Escombros, refugiados y la periferia de Siria

Jon B. Alterman

Es difícil decir cómo se ve la “victoria” en Siria, pero parece que durante algún tiempo Bashar al-Assad ganó una. Él controla todos los principales centros de población del país, sus adversarios sirios están en desorden y sus antagonistas regionales e internacionales ya no están disputando su gobierno. Hace ocho años, parecía poco probable que la audaz apuesta de Assad a la represión para derrotar a una oposición de base amplia funcionara. Incluso hace cuatro años, antes del compromiso militar de Rusia, su posición parecía tenue. Mientras que aún se avecina una batalla para asegurar el noroeste del país, la verdadera pregunta pendiente es en qué términos sus adversarios depositarán sus armas.

Aunque Assad está ganando el control, su país está en ruinas. Las ciudades y la infraestructura han sido destruidas, y la mitad de todos los sirios han sido expulsados ​​de sus hogares (aproximadamente uno de cada cinco forzados fuera del país). Los gobiernos occidentales están apostando a que la necesidad de Assad de reconstruir el país les dará un impulso para configurar el tipo de paz que emerge. Su confianza está fuera de lugar. En su lugar, deberían preocuparse por apuntalar a los aliados que limitan con Siria. En un juego de pollo sobre el futuro del Levante, Assad parece dispuesto a esperar a que salgan todos, y los millones de refugiados de Siria son parte de su plan.

No es así como se suponía que terminaría la guerra civil siria. Cuando los manifestantes pacíficos tomaron las calles de Siria, muchos pensaron que los días de Assad estaban contados. Assad hábilmente volvió sangrienta su batalla, tomando un manto secular contra los yihadistas en guerra y obligando a los sirios a elegir entre los dos lados. Los intentos de EE. UU. De debilitar a Assad y los jihadistas a la vez para crear un espacio para una gobernabilidad más democrática nunca tuvieron mucha tracción. La falta de voluntad para luchar en Siria y un claro mandato legal solo para combatir a Al Qaeda y sus diversas ramificaciones, tanto en forma como en la política estadounidense limitada.

El abrupto anuncio de los Estados Unidos en diciembre de que retiraría rápidamente las tropas de Siria oriental dado que el grupo del Estado Islámico había sido diezmado, selló el acuerdo. El futuro de Siria se decidiría en gran medida por los antagonistas que todavía están activos en el terreno: Siria, Irán, Rusia y Turquía.

Es importante destacar que ninguno de esos países tiene el estimado de $ 250 mil millones, o más, necesarios para reconstruir Siria. China podría decirse que tiene los medios, pero ha mostrado poco interés por un compromiso profundo en Siria. Los países europeos han tratado de poner a prueba la ayuda como palanca, ofreciendo la posibilidad de asistencia a cambio de una “gobernanza inclusiva”. Los Estados Unidos proporcionan alivio a las poblaciones vulnerables, pero recortaron la asistencia de estabilización en agosto de 2018 (y se proponen terminarla), dictaminando ayuda de reconstrucción mientras Assad esté en el poder.

Y sin embargo, los refugiados le dan a Assad influencia. Jordania alberga entre 600.000 y 1,3 millones de refugiados sirios, y el Líbano alberga a más de un millón. Ambos son países con vínculos íntimos con los gobiernos del oeste y del golfo. Otros tres millones de refugiados en Turquía y medio millón en Europa amplían aún más el círculo del dolor. Assad ha hecho difícil que muchos regresen.

Para Assad, el desplazamiento de los refugiados es un alivio. Él no necesita proporcionarles alimentos, servicios o trabajos, y su ausencia libera viviendas para los aliados que han perdido los suyos. La ausencia de los refugiados también ayuda a garantizar que los más propensos a ser hostiles con él se mantengan a distancia, ayudando a garantizar que las áreas actualmente en régimen pro régimen estén fuertemente a favor del régimen y permitiéndole enfocar la atención de seguridad en las fronteras que busca. reincorporar.

Quizás lo más importante es que el gobierno de Assad ha logrado sobrevivir en las condiciones actuales y puede seguir haciéndolo. La guerra contra los yihadistas reunió a la población detrás del gobierno, especialmente a las comunidades minoritarias que durante mucho tiempo se han sentido vulnerables en Siria. Recuerdos frescos de la ferocidad del gobierno silencian a cualquiera que busque culpar al régimen en lugar de a sus antagonistas por las terribles condiciones económicas.

Compare esta situación con un país como Jordania, cuya población (según algunas estimaciones) aumentó más del 50 por ciento en la última década. La guerra siria ha devastado el comercio jordano y los ingresos del gobierno se han desplomado. La demanda de agua, electricidad, educación y atención médica se ha disparado. El desempleo ha aumentado y las protestas se están expandiendo, entre otras cosas por parte de hombres jóvenes que buscan trabajo.

Si bien los sirios en el Líbano han servido durante mucho tiempo como trabajadores de bajos salarios, la ola actual de refugiados pone aún más presión sobre la economía libanesa que en Jordania. Con algo así como una de cada cuatro personas dentro de las fronteras de Líbano y un sirio desplazado, hacen que el ya frágil sistema libanés llegue a su punto de ruptura. La política volátil del Líbano está en llamas sobre Siria, especialmente a medida que los combates se extinguen. Incluso en ausencia de un acuerdo, muchos libaneses argumentan que el conflicto ha terminado y que es hora de que los sirios regresen a sus hogares, incluso cuando a menudo no hay un hogar al que regresar, ya pesar del hecho de que el gobierno sirio no lo hace. No quiero que muchos vuelvan. El derecho internacional humanitario prohíbe el regreso forzado de los refugiados, pero eso parece tener pocas consecuencias en un país que siente que los refugiados lo han expuesto a amenazas existenciales.

