Rapto de la niñez palestina

Hamas y Fatah están despojando a la infancia palestina de oportunidades de un porvenir promisorio al adiestrarlos en una cultura de muerte y promoviendo el surgimiento de futuros terroristas

Por: Beatriz de Rittigstein

Desde su identificación como pueblo, los palestinos han tenido dirigentes corruptos y violentos, quienes lejos de actuar de forma institucional, proceden como cabecillas de bandas delincuenciales, por eso su conducción va por un camino sin sentido, muestran que la suerte de la población palestina no es el foco de sus distintas agendas personales.

En 1964, con la fundación de la Organización para la Liberación de Palestina, conocida por sus siglas OLP, se puso en boga su propósito prioritario: la destrucción de Israel; su carta fundacional lo dice: fundar un Estado independiente para los palestinos desde el río Jordán hasta el mar Mediterráneo. La consigna “liberar” Palestina es un eufemismo y en las décadas transcurridas desde esos inicios hasta la actualidad, ha cambiado el panorama, pero no la intención. Ello es palpable en la educación que la Autoridad Palestina brinda a sus niños, a los que adoctrina con la finalidad de proyectar la yihad, de transformarlos en mártires que pretendan matar judíos. Lo percibimos de modo concreto en los textos escolares publicados por la AP, en los cuales se falsifica la historia, se exalta el odio y el terror. También en AP TV se han observado shows en los que adolescentes difaman al Estado de Israel, por ejemplo, lo acusan de haber matado a Arafat, mintiendo con desfachatez ante un público juvenil de mente maleable.

Hamas es aún peor; lo evidenciamos en programas infantiles de Al Aqsa TV, canal creado por dicho movimiento terrorista; sus dibujos animados promovieron la supremacía islámica y la aniquilación del Estado judío. En el presente, están sus campamentos vacacionales en los que los chiquillos usan indumentaria similar a la de los terroristas, incluye entrenamiento militar, prácticas de tiro y simulación de secuestros.

Hamas y Fatah están despojando a la infancia palestina de oportunidades de un porvenir promisorio al adiestrarlos en una cultura de muerte y promoviendo el surgimiento de futuros terroristas. Con este crimen no solamente vulneran la seguridad de los israelíes quienes son sus objetivos, y la viabilidad de alcanzar un acuerdo de paz, sino también es dañino para la sociedad palestina que tendrá un relevo generacional en extremo violento, sin mayores opciones de progreso y bienestar.

bea.rwz@gmail.com

Fuente: El Universal

** Las opiniones acá contenidas no representan el pensamiento de todos los miembros del Centro Costarricense de Estudios Interdisciplinarios Sobre Israel y Medio Oriente.

El significado de la ocupación

Philologos*

Escuchamos mucho sobre «la Ocupación» en estos días. No hay necesidad de decir cuál. Pero ¿de dónde viene el término y cuánto vale?

Escuchamos mucho sobre «la Ocupación» en estos días. No hay necesidad de decir cuál.

«Ha llegado el momento de poner fin al apoyo de nuestra comunidad para la Ocupación», comienza un comunicado de prensa de la organización judía IfNotNow, que ha estado presionando a los candidatos presidenciales demócratas para que exijan un retiro israelí inmediato de Judea y Samaria o, para aquellos que prefieren no hacerlo. use esos nombres aunque sean los tradicionales tanto en las fuentes judías como en la mayoría de los idiomas de Europa: los «territorios palestinos» o «Cisjordania» del río Jordán. Los redactores del comunicado de IfNotNow no se molestaron en ser más específicos. Asumieron que todos saben quién está ocupando a quién.

Como término en el derecho internacional, la «ocupación» se remonta a fines del siglo XIX, cuando se introdujo para eliminar el antiguo concepto del derecho de conquista, que reconocía el derecho de un país victorioso a conservar el territorio conquistado a perpetuidad. El artículo 42 del Convenio de La Haya de 1899 establece:

El territorio se considera ocupado cuando en realidad se coloca bajo la autoridad del ejército hostil. La ocupación se aplica solo al territorio donde dicha autoridad está establecida y se puede ejercer.

