Sobre la ley del Estado-Nación de Israel

El 19 de julio, el parlamento de Israel, el Knesset, votó como ley el proyecto de ley del estado-nación. Como Israel nunca ha tenido una constitución, el proyecto de ley se convirtió en la última versión de las Leyes Básicas del país, en forma de Ley Básica: Israel como Estado-nación del pueblo judío . Para muchos, esto parecía decir lo obvio. ¿No se había creado Israel en primer lugar para ese mismo propósito? La única pregunta era: “¿Por qué se necesitaron 70 años para convertir lo obvio en ley?” Bueno, quizás no sea la única pregunta. El siguiente fue “¿Por qué 55 miembros de la Knésset votaron en contra, con dos abstenciones, con una estrecha mayoría de 62 a favor?”

Una vez que se corrió la voz en el mundo exterior  que el parlamento israelí se había atrevido a promulgar tal definición de su estado, para muchos era como si el fin del mundo hubiera tenido lugar. Como si nunca hubieran sabido eso, desde el tiempo de la Biblia, la tierra ahora llamada Israel era el hogar de los judíos.

Casi todos salieron a condenar el proyecto de ley como racista, discriminatorio, antidemocrático y contrario a los principios judíos de igualitarismo con los ciudadanos no judíos. NBC News publicó un titular que decía : “La ley del Estado-nación de Israel provoca críticas en todo el mundo, incluidos los grupos judíos de EE. UU.”. El mismo día en que se aprobó el proyecto de ley, la Alta Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, afirmó que:

  • “Hemos sido muy claros en lo que respecta a la solución de dos estados, creemos que es el único camino a seguir y cualquier paso que complicaría o evitaría que esta solución se convierta en realidad debería evitarse”.

Ella no dijo por qué Israel era un estado judío con los mismos derechos para los no judíos que interferiría con una futura solución de dos estados. El rechazo a tal solución siempre ha venido del lado árabe y palestino, nunca del lado judío dominante. En cambio, Mogherini planeó una reunión para el 4 de septiembre con los legisladores árabes israelíes, que son otro grupo que se opone vociferantemente a la nueva ley. Ella no parece haber invitado a ningún legislador judío a una reunión equivalente.

La Unión Europea, una conglomeración supranacional que ha hecho mucho bien en el avance de los derechos de las naciones-estados individuales que surgieron después de la caída de la Unión Soviética como un medio para preservar la paz en el continente europeo, ha tomado durante muchos años una posición anti-Israel que solo sirve para alentar a los palestinos que lanzan guerras y ataques terroristas precisamente para evitar una solución de dos estados, al tiempo que exige el derecho de abolir a Israel y crear un estado palestino exclusivo “desde el río (Jordan) hasta el  mar (Mediterráneo)  “, un llamado a la limpieza étnica masiva o genocidio.

La oposición a la ley estatal nacional también fue expresada enérgicamente por árabes israelíes , drusos israelíes y muchos judíos israelíes y estadounidenses , incluidas las Federaciones judías de América del Norte y la Confraternidad internacional de cristianos y judíos, en claro desafío al derecho de Israel a existir. como estado judío, aunque, por ejemplo, el Reino Unido existe oficialmente como estado anglicano, sin maltratar, al menos oficialmente, a ninguna de sus minorías.

En Israel, artistas, autores y supuestos intelectuales pidieron la cancelación de la ley . A veces, el lenguaje utilizado para describir la ley pasó los límites de la decencia común. El socialista judío británico David Rosenberg , un aliado cercano de Jeremy Corbyn, habló en términos viles sobre tres parlamentarios judíos del Partido Laborista del Reino Unido antes de difamar la nueva ley de Israel:

“Si Margaret Hodge y sus hermanas en la lucha, Ruth Smeeth y Juliana Berger, no fueran oportunistas cobardes y selectivas antirracistas y defensoras de los derechos humanos, podrían haber estado hablando más, o incluso en absoluto, sobre el repugnante y abiertamente racista proyecto de ley del estado que el gobierno israelí acaba de aprobar … ”

Un miembro árabe israelí de la Knéset, Zouheir Bahloul, renunció , prediciendo que otros MK árabes harían lo mismo. Afirmó falsamente que la ley discriminaba a las minorías no judías. El 4 de agosto, muchos israelíes, organizados por líderes drusos, se reunieron en la Plaza Rabin en Tel Aviv para protestar contra la ley. Más tarde se supo, sin embargo, que la manifestación fue pagada y dirigida por el grupo de izquierda Anu, beneficiario del Nuevo Fondo Israel (New Fund Israel). 