Turquía alberga a la mayoría de los refugiados sirios, pero con una población total muchas veces mayor que la de Líbano y Jordania, siguen siendo menos del cinco por ciento de la población. Mientras tanto, un número relativamente pequeño está en Europa, pero han arruinado la política europea desde el Atlántico hasta los Urales.

La semana pasada, un alto funcionario del Golfo me dijo que Assad podría ganar la guerra, pero que probablemente enfrentará problemas de legitimidad cuando no reconstruya el país en tiempos de paz. Ese puede ser el caso. Pero para los gobiernos occidentales, es probable que los desafíos más inmediatos y serios provengan de los entornos políticos más libres en Jordania y el Líbano, ya que los gobiernos están cada vez más desesperados por hacer más con menos. A medida que la guerra se desvanece, la asistencia occidental también se desvanecerá y, sin embargo, persistirán los grandes problemas de los refugiados. Assad puede obtener su ayuda todavía, no porque ningún gobierno quiera salvar a Assad. En lugar de eso, será persuadir a Assad para que retire a los ciudadanos de Siria para salvar a los vecinos de Siria.
(Este comentario apareció originalmente en la edición de marzo de  Middle East Notes and Comment , un boletín informativo del Programa CSIS Middle East).

Jon B. Alterman es vicepresidente senior, ocupa la Cátedra Zbigniew Brzezinski en Seguridad Global y Geoestrategia, y es director del Programa de Medio Oriente en CSIS.

Los comentarios  son producidos por el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), una institución privada exenta de impuestos que se enfoca en temas de políticas públicas internacionales. Su investigación es no partidista y no propietaria. El CSIS no toma posiciones políticas específicas. En consecuencia, todas las opiniones, posiciones y conclusiones expresadas en esta publicación deben entenderse como exclusivas del autor (es).

© 2019 por el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales. Todos los derechos reservados.

Traducción de CCEIIMO fuente original del artículo CSIS │Center for Strategic & International Studies

¿Existe estrategia estadounidense en Medio Oriente?

Federico Martín Gaón

Entre los analistas está en boga preguntarse cuál es la estrategia de Estados Unidos en Medio Oriente, si es que acaso existe. Como vengo discutiendo en este espacio, desde la presidencia de Barack Obama se percibe que la hegemonía norteamericana en tierras árabes está terminando.

Esta impresión estriba en una serie de decisiones de alto nivel que mermaron la reputación de Washington para con sus aliados. A los efectos de sintetizar, entre otras cosas podría decirse que la retirada estadounidense de Irak facilitó la rápida expansión de la insurgencia yihadista, dando pie al llamado Estado Islámico (ISIS). Durante la Primavera Árabe, la Casa Blanca abandonó a su suerte a los autócratas amigos, dando lugar a un renacimiento islamista que, en Egipto, llevó a los hermanos musulmanes al poder. En cambio, Obama no mostró empeño por apoyar revueltas populares en países enemigos, so pena de contrariar al Gobierno iraní con el que finalmente acodó el pacto nuclear. Tampoco hizo valer las líneas rojas que él mismo estableció para amedrentar al régimen damasceno, posibilitando que los rusos intervinieran Siria sin miedo a retaliaciones.

Indistintamente de si estas políticas constituyen errores o aciertos, la presidencia de Donald Trump parece seguir transitando por esta ruta. Más allá de una postura dura contra Irán, el mandatario anunció la retirada de un número reducido mas no obstante significante de tropas en Siria, ofreciendo concesiones gratuitas a rusos e iraníes. Si existe una estrategia estadounidense, esta podría describirse como un desentendimiento orquestado de Medio Oriente. Para los críticos, la ambigüedad distintiva del presidente habla más bien de un enajenamiento improvisado, sugiriendo que –si bien Estados Unidos está retirándose de dicha región– no sabe cómo hacerlo de forma ordenada y sin causar embrollos.

Esta es la disyuntiva que plantea la revista Mosaic a lo largo de cinco artículos publicados en enero y planteados con el formato de un debate. ¿Tiene Estados Unidos un plan para Medio Oriente?

Existe una estrategia: retirarse de Medio Oriente sin contrariar a los aliados es viable

Michael Doran introduce la cuestión argumentando la existencia de una estrategia racional de retirada que viene siendo ejecutada desde los tiempos de Obama. Se refiere a ella como “doctrina [Sarah] Palin”, en referencia a un postulado lacónico articulado por la antigua gobernadora de Alaska y excandidata a vicepresidente. En 2013, la republicana dijo tener la solución al problema de la conflagración siria, afirmando que lo mejor es “dejar que Alá lo resuelva”. Doran argumenta que, pese a diferencias políticas, tanto Obama como Trump han adoptado la creencia aislacionista de que las botas estadounidenses no contribuirán a la paz o a la seguridad de Medio Oriente, y que por tanto las opciones militares son una carga innecesaria en el tesoro nacional.

Para Doran, miembro del Hudson Institute, los marcados contrastes de estilo entre el demócrata y su sucesor republicano son un asunto secundario. En este sentido, poco importa que Obama diera la imagen de ser más sobrio y ordenado al llevar a cabo sus decisiones. Lo que sí vale, por otra parte, son las convicciones subyacentes entre uno y otro presidente. Aunque ambos líderes creen en la inutilidad de invertir recursos castrenses en una región tan convulsionada, Obama hipotetizaba que los históricos aliados de Washington no han hecho otra cosa salvo provocar conflicto y embarrar el escenario. Doran sugiere que Trump, en cambio, intenta ejecutar esta retirada sin contrariar innecesariamente a sus aliados históricos, mitigando así el impacto a la Casa Blanca.