A continuación, el artículo 43 deja en claro que el gobierno de la potencia ocupante se considera temporal y que no tiene derecho a alterar las leyes del gobierno anterior derrocado por la guerra:

Una vez que la autoridad del poder legítimo haya pasado realmente a manos del ocupante, este último tomará todas las medidas posibles para restablecer y asegurar, en la medida de lo posible, el orden público y la seguridad, respetando, a menos que sea absolutamente impedido, las leyes. En vigor en el país.

Este lenguaje se incorporó textualmente en el Convenio de La Haya de 1907, internacionalmente vinculante. Posteriormente, se adoptaron cláusulas similares en el Cuarto Convenio de Ginebra de 1949, que se refería principalmente a los derechos de los civiles que, en un momento dado, y de cualquier manera, se encuentran en las manos, en caso de conflicto u ocupación. de una parte en el conflicto o [de una] potencia ocupante de la cual no son nacionales».

Estrictamente hablando,cuando la Fuerza de Defensa de Israel arrebató Judea y Samaria y sus habitantes árabes al ejército jordano de ocupación en las hostilidades de la Guerra de los Seis Días de 1967, Israel se convirtió en una potencia ocupante según el derecho internacional. Que dicha ley sea en gran parte una ficción que no tenga un cuerpo creíble o eficaz para interpretarla o hacerla cumplir es irrelevante para lo que dice.

De manera similar, el hecho de que Judea y Samaria siempre han sido considerados por los judíos como parte de su patrimonio de la Tierra de Israel; o que eran una parte indiscutible del territorio prometido al pueblo judío como su «hogar nacional» por la Declaración Balfour de 1917, ratificada posteriormente por la Liga de las Naciones; o que la línea de armisticio de 1949 entre Israel y Jordania, trazada al final de la Guerra de Independencia de Israel, nunca fue reconocida por Jordania como más que una demarcación improvisada que sería borrada por la destrucción de Israel; o que fue Jordania la que comenzó la lucha de 1967; o que la resolución 242 posterior a 1967 de la ONU no exigía que Israel se retirara de toda Cisjordania; o que Jordania cedió su reclamo del área a la Organización de Liberación de Palestina en 1988; o que muchas de las facultades administrativas han sido delegadas por Israel a la Autoridad Palestina (AP); o que la AP no ha tomado el tipo de pasos que podrían permitir que la «Ocupación» termine; todo esto, aunque es cierto, no cambia la letra de la ley.

De hecho, a partir de 1967, el propio Israel invocó repetidamente el Cuarto Convenio de Ginebra como una legitimación.de su presencia en Judea y Samaria, y el Tribunal Superior de Justicia de Israel ha aceptado esto como la base de varios fallos sobre las acciones de Israel allí. Esta fue una posición conveniente para los gobiernos israelíes. Por un lado, facilitó que Europa y los Estados Unidos aceptaran el control israelí sobre Cisjordania y se opusieran a algunas de sus características, como los asentamientos. Por otro lado, sirvió como una excusa para que el gobierno después del gobierno en Jerusalén dejara de tomar decisiones políticamente difíciles acerca de la disposición final de Judea y Samaria al posponer esas decisiones a un día teórico en el que un acuerdo de paz podría negociarse con los palestinos y el mundo arabe

Pero, ¿cuánto tiempo puede durar una ocupación «temporal»? La ocupación francesa y belga de Renania después de la Primera Guerra Mundial duró doce años. La ocupación británica de Islandia durante la Segunda Guerra Mundial duró cinco años. La ocupación estadounidense de Japón en la posguerra duró siete. Lo mismo hizo la ocupación aliada de Alemania. La «ocupación» israelí de Judea y Samaria ha durado 52 años. Esto golpea al mundo, no del todo sin razón, como una perversión del concepto y contribuye a dar a la «Ocupación» su mal nombre.

Es interesante comparar a Israel con otros países a este respecto. India, cuando tomó posesión de Cachemira en su guerra de 1948 con Pakistán, no invocó el Cuarto Convenio de Ginebra ni afirmó que estaba «ocupando» el territorio que conquistó. Tampoco los turcos invadieron Chipre en 1974 o los rusos en Crimea. Todos se comportaron según el derecho de conquista. Aunque todos han sido o están acusados ​​de violaciones a los derechos humanos en estas áreas, ninguno se está encogiendo por temor a las ruedas de la justicia internacional. Tampoco pueden ser acusados, como lo ha hecho repetidamente Israel, por violar hipócritamente las disposiciones del Cuarto Convenio de Ginebra, que nunca acordaron aplicar.