De acuerdo con Breitbart Jerusalem:

  • Daniel Sokatch, CEO del New Israel Fund, emitió una declaración que califica la legislación de “tribalismo en su peor momento”, una “bofetada a los ciudadanos árabes palestinos de Israel” y un “peligro para el futuro de Israel”.

En otras palabras, los antisionistas intentaron militarizar la nueva ley para promover sus agendas existentes.

Por el contrario, en Arabia Saudita y las Maldivas , solo a los musulmanes se les permite ser ciudadanos. En ambos países, la práctica abierta de cualquier religión que no sea el Islam está prohibida, incluso el cristianismo y el judaísmo, que supuestamente son aceptados por el Islam. En Israel, los miembros de todas las religiones y grupos étnicos son ciudadanos plenos.

Probablemente no sea una sorpresa que muchos líderes árabes y europeos utilizaran la aprobación de la ley como excusa para promover su agenda antisionista, pero la oposición de la comunidad drusa de Israel, siempre la más leal al estado, con un largo y admirable rol en las fuerzas armadas israelíes, así como la ira de tantos judíos tanto en Israel como en el extranjero, fue una especie de shock.

Sin embargo, no hay duda de que esta simple ley no cambia nada para nadie.

El 8 de agosto, durante un debate especial de la Knesset sobre la ley, los activistas del partido Unión Sionista , liderados por una ex canciller israelí, Tzipi Livni, atacaron al gobierno, convocaron a nuevas elecciones y “dijeron que la oposición aprobaría la Declaración de Independencia como una ley básica en lugar de la ley del estado-nación “. Cualesquiera que sean los problemas en el exterior, hay pocas dudas  que la decisión de hacer de la identidad judía una parte central de la ley israelí ha intensificado las divisiones políticas en un momento en que la unidad de propósito es esencial para un país que todavía enfrenta amenazas existenciales en varios frentes.

Los lectores deben consultar el texto completo de la ley para llegar a sus propias conclusiones. Sin embargo, puede ser útil considerar una o dos cláusulas clave como punto de partida para nuestra comprensión de la misma. En realidad, las únicas cláusulas contenciosas son las del artículo 1:

  1. La tierra de Israel es la patria histórica del pueblo judío, en la que se estableció el Estado de Israel.
  2. El Estado de Israel es el hogar nacional del pueblo judío, en el que cumple su derecho natural, cultural, religioso e histórico a la autodeterminación.
  3. El derecho a ejercer la autodeterminación nacional en el Estado de Israel es exclusivo del pueblo judío.

Seguramente ya sabíamos todo esto. La aprobación de la ley se hizo simplemente para dar una base legal firme para la creación de Israel en 1948 siguiendo el Mandato de la Liga de las Naciones para Palestina . Su preámbulo establece claramente que:

  • Considerando que los Principales Poderes Aliados también han acordado que el Mandatario debería ser responsable de poner en vigencia la declaración hecha originalmente el 2 de noviembre de 1917 por el Gobierno de Su Majestad Británica, y adoptada por dichas Potencias, a favor del establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío , entendiéndose claramente que no se debe hacer nada que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina, o los derechos y el estatus político de los judíos en cualquier otro país. [Énfasis del autor.]

En cuanto a “los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina”, la Declaración de Independencia de Israel (14 de mayo de 1948) no establece claramente que el Estado de Israel “garantizará la completa igualdad de los derechos sociales y políticos a todos sus miembros”que son  habitantes independientemente de su religión, raza o sexo; garantizará la libertad de religión, conciencia, idioma, educación y cultura; salvaguardará los Santos Lugares de todas las religiones “, y ¿No ha hecho Israel exactamente eso, con los drusos, los musulmanes, los cristianos , Bahá’ís y otras minorías?. Pueden dar fe

¿Por qué, entonces, tantos en todo el mundo afirman que reforzar el hecho que Israel es un estado judío dañará las vidas de sus habitantes no judíos? En Irán, por ejemplo, la gran minoría bahá’í sufre una persecución masiva , que incluye encarcelamiento, ejecución y mucho más, [1] mientras que en Israel tienen su cuerpo gobernante internacional y sus santuarios más sagrados, y traen peregrinos de todo el mundo. mundo.

