Irak principal escenario de tensiones entre Washington y Teherán

Abril Umaña, Estudiante Relaciones Internacionales

Antes de comenzar a analizar la situación de tensión que se vive actualmente en Oriente Medio, es importante establecer un precedente respecto a las condiciones que lo propiciaron en primer lugar. Partamos de la idea que el mundo musulmán se divide en dos grandes sectas o facciones; los suníes, que comprenden un 90% de la población total a nivel mundial y su mayor concentración de creyentes se encuentra en el Reino de Arabia Saudita y los chiitas, que comprenden casi el 10% de la población restante y su mayor concentración de creyentes se encuentra en la República Islámica de Irán.

Tomando en cuenta que el islam es la segunda religión más profesada en el mundo con un estimado de practicantes de 1.500 millones, los porcentajes por pequeños que sean, representan una abismal cantidad de personas. Lo que desencadena un conflicto entre las facciones y a su vez establece una competencia entre Irán y Arabia Saudí, como líderes de sus respectivas sectas por el liderazgo e influencia de la región.

A Irán constantemente se le percibe desde Occidente como un país violento y empobrecido, pero la realidad es que es un actor estratégico a nivel mundial, debido a sus grandes reservas de petróleo y gas; su control sobre el Golfo Pérsico lo que le permite controlar también el Estrecho de Ormuz por donde transita 25% del comercio mundial; el desarrollo de un programa nuclear y son la décimo octava economía mundial.

Además de su disputa con Arabia Saudita por el liderazgo de la zona, también lo disputa con Israel a quien ha tomado como máximo enemigo regional y por supuesto con Estados Unidos, el cual es aliado de los anteriores dos y uno de los protagonistas de la actual crisis en Irak. El antecedente del conflicto entre los Estados Unidos e Irán data en 2014 cuando el DAESH tomó la segunda ciudad más importante de Irak, Mosul. El Estado iraquí se vio obligado a pedir ayuda internacional.

Esto generó una Coalición Internacional encabezada por el gobierno de Washington quien proporcionó fuerzas aéreas especialmente y llevaron a cabo bombardeos importantes en esta modalidad, mientras que Irán vio su oportunidad para reforzar su influencia en tierra y brindó financiamiento y capacitación a los iraquíes que formaran parte de las milicias populares. Estas milicias fueron apoyadas por las Fuerzas QUDS, una fuerza internacional revolucionaria iraní de elite, la cual estaba bajo el mando de Qasem Soleimani, el segundo hombre más poderoso e influyente de Irán.

En 2017, cuando las milicias populares iraquíes junto con las fuerzas estadounidenses derrotaron al DAESH, el país se enfrenta a una situación delicada, teniendo en un mismo territorio a los estadounidenses y a los proiraníes apoyados por Irán. En pocas palabras, dos grandes potencias militares. Aunque hasta ese momento no existía una amenaza real, se da una escalada de tensiones el 27 de diciembre de 2019, cuando una milicia proiraní realiza un ataque contra una base de la coalición occidental que termina comprando la vida de dos policías iraquíes y un contratista estadounidense.

Como repuesta a este ataque, EE. UU. realiza una operación contra la milicia proiraní Kataeb Hezbollá donde mueren 25 personas. Lo que provoca una manifestación violenta fuera de la Embajada de los Estados Unidos en Irak, que por poco termina siendo tomada en asalto por parte de los manifestantes y aunque no lo lograron, un sector de la entrada de la sede diplomática fue quemada, lo que podría ser catalogado como un golpe directo al orgullo estadounidense. El gobierno estadounidense respondió con contundencia de la misma manera, enviando un dron militar que atacó y logró asesinar al general Qasem Soleimani en Bagdad.

Esto último dio paso a las verdaderas tensiones de los últimos tiempos entre ambas naciones, junto con algunos otros factores importantes que se deben de tomar en consideración como el hecho de que Soleimani, sostenía estrechas relaciones con la agrupación Hezbolá; un partido político y grupo paramilitar, muy importante en el Líbano, que es financiado precisamente por el gobierno en Teherán.

En ese momento se temió que la agrupación libanesa pudiera tomar represalias en contra de Israel, siendo este el aliado más importante para los EE. UU. en la zona y desde siempre enemigo de estas organizaciones radicales. A esto se sumarían tensiones en el Estrecho de Ormuz, donde se efectuaron ataques a barcos petroleros o el ataque a una planta petrolera importante en Arabia Saudita, entre otros.

El asesinato de Soleimani ocasionó gran molestia en Irak donde los proiraníes exigían al gobierno expulsar a las fuerzas estadounidenses de una vez por todas. A esto, casi de inmediato Abdul-Mahdi, primer ministro iraquí quien de hecho no estaba claro si tenía la autoridad para hacerlo debido a que presentó su renuncia el año anterior, solicitó al parlamento medidas urgentes para romper la relación con Washington y expulsar a los estadounidenses de territorio iraquí.

Aunque debido a la división sectaria entre suníes y chiitas que existe en el parlamento, no se logró llegar a un acuerdo definitivo. El presidente estadounidense Donald Trump mostró incomodidad ante esta petición por lo que afirmó que Estados Unidos no se retiraría de Irak, hasta que ese país pagara la inversión militar estadounidense de los últimos años.

Junto con la resistencia estadounidense para retirarse de territorio iraquí, nacen algunos planteamientos sobre cómo los iraquíes, van a hacer que los estadounidenses se retiren por la fuerza; con bombardeos, ataques a las bases militares de corto y largo alcance, secuestros y tortura, ataques a empresas privadas estadounidense en la zona como Halliburton, entre otras medidas.

El clima internacional y regional es cada vez más tenso y puede que pase de una escalada a un conflicto militar importante. Por el momento la situación se encuentra en pausa debido a la emergencia mundial por COVID-19, ya que tanto Irán como los Estados Unidos presentan una cifra de muertes y contagios bastante considerable y dirigen sus esfuerzos a mitigar la pandemia. Pasando estas tensiones, a un segundo plano. Mas no dejando en el olvido todo lo que ha sucedido.