Doran argumenta que Estados Unidos puede retener su influencia a través de sus aliados, por lo que debe empoderarlos y velar por sus intereses en el plano internacional. Identifica a Israel, Arabia Saudita y Turquía como los tres principales amigos de Washington capaces de hacer frente a tres problemas fundamentales en la región: las zonas o Estados fallidos como Siria y Yemen, los grupos terroristas o yihadistas sunitas, y finalmente las milicias chiitas vinculadas a Irán. Según esta mirada, con Obama Estados Unidos falló en avanzar una solución para estos problemas porque no hizo cosa relevante que no causara distancia con sus tres mejores aliados. Sucintamente hablando, el demócrata se peleó con los israelíes y los sauditas por su acercamiento a Irán, y se ganó el oprobio de Turquía por su asistencia a las fuerzas kurdas (YPG, SDF), empujando a Ankara a la órbita de influencia rusa.

El autor ilustra esta diferencia haciendo analogía a una mesa de negociaciones. Obama entendió Medio Oriente como si fuera una mesa redonda, en donde Irán y Rusia tenían un rol protagónico como pares de Estados Unidos. Obama creía que rusos e iraníes tenían ambiciones puramente defensivas y que las palabras duras eran solo eso: palabras; a lo sumo utilizadas para expresar frustración por la falta de legitimidad y seguridad en la arena internacional. Coincido con Doran al indicar que esta noción errada permitió a Teherán llevarse concesiones gratuitas, expandiendo sus operaciones militares en Irak, Siria y Yemen, haciendo de Medio Oriente un lugar más impredecible; socavando la imagen de Estados Unidos como un aliado confiable.

 

La concepción de Trump entiende a Medio Oriente como si fuera una mesa rectangular. En un lado están los norteamericanos y sus aliados tradicionales. En el otro, adversarios como Rusia, Irán, las milicias chiitas y los terroristas sunitas. Bajo este esquema, Estados Unidos tiene el desafió de elevar la capacidad de negociación y disuasión de sus amigos, a la par que debe mediar entre sus peleas internas

En definitiva, Doran sostiene que la única opción viable es utilizar este enfoque, acaso una visión pragmática o realista que hace a una estrategia coherente. Trump debe por tanto apoyar y aprovechar la capacidad de sus aliados para contener a los adversarios de Estados Unidos.

No existe una estrategia: un sistema de seguridad sin el componente militar es inviable

El primer comentario al artículo de Michael Doran lo hace Elliot Abrams, un prominente neoconservador que sirviera como asistente y consejero en las administraciones de Ronald Reagan, George W. Bush y Trump. (Recientemente ha sido nombrado Representante Especial para Venezuela). Para Abrams, la premisa fundamental que introduce Doran está errada. Es muy difícil sino imposible desentenderse militarmente de Medio Oriente y sin embargo velar por los intereses de los aliados, especialmente a la hora de contener a Rusia e Irán.

Abrams argumenta que para construir un sistema de seguridad es necesario ensuciarse las manos. No alcanza con facilitar inteligencia y armamento a los aliados. Si lo que se busca es disuadir a los enemigos y garantizar un orden regional favorable, inevitablemente hay que colocar fichas en el campo de juego. Esto no significa dar luz verde a una invasión a gran escala, o a la presencia indeterminada de grandes contingentes. Más bien, el veterano funcionario apunta a la necesidad de preservar la presencia de tropas en puntos vitales. Critica así –y creo que con justa razón– el impulso del presidente por evacuar a los 2.000 soldados asentados en Siria, decisión que le costó al comandante en jefe la renuncia de James Mattis, el hasta hace poco Secretario de Defensa, y el evidente malestar de John Bolton, el Consejo de Seguridad Nacional.

Tal como marca Abrams, existe consenso bipartisano acerca de la importancia de mantener números reducidos de tropas en Medio Oriente para prevenir mayor infiltración iraní, yihadista, o dar lugar a injerencia rusa: precisamente los problemas principales que Doran identifica. Por esta razón, Abrams duda de que Trump tenga la claridad que describe su contraparte cuando ilustra la mesa rectangular.

Para este autor, las decisiones de los últimos dos años reflejan el auge y decadencia de los múltiples personajes que tuvieron protagonismo en el proceso de toma de decisiones. El caso es visible con los constantes cambios de gabinete en la administración Trump. Desde este punto de vista, Doran interpreta una estrategia coherente para Medio Oriente en donde no la hay. Abrams asegura que la posición anterior es demasiado optimista, prometiendo falsamente resultados rápidos y baratos evitando el inevitable componente militar. La mejor apuesta, posiciona en cambio, consiste en exigir un liderazgo que entienda que no hay sistema defensivo sin la dimensión castrense y sin un involucramiento activo en los asuntos que competen a los intereses de seguridad nacional y a las metas de los aliados.

Estrategia o no: en Medio Oriente Estados Unidos es crónicamente inconsistente

Martin Kramer, historiador de Medio Oriente, interviene en segundo lugar. Kramer comienza por cuestionar la consistencia de Michael Doran, notando que antes de que Trump anunciara en diciembre que traería a los soldados en Siria a casa, el intelectual se mostraba en contra de tal medida. Efectivamente, hasta el año pasado Doran argumentaba que Washington tenía que sancionar una presencia permanente en Siria para evitar que Irán tenga acceso terrestre para aprovisionar a sus aliados desde Irak y a través del noreste sirio. Incluso llegó a recomendar el establecimiento de una base en el medio del país, situada en el valle de Éufrates, bajo la premisa de que esto contrarrestaría la influencia de Rusia.