Las acusaciones formuladas contra la nueva ley a menudo incluyen falsedades absolutas. Daniel Pomerantz de Honest Reporting ha identificado una serie de “mitos” sobre la ley publicados por el New York Times , que llamaremos “diplomáticamente” , incluyendo que “Israel es un país donde los judíos disfrutan de derechos que otros no tienen” y ” un estado en el cual el judaísmo que es la única expresión nacional permisible por ley rechazará, por definición, a cualquier miembro minoritario que desee ser parte de él “. Por supuesto, el judaísmo no es “la única expresión nacional permitida por la ley” y más que en Inglaterra es la religión anglicana. Además, dígaselo a cualquiera de las minorías religiosas y étnicas que viven sin ser molestados en Israel, que sirven en el parlamento, en el sistema judicial,

Esas falsas acusaciones contra Israel, sin embargo, llaman la atención sobre otra cosa que ha sido gravemente descuidada en este debate: Israel está siendo condenado erróneamente por algo por lo que ningún estado musulmán ha sido condenado: identificar su nacionalidad con su religión, y en el caso de esos estados musulmanes, esto se hace frecuentemente de una manera que excluye o restringe los derechos, o incluso la propia existencia, de las minorías.

Actualmente hay cuatro países que oficialmente se identifican como Repúblicas Islámicas: Irán , Pakistán , Mauritania y Afganistán . Hubo otros cuatro, algunos muy efímeros, en el pasado: las Comoras (1978-2000), el este de Turkestán (1933), Gambia (2015-2017) y la República chechena de Ichkeria (1996-2000). . Las cuatro repúblicas islámicas actuales son lugares peligrosos para que vivan los no musulmanes, con leyes contra la apostasía, contra la blasfemia (libertad de expresión) y, en el caso de Mauritania , con la esclavitud prevaleciente., todo lo cual contradice las normas internacionales de derechos humanos. En esas repúblicas, así como en las monarquías con el Islam como religión oficial (como Arabia Saudita), la persecución de musulmanes heréticos, cristianos y bahá’ís y otros, es, en contraste directo con Israel, un lugar común. El uso de la ley shari’a para hacer cumplir los abusos de los derechos humanos prohibidos por la Declaración Universal de los Derechos Humanos, afecta fuertemente la vida de las mujeres, los librepensadores, los secularistas y todos los no musulmanes. Cuando se aplican castigos capitales por delitos no penales, como la herejía, la blasfemia y la ” hechicería “, o los azotes y la lapidación hasta la muerte por infracciones morales, como presuntas relaciones sexuales fuera del matrimonio, incluso habiendo sido violada , existe un gran desequilibrio entre las democracias occidentales y muchos estados musulmanes. [2]

En Arabia Saudita y las Maldivas , solo a los musulmanes se les permite ser ciudadanos. En ambos, la práctica abierta de cualquier otra religión, incluso aquellas (cristianismo y judaísmo) que son aceptadas por el Islam, están prohibidas . En Israel, los miembros de todas las demás religiones y grupos étnicos son ciudadanos plenos, que pueden votar, servir como legisladores y jueces, y más, adorar en lugares santos protegidos.

Es importante agregar que pocos estados musulmanes son democracias en el sentido completo. Varias son monarquías directas o emiratos: Marruecos, Jordania, Brunei, Arabia Saudita, Kuwait (un emirato donde hay un parlamento elegido, pero los partidos políticos son ilegales), Qatar, Omán y los Emiratos Árabes Unidos son 7 emiratos. En el período moderno, otros han sido o siguen siendo dictaduras: Siria, Irán (una teocracia, anteriormente una monarquía), Irak, Libia y Pakistán bajo Zia-ul Haq. Es justo afirmar que las tres naciones de mayoría musulmana más pobladas (Indonesia, Pakistán y Bangladesh) son todas democracias , aunque a menudo amenazadas por golpes de estado o una creciente islamización. Líbano, que era una democracia decente, ahora está controlado por Hezbolá. Turquía, la primera democracia secular musulmana,quien recientemente adquirió poderes masivos.

Además, el Islam es la religión oficial de muchos estados: Bangladesh, Arabia Saudita, Iraq, Omán, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Irán, Marruecos, Argelia, Túnez, Libia, Egipto, Somalia, Djibouti, Sudán, Nigeria, las Maldivas, Brunei y Malasia. El artículo 4 de la Ley Fundamental Modificada de 2003 de la Autoridad Nacional Palestina dice:

  1. El Islam es la religión oficial en Palestina. Se mantendrá el respeto por la santidad de todas las demás religiones
  2. Los principios de la Shari’a islámica serán una fuente principal de legislación.
  3. El árabe será el idioma oficial.