Entrevista con Elisabeth Marteu sobre la posición de los Estados del Golfo sobre el plan de paz de Trump: «la amenaza iraní se ha vuelto más importante que la causa palestina»

ELISABETH MARTEU

El martes 28 de enero, representantes de varios estados del Golfo estuvieron presentes en la presentación del plan de paz de Medio Oriente en Washington, incluso cuando el texto se anunció como muy favorable para Israel. «El acuerdo del siglo», como se le conoce comúnmente, ha demostrado estar en gran medida alineado con las ideas de Benjamin Netanyahu. Especialmente pidió a los palestinos, que también estuvieron ausentes en Washington el 28 de enero, que hagan concesiones importantes, incluido el abandono de Jerusalén. A pesar de esto, varios estados acogieron con beneplácito el acuerdo en una medida sin precedentes, prueba de que las relaciones entre Israel y una parte del Golfo se han reformado profundamente en los últimos años.

Para comprender esta dinámica, Elisabeth Marteu, doctora en ciencias políticas en el Institut d’Etudes Politiques de Paris, investigadora asociada en el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS) y profesora en Sciences Po Paris, responde preguntas de Claves para el Medio Oriente.

El martes 28 de enero, los embajadores de Omán, Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos estuvieron presentes durante la presentación del plan Trump, junto con Benjamin Netanyahu. ¿Ya no es un tabú para ciertos países árabes anunciarse con Israel?

De hecho, su presencia en Washington junto a Donald Trump, y especialmente al primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, muestra que aparecer con Israel ya no es un tabú.


Este posicionamiento no es realmente nuevo. La elección de Donald Trump hace casi cuatro años marcó un punto de inflexión tanto para el acercamiento entre Israel y ciertos estados del Golfo, como para la publicidad de este acercamiento.


Durante la conferencia de Varsovia sobre seguridad (2019), por ejemplo, Donald Trump había reunido a los países del Golfo y a Benjamin Netanyahu sobre los temas de la amenaza iraní y el plan de paz para Oriente Medio. Por lo tanto, este evento fue un precursor de los desarrollos actuales, un primer paso para acercar a estos países. Unos meses más tarde, la conferencia en Bahrein (junio de 2019) también organizó este acercamiento.
Por lo tanto, el tabú se ha levantado por un tiempo ahora. Pero el evento del martes pasado en Washington selló este acercamiento.

Arabia Saudita, por su parte, ha sido más cautelosa, pero su posición parece haber cambiado. Ningún representante saudita llegó a la presentación del plan Trump. Sin embargo, Ryad «elogió los esfuerzos» de Donald Trump, sin recordar la necesidad de respetar las fronteras de 1967, un principio sin embargo declarado por el plan de Abdallah en 2002.

Actualmente estamos viendo una distribución de roles según los países del Golfo.

Algunos, como Omán, Bahrein y los Emiratos, asumen plenamente el acercamiento. Pero su posición no es del todo similar:
● Omán muestra su neutralidad pura con respecto al conflicto israelí-palestino. El país dice que no quiere tomar partido.
● Bahrein va más lejos. El Ministro de Relaciones Exteriores, Sheikh Khaled ben Ahmed al Khalifa, ha declarado en repetidas ocasiones que era posible un acuerdo con Israel y que existía una mayor amenaza en la región, a saber, Irán. Sin embargo, tenga en cuenta que dejará el ministerio en abril.
● Los Emiratos Árabes Unidos también asumen una convergencia de intereses, pero se miden más en sus declaraciones públicas que Bahrein.

Los sauditas, por su parte, apoyan el plan de Trump, pero están tratando de perdonar a los palestinos, al menos públicamente. Esto explica su ausencia junto a Donald Trump y Benyamin Netanyahu el 28 de enero. Ryad afirma ser el poder sunita de la región y el protector de los lugares sagrados del Islam. Por lo tanto, no se puede mostrar demasiado con Israel, para no alienar a los palestinos. La diferencia no es profunda con los otros países del Golfo, es sobre todo una cuestión de postura.

Con respecto al resto del Golfo: Qatar y Kuwait tienen posiciones bastante divergentes.
Qatar defiende la causa palestina, en particular apoyando a Hamas. Pero los qataríes han hecho declaraciones vergonzosas tras la presentación del plan Trump, porque Doha no quiere alienar al presidente estadounidense. Kuwait, por otro lado, es más firme, debido a las relaciones históricas con los palestinos. Ha acogido a muchos migrantes palestinos en el pasado, así como a la Organización de Liberación de Palestina.

En general, hay un desarrollo obvio en las relaciones entre Israel y los países del Golfo. Al apoyar el plan de Trump, aceptan la soberanía israelí sobre los lugares sagrados en Jerusalén. Dan la impresión de haber renunciado por completo a la cuestión de Jerusalén. Si bien la Liga Árabe ha condenado claramente el plan de Trump. Por lo tanto, todavía intentan al menos llegar a un consenso árabe sobre el tema, pero su posición conciliadora es muy peligrosa.

Es una admisión de debilidad por parte de estos países. Han demostrado que ya no son capaces de defender la causa palestina, que es históricamente fundamental para el mundo árabe. También muestran su fuerte dependencia de Washington.

En mi opinión, los emiratíes y los sauditas también están molestos por la actitud de los palestinos. Creen que han hecho suficientes esfuerzos por la causa palestina. Y no están en buenos términos con Mahmoud Abbas. Es de conocimiento común que los Emiratos dan la bienvenida y apoyan a Mohammed Dahlan, un ferviente oponente de Mahmoud Abbas. Por lo tanto, algunos agradecerían un cambio de liderazgo en Ramallah.

¿Por qué crees que este cambio de posición? ¿La amenaza iraní? Intereses económicos?

Las prioridades de estos líderes han cambiado. Para ellos, la amenaza iraní se ha vuelto más importante que la causa palestina. Y de hecho, también hay una dimensión económica. Quieren desarrollar el comercio, abrir sus mercados.