Apoyándose en estas contradicciones, Kramer duda que la estrategia que Doran identifica tenga sentido o asegure tranquilidad a largo plazo. Según expone, dejar el vecindario árabe a la buena de Rusia e Irán es un riesgo elevado como para ser desdeñado. Cualquier garantía que Washington le ofrezca a sus aliados –como cancelar el plan nuclear con Irán, comprometerse a no apoyar a las fuerzas kurdas, o trasladar la embajada norteamericana a Jerusalén– difícilmente podrá servir de compensación por una geopolítica que los aliados interpretan como adversa y duradera.

Es imposible saber que actitud tomarán los sucesores de Trump cuando se enciendan las alarmas y los aliados pretendan cobrar la póliza de seguros ofrecida directa o indirectamente por el actual inquilino de la Casa Blanca. El rechazo de Trump al acuerdo nuclear pactado por Obama muestra que en el traspaso de poder no hay cauciones que aseguren que un presidente entrante respete lo que dijo su predecesor.

Sin embargo, Kramer piensa también que los aliados de Estados Unidos sobredimensionan muchos de los riesgos existentes en Medio Oriente. Duda de que Siria se vaya a convertir en un bastión iraní (yo también lo hago) a partir de la retirada de las tropas norteamericanas, pero así todo reconoce que dichas acciones son un golpe a la reputación y credibilidad de su país.

Ahora bien, el argumento que el autor quiere introducir tiene que ver con la reflexión que permite la perspectiva histórica. Tal y como Doran se muestra inconsistente, Estados Unidos es crónicamente ambivalente y contradictorio en su accionar en Medio Oriente, siendo rehén de la coyuntura internacional y las diferencias ideológicas entre republicanos y demócratas a lo largo del tiempo; problemas propios de cualquier potencia que además sea democrática. No por poco, consciente de esta inconsistencia recurrente, el liderazgo israelí está intentando capitalizar la pérdida de influencia estadounidense acercándose a sus vecinos y forjando un entendimiento con Rusia. (Recomiendo el magistral libro de Dennis Ross, Doomed to Succeed: The U.S.-Israel Relationship from Truman to Obama, que da cuenta de dichas inconsistencias norteamericanas a lo largo de las décadas).

No hay estrategia: tampoco aliados necesariamente confiables y permanentes

Steven A. Cook, miembro del Council on Foreign Relations, escribe la cuarta respuesta. Cook vuelve a la noción de una geopolítica adversa, coincidiendo en que los aliados de Estados Unidos recibirán con escepticismo cualquier consuelo que Washington pueda dispensar para mitigar el impacto de su aislacionismo. Como es el caso de la relación entre Israel y Rusia, esta coyuntura llevará a los tradicionales aliados a tomar cartas en el asunto y procurar la consecución de sus propios intereses, aún si deben contrariar las preferencias de Estados Unidos.

Esto puede ser dañino para la estrategia que Doran concibe. Para ilustrar, el autor se vale del caso de Arabia Saudita. Dejando de lado el asesinato (geopolíticamente incorrecto) del periodista Jamal Khashoggi en octubre del año pasado, Cook argumenta que los sauditas han actuado irresponsablemente en asuntos de elevada trascendencia, complicando y atentando contra el orden que Estados Unidos quisiera establecer. En otras palabras, aunque los aliados son en definitiva aliados, sin la supervisión que solo la presencia activa de la primera potencia mundial puede dar, el comportamiento de países amigos puede convertirse en un lastre y en un dolor de cabeza para la diplomacia estadounidense.

Cita por ejemplo la renuncia forzada que Riad le impuso al primer ministro libanés, Saad Hariri, en noviembre de 2017, por no ser lo suficientemente vocal en su oposición a Irán. Pero el tiro salió por la culata, pues los analistas coinciden en que el incidente fortaleció el agarre de Hezbollah en el país de los cedros. También cita el bloqueo saudita de Qatar en junio de ese mismo año, una medida que no ha tenido éxito en obligar a Doha a alejarse de Irán, creando una fractura en los países sunitas del Golfo; retrasando los esfuerzos norteamericanos por limitar la influencia iraní. Finalmente, Cook hace un análisis parecido en relación con la intervención sunita en la guerra civil en Yemen.

Por otro lado, el autor hace un balance más negativo de Turquía, cuestionando su papel como uno de los principales amigos de Estados Unidos en la región. Es una crítica similar a la que esbocé al abordar la membrecía de Turquía en la OTAN. Cook evoca la identidad islamista del Gobierno turco y menciona una medida afinidad entre Ankara y Teherán, incluyendo gestiones para ayudar a Irán a evadir sanciones internacionales. Asimismo, ataca el postulado de Doran de que Estados Unidos enojó sin necesidad a Recep Tayyip Erdogan al apoyar a los grupos kurdos que combatían al ISIS. Cook marca correctamente que Ankara fue reticente (algunos dirían cómplice) a enfrentarse a los yihadistas, siendo que no quería terminar por fortalecer a la resistencia kurda, especialmente tan cerca de la frontera turca. Visto así, el autor marca que Obama acudió a los kurdos solo después de que los turcos se rehusaran a ayudar en la lucha contra el califato.

 

Para Cook es evidente que es necesario replantear un sistema de seguridad sin Turquía, y la estrategia que Washington adopte tiene que prever que sus amigos de la vieja guardia kemalista ya se han jubilado, dando lugar a una nueva élite profundamente antiestadounidense. Por ello, el analista encuentra paradójico que Doran critique a Obama por poner a los adversarios en una posición de igualdad en la mesa redonda, y empero defienda la necesidad de apoyar a Turquía, un peso pesado que cuestiona con ahínco a Occidente.

