Un estudio analiza el proceso de selección de objetivos terroristas

Con el objetivo de mejorar la comprensión del proceso de selección de objetivos de un ataque terrorista en las llamadas células independientes, el profesor del Departamento de Derecho Público de la Universidad Pablo de Olavide Manuel Ricardo Torres Soriano ha realizado un estudio, recientemente publicado en la revista Terrorism and Political Violence, que aporta una reveladora perspectiva sobre qué sucede cuando no existe liderazgo efectivo.El artículo ‘¿Cómo se eligen los objetivos de un ataque terrorista?: la visión desde el interior de una célula independiente’ utiliza como estudio de caso la información proveniente de un grupo de inspiración yihadista desarticulado por los Mossos d-Esquadra en la provincia de Barcelona en abril de 2015 en la llamada ‘Operación Caronte’. Entre las principales conclusiones del estudio destaca que, a partir del análisis de las conversaciones entre los integrantes de esta célula terrorista, obtenidas gracias a la infiltración de un agente de policía encubierto, se mantiene la tesis de que en la ‘lluvia de ideas’ terrorista operaron cuatro condicionantes principales: organizacionales, contextuales, logísticos y geográficos.

La ‘Operación Caronte’ abortó lo que se considera ha sido el complot yihadista que se encontraba en una fase más avanzada de maduración dentro de territorio español en el periodo comprendido entre los atentados contra los trenes en Madrid el 11 de marzo de 2004 y los atentados de Barcelona y Cambrils en agosto de 2017. La sentencia que condenó a este grupo les atribuyó la voluntad inminente de llevar a cabo una acción violenta, para lo cual habían barajado varias posibilidades que iban desde el ataque con armas y explosivos contra lugares emblemáticos de Barcelona, hasta el secuestro y posterior asesinato de un rehén para elaborar un vídeo propagandístico. 

Por otro lado, la infiltración dentro del grupo de un agente de policía acogiéndose a la categoría de ‘agente encubierto’ es un hecho inédito en las investigaciones sobre terrorismo yihadista en España. Gracias a esta acción, existe un detallado conocimiento sobre los planes y objetivos de este grupo, pues el agente se encargó de obtener registros sonoros de las reuniones y conversaciones entre sus integrantes. Así, consiguió adentrarse en el núcleo de confianza de esta célula yihadista, lo que aportó un conocimiento íntimo sobre los procesos de deliberación dentro de este grupo, el cual hubiese sido muy complicado obtener a través de otros métodos de investigación policial. 

El trabajo elaborado por el profesor de la UPO enfatiza la importancia de la configuración organizacional del terrorismo para explicar cómo se materializa su violencia. En concreto, se pretende mejorar la comprensión del proceso de selección de objetivos en las llamadas células independientes, entendiendo por ellas a grupos de individuos que no se encuentran vinculados de manera efectiva con organización superior. Como explica Torres Soriano, “en este tipo de grupos, a diferencia de lo que sucede en las organizaciones jerarquizadas, el proceso de fijación de objetivos es mucho más impredecible. Las células independientes interpretan las orientaciones que el liderazgo de las organizaciones terroristas difunde de manera pública a través de su propaganda”.

Además, añade el investigador, la forma en la que estas orientaciones se traducen en acciones concretas no siempre es lineal, y se encuentra muy condiciona por las particularidades de cada una de estas células independientes”.

Manuel Ricardo Torres Soriano es profesor titular de Ciencia Política en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, donde dirige el diploma de especialización en ‘Análisis del Terrorismo Yihadista, Insurgencias y Movimientos Radicales’. Desde el pasado año es miembro del Consejo Asesor sobre Terrorismo y Propaganda del Centro Europeo de Lucha contra el Terrorismo (ECTC) perteneciente a EUROPOL.

Fuente: Radio Jai

Estados Unidos ofrece 10 millones de dólares a quien aporte información que interrumpa finanzas de Hezbollah

La administración Trump ofrece recompensas de hasta 10 millones de dólares por información que ayude a interrumpir las finanzas de la organización chií Hezbollah del Líbano.

Los departamentos de Estado y del Tesoro señalaron que el dinero puede ser proporcionado a aquellos que expongan “una fuente de ingresos para Hezbollah o sus mecanismos clave de facilitación financiera, o bieb sus principales donantes o facilitadores financieros de Hezbollah”.

“Instituciones financieras o casas de cambio que facilitan las transacciones de Hezbollah, negocios o inversiones de propiedad o controlada por Hezbollah o sus financista, empresas de primera línea dedicadas a la adquisición internacional de tecnología de doble uso en nombre de Hezbollah y esquemas delictivos que involucran a los miembros y simpatizantes de Hezbollah que benefician financieramente a la organización”, indicaron.