En mi opinión, esta ruptura también se debe a un cambio de generación a la cabeza de los países del Golfo. Los nuevos líderes más jóvenes quieren mejorar su relación con Israel. Para ellos, la causa palestina ya no representa mucho. Crecieron con la existencia del estado israelí, que no cuestionan. El punto muerto psicológico con Israel encontrado en sus predecesores ha sido levantado. El estado hebreo ya no se considera un país enemigo. Incluso ven a este país como un aliado potencial, especialmente para contrarrestar a Irán. Hasta ahora, la cuestión palestina ha sido problemática para ellos. Pero están cambiando paradigmas. Este martes 28 de enero, hubo una transferencia brutal a las posiciones pro-Israel.

Incluso enterraron la iniciativa árabe de 2002, que sin embargo escribieron. Esta iniciativa condicionó el reconocimiento de Israel a la formación de un estado palestino. Pero ahora reconocen al estado israelí incondicionalmente.

Las poblaciones de los Estados del Golfo siguen siendo predominantemente pro-palestinas. ¿Cómo van a manejar estos líderes esta gran brecha entre la opinión pública y su nueva posición?

La mayoría de los líderes del Golfo no piensan en ello porque imaginan que su población no se movilizará en torno a la causa palestina. Y si una oposición se organizara estructural y públicamente, sería señalada como «derechos humanos», e incluso podría ser acusada de ser peligrosa para la estabilidad del país, incluso «terrorista». Por ahora, las críticas se expresan principalmente en Internet, especialmente en las redes sociales.

Fuente: https://www.lesclesdumoyenorient.com/Entretien-avec-Elisabeth-Marteu-concernant-la-position-des-Etats-du-Golfe-sur.html

Trump puede reconocer un estado kurdo independiente, según analista

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tiene un plan para reconocer un estado kurdo soberano en Irak para contrarrestar a Irán en la región, dijo el viernes el analista de Medio Oriente Mike Evans y miembro fundador de la Iniciativa de Fe Evangélica Trump.

El Gobierno de la Región de Kurdistán (KRG) celebró un referéndum de independencia en 2017, con el 92.7 por ciento de los 3.3 millones de votos emitidos a favor de la secesión. Sin embargo, el gobierno iraquí respondió severamente, incluida una campaña militar para retomar gran parte de las áreas en disputa, incluida la ciudad rica en petróleo de Kirkuk, que había estado bajo control kurdo desde la aparición del ISIS en 2014, así como el cierre de las dos internacionales. aeropuertos en Erbil y Sulaimani.

«Al presidente Trump le encanta decir ‘Feliz Navidad’, así que no se sorprenda si anuncia un regalo de Navidad para los kurdos. Un estado soberano kurdo en la frontera de Irán, junto con el poderío militar de Estados Unidos, sería jaque mate, no solo para Irán sino también para Irán. también al gobierno iraquí, que ha tratado a Estados Unidos con tanto desdén «, dijo Evans en un artículo para Jerusalem Post.

Con la decisión de retirar las tropas estadounidenses del noreste de Siria que allanó el camino para una ofensiva turca en la región, Trump «le ha dado a Turquía lo que quería antes de que reconozca un estado soberano kurdo», dijo el analista.

Con la decisión de retirar las tropas estadounidenses del noreste de Siria que allanó el camino para una ofensiva turca en la región, Trump «le ha dado a Turquía lo que quería antes de que reconozca un estado soberano kurdo», dijo el analista.

No se sorprenda, Donald Trump reconocerá un estado soberano kurdo
Creo que el presidente tiene un plan para reconocer la soberanía y el estado kurdos.

Fuente: Ahval

Aterrizaje en Riad: la geopolítica funciona a favor de Putin

Resultado de imagen para putin arabia saudita

Por Dr. Reena Marwah *

Cuando el presidente ruso Vladimir Putin aterrice en Riad esta semana por segunda vez en 12 años, es probable que su llamado a respaldar su propuesta de reemplazar el paraguas de defensa de los Estados Unidos en el Golfo con una arquitectura de seguridad multilateral sea una prioridad en su agenda.

También lo es el impulso de Putin para que Arabia Saudita finalice la adquisición del sistema de defensa antimisiles S-400 de Rusia a raíz del fracaso del armamento estadounidense para interceptar drones y misiles que el mes pasado golpearon instalaciones petroleras sauditas clave.

“Estamos listos para ayudar a Arabia Saudita a proteger a su gente. Necesitan tomar decisiones inteligentes … al decidir comprar los sistemas de defensa aérea S-400 más avanzados. Este tipo de sistemas son capaces de defender cualquier tipo de infraestructura en Arabia Saudita de cualquier tipo de ataque «, dijo Putin inmediatamente después de los ataques.

El impulso de Putin para un enfoque de seguridad multilateral se ve ayudado por las realidades cambiantes en el Golfo como resultado de las repetidas demostraciones recientes del presidente Donald J. Trump de su falta de fiabilidad como aliado.

Las dudas sobre Trump han sido alimentadas por su renuencia a responder con más fuerza a las provocaciones iraníes percibidas, incluido el derribo de un avión no tripulado estadounidense en junio y los ataques de septiembre contra las instalaciones sauditas, así como su distanciamiento del primer ministro israelí Binyamin Netanyahu después de las elecciones del mes pasado, y más recientemente, el presidente está dejando a los kurdos a su suerte mientras se enfrentan a una invasión turca en Siria.

Enmarcado en términos transaccionales en los que Arabia Saudita paga por un servicio, la decisión de Trump esta semana de enviar hasta 3.000 soldados y defensas aéreas adicionales al reino probablemente hará poco para aumentar la confianza en su fiabilidad.

En comparación, Putin, con el respaldo del presidente chino Xi Jinping, parece un socio mucho más confiable, incluso si Riad difiere de Moscú y Pekín en asuntos clave, incluidos Irán, Siria y Turquía.