Offshore balancing: un sistema de seguridad a lo Guerra Fría

Volviendo a las premisas, en los debates que plantea Mosaic el primer colaborador siempre tiene la oportunidad de responder las críticas de sus colegas. En este caso, Michael Doran revindica lo siguiente: pese al carácter imprevisible o desatinado del presidente, bajo su liderazgo Estados Unidos mantiene coherencia en cinco puntos principales.

Primero, la aversión por desplegar tropas en el terreno. Segundo, la determinación no obstante de utilizar la fuerza en ocasiones puntuales para intimidad a los adversarios. Tercero, su disposición mucho más favorable hacia los aliados que la que mostraba Obama. Cuarto, rechaza la anticuada noción izquierdista de que el conflicto israelí-palestino es la dinámica central del conflicto en Medio Oriente. Quinto, es muy hostil a Irán y consciente del riesgo que presentan sus ambiciones.

Concluye por consiguiente que, si la administración Trump produce caos, entonces se trata de un caos con una forma por lo pronto positiva. Asegura que no hay que sobredimensionar el riesgo que supone la retirada de tropas de Siria, y sostiene que durante la Guerra Fría Estados Unidos trabajó con sus aliados sin desplegar contingentes para no provocar a la Unión Soviética. Este es el sistema de seguridad que propone Doran: que los aliados persigan sus intereses, tomando en cuenta las preferencias norteamericanas a contraprestación de armamento, dinero y apoyo diplomático.

Sobre las aparentes contradicciones que subraya Martin Kramer, Doran se defiende admitiendo que, como perdió el debate, es momento de move on y seguir adelante. Ahora que la retirada de tropas se vuelve una realidad, es momento de abandonar las críticas y esbozar nuevos argumentos constructivos para refinar la estrategia de seguridad en Medio Oriente.

En cuanto a Turquía, a razón de los postulados de Steven Cook, Doran opina que su colega exagera el grado de amistad entre Ankara y Teherán, aludiendo a rivalidades geopolíticas históricas, incluyendo la actual tensión entre ambas capitales sobre la legitimidad del Gobierno de Bashar al-Assad. Y en defensa de Arabia Saudita, Doran cree que las políticas de Riad, aunque tal vez excesivas en su antiiranismo, no dejan de ser positivas para los objetivos estadounidenses. Para él, sus colegas exponen argumentos liberales, idealistas, ponderando consideraciones morales en donde no debería haberlas.

Tener valores en común no es prerrequisito para formar una alianza dentro de un sistema de seguridad. Lisa y llanamente, define que Washington necesita ser servicial a Turquía y perdonar los excesos de Arabia Saudita a los efectos de contrarrestar el orden estratégico que busca Irán. Este es un argumento muy parecido al que realizan los reconocidos teóricos realistas John Mearsheimer y Stephen Walt al hablar de offshore balancing, concibiendo a Estados Unidos como un “equilibrador a distancia”. Esta concepción propone utilizar a los aliados para dirimir la influencia de los poderes rivales, y solo intervenir militarmente cuando no quede otra salida.

En mis artículos suelo indicar que Estados Unidos parece no tener estrategia en Medio Oriente. El debate que ofrece Mosaic reafirma esta percepción. Las medidas contradictorias entre una administración y la siguiente hablan de visiones contrapuestas que a veces pueden confundirse como improvisación o desinterés. Haya estrategia o no, lo cierto es que Washington no tiene una política clara para con todas las partes involucradas. A mi criterio esto es grave. Para bien o para mal, las percepciones ocupan un papel central en las relaciones internacionales e influyen en el comportamiento de los Estados, tanto aliados como enemigos.

En mi opinión, el desentendimiento de los norteamericanos con Medio Oriente, orquestado o no, arriesga dar impresiones equivocadas. Por eso, de momento creo que el principal desafío de Estados Unidos en la materia consiste en encontrar un balancear entre políticas contradictorias, y reafirmar el tipo de equilibrio por el cual quisiera velar.

Fuente: https://federicogaon.com

¿Pakistán tiene una narrativa contra el terrorismo?

Por Imam Tawhidi

Pakistán es el hogar de impresionantes montañas, valles y glaciares. Los fabulosos patrones culturales en tales regiones allanan el camino para una experiencia inolvidable para quienes la visitan.

Lamentablemente, esto no es lo primero que viene a la mente cuando se menciona a Pakistán. Los territorios estratégicos de Pakistán han sido etiquetados por el Secretario de Defensa de los Estados Unidos como “refugios para terroristas”.

Aunque Pakistán niega que sea un “refugio seguro para los terroristas”, sus credenciales democráticas han sido sospechosas desde el principio, simplemente debido al hecho de que el estado pakistaní carece de una visión estratégica y una política para enfrentar el problema actual del terrorismo. Durante décadas, el gobierno no ha investigado ni enjuiciado a los terroristas de manera adecuada.

El enfoque de Pakistán hacia el terrorismo no solo es vacilante, sino que también es selectivo. Muchos dentro de la comunidad diplomática esperaban un cambio bajo Imran Khan, pero las muy pocas instituciones antiterroristas dentro del país siguen siendo débiles y disfuncionales. La razón de esto es bastante obvia, ya que tiene todo que ver con la falta de consenso entre los líderes político-militares del país.