Vale la pena señalar un par de cosas aquí. Por “todas las otras religiones sacras”, la ley significa solo el judaísmo y el cristianismo, que son las únicas creencias reconocidas en el Corán como creencias divinamente reveladas (aunque corrompidas). Israel no impone tales limitaciones a otras religiones. La elevación de la ley religiosa shari’a a una “fuente principal de legislación” puede descartar leyes democráticas que contradicen los castigos islámicos por delitos como la homosexualidad, el adulterio o la blasfemia.

Israel, aunque es un estado judío, no tiene una religión oficial, ni siquiera el judaísmo. Como tal, no impone conformidad religiosa a ninguno de sus ciudadanos. Hay judíos seculares, cristianos y musulmanes. Los musulmanes que se vuelven agnósticos o ateos, incluso aquellos que abiertamente abandonan el Islam o se convierten a otra religión, son mucho más seguros en Israel que en cualquier país musulmán. Las leyes israelíes, para todos sus ciudadanos, están hechas por miembros de la Knéset; allí, las leyes son debatidas abiertamente y aplicadas por un poder judicial independiente, al igual que las leyes en otros países genuinamente democráticos como los Estados Unidos o el Reino Unido.

Finalmente, queda una pregunta crucial. Varias personas, incluidos muchos patriotas israelíes como Tzipi Livni del partido Unión Sionista, el actual líder de la oposición en la Knéset o el miembro del Likud, Benny Begin, han expresado la opinión que la ley debería haber incluido las frases “plena igualdad de derechos para todos sus ciudadanos” y “estado judío y democrático”, lo que podría haber tranquilizado a la población no judía. El gobierno, dirigido por el primer ministro Benjamin Netanyahu, insiste en que no era necesario hacerlo, dada la presencia de tales afirmaciones en la Declaración de Independencia y otras leyes básicas. Hay fuertes argumentos a favor y en contra de repetirlo una vez más, pero por el momento, ese debate y otros relacionados con él siguen siendo profundamente divisivos. ¿No sería prudente considerar otra Ley Básica en la que el tema de la plena igualdad y la democracia pueda hacerse aún más explícito de lo que ya es? Eso es para que el pueblo israelí decida.

***Denis MacEoin tiene un doctorado en Estudios Persas (Cambridge, 1979) y enseñó árabe e islámico en la Universidad de Newcastle en el Reino Unido. Es Distinguido Senior Fellow en el Instituto Gatestone.

[1] Ver Nazila Ghanea, Derechos humanos, la ONU y los bahá’ís en Irán , Oxford, 2003.

[2] Para un estudio detallado del choque entre la legislación de “derechos humanos” basada en el shari’a y los valores universales, vea Ann Elizabeth Meyer, Islam and Human Rights: Tradition and Politics , 5 th . Ed., Nueva York, Abingdon, 2013; ver también, Anver Emon, Mark S. Ellis, y Benjamin Glahn, Ley Islámica y Derecho Internacional de los Derechos Humanos , Oxford University Press, 2015.

Fuente: Gatestone Institute.

Traducción: Dori Lustron.

La ayuda está a la mano para los palestinos. Todo depende de Hamas.

Jared Kushner , Jason Greenblatt y David Friedman

Jared Kushner es asistente y asesor principal del presidente Trump. Jason Greenblatt es asistente del presidente y representante especial de EE. UU. Para negociaciones internacionales. David Friedman es embajador de Estados Unidos en Israel.

Al final de un productivo viaje de seis días a la región recientemente, una realidad era dolorosamente clara: la pesadilla del liderazgo de Hamas continúa y prolonga innecesariamente el sufrimiento del pueblo palestinoen Gaza.

A pesar de los miles de millones de dólares invertidos en beneficio de los palestinos en Gaza en los últimos 70 años, el 53 por ciento de la población vive por debajo del nivel de pobreza , y la tasa de desempleo es un 49 por ciento paralizante . Los palestinos de Gaza están atrapados en un círculo vicioso donde el liderazgo corrupto y odioso ha provocado conflictos que conducen a la reducción de oportunidades y la pobreza y la desesperanza que siguen.