“Si bien Rusia es un aliado confiable, Estados Unidos no lo es. Muchos en el Medio Oriente pueden no aprobar que Moscú apoye al régimen de Bashar al-Assad, pero respetan a Vladimir Putin por quedarse con el aliado asediado de Rusia en Siria «, dijo el estudioso y comentarista de Medio Oriente Mark N. Katz.

En un giro de ironía, la falta de confiabilidad de Trump junto con una estrategia de escalada gradual de Irán en respuesta a la imposición de severas sanciones económicas por parte del presidente en un intento por obligar a la República Islámica a la mesa de negociaciones parece haber moderado lo que se percibió como desastrosa actitud asertiva y robusta de la política exterior y de defensa saudita en los últimos años.

Si bien todos se beneficiarían de una disminución de las tensiones entre Arabia Saudita e Irán, el desempeño general de Trump como garante de la seguridad en el Golfo podría allanar el camino para un enfoque más multilateral de la arquitectura de seguridad de la región.

En la última señal de la voluntad de Arabia Saudita de retroceder , Arabia Saudita está retrasando las conversaciones de canal por primera vez en dos años con los rebeldes Houthi respaldados por Irán en Yemen. Las conversaciones comenzaron después de que ambas partes declararon ceses de fuego parciales en la guerra yemení de más de cuatro años.

Las conversaciones potencialmente abren la puerta a un acuerdo más amplio patrocinado por Rusia en el contexto de un cierto entendimiento sobre la no agresión entre el reino e Irán, en el que Arabia Saudita restablecería relaciones diplomáticas con Siria a cambio de que la República Islámica abandone su apoyo. para los hutíes.

Restaurar las relaciones diplomáticas y revertir la suspensión de la membresía siria por parte de la Liga Árabe debido a la guerra civil constituiría una victoria para los principales patrocinadores de Al-Assad, Rusia e Irán. Otorgaría una mayor legitimidad a un líder visto por segmentos importantes de la comunidad internacional como un paria.

Un intercambio de Siria entre Arabia Saudita e Irán por Yemen también podría facilitar las contribuciones financieras sauditas a la reconstrucción de Siria, devastada por la guerra. Arabia Saudita estuvo notablemente ausente en la Exposición Reconstruir Siria del mes pasado en Damasco. 

Es probable que Putin aproveche aún más su credibilidad mejorada, así como la cooperación entre Arabia Saudita y Rusia para reducir la producción de petróleo para impulsar los precios y persuadir a Arabia Saudita de que cumpla con sus promesas de invertir en Rusia .

Arabia Saudita acordó tomar una participación en el complejo de gas natural licuado Novatek Arctic-2 de Rusia, adquirir Sibur, la instalación petroquímica más grande de Rusia, e invertir otros US $ 6 mil millones en proyectos futuros.

El ministro de Energía ruso, Alexander Novak, predijo que «se firmarán unos 30 acuerdos y contratos durante la visita del presidente Putin a Arabia Saudita. Estamos trabajando en ello. Estos son proyectos de inversión, y la suma en cuestión es de miles de millones de dólares «.

En previsión de la visita del Sr. Putin, el fondo soberano de Rusia, el Fondo de Inversión Directa de Rusia (RDIF), dijo que estaba abriendo su primera oficina en el extranjero en Riad .

Se cree que RDIF y la contraparte del reino, el Fondo de Inversión Pública (PIF), están considerando una inversión de alrededor de US $ 2.5 mil millones en tecnología, medicina, infraestructura, transporte y producción industrial.

El fondo ruso también está discutiendo con Aramco, la compañía petrolera estatal saudita, inversiones por US $ 3.000 millones en servicios petroleros y proyectos de conversión de petróleo y gas.

El interés de Arabia Saudita en la cooperación económica con Rusia va más allá de la economía. Asegurar que las potencias mundiales tengan una participación cada vez mayor en la seguridad del reino es un pilar de un enfoque regional más multilateral

El experto ruso en Oriente Medio, Alexey Khlebnikov: «Claramente, los recientes ataques a las instalaciones petroleras de Arabia Saudita han cambiado muchos cálculos de seguridad en toda la región «.

Fuente: Eurasia Review

* James M. Dorsey es miembro principal de la Escuela de Estudios Internacionales S. Rajaratnam de la Universidad Tecnológica de Nanyang en Singapur y autor del blog, The Turbulent World of Middle East Soccer.

Irán puede ser la amenaza pero Irak es el premio

Anthony H. Cordesman

Es demasiado tentador concentrarse estrechamente en la crisis marítima en el Golfo y la amenaza potencial para el flujo de petróleo y la economía mundial. Aquí es donde se centran los titulares diarios, y alguna forma de amenaza es demasiado real. En la práctica, sin embargo, EE. UU. Ya enfrenta otras amenazas en la región y desde Irán, y al menos una es potencialmente mucho más grave en términos estratégicos.

Estas «otras amenazas» incluyen Yemen, Siria y los fracasos de los estados del Golfo Árabe para unirse en la creación de una defensa efectiva contra Irán. Lo más importante es que incluyen la lucha de los Estados Unidos y los árabes con Irán por la influencia en el Golfo.

El riesgo potencial para los suministros mundiales de petróleo

Si se examina el peor de los casos en términos de exportaciones de petróleo del Golfo, la amenaza potencial para los suministros mundiales de petróleo es demasiado grave, y casi todos los medios de comunicación y comentarios actuales subestiman mal su impacto potencial en los Estados Unidos. La Administración de Información de Energía de EE. UU. (EIA) estima que “el Estrecho de Ormuz es el punto de estrangulamiento de petróleo más importante del mundo debido a los grandes volúmenes de petróleo que fluyen a través del estrecho. En 2018, su flujo diario de petróleo promedió 21 millones de barriles por día (b / d), o el equivalente de aproximadamente el 21% del consumo mundial de líquidos de petróleo «.