Entre las principales agencias de inteligencia global, Pakistán es conocido por su constante apoyo a los talibanes en Afganistán, así como a los grupos terroristas en Jammu y Cachemira. Estas organizaciones terroristas, así como otras como Al-Qaeda, consideran al gobierno de Pakistán un activo perfecto debido a que el gobierno confía en una representación particular del Islam para justificar su existencia.

Además, no es ningún secreto que Pakistán creó y continúa apoyando a muchos de estos grupos terroristas para lograr sus intereses geoestratégicos dentro del subcontinente. Un ejemplo vivo sería el fracaso total de Pakistán para lanzar operaciones genuinas contra el terrorismo contra los talibanes de Punjabi o las fuentes de financiación de cualquier grupo terrorista islamista.

Uno puede preguntarse por qué este es el caso? La respuesta es simple: el gobierno pakistaní define el terrorismo de manera diferente. No todas las formas de terrorismo son malas para los militares, especialmente si desestabiliza las regiones administradas por la India.

El asunto no termina aquí, las autoridades paquistaníes en realidad se esfuerzan por silenciar a los críticos del terrorismo islámico. Plantan el miedo en los corazones de los intelectuales por intimidación, arrestos y vergüenza pública. En 2018, los diplomáticos pakistaníes en Canadá han amenazado abiertamente a los críticos Tarek Fatah y Tahir Gora en territorio canadiense, mientras que el ex embajador Husain Haqqani continúa recibiendo amenazas en las redes sociales.

El ejército de Pakistán hará la guerra a todos los críticos para sumar puntos en la carrera para lograr la igualdad con la India. El gobierno tiene sus ojos en los desarrollos diplomáticos de la India mientras ignora los problemas clave en el país; como la pobreza, el analfabetismo, la falta de justicia y, por supuesto, las células en crecimiento de los terroristas islámicos.

Por otro lado, Pakistán afirma que desde 2001 ha gastado $ 80 mil millones en la Guerra contra el Terror. El Fondo de Apoyo a la Coalición continúa reembolsando a Pakistán por sus llamadas operaciones antiterroristas. Aunque la realidad es que el gobierno pakistaní es más parte del problema que la solución.

Fuente: OpIndia

Arabia Saudita y la derecha de Occidente: una alianza dudosa

Dr. James M. Dorsey

Documento de Perspectivas del Centro BESA No. 1,063, 14 de enero de 2019

RESUMEN EJECUTIVO: Mientras pretende estar centrado en promover una forma más tolerante del Islam, el Príncipe heredero de la Corona, Muhammad bin Salman, está instituyendo reformas que están diseñadas para centralizar el poder en torno a él. Sus movimientos incluyen abrazar a los grupos de extrema derecha europeos y occidentales que apenas son faros de tolerancia y respeto.

La financiación saudí, que tradicionalmente se centró en el Islam sunita ultraconservador, se ha optimizado y afinado en la era del Príncipe Heredero Muhammad bin Salman para garantizar que sirva a sus ambiciones geopolíticas. Esas ambiciones incluyen principalmente obstaculizar la expansión de la influencia iraní en Medio Oriente y África del Norte y mejorar el impacto global del reino.

Este esfuerzo ha producido una bolsa mixta hasta el momento. El gasto ha bajado pero está más orientado. Arabia Saudita, por ejemplo, entregó el control de la Gran Mezquita en Bruselas en un movimiento diseñado para demostrar la moderación recién encontrada en el reino y para reducir el daño a la reputación de una administración ultra conservadora saudita que se había vuelto polémica en Bélgica. Sin embargo, el dinero todavía fluye hacia las madrassas (seminarios religiosos) militantes y ultra conservadoras que salpican la frontera pakistaní-iraní. El enfoque del reino, además, ha cambiado en países seleccionados a la promoción de una línea de ultra-conservadurismo salafista que predica la obediencia absoluta al gobernante, un corolario de la represión del Príncipe Muhammad contra críticos y activistas en el país.

Las ONGs sauditas que alguna vez distribuyeron la generosidad del reino para promover el ultraconservador, así como los  funcionarios, han adoptado el lenguaje de la tolerancia y el respeto interreligioso  , pero hay pocos cambios tangibles en el país que lo respalden.

Sin duda, el Príncipe Muhammad ha levantado la prohibición de conducir a las mujeres, ha mejorado las oportunidades de trabajo y de ocio de las mujeres y ha puesto en marcha la creación de una moderna industria del entretenimiento. Pero ninguna de estas medidas equivale al cumplimiento de su promesa de fomentar una forma de Islam aún no identificada y verdaderamente moderada.

Además, los movimientos del príncipe han estado acompañados por un abrazo de la derecha europea y la extrema derecha, así como de los grupos ultraconservadores occidentales que, en general, apenas son faros de tolerancia y respeto mutuo.

“Arabia Saudita con MBS como Príncipe Heredero no ha estado defendiendo la reforma religiosa islámica”, dijo el investigador de Oriente Medio, HA Hellyer, refiriéndose al líder saudí por sus iniciales.

“Al  establecimiento religioso saudí existente no se le ha alentado a participar en un replanteamiento genuino de sus ideas  que lo acerca a la corriente dominante sunní, ni a escuchar a los eruditos religiosos sauditas que abogan por enfoques más normativos y generales”, agregó Hellyer. . Más bien, el establecimiento ha sido amordazado. Las “reformas” de MBS en este ámbito tienen que ver con la centralización del poder, no se trata de restaurar el establecimiento religioso saudí a un sunnismo normativo “.

El interés del príncipe Muhammad en los grupos ultraconservadores no musulmanes en Occidente se ajusta a un patrón global, resaltado por los científicos políticos Yascha Mounk y Roberto Stefan Foa, en el que los avances tecnológicos y la creciente importancia del poder blando, que son la raíz de la intervención rusa En elecciones en los Estados Unidos y Europa, han informado las políticas de información y relaciones públicas de varios estados autocráticos.