Tal vez sea realmente el momento de comenzar a «terminar la Ocupación», no por el hecho de que Israel se haya adherido a la demanda de que se comprometa en una retirada imposible e indeseable de toda Judea y Samaria como lo exigen sus enemigos (con quienes se debe clasificar a IfNotNow) pero al enfrentar la necesidad de decidir, o al menos de forma seria y abierta a debatir, el futuro permanente del área de una manera que sus gobiernos han evitado hacer hasta ahora. Una ocupación de 52 años, cualquiera que sean sus excusas, es un poco demasiado larga.

Fuente: Mosaic Magazine

*Philologos: el renombrado columnista de lengua judía, aparece dos veces al mes en Mosaic.

** Las opiniones acá contenidas no representan el pensamiento de todos los miembros del Centro Costarricense de Estudios Interdisciplinarios Sobre Israel y Medio Oriente.

La ONU advierte que la Autoridad Palestina está al borde del colapso

Un documento presentado por la ONU revela la dificil situación que atraviesa la Autoridad Palestina (AP) y advierte sobre un posible colapso de esa organización y el ascenso de factores terroristas en su lugar.

El informe, que fue escrito por el Órgano Especial de la (UNSCO) para el proceso de paz en Medio Oriente fue presentado al Comité de Coordinación y Enlace de la organiziación en Bruselas.

Según informó Israel Hayom, se expresó preocupación por la situación de la Autoridad Palestina y los «desafíos económicos, políticos y de seguridad sin precedentes a los que la AP se enfrenta».

El documento sostiene que la AP sufrió un duro golpe económico por la decisión israelí de no transferir parte del dinero de los impuestos, por el apoyo financiero otorgado por Ramallah a terroristas y sus familiares.

El informe argumenta que debido a la negativa de enviar fondos fiscales recaudados por Israel y una reducción significativa por parte de los Estados Unidos, la Autoridad Palestina perdió el 65 por ciento de sus ingresos y ahora se ve obligada a reducir significativamente su actividad en el campo de la seguridad, lo que fortalece a los grupos extremistas y les otorga mayor libertad de acción, advierte el documento.

El documento también se refiere a la difícil situación humanitaria en la Franja de Gaza y sostiene que el envío de dinero qatarí no mejoró la economía en ese enclave costero.

Según lo redactado, el bloqueo israelí es el causante de la crisis en Gaza, pero a su vez, remarca de manera clara que acusa al Gobierno de Hamás de derrocar el estado de derecho en ese territorio palestino y del aumento de posibilidades de nuevos enfrentamientos con Israel.

Por último, el informe ofrece una serie de medidas para fortalecer a la Autoridad Palestina y mejorar la situación humanitaria en la Franja de Gaza.

A su vez aclara que, si las partes no toman las medidas necesarias para avanzar en el proceso de paz, la probabilidad de una nueva escalada, así como el aumento de las actividades terroristas en la región, aumentarán.

Fuente: Agencia Judía de Noticias.

La ilusión de separación espacial israelí-palestina

Por: Maj. Gen. (res.) Gershon Hacohen a través de BESA / Traducción Dori Lustron.

La situación en la Franja de Gaza desde la desconexión de 2005 desacredita tres supuestos fundamentales que se han vuelto axiomáticos en el discurso de seguridad israelí:

1-Que la separación total entre israelíes y palestinos inevitablemente mejorará la seguridad y la estabilidad.

2-Que las IDF ganarán cómodamente cualquier enfrentamiento futuro en los territorios evacuados.

3-Que la actividad militar israelí en los territorios anteriormente ocupados gozará de una legitimidad y apoyo internacional masivos.

Desde la retirada apresurada de Israel del Líbano en mayo de 2000, ha sido axiomático entre los responsables de la toma de decisiones israelíes que la separación espacial entre israelíes y palestinos es un interés israelí vital, incluso si no va acompañado de un acuerdo de paz. En línea con este pensamiento, a los israelíes se les prometió reiteradamente que la implementación de la separación espacial, incluida la eliminación de judíos de estos territorios y la construcción de una valla de seguridad, reduciría la fricción diaria y crearía una situación de seguridad más estable y segura.

