, por desgracia, se ve interrumpido y las cosas vuelven a ser como eran», dice. El apetito está ahí para atraer a la élite política, él cree. «En cualquier momento, Marruecos puede ser testigo de lo que sucedió en Argelia y Sudán y antes que en Siria o Egipto, Libia o Túnez».

Hable con la generación anterior y escuchará un deseo de continuidad.

Abdallah al-Barnouni es un contador jubilado que vive en Casablanca. No comparte el entusiasmo de la generación más joven por el cambio inmediato: «La generación de hoy, los niños de hoy, quieren llegar rápidamente. Quieren todo rápidamente: el auto, la casa, el trabajo, quieren alcanzar rápidamente un alto nivel de vivo.»

No hay señales de un levantamiento violento. Al menos no todavía.

Pero la encuesta indica que los marroquíes estaban muy involucrados en protestas pacíficas, detrás de Yemen y los territorios palestinos, lugares devastados por la guerra o el conflicto. Más de una cuarta parte de los encuestados dijeron que habían participado en una protesta pacífica, en una marcha o en una sentada. A un nivel más amplio, Marruecos es un país y una cultura en constante cambio. El número de marroquíes que se describen a sí mismos como no religiosos se ha cuadruplicado desde 2013, la tasa más rápida en la región.

Las protestas contra la corrupción y el desempleo sacudieron al norte de Marruecos en 2016 y 2017 como parte de un movimiento conocido como Hirak Rif. Miles tomaron las calles y cientos fueron detenidos. Hubo más protestas en abril de este año cuando un tribunal confirmó las penas de cárcel de 20 años otorgadas a los líderes del movimiento.

La BBC se contactó con el gobierno marroquí para comentar sobre los hallazgos de la encuesta, pero no recibió una respuesta.

Los presidentes se derrumbaron desde el inicio de los levantamientos árabes.

  1. El presidente de Túnez, Zine al-Abidine Ben Ali, dejó el cargo el 14 de enero de 2011.
  2. El 11 de febrero de 2011, el presidente de Egipto, Hosni Mubarak, fue barrido del poder.
  3. El presidente de Libia, Muammar Gaddafi, fue asesinado el 20 de octubre de 2011.
  4. El presidente de Yemen, Ali Abdullah Saleh, fue derrocado el 27 de febrero de 2012.
  5. El presidente de Argelia, Abdelaziz Bouteflika, renunció el 3 de abril de 2019.
  6. El presidente de Sudán, Omar al-Bashir, fue derrocado el 11 de abril de 2019.
Línea gris de presentación

En Sudán y Argelia, el descontento popular comenzó en regiones empobrecidas antes de extenderse a la capital. ¿Podría eso volver a pasar?

«Es muy difícil de predecir», dice Abderrahim Smougueni, periodista de TelQuel Arabi, una revista semanal marroquí. Algunos de los mismos ingredientes existen en Marruecos. «Hay descontento popular y frustración con el gobierno y el primer ministro». La gente esperaba que el gobierno combatiera la corrupción, dice. En su lugar, imponen impuestos a las clases medias, alienando a un segmento clave de la población.

Sin embargo hay diferencias cruciales. Sudán y Argelia no son monarquías.

Ejército leal

En Marruecos, sin embargo, la opinión general fue que el rey estaba por encima de la política y actuó como un freno a la protesta masiva. La pregunta es si esa situación sigue siendo válida. «Lo que la gente piense del gobierno, tienen fe en el rey», dice Smougueni. Otros dicen que es menos claro. «Antes de [la primavera árabe] había un consenso en torno a la monarquía», dice Fadouach. «Pero hoy esta creencia en la monarquía podría no persistir».

Una vez que quedó claro el alcance de las protestas contra el Sr. Bashir, el poderoso ejército de Sudán eliminó al presidente en un golpe de estado y comenzó una violenta represión contra los manifestantes. Pero en Marruecos el ejército parece leal al rey.

Para Smougueni, esto no es todavía un movimiento de masas, sino más bien una serie de protestas técnicas y huelgas sobre reformas en sectores específicos de la economía, como la salud y la educación.