La tecnología y el poder blando, según Mounk y Foa, pueden generar  mayores esfuerzos por parte de los autoritarios y autócratas en general para influir en las naciones occidentales y socavar la confianza en la democracia .

“De hecho, China ya está aumentando la presión ideológica sobre sus residentes en el extranjero y está estableciendo institutos Confucio influyentes en los principales centros de aprendizaje. Y en los últimos dos años, Arabia Saudita ha aumentado dramáticamente sus pagos a los lobbistas estadounidenses registrados, aumentando el número de agentes extranjeros registrados que trabajan en su nombre de 25 a 145 … El aumento del poder blando autoritario ya es evidente en una variedad de dominios, “Incluyendo el mundo académico, la cultura popular, la inversión extranjera y la ayuda para el desarrollo”, dijeron Mounk y Foa.

Además, Arabia Saudita, junto con otros Estados del Golfo, incluidos los Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Omán y Kuwait, así como China, han sido importantes donantes para las universidades occidentales y los think tanks. También han desarrollado medios de comunicación propios, como Al Jazeera de Qatar, TRT World de Turquía, CCTV de China y RT de Rusia. Estos puntos de venta llegan a audiencias globales y compiten con empresas como la BBC y la CNN.

La necesidad de Arabia Saudita de adquirir un poder blando fue arrastrada a casa por las  crecientes críticas occidentales de su guerra en Yemen y la condena del asesinato del periodista Jamal Khashoggi  en las instalaciones del consulado saudí en Estambul.

El esfuerzo de Arabia Saudita para lograrlo con el apoyo conservador, de derecha y de extrema derecha fue evidente en Irlanda del Norte. Investigando una notable campaña del Partido Unionista Democrático de Irlanda del Norte (DUP , por sus siglas en inglés) , un pilar de apoyo clave del gobierno de la PM británica Theresa May, a favor de la salida de Gran Bretaña de la UE, elcolumnista del Irish Times Fintan O’Toole sugirió que un miembro importante del fallo de Arabia Saudita El príncipe Nawaf bin Abdul Aziz al Saud, jefe de la familia y ex jefe del servicio de inteligencia del país, y su embajador recién sustituido en Gran Bretaña, financiaron el esfuerzo contra el Brexit mediante un enlace comercial con un activista conservador escocés relativamente oscuro. Medios modestos, Richard Cook.

El embajador, el príncipe Muhammad bin Nawaf al Saud, hijo del príncipe Nawaf, fue embajador de Arabia Saudita en Gran Bretaña hasta la reorganización del gabinete de Arabia Saudita el  mes pasado .

“Puede ser una total coincidencia que el hombre que canalizó £ 425,622 al DUP tuviera conexiones sauditas de tan alto nivel. Simplemente no lo sabemos. Tampoco sabemos si el … embajador saudí tenía conocimiento de la conexión de su padre con Richard Cook “, dijo O’Toole.

De manera similar, Arabia Saudita  invitó a docenas de miembros británicos del Parlamento a visitas pagadas con todos los gastos al reino  y bañó al menos a 50 miembros del gobierno, incluida la Sra. May, con  enormes canastas de alimentos que pesan hasta 18 libras .

Un paquete destinado a un miembro de la Cámara de los Lores incluía algas y mayonesa de ajo; salmón ahumado; truchas y mejillones; y un kilogramo de queso stilton. Otros contenían botellas de clarete, vino blanco, champán y whisky Talisker, a pesar de la prohibición del alcohol en el reino.

En un movimiento similar a los esfuerzos rusos para influir en la política europea,  Arabia Saudita también ha forjado vínculos estrechos con grupos conservadores y de extrema derecha en Europa. Esto incluye al Partido Popular Danés y a los Demócratas de Suecia, así como a otros islamófobos , según el miembro del Parlamento Europeo Eldar Mamedov.

Escribiendo en LobeLog, Mamedov dijo que el reino trabajaba con frecuencia a través del bloque europeo de conservadores y reformistas (ECR), la tercera agrupación más grande en el Parlamento Europeo. Arabia Saudita también contó con el apoyo del miembro del Parlamento Europeo, Mario Borghezio, de la italiana Lega, miembro de Europa de las Naciones y la Libertad (ENF), un bloque de partidos de extrema derecha en el Parlamento.

Aunque persigue objetivos diferentes, la estrategia del reino, en un giro de ironía, se asemeja en cierta medida a la de uno de sus nemeses, Nahdlatul Ulama de Indonesia, la ONG musulmana más grande del mundo. Nahdlatul Ulama se opone a la línea puritana del Islam grabada en el ADN de Arabia Saudita y ha establecido vínculos estrechos con la derecha europea y la extrema derecha en su intento de reformar la fe.

La estrategia saudí podría resultar complicada, especialmente en los EE. UU., Dependiendo de la evolución de la investigación del abogado especial de los EE. UU. Robert Mueller sobre la interferencia extranjera en las elecciones de 2016 que llevó al presidente Donald Trump al cargo.

Al parecer, Mueller está a punto de desvelar los esfuerzos de Arabia Saudita , su reputación en los EE. UU. Ya empañada por el asesinato de Khashoggi, y los Emiratos Árabes Unidos, el aliado más cercano del reino, para influir en la política estadounidense.

Dijo Harry Litman, un ex abogado de los Estados Unidos: “Supongo que lo que Mueller tiene hasta la fecha ha resultado ser bastante rico y detallado y más de lo que anticipamos. Esto podría convertirse en una parte rica de la historia en general “.