Los donantes internacionales están en conflicto: ¿Deberían tratar de ayudar a la gente directamente, con el riesgo cierto de enriquecer a los terroristas, o retener fondos a Hamas y ver sufrir a las personas a las que se supone que gobierna? En el pasado, las inversiones en la infraestructura que tanto se necesitaba se han desviado para obtener armas y otros usos malignos, e incluso los proyectos que se construyen a menudo se destruyen como consecuencia de la agresión de Hamas. Hasta que no cambie la gobernanza o Hamás reconozca el estado de Israel , respete los acuerdos diplomáticos previos y renuncie a la violencia, no hay una buena opción.

Setenta años después de la fundación de Israel, sería sabio que Hamas reconociera que la existencia de Israel es una realidad permanente. Casi todos en el Medio Oriente han aceptado este hecho, y muchos incluso lo aceptan. A expensas del pueblo palestino, Hamas está librando una guerra moralmente en bancarrota y de hace décadas que hace tiempo que se perdió.

La paz brindará la oportunidad de romper este estancamiento, y la paz se logrará solo abrazando la realidad y descartando una ideología defectuosa. La vida podría mejorar significativamente en poco tiempo para el pueblo palestino si Hamas lo permitiera. Hay partes interesadas comprometidas con recursos que están listas para comenzar a trabajar. Sin embargo, sin un cambio real acompañado de una seguridad confiable, el progreso es imposible. Si Hamas demuestra intenciones claras y pacíficas, no solo de palabra sino, lo que es más importante, de hecho, entonces todo tipo de nuevas oportunidades se vuelve posible.

No hay ninguna razón para que los palestinos (tanto en Cisjordania como en Gaza) no puedan disfrutar del éxito económico e integrarse en una próspera economía regional, si nos dejan ayudar. Como el presidente Trump lo ha dicho muchas veces, la seguridad económica es seguridad nacional . Al alentar la recuperación económica en la región, también podemos mejorar nuestros esfuerzos para aumentar la estabilidad.

Hamas debe cesar inmediatamente de provocar o coordinar ataques contra israelíes y egipcios , y en proyectos de infraestructura patrocinados por naciones y organizaciones donantes. En lugar de buscar oportunidades para militarizar todo, desde cometas hasta espejos para atacar a Israel, Hamas debe centrar su ingenio en mejorar la economía de Gaza . En lugar de intentar cínicamente explotar su tenencia bárbara de soldados y ciudadanos israelíes, Hamas debe devolverlos a sus familias. En lugar de explotar cruces como Rafah y Salah al-Din para contrabandear armas y desviar ingresos fiscales con fines ilícitos y enriquecimiento personal, Hamás debe entregar esas funciones en su totalidad a la Autoridad Palestinapara que los materiales que tanto se necesitan puedan llegar a la gente de Gaza. La comunidad internacional está dispuesta a trabajar con la Autoridad Palestina en este esfuerzo vital.

El ciclo es claro: cohetes, morteros, túneles terroristas, bombas de cometas y otras armas de agresión solo conducen a restricciones más estrictas para la población de Gaza. Los actos de agresión de Hamas solo han producido miseria para la población de Gaza. Las verdaderas víctimas de esta terrible situación son los muchos palestinos que no están en disturbios, pero cuyo futuro está atenuado por el enfoque radical de Hamas.

Es evidente que los líderes en esta región están cansados ​​de estar en esta cinta sin esperanza y están ansiosos por un cambio real. Existe una clara división entre los malos actores que buscan causar destrucción, la violencia y la miseria humana, y los líderes responsables que intentan crear un futuro mejor y sostenible para sus ciudadanos. El mundo avanza , pero las malas elecciones están causando que los palestinos se atrasen cada vez más.

La comunidad internacional también tiene algo de culpa. Más países quieren simplemente hablar y condenar que estar dispuestos a enfrentar la realidad, proponer soluciones realistas y escribir controles significativos. Estados Unidos ha invertido más dinero para ayudar al pueblo palestino que cualquier otro país en el mundo.

Durante demasiado tiempo, Gaza se ha tambaleado de una crisis a otra, sostenida por llamamientos de emergencia y caravanas de ayuda de una sola vez, sin abordar la causa raíz: el liderazgo de Hamas mantiene cautivos a los palestinos de Gaza. Este problema debe ser reconocido y resuelto o seremos testigos de otro ciclo desastroso.

Fuente: Washington Post

Traducción: Grupo Información Costa Rica Israel