EIA también advierte que “hay opciones limitadas para evitar el Estrecho de Ormuz. Solo Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos tienen oleoductos que pueden enviar petróleo crudo fuera del Golfo Pérsico y tienen la capacidad de oleoducto adicional para sortear el Estrecho de Ormuz. A finales de 2018, la capacidad total disponible del oleoducto de petróleo crudo de los dos países combinados se estimó en 6,5 millones de b / d. En ese año, 2.7 millones de b / d de petróleo crudo se movieron a través de las tuberías, dejando alrededor de 3.8 millones de b / d de capacidad no utilizada que podría haber pasado por el estrecho ”.

Esto significa que si una guerra o crisis bloquea totalmente el Estrecho de Ormuz durante un período prolongado, un mínimo absoluto de más del 80% del flujo normal de petróleo , más 4,1 billones de pies cúbicos de gas natural líquido (GNL), un cuarto del El comercio mundial de GNL dejaría de fluir a la economía mundial.

En términos más generales, podría significar una guerra que bloquea los envíos críticos de alimentos y bienes al Golfo y que se dirige a instalaciones clave, creando daños que podrían llevar meses reparar, paralizando algunos aspectos del desarrollo del Golfo Pérsico e Irán y creando un clima de tensión duradero. e inestabilidad. El Golfo no es una región en la que las guerras hasta ahora hayan terminado ordenadamente o hayan reducido el riesgo de futuros conflictos, extremismo y terrorismo.

No existe una forma exacta de estimar el impacto de un caso tan grave en las economías global y estadounidense. Sin embargo, está claro que otros exportadores importantes como Libia y Venezuela ya tienen problemas importantes. Lo mismo hacen exportadores menos importantes como Sudán del Sur, Siria y Yemen.

También está claro que EE. UU. Experimentaría serios problemas a pesar de lo que algunos llaman «independencia energética». Es posible que EE. UU. Ya no sea un importante importador de petróleo en relación con su producción nacional y sus propias exportaciones de petróleo. Sin embargo, EE. UU. Aún tendría que lidiar con los mismos aumentos de precios que el resto del mundo y competir por el petróleo y los productos a esos precios, como lo haría cualquier otro estado del mundo.

También está claro que la mayoría de los informes sobre “independencia energética” al menos tácitamente subestiman el impacto de los recortes en las exportaciones de petróleo del Golfo en la economía de los Estados Unidos porque dichos informes no examinan nada más que el flujo de petróleo. En la práctica, Estados Unidos enfrentaría serios problemas por otras razones.

Como señala nuevamente la EIA, el 76% del petróleo crudo y condensado que se movió a través del Estrecho de Ormuz fue a los mercados asiáticos en 2018. China, India, Japón, Corea del Sur y Singapur … representando el 65% de todo el petróleo crudo y ormuz los flujos de condensados ​​en 2018 ”. Este flujo es crítico para la economía de los EE. UU. porque las importaciones manufacturadas de tales estados asiáticos ahora representan una mayor proporción de la economía de EE. UU. que las importaciones directas de petróleo de EE.

De hecho, la economía general de Estados Unidos ahora es tan dependiente de las exportaciones asiáticas de componentes de fabricación clave y bienes de naciones que dependen en gran medida de las exportaciones de petróleo del Golfo que esto se ha convertido en la medida clave de la dependencia de Estados Unidos del flujo constante de petróleo y GNL del Golfo – no las importaciones de petróleo de Estados Unidos. Como resultado, hablar de «independencia energética» en términos de importaciones de petróleo de Estados Unidos se ha convertido en un oxímoron macroeconómico.

Dicho esto, la probabilidad del mundo real de un conflicto que cause este nivel de daño a las exportaciones de petróleo del Golfo y a los suministros mundiales de petróleo puede ser pequeña. Nadie que haya estudiado ningún período de la historia militar puede confiar en la negociación racional o la moderación inteligente. Sin embargo, el peor de los casos que produce una reducción masiva prolongada o la detención de las exportaciones de petróleo y gas del Golfo casi seguramente requeriría una crisis marítima casi total o una escalada a una guerra importante que va mucho más allá de los ataques contra buques cisterna y transporte marítimo.

Un aumento temporal en los precios y / o una brecha más limitada en el flujo de las exportaciones del Golfo aún tendrían algún efecto. Sin embargo, los precios mundiales del petróleo hoy son mucho más bajos de lo que eran durante los días en que el crudo costaba $ 100 o más por barril. Irán también podría escalar a tal guerra si estuviera dispuesto a poner fin a todas sus exportaciones de petróleo, así como a las de sus vecinos árabes. Irán ya se encuentra en una crisis económica crítica en todo el estado, gran parte de la cual es autoinfligida por sus propias políticas económicas fallidas. No está claro si sus líderes están dispuestos a poner a la nación en una posición en la que sufrirá mucho más de lo que sufre por las sanciones de hoy.

Dejando a un lado el equivalente persa del jingoísmo, Irán tendría que comenzar y seguir luchando en una guerra que no puede ganar, y en la que sufriría mucho más daño que sus vecinos del Golfo si la guerra se intensificara a ataques contra objetivos terrestres. A menos que EE. UU., Sus aliados árabes y naciones como Gran Bretaña y Francia no hayan respondido a la escalada iraní, tal guerra probablemente también amenazaría la supervivencia de la posguerra del actual régimen iraní. Perder la segunda guerra importante desde 1980 no es la manera de calmar las protestas populares.

Por el contrario, si Irán puede encontrar alguna manera de comprometerse con el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA) que intercambia límites a largo plazo para el alivio de las sanciones, y lo hace después de «confrontar» a los Estados Unidos y el Reino Unido con éxito en el Golfo, puede muy bien ser capaz de «ganar» en otras cuatro áreas.

El juego de tronos autodestructivo del Golfo Árabe

Irán no es el hegemón natural del Golfo, y no debería tener su nivel actual de impacto en la seguridad del Golfo. Los estados árabes del Golfo tienen mucha más riqueza y recursos financieros y petroleros. Los estados árabes gastan mucho más que Irán en las fuerzas militares, e importan más armas en una magnitud mayor. Deberían poder disuadir y defenderse contra Irán con una ayuda externa mínima.

