¿Pakistán tiene una narrativa contra el terrorismo?

Por Imam Tawhidi

Pakistán es el hogar de impresionantes montañas, valles y glaciares. Los fabulosos patrones culturales en tales regiones allanan el camino para una experiencia inolvidable para quienes la visitan.

Lamentablemente, esto no es lo primero que viene a la mente cuando se menciona a Pakistán. Los territorios estratégicos de Pakistán han sido etiquetados por el Secretario de Defensa de los Estados Unidos como “refugios para terroristas”.

Aunque Pakistán niega que sea un “refugio seguro para los terroristas”, sus credenciales democráticas han sido sospechosas desde el principio, simplemente debido al hecho de que el estado pakistaní carece de una visión estratégica y una política para enfrentar el problema actual del terrorismo. Durante décadas, el gobierno no ha investigado ni enjuiciado a los terroristas de manera adecuada.

El enfoque de Pakistán hacia el terrorismo no solo es vacilante, sino que también es selectivo. Muchos dentro de la comunidad diplomática esperaban un cambio bajo Imran Khan, pero las muy pocas instituciones antiterroristas dentro del país siguen siendo débiles y disfuncionales. La razón de esto es bastante obvia, ya que tiene todo que ver con la falta de consenso entre los líderes político-militares del país.

Entre las principales agencias de inteligencia global, Pakistán es conocido por su constante apoyo a los talibanes en Afganistán, así como a los grupos terroristas en Jammu y Cachemira. Estas organizaciones terroristas, así como otras como Al-Qaeda, consideran al gobierno de Pakistán un activo perfecto debido a que el gobierno confía en una representación particular del Islam para justificar su existencia.

Además, no es ningún secreto que Pakistán creó y continúa apoyando a muchos de estos grupos terroristas para lograr sus intereses geoestratégicos dentro del subcontinente. Un ejemplo vivo sería el fracaso total de Pakistán para lanzar operaciones genuinas contra el terrorismo contra los talibanes de Punjabi o las fuentes de financiación de cualquier grupo terrorista islamista.

Uno puede preguntarse por qué este es el caso? La respuesta es simple: el gobierno pakistaní define el terrorismo de manera diferente. No todas las formas de terrorismo son malas para los militares, especialmente si desestabiliza las regiones administradas por la India.

El asunto no termina aquí, las autoridades paquistaníes en realidad se esfuerzan por silenciar a los críticos del terrorismo islámico. Plantan el miedo en los corazones de los intelectuales por intimidación, arrestos y vergüenza pública. En 2018, los diplomáticos pakistaníes en Canadá han amenazado abiertamente a los críticos Tarek Fatah y Tahir Gora en territorio canadiense, mientras que el ex embajador Husain Haqqani continúa recibiendo amenazas en las redes sociales.

El ejército de Pakistán hará la guerra a todos los críticos para sumar puntos en la carrera para lograr la igualdad con la India. El gobierno tiene sus ojos en los desarrollos diplomáticos de la India mientras ignora los problemas clave en el país; como la pobreza, el analfabetismo, la falta de justicia y, por supuesto, las células en crecimiento de los terroristas islámicos.

Por otro lado, Pakistán afirma que desde 2001 ha gastado $ 80 mil millones en la Guerra contra el Terror. El Fondo de Apoyo a la Coalición continúa reembolsando a Pakistán por sus llamadas operaciones antiterroristas. Aunque la realidad es que el gobierno pakistaní es más parte del problema que la solución.

Fuente: OpIndia

Arabia Saudita y la derecha de Occidente: una alianza dudosa

Dr. James M. Dorsey

Documento de Perspectivas del Centro BESA No. 1,063, 14 de enero de 2019

RESUMEN EJECUTIVO: Mientras pretende estar centrado en promover una forma más tolerante del Islam, el Príncipe heredero de la Corona, Muhammad bin Salman, está instituyendo reformas que están diseñadas para centralizar el poder en torno a él. Sus movimientos incluyen abrazar a los grupos de extrema derecha europeos y occidentales que apenas son faros de tolerancia y respeto.

La financiación saudí, que tradicionalmente se centró en el Islam sunita ultraconservador, se ha optimizado y afinado en la era del Príncipe Heredero Muhammad bin Salman para garantizar que sirva a sus ambiciones geopolíticas. Esas ambiciones incluyen principalmente obstaculizar la expansión de la influencia iraní en Medio Oriente y África del Norte y mejorar el impacto global del reino.

Este esfuerzo ha producido una bolsa mixta hasta el momento. El gasto ha bajado pero está más orientado. Arabia Saudita, por ejemplo, entregó el control de la Gran Mezquita en Bruselas en un movimiento diseñado para demostrar la moderación recién encontrada en el reino y para reducir el daño a la reputación de una administración ultra conservadora saudita que se había vuelto polémica en Bélgica. Sin embargo, el dinero todavía fluye hacia las madrassas (seminarios religiosos) militantes y ultra conservadoras que salpican la frontera pakistaní-iraní. El enfoque del reino, además, ha cambiado en países seleccionados a la promoción de una línea de ultra-conservadurismo salafista que predica la obediencia absoluta al gobernante, un corolario de la represión del Príncipe Muhammad contra críticos y activistas