Y, sin embargo, una región que durante años parecía impermeable al cambio ahora se define por la inestabilidad. Desde que comenzó la primavera árabe en diciembre de 2010, al menos media docena de países han visto caer a su presidente o estallar la guerra. En otras palabras, la protesta popular puede extenderse como un incendio en el mundo árabe. Y no hay garantías de que termine bien.

Bandera roja

Marruecos aún no ha definido su momento de primavera árabe: el movimiento de protesta del 20 de febrero de 2011 no dio lugar a un cambio fundamental. El rey todavía está tirando de las cuerdas y la reforma política ha sido limitada.

Michael Robbins, del barómetro árabe, es cauteloso con la idea de que la monarquía sea derrocada. Pero los datos deberían aumentar una bandera roja para el gobierno de Marruecos, dice. «Los marroquíes, especialmente la generación más joven, tienen más probabilidades de querer una reforma rápida que los ciudadanos en otros países. También parecen estar más cerca de tener una chispa para encenderlos».

Si no está al borde, Marruecos está en una encrucijada. Mucho ahora depende de lo que la mayoría juvenil demanda de su rey y su gobierno impopular.

Reporte adicional de Reda al-Mawy y Paul Harris

Fuente: BBC News


Un estudio analiza el proceso de selección de objetivos terroristas

Con el objetivo de mejorar la comprensión del proceso de selección de objetivos de un ataque terrorista en las llamadas células independientes, el profesor del Departamento de Derecho Público de la Universidad Pablo de Olavide Manuel Ricardo Torres Soriano ha realizado un estudio, recientemente publicado en la revista Terrorism and Political Violence, que aporta una reveladora perspectiva sobre qué sucede cuando no existe liderazgo efectivo.El artículo ‘¿Cómo se eligen los objetivos de un ataque terrorista?: la visión desde el interior de una célula independiente’ utiliza como estudio de caso la información proveniente de un grupo de inspiración yihadista desarticulado por los Mossos d-Esquadra en la provincia de Barcelona en abril de 2015 en la llamada ‘Operación Caronte’. Entre las principales conclusiones del estudio destaca que, a partir del análisis de las conversaciones entre los integrantes de esta célula terrorista, obtenidas gracias a la infiltración de un agente de policía encubierto, se mantiene la tesis de que en la ‘lluvia de ideas’ terrorista operaron cuatro condicionantes principales: organizacionales, contextuales, logísticos y geográficos.

La ‘Operación Caronte’ abortó lo que se considera ha sido el complot yihadista que se encontraba en una fase más avanzada de maduración dentro de territorio español en el periodo comprendido entre los atentados contra los trenes en Madrid el 11 de marzo de 2004 y los atentados de Barcelona y Cambrils en agosto de 2017. La sentencia que condenó a este grupo les atribuyó la voluntad inminente de llevar a cabo una acción violenta, para lo cual habían barajado varias posibilidades que iban desde el ataque con armas y explosivos contra lugares emblemáticos de Barcelona, hasta el secuestro y posterior asesinato de un rehén para elaborar un vídeo propagandístico. 

Por otro lado, la infiltración dentro del grupo de un agente de policía acogiéndose a la categoría de ‘agente encubierto’ es un hecho inédito en las investigaciones sobre terrorismo yihadista en España. Gracias a esta acción, existe un detallado conocimiento sobre los planes y objetivos de este grupo, pues el agente se encargó de obtener registros sonoros de las reuniones y conversaciones entre sus integrantes. Así, consiguió adentrarse en el núcleo de confianza de esta célula yihadista, lo que aportó un conocimiento íntimo sobre los procesos de deliberación dentro de este grupo, el cual hubiese sido muy complicado obtener a través de otros métodos de investigación policial. 