Desafortunadamente, los socios estratégicos árabes de Estados Unidos parecen estar más interesados ​​en las heridas autoinfligidas que en la seguridad, y se centran en su propio «choque dentro de una civilización » peculiar . Las divisiones árabes dentro y fuera de Siria, Irak y Yemen son ejemplos de casos en los que las divisiones árabes dentro de cada país, y fuera de él, le dieron a Irán grandes oportunidades estratégicas que apenas podía resistir.

Irán no fue particularmente agresivo en ningún caso. Efectivamente entró por una puerta que los estados árabes habían abierto y tomó el regalo que le entregaron sus vecinos. Estados Unidos no ayudó al invadir Irak en 2003 sin un plan claro para el futuro, pero el fracaso árabe de actuar con unidad o decisión antes o después de 2003 también causó al menos el mismo daño.

Lo que ha sido aún peor, y hasta cierto punto limita con el infantilismo estratégico, ha sido la falta de unidad dentro del Golfo Árabe. Los esfuerzos en las alianzas árabes y la unidad militar siempre han estado al borde del teatro del absurdo, pero el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) debería haber surgido después de 1980 como una de las alianzas más exitosas del mundo. Ha tenido el dinero, el apoyo externo y el tiempo.

En cambio, los países miembros han gastado grandes cantidades de dinero en defensa sin crear fuerzas interoperables efectivas o concentrados en misiones comunes. Los estados árabes del Golfo han mantenido las pequeñas disputas del pasado, y solo se han unido en la medida en que Estados Unidos los ha reunido.

El marco de la alianza del CCG todavía existe. Sin embargo, el boicot a Qatar entre Arabia Saudita, EAU, Bahréin y Egipto continúa. Los competidores esfuerzos del Golfo Árabe para dar forma a un fracaso posterior a Assad colapsaron casi cuando comenzaron. No hay un esfuerzo coherente para traer a Jordan al CCG. Las tensiones sauditas y omaníes continúan en silencio. Kuwait intenta neutralidad y mediación sin un amplio apoyo. Y ahora, existen preguntas sobre la cooperación entre Arabia Saudita y los EAU en Yemen y en otras partes del Golfo.

La demonización de Irán parece ser un sustituto de la negociación de disuasión y de enfrentarse a Yemen, Siria o Irak de manera realista. Irán nunca será el hegemón del Golfo, pero será percibido como mucho más fuerte de lo que es y tendrá la capacidad de explotar las divisiones dentro del CCG, construir sus misiles y ayudar a las fuerzas de defensa, y consolidar sus ganancias en influencia en Siria , Líbano, Irak y Yemen.

Siria, Líbano y Yemen: un papel de spoiler iraní limitado es «victoria»

Irán ya parece haber «ganado» en Siria, Líbano y Siria, aunque «ganar» es un término relativo. Nada sobre la situación actual indica que Irán derrotará a Israel o controlará Siria o Líbano. Sin embargo, parece dudoso que Irán haya tenido algún plan serio para hacer esto. Dejando a un lado la retórica, Irán ya ha establecido una posición en la que puede desempeñar un papel de spoiler duradero. Tanto el régimen de Assad como el Hezbolá tendrían que autodestruirse para eliminar un alto grado de influencia continua en Siria y Líbano.

Irán no necesita verdaderos clientes o representantes en el régimen de Hezbollah o Assad. Todo lo que Irán necesita es la capacidad de estimular los problemas y tensiones existentes, suministrar suficientes armas y fondos para mantener a Hezbollah y Assad, y seguir «luchando» contra su forma actual de operaciones híbridas y guerra. De hecho, el principal riesgo para Irán es si se involucra demasiado y comienza a tomar en serio su propia retórica. Irán ganará mucho más simplemente prolongando el nivel actual de tensión e inestabilidad que por cualquier posibilidad de ganar escalando.

El papel de spoiler de Irán en Siria y Líbano no solo hace que Irán sea el defensor más visible de los movimientos palestinos de línea dura en formas que le otorguen al menos algún apoyo popular en el mundo árabe, sino que también ejerce una fuerte presión sobre los EE. UU. influencia sobre Turquía e Israel, y prácticamente garantiza que la palabra «árabe» se haya convertido en un sinónimo funcional de «dividido y disfuncional». El costo de esto para Irán es relativamente pequeño, y los riesgos son en gran medida indirectos.

Irán puede ser igualmente capaz de ganar a este nivel en Yemen. Las recientes divisiones entre Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, y el hecho de que Omán se haya mantenido al margen desde el principio, hacen que cualquier victoria árabe en Yemen parezca poco probable. No está claro que los houthi puedan «ganar» en ningún sentido significativo. Incluso si Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos se retiran por completo, Yemen está tan dividido y los Houthi están tan limitados en número y en área de control, que el resultado probable es la fragmentación violenta de Yemen y una continua pesadilla humanitaria.

Una vez más, sin embargo, simplemente tener una facción Houthi importante para sobrevivir es suficiente. Jugar una función de spoiler le permite a Irán ejercer una gran presión sobre Arabia Saudita a un costo mínimo, así como ofrece alguna esperanza de una base o puerto que Irán pueda usar en la entrada al Mar Rojo.

Como Sun Tzu señaló hace unos 2.600 años, la influencia es a veces mejor que el control. Yemen puede ser un desafío casi imposible en términos de estar en un camino estable hacia la unidad, la paz y el desarrollo. Explotarlo desde el exterior, respaldar elementos chiítas y crear una amenaza duradera para Arabia Saudita en una fracción de tiempo de lo que Arabia Saudita gasta en las fuerzas militares parece demasiado fácil y práctico.

Y luego, está Iraq

El verdadero premio para Irán, sin embargo, es Irak. Irán puede beneficiarse de aprovechar su posición en otros lugares, y posiblemente de la confrontación actual en el Golfo. Sin embargo, los beneficios para Irán son limitados, a menos que pueda evitar que Irak vuelva a emerger como un Estado fuerte e independiente.