El Dr. James M. Dorsey, un Asociado Senior no residente en el Centro BESA, es un miembro senior de la Escuela de Estudios Internacionales S. Rajaratnam en la Universidad Tecnológica Nanyang de Singapur y codirector del Instituto de Cultura de Fans de la Universidad de Würzburg.

Fuente: BESA

La reforma islámica requiere renovación cultural y judicial

Por Imam Tawhidi

En los últimos años, la reforma en el Medio Oriente se ha desarrollado de manera interesante. Es importante reconocer los dos tipos de reforma: la reforma de las leyes religiosas y la reforma de las leyes gubernamentales. Por ejemplo: Arabia Saudita puede haber permitido que las mujeres conduzcan, pero sus leyes religiosas todavía gobiernan la decapitación de sus ciudadanos.

La reforma a nivel político debe ser lograda por los políticos, y la reforma a nivel religioso debe ser lograda por los líderes religiosos. Los líderes religiosos no deben involucrarse en la política, y los políticos no deben involucrarse en la religión. En este sentido, vale la pena mencionar que algunas terminologías pueden ser engañosas, por ejemplo, en Irán, la oposición islamista formada por clérigos se refiere a sí misma como “reformistas”, cuando son simplemente islamistas con una visión política ligeramente diferente; Una que no rechaza los fundamentos de la teocracia actual, pero podría tener otras políticas económicas. Básicamente, radicales de un sabor diferente.

La reforma cultural, por otro lado, es mucho más fácil y más realista que la reforma religiosa. Si bien la reforma religiosa involucra la participación de todos los líderes religiosos y líderes religiosos, la reforma cultural es un desarrollo que ocurre local o nacionalmente; Porque no todos los musulmanes tienen la misma cultura.

Existen métodos básicos de progreso que podrían aplicarse instantáneamente, mientras trabajamos en otras áreas de nuestras culturas que requieren mejoras. Los uniformes escolares son un lugar clave para comenzar. Tener uniformes coloridos es mejor que los códigos de vestimenta negros que crean una atmósfera deprimente dentro de los sistemas educativos. Los libros de texto escolares deben revisarse para contener mejores versiones educativas, que se basen en hechos científicos en lugar de historias religiosas. Los medios de comunicación también pueden desempeñar un papel vital en la difusión de los esfuerzos de la reforma cultural para alentar a otras culturas dentro del mismo país y región geográfica.

En diciembre pasado, el Primer Ministro musulmán de Malasia, Mahathir Mohamad, dijo que se revisarán los programas educativos de su país. Él condenó el hecho de que a los sujetos islámicos se les da un gran énfasis, en lugar de alentar a los estudiantes a dominar temas como el idioma inglés, que podrían resultar en que tengan un futuro más brillante. También agregó que “cuando tienes demasiados clérigos, siempre difieren entre sí, y engañan a sus seguidores y se pelean entre ellos”.

Los reformistas necesitan una visión clara de lo que están tratando. El islam es una religión sofisticada, y se requiere entrenamiento relevante para tener influencia en los legisladores y teólogos. Siempre hay que tener en cuenta que el Islam, aunque es una religión, se divide en cuatro aspectos: valores, rituales, legislación y política. Por lo tanto, es incorrecto que los reformistas se centren en la reforma política mientras ignoran la necesidad de reformas intelectuales y culturales. Las reformas deben llevarse a cabo juntas, y al mismo tiempo.

La noción de reforma, aunque no es nueva, sigue siendo ajena a la mente del individuo musulmán; Incluso para muchos de los intelectuales y profesores. Por lo tanto, es necesario que las sociedades musulmanas comprendan los objetivos detrás de cada movimiento reformista, para evitar choques y sentimientos de aislamiento. Los mecanismos y etapas de la reforma deben ser lo más transparentes posible, así como dar la oportunidad de oposición y diferencia de opinión entre la comunidad reformista.

Es necesario que los reformistas musulmanes conozcan sus roles en la sociedad y cumplan su misión principal: difundir la conciencia intelectual. Oriente Medio tiene una necesidad extrema de comprender la importancia de la libertad, la justicia y la igualdad. Luego debemos establecer institutos que transformen y entreguen estos valores a las personas.

Junto a la reforma de la cultura y el pensamiento religioso, se deben hacer esfuerzos hacia la reforma judicial. Uno de los dilemas comunes que enfrentan los jueces musulmanes dentro de las naciones islámicas es ser sometido a una enseñanza religiosa o verso coránico que proporciona solo una forma legítima de sentencia, independientemente de lo que crea la nación. En la mayoría de los casos, la sentencia bárbara se justifica con fines doctrinales, sectarios y autoritarios para legitimar el gobierno del tirano. Un claro ejemplo de esto es el movimiento islamista dentro del Islam que interpreta el Corán en un método que se adapta a sus agendas y deseos.

Nuestros problemas críticos permanecen en los aspectos legislativos y políticos. La jurisprudencia tradicional se ha convertido en una herramienta de la tiranía política y religiosa dentro de las sociedades musulmanas, y ha elevado a los humanos falibles para que se conviertan en el vínculo entre el musulmán individual y Dios, haciendo que parezca que Dios no puede ser alcanzado excepto a través del gobernante. Quizás esto explique los fracasos de reformistas anteriores, ya que habían ignorado la influencia de la ley Sharia en el sistema judicial, y muchos de ellos finalmente fueron sentenciados a ser ejecutados por ella.

Imam Tawhidi es un líder de la fe musulmana y el antiguo Imam de la Asociación Islámica de Australia del Sur.

Fuente: Albawaba