El sitio Web de Rewards for Justice indica que “Hezbollah recibe una cantidad importante de armas, entrenamiento y financiamiento de Irán, el cual ha sido clasificado por la Secretaria de Estado como un país promotor del terrorismo”. El Departamento de Estado designó al Hezbollah como Organización terrorista extranjera (FTO, por sus siglas en inglés) en octubre de 1997 y como Terrorista mundial especialmente designado (SDGT, por sus siglas en inglés) en octubre de 2001 bajo el Decreto Ejecutivo 13224.

Según detalló Israel Hayom, los pagos se realizarán mediante el programa “Recompensas por la justicia” del Departamento de Estado, que generalmente ofrece efectivo por información que conduzca al paradero de terroristas buscados. Esta es la primera vez que el programa se utiliza para apuntar a una red financiera.

Desde su inicio en 1984, este programa del Departamento de Estado pagó más de 150 millones de dólares a más de cien personas que dieron información sobre terroristas o previnieron ataques terroristas.

Una bomba política en diciembre de 2017 expuso la red de lavado de dinero y otros delitos perpetrados por Hezbollah, que la administración de Obama dejó pasar para finalizar el acuerdo nuclear de 2015 con Irán.

Desde el sitio Web norteamericano se señala que “en busca de esta interrupción, la oferta de recompensa resalta a los siguientes tres individuos como ejemplos de financieros y facilitadores clave del Hezbollah, acerca de los cuales se busca información y los cuales han sido clasificados por el Departamento de Hacienda de los Estados Unidos como terroristas globales especialmente designados”.

Adham Husayn Tabaja

AdhamHusaynTabaja_1

Adham Tabaja es un miembro del Hezbollah que mantiene lazos directos con elementos organizativos superiores del Hezbollah, incluyendo el componente operativo del grupo terrorista, la Yihad Islámica. Tabaja también tiene propiedades en el Líbano en nombre del grupo. Es propietario mayoritario de la empresa de desarrollo de bienes raíces y construcción Al-Inmaa Group for Tourism Works ubicada en el Líbano. En junio de 2015, Tabaja, Al-Inmaa Group for Tourism Works y sus sucursales recibieron la clasificación de terroristas globales especialmente designados. El Reino de Arabia Saudita también ha clasificado a Tabaja y sus empresas como entidades terroristas de acuerdo a su Ley sobre crímenes y financiamiento terroristas y decreto real A/44. Todos sus activos en Arabia Saudita están congelados y las transferencias por medio del sector financiero del reino, así como cualquier licencia comercial asociada con ellas, están prohibidas.

Mohammad Ibrahim Bazzi

MohammadIbrahimBazzi

Mohammad Ibrahim Bazzi es un financiero clave del Hezbollah que ha proporcionado millones de dólares al Hezbollah generados gracias a sus actividades comerciales. Controla y es propietario de Global Trading Group NV, Euro African Group LTD, Africa Middle East Investment Holding SAL, Premier Investment Group SAL Offshore, y Car Escort Services S.A.L. Off Shore. En mayo de 2018, Bazzi y sus empresas afiliadas recibieron la clasificación de terroristas globales especialmente designados.

Ali Youssef Charara

AliYoussefCharara_0

Ali Youssef Charara es un financiero clave del Hezbollah, así como presidente y gerente general de la empresa de telecomunicaciones Spectrum Investment Group Holding SAL con sede en el Líbano. Charara ha recibido millones de dólares del Hezbollah para invertir en proyectos comerciales que respaldan financieramente al grupo terrorista. En enero de 2016, Charara y Spectrum Investment Group recibieron la clasificación de terroristas globales especialmente designados.

Fuente: Agencia AJN

Irán ha gastado cientos de miles de dólares para prevenir el avance diplomático con Israel

Una célula terrorista en África central que fue contactada por Irán como un intento de importar ideología anti-occidental y llevar a cabo ataques fue descubierta y desmantelada, según un informe exclusivo revelado por la cadena de televisión i24NEWS.

La división al-Quds de Irán, conocida como Unidad Especial para Operaciones Externas o Unidad 400, estuvo detrás del reclutamiento y entrenamiento de hombres entre las edades de 25 a 35 años, varios de los cuales ya pertenecen a un grupo terrorista designado que opera en la región conocida como Seleka. – Para cometer ataques terroristas contra occidentales residentes en el continente.

«Queremos crear un ejército para luchar contra los occidentales en África», dijo Ismael Djida, el jefe de la célula de África central, a i24NEWS.

Ali Pahoon fue nombrado como el oficial de las fuerzas iraníes que se especializa en dirigir células terroristas con base en África.

Aparentemente, Irán se ha dirigido a países específicamente comprometidos en conversaciones diplomáticas con Israel, como Sudán, Sudán del Sur, Eritrea, Chad, Níger, Gambia y la República Centroafricana.

Cientos de miles de dólares han sido donados por la República Islámica para prevenir el avance diplomático con Israel.

Irán le pagó al líder de la milicia Seneka, Michel Djotodia, $ 150,000 por reclutamiento de terroristas con el objetivo de desestabilizar a cualquier país que mantenga relaciones diplomáticas con el estado judío.