Un Iraq unificado, con sus propias fuerzas de seguridad y un nivel razonable de unidad y gobiernos enfrentaría a Irán con una barrera importante para amenazar al resto de los estados árabes en el Golfo y proporcionar un importante apoyo militar a Siria o Hezbolá. Demostraría que los sunitas y los chiítas pueden cooperar de manera que ambas partes se beneficien, y que el desarrollo pacífico ofrece una alternativa mucho mejor que el extremismo. Podría ser un socio estratégico estadounidense a través de la ayuda e inversiones militares y económicas de los Estados Unidos sin tener una presencia militar estadounidense, y podría actuar como un puente potencial para construir mejores relaciones entre Irán y los estados del Golfo Árabe.

En la actualidad, sin embargo, Irán tiene una posibilidad real de dominar al menos parte de Irak, o de ganar una batalla de influencia significativa con los Estados Unidos y sus vecinos árabes. La ayuda militar y el poder aéreo de los EE. UU. Pueden haber sido la clave para la derrota del ISIS en Irak, pero Irán ha sido el patrocinador clave de las Fuerzas Militares Populares de Iraq, y ha establecido una influencia sustancial sobre las fuerzas terrestres de Iraq y otros elementos de seguridad.

Iraq es políticamente vulnerable, y la influencia de Irán sobre los elementos chiítas de los gobiernos iraquíes está creciendo. Las elecciones más recientes de Iraq no han ido bien, y las esperanzas que ha suscitado han disminuido bruscamente. Las encuestas no indican que su primer ministro chiíta, el presidente kurdo o el presidente del parlamento sunita tengan un gran apoyo popular, y el primer ministro parece estar cada vez más sujeto a la influencia iraní.

Parte del problema es el fracaso del gobierno en ayudar a los sunitas de Irak en Occidente a recuperarse de la ocupación del ISIS y el daño causado por los recientes combates. Sin embargo, el gobierno no ha puesto fin a las tensiones de larga data entre los kurdos y el gobierno central, y no ha podido proporcionar a los chiítas iraquíes el nivel de desarrollo que necesitan.

Los indicadores de gobernanza del Banco Mundial ahora clasifican a Iraq como uno de los estados peor gobernados del mundo, y el gobierno de Iraq sigue siendo uno de los regímenes más corruptos del mundo. Transparencia Internacional clasifica a Irak el 12 ºrégimen más corrupto de 188 naciones. Hasta ahora, el gobierno iraquí ha fracasado en proporcionar suficiente ayuda de recuperación a sus poblaciones civiles en gran parte sunitas que fueron atrapadas en los combates con ISIS en Occidente. Ha hecho poco para lograr cualquier otro tipo de unidad étnica o sectaria, y sus políticos, funcionarios y un sector estatal que es uno de los más mal pagados y menos productivos del mundo en desarrollo consume demasiado de su «riqueza» petrolera. mundo.

La economía de Iraq sufre al menos tanto de la enfermedad del petróleo como la que obtiene de ella. Tiene grandes recursos e ingresos de exportación. El Boletín Estadístico Anual de la OPEP establece que Irak tiene 145 mil millones de barriles de reservas probadas de petróleo y puede producir 4.4 millones de barriles por día. Informa que sus exportaciones de petróleo tuvieron un valor de $ 68,2 mil millones en 2018. La CIA informa que estas exportaciones proporcionan alrededor del 85% de los ingresos del gobierno y el 80% de los ingresos en divisas. Sin embargo, la historia ha demostrado que estas ganancias petroleras son demasiado fáciles de usar y robar.

La OPEP también informa que el PIB per cápita de Iraq es de solo $ 5,571, uno de los más bajos del Golfo. El CIA World Factbook actual también describe su economía de la siguiente manera:

Iraq avanza lentamente promulgando leyes y desarrollando las instituciones necesarias para implementar la política económica, y aún se necesitan reformas políticas para calmar las preocupaciones de los inversores con respecto al clima empresarial incierto. El Gobierno de Iraq está ansioso por atraer inversiones extranjeras directas adicionales, pero se enfrenta a una serie de obstáculos, incluido un sistema político débil y preocupaciones sobre la seguridad y la estabilidad social. La corrupción desenfrenada, la infraestructura obsoleta, los servicios esenciales insuficientes, la escasez de mano de obra calificada y las leyes comerciales anticuadas sofocan la inversión y continúan restringiendo el crecimiento de los sectores privados no petroleros … Los líderes iraquíes siguen presionados para traducir las ganancias macroeconómicas en un mejor nivel de vida para los iraquíes. populacho. El desempleo sigue siendo un problema en todo el país a pesar de un sector público hinchado. La sobrerregulación ha dificultado que los ciudadanos iraquíes y los inversores extranjeros inicien nuevos negocios. La corrupción y la falta de reformas económicas, como la reestructuración de los bancos y el desarrollo del sector privado, han inhibido el crecimiento del sector privado.

El Banco Mundial señala que los ingresos petroleros de Iraq están aumentando y que hay algunos desarrollos positivos en términos fiscales y macroeconómicos, pero también que:

Con un 48,7 por ciento, el país tiene una de las tasas de participación laboral más bajas del mundo, y en la región, especialmente para las mujeres (12 por ciento) y los jóvenes (26 por ciento). La tasa de desempleo, que estaba cayendo antes del golpe del ISIS y las crisis petroleras, aumentó más allá del nivel de 2012 a 9.9 por ciento en 2017/18. Además, casi el 17 por ciento de la población económicamente activa está subempleada. La subutilización es particularmente alta entre los desplazados internos, con casi el 24 por ciento de los desplazados internos desempleados o subempleados … más de una quinta parte de los jóvenes económicamente activos (de 15 a 24 años) no tienen trabajo y más de la quinta parte de los jóvenes económicamente activos no está en el empleo ni en la educación o capacitación (NEET) … a menos que haya una reorientación significativa en la política fiscal hacia un enfoque de recuperación integral, habrá espacio fiscal limitado para sostener la recuperación de la posguerra y el desarrollo a más largo plazo … Crear el espacio fiscal adecuado para programas que mejoren el crecimiento en capital humano y físico será clave para la diversificación y la creación de empleo. Las condiciones sociales siguen siendo difíciles debido a la falta de inversión y la capacidad institucional débil, una brecha que se vuelve evidente para las crisis previsibles, como los problemas estacionales de electricidad y agua, especialmente en Basora. Las instituciones fiscales aún tienen que adaptarse a la volatilidad de los precios del petróleo y el riesgo de políticas procíclicas sigue siendo muy alto. Una disminución en los ingresos del petróleo, sin reformas estructurales continuas, y el aumento continuo en el gasto presupuestario de acuerdo con el presupuesto de 2019, conducirán, tarde o temprano, a ajustes impulsados ​​por la crisis y a la recuperación intermitente.