Trece años después de la desconexión unilateral de la Franja de Gaza, existe evidencia empírica para identificar el lugar donde se desarrolló una situación de seguridad más viable. ¿Está en el territorio donde se ha efectuado la separación completa, o en Cisjordania, donde prevalece la visión de separación parcial del Primer Ministro Yitzhak Rabin?

Desde la Operación Escudo Defensivo en 2002, las fuerzas de seguridad israelíes han llevado a cabo actividades regulares de contraterrorismo en toda Cisjordania como una cuestión de rutina. Generalmente autorizada por el Comando Central y el Shin Bet sin la necesidad de la aprobación de los niveles políticos, esta actividad rutinaria le ha dado a las fuerzas de seguridad libertad de acción y flexibilidad operativa que, junto con otros factores, ha asegurado la relativa calma y estabilidad en la Margen Occidental.

Imagine, por ejemplo, el lanzamiento de bombas incendiarias de cometa / globo desde el suburbio Tzur Baher de Jerusalén a los barrios judíos de la ciudad. La IDF o la Policía de Israel enviarían un par de Jeeps al vecindario y neutralizarían el incidente. En marcado contraste, la separación espacial total entre Gaza e Israel a partir de la desconexión del verano de 2005 ha negado la libertad de acción de las FDI más allá de la cerca fronteriza. No es que las capacidades generales de las FDI se hayan reducido, pero al transformar la Franja en una entidad terrorista indestructible que puede exigir un alto precio a las fuerzas invasoras israelíes, Hamas ha logrado colocar una “etiqueta de precio” estratégica en una amplia gama de actividades, salvo confrontación general.

Por ejemplo, a pesar de la eficacia del sistema israelí de Iron Dome, el arsenal de cohetes / misiles de Hamas limita la rutina operativa diaria de Israel, ya que los comandantes de las FDI deben considerar su posible empleo en diversos escenarios de confrontación. No es un secreto que el equilibrio de costos, riesgos y oportunidades que acompaña a la decisión de actuar en Gaza se ha vuelto infinitamente más complejo desde la retirada.

Tampoco debe olvidarse que una cerca fronteriza también puede beneficiar a Hamas. La valla ayuda a Israel en su esfuerzo por evitar la infiltración hostil en su territorio; pero también permite a Hamas fortalecerse y organizarse de forma segura bajo su ala protectora. De hecho, bajo los auspicios de la separación espacial, Hamas ha logrado construir una fuerza militar regular compuesta por batallones y brigadas, armada con un gran arsenal de cohetes / misiles subterráneos y respaldada por un sistema efectivo de comando y control. Nada de esto sería posible sin la plena realización del concepto izquierdista israelí de “ellos están allí y nosotros estamos aquí”. Esta es la fuente de la evidente diferencia entre la formidable posición militar de Hamas en Gaza y sus dificultades para desarrollar su fuerza en la Margen Occidental.

La situación que se ha desarrollado en la Franja de Gaza desde la desconexión de 2005 desmiente tres supuestos fundamentales que se han convertido en axiomáticos en el discurso de seguridad israelí en las últimas dos décadas: que la separación total entre israelíes y palestinos inevitablemente mejorará la seguridad y la estabilidad; que las IDF ganarán cómodamente cualquier enfrentamiento futuro en los territorios evacuados; y que la actividad militar israelí en los territorios anteriormente ocupados gozará de una legitimidad y apoyo internacional masivos.

Estas son solo algunas de las principales consideraciones que deberían ser sopesadas seriamente por los políticos israelíes antes de comprometerse con “separaciones espaciales” aún más desastrosas en Cisjordania y Jerusalén.

Una versión diferente de este artículo fue publicada en Israel Hayom el 7 de julio.

***Maj. Gen. (res.) Gershon Hacohen es investigador sénior en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos. Sirvió en el ejército israelí durante cuarenta y dos años. Él ordenó tropas en batallas con Egipto y Siria. Anteriormente fue comandante de cuerpo y comandante de las Fuerzas Armadas de las FDI