El trabajo elaborado por el profesor de la UPO enfatiza la importancia de la configuración organizacional del terrorismo para explicar cómo se materializa su violencia. En concreto, se pretende mejorar la comprensión del proceso de selección de objetivos en las llamadas células independientes, entendiendo por ellas a grupos de individuos que no se encuentran vinculados de manera efectiva con organización superior. Como explica Torres Soriano, “en este tipo de grupos, a diferencia de lo que sucede en las organizaciones jerarquizadas, el proceso de fijación de objetivos es mucho más impredecible. Las células independientes interpretan las orientaciones que el liderazgo de las organizaciones terroristas difunde de manera pública a través de su propaganda”.

Además, añade el investigador, la forma en la que estas orientaciones se traducen en acciones concretas no siempre es lineal, y se encuentra muy condiciona por las particularidades de cada una de estas células independientes”.

Manuel Ricardo Torres Soriano es profesor titular de Ciencia Política en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, donde dirige el diploma de especialización en ‘Análisis del Terrorismo Yihadista, Insurgencias y Movimientos Radicales’. Desde el pasado año es miembro del Consejo Asesor sobre Terrorismo y Propaganda del Centro Europeo de Lucha contra el Terrorismo (ECTC) perteneciente a EUROPOL.

Fuente: Radio Jai

Irán ha gastado cientos de miles de dólares para prevenir el avance diplomático con Israel

Una célula terrorista en África central que fue contactada por Irán como un intento de importar ideología anti-occidental y llevar a cabo ataques fue descubierta y desmantelada, según un informe exclusivo revelado por la cadena de televisión i24NEWS.

La división al-Quds de Irán, conocida como Unidad Especial para Operaciones Externas o Unidad 400, estuvo detrás del reclutamiento y entrenamiento de hombres entre las edades de 25 a 35 años, varios de los cuales ya pertenecen a un grupo terrorista designado que opera en la región conocida como Seleka. – Para cometer ataques terroristas contra occidentales residentes en el continente.

«Queremos crear un ejército para luchar contra los occidentales en África», dijo Ismael Djida, el jefe de la célula de África central, a i24NEWS.

Ali Pahoon fue nombrado como el oficial de las fuerzas iraníes que se especializa en dirigir células terroristas con base en África.

Aparentemente, Irán se ha dirigido a países específicamente comprometidos en conversaciones diplomáticas con Israel, como Sudán, Sudán del Sur, Eritrea, Chad, Níger, Gambia y la República Centroafricana.

Cientos de miles de dólares han sido donados por la República Islámica para prevenir el avance diplomático con Israel.

Irán le pagó al líder de la milicia Seneka, Michel Djotodia, $ 150,000 por reclutamiento de terroristas con el objetivo de desestabilizar a cualquier país que mantenga relaciones diplomáticas con el estado judío.

En los últimos años, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se embarcó en una campaña activa para construir o renovar los lazos con los países africanos que se han negado a reconocer a Israel o se han distanciado del conflicto con los palestinos.

La red fue detenida en Chad, un país que había sido visitado por el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, a principios de este año.

Chad es uno de los varios estados africanos que participan en operaciones respaldadas por Occidente contra Boko Haram y los jihadistas del Estado Islámico, pero también ha sido criticado por grupos internacionales de derechos humanos por varias violaciones, incluidos asesinatos arbitrarios cometidos por fuerzas de seguridad, leyes vigentes que criminalizan la homosexualidad, como así como la discriminación por razón de género y la violencia.

El viaje de Netanyahu se anunció mientras el presidente de Chad, Idriss Déby, visitó Israel en noviembre, lo que marca la primera visita de un líder de la nación de mayoría musulmana de África occidental desde el establecimiento del Estado judío en 1948.

Israel y Chad no han tenido relaciones formales desde la década de 1970, cuando el conflicto árabe-israelí abrió una brecha entre Israel y los países africanos, muchos de los cuales se vieron envueltos en sus propias luchas de liberación.

 Israel ha ofrecido la posibilidad de cooperación en campos que van desde la seguridad a la tecnología y la agricultura, para mejorar los lazos en el continente.

Netanyahu ha viajado tres veces a África en los últimos dos años, visitando Kenia, Ruanda, Etiopía, Uganda y Liberia.

Fuente: i24News.