Si Irán puede explotar estas fallas, y eliminar en gran medida la influencia estadounidense y de fuera de Arabia, un Iraq «influenciado» le daría a Irán profundidad estratégica en su frontera de 1,599 kilómetros con Irak y un acceso mucho mejor a los estados del Golfo Árabe, Jordania, Siria y Líbano. Irak también es la mejor oportunidad de Irán de sustituir una identidad sectaria entre chiitas árabes y persas como sustituto de la identidad étnica. Irak puede ser un estado árabe, pero la CIA estima que es un 64-69% chiíta y un gran número de sus 29-34% sunitas son kurdos, turcomanos u otras minorías sectarias.

Irán ya ha logrado importantes ganancias económicas en términos de exportaciones de alimentos, inversiones religiosas y una serie de otros esfuerzos comerciales, además de sus lazos de seguridad con las Fuerzas de la Milicia Popular y algunos elementos de las fuerzas de seguridad iraquíes. Algunos de estos logros han hecho que Irán sea impopular, pero muchos se consideran necesarios. Las inversiones y exportaciones iraníes de alimentos y productos manufacturados han expandido la influencia de Irán mucho más allá de un esfuerzo por influir en las fuerzas de seguridad iraquíes y los chiítas y kurdos en el gobierno.

Irán también ha jugado hábilmente las declaraciones de Estados Unidos sobre un posible retiro y el aumento sustancial de la actividad terrorista de ISIS en los últimos seis meses. La ayuda estadounidense y árabe bien podría contrarrestar a Irán si hubiera un esfuerzo sostenido y coherente, pero hasta ahora solo hay palabras y poca sustancia.

En contraste, Estados Unidos está haciendo poco en términos de ayuda civil y de seguridad. Parece depender de su papel para ayudar a derrotar a ISIS para ganar el apoyo iraquí, afirmando un nivel de victoria sobre ISIS que el reciente aumento del terrorismo de ISIS muestra claramente que no ganó, y emitiendo mensajes inciertos sobre la retirada de Estados Unidos. Al mismo tiempo, los iraquíes ven que Estados Unidos se está centrando mucho más en los esfuerzos de Irán en el Golfo que en las necesidades de Irak. Si Estados Unidos continúa haciendo esto, Irán eventualmente podrá dominar las fuerzas de seguridad de Irak y encontrar un nuevo socio económico importante.

Irán se beneficiará más si puede establecer influencia sobre los sunitas y kurdos de Iraq, así como sobre los chiítas de Iraq. Incluso si Irán divide a Irak en el proceso de obtener influencia sobre los chiítas iraquíes, Irán solo necesita el tipo de influencia que le permita dominar las partes orientales chiítas de Irak y mantener el acceso a Siria a través de los chiítas. y áreas ligeramente pobladas de sunitas en el suroeste de Irak para seguir apoyando a Assad y Hezbolá. No tiene que «ganar» todo Iraq, e incluso podría beneficiarse de la explotación de las tensiones sectarias y étnicas de Iraq.

La estrategia de Estados Unidos debe centrarse tanto en Irak como en el Golfo

Actualmente, Estados Unidos parece carecer de un enfoque efectivo para la construcción militar política, económica y nacional en Irak, aunque la falta de un conjunto creíble de objetivos estratégicos a largo plazo en la región se remonta a las Administraciones Bush y Obama.

Una de las pocas áreas que tienen en común las Administraciones Bush, Obama y Trump es que ninguna parece haberse enfocado adecuadamente en los objetivos estratégicos a largo plazo que Estados Unidos debería perseguir en el Medio Oriente y el Golfo. Ninguna de estas Administraciones realmente dejó en claro cuál debería ser el estado final deseado de la política de los Estados Unidos en el Golfo en términos estratégicos generales, o cómo los Estados Unidos podrían lograrlo de manera creíble.

Sin embargo, los acontecimientos han dejado brutalmente claro que el objetivo de la política de los EE. UU. No debe ser la retirada o minimizar el costo de una presencia estadounidense en sangre y dólares sin tener en cuenta el impacto final de tales decisiones. El objetivo de los EE. UU. Debe ser lograr alguna forma de paz estable que pueda ayudar a otros socios de seguridad árabes a lograr la suficiente unidad para eventualmente proporcionar seguridad regional con un apoyo militar limitado de los EE. Debería ser para ayudar a encontrar una respuesta estable a los combates en Siria y Yemen. Debería ser contrarrestar cualquier amenaza militar iraní directa al flujo seguro de exportaciones de petróleo fuera del Golfo, y encontrar alguna forma de crear un JCPOA aún más efectivo mientras se pone a Irán en el camino hacia el desarrollo en lugar de una carrera armamentista regional.

En términos muy prácticos, Estados Unidos también debe reconocer que un Iraq fuerte e independiente es la clave más inmediata para crear un equilibrio estable de poder en el Golfo. Estados Unidos debe actuar ahora para dar a la estabilidad y el desarrollo de Irak al menos la misma prioridad que tiene para asegurar el tráfico marítimo en el Golfo y hacer frente a la amenaza militar a corto plazo de Irán.

Fuente: CSIS

Anthony H. Cordesman es miembro del CSIS en Washington, DC. Ha sido consultor sobre Afganistán para el Departamento de Defensa de los Estados Unidos y el Departamento de Estado de los Estados Unidos.