En los últimos años, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se embarcó en una campaña activa para construir o renovar los lazos con los países africanos que se han negado a reconocer a Israel o se han distanciado del conflicto con los palestinos.

La red fue detenida en Chad, un país que había sido visitado por el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, a principios de este año.

Chad es uno de los varios estados africanos que participan en operaciones respaldadas por Occidente contra Boko Haram y los jihadistas del Estado Islámico, pero también ha sido criticado por grupos internacionales de derechos humanos por varias violaciones, incluidos asesinatos arbitrarios cometidos por fuerzas de seguridad, leyes vigentes que criminalizan la homosexualidad, como así como la discriminación por razón de género y la violencia.

El viaje de Netanyahu se anunció mientras el presidente de Chad, Idriss Déby, visitó Israel en noviembre, lo que marca la primera visita de un líder de la nación de mayoría musulmana de África occidental desde el establecimiento del Estado judío en 1948.

Israel y Chad no han tenido relaciones formales desde la década de 1970, cuando el conflicto árabe-israelí abrió una brecha entre Israel y los países africanos, muchos de los cuales se vieron envueltos en sus propias luchas de liberación.

 Israel ha ofrecido la posibilidad de cooperación en campos que van desde la seguridad a la tecnología y la agricultura, para mejorar los lazos en el continente.

Netanyahu ha viajado tres veces a África en los últimos dos años, visitando Kenia, Ruanda, Etiopía, Uganda y Liberia.

Fuente: i24News.

 

 

 

¿Pakistán tiene una narrativa contra el terrorismo?

Por Imam Tawhidi

Pakistán es el hogar de impresionantes montañas, valles y glaciares. Los fabulosos patrones culturales en tales regiones allanan el camino para una experiencia inolvidable para quienes la visitan.

Lamentablemente, esto no es lo primero que viene a la mente cuando se menciona a Pakistán. Los territorios estratégicos de Pakistán han sido etiquetados por el Secretario de Defensa de los Estados Unidos como «refugios para terroristas».

Aunque Pakistán niega que sea un «refugio seguro para los terroristas», sus credenciales democráticas han sido sospechosas desde el principio, simplemente debido al hecho de que el estado pakistaní carece de una visión estratégica y una política para enfrentar el problema actual del terrorismo. Durante décadas, el gobierno no ha investigado ni enjuiciado a los terroristas de manera adecuada.

El enfoque de Pakistán hacia el terrorismo no solo es vacilante, sino que también es selectivo. Muchos dentro de la comunidad diplomática esperaban un cambio bajo Imran Khan, pero las muy pocas instituciones antiterroristas dentro del país siguen siendo débiles y disfuncionales. La razón de esto es bastante obvia, ya que tiene todo que ver con la falta de consenso entre los líderes político-militares del país.

Entre las principales agencias de inteligencia global, Pakistán es conocido por su constante apoyo a los talibanes en Afganistán, así como a los grupos terroristas en Jammu y Cachemira. Estas organizaciones terroristas, así como otras como Al-Qaeda, consideran al gobierno de Pakistán un activo perfecto debido a que el gobierno confía en una representación particular del Islam para justificar su existencia.

Además, no es ningún secreto que Pakistán creó y continúa apoyando a muchos de estos grupos terroristas para lograr sus intereses geoestratégicos dentro del subcontinente. Un ejemplo vivo sería el fracaso total de Pakistán para lanzar operaciones genuinas contra el terrorismo contra los talibanes de Punjabi o las fuentes de financiación de cualquier grupo terrorista islamista.

Uno puede preguntarse por qué este es el caso? La respuesta es simple: el gobierno pakistaní define el terrorismo de manera diferente. No todas las formas de terrorismo son malas para los militares, especialmente si desestabiliza las regiones administradas por la India.

El asunto no termina aquí, las autoridades paquistaníes en realidad se esfuerzan por silenciar a los críticos del terrorismo islámico. Plantan el miedo en los corazones de los intelectuales por intimidación, arrestos y vergüenza pública. En 2018, los diplomáticos pakistaníes en Canadá han amenazado abiertamente a los críticos Tarek Fatah y Tahir Gora en territorio canadiense, mientras que el ex embajador Husain Haqqani continúa recibiendo amenazas en las redes sociales.

El ejército de Pakistán hará la guerra a todos los críticos para sumar puntos en la carrera para lograr la igualdad con la India. El gobierno tiene sus ojos en los desarrollos diplomáticos de la India mientras ignora los problemas clave en el país; como la pobreza, el analfabetismo, la falta de justicia y, por supuesto, las células en crecimiento de los terroristas islámicos.

Por otro lado, Pakistán afirma que desde 2001 ha gastado $ 80 mil millones en la Guerra contra el Terror. El Fondo de Apoyo a la Coalición continúa reembolsando a Pakistán por sus llamadas operaciones antiterroristas. Aunque la realidad es que el gobierno pakistaní es más parte del problema que la solución.

Fuente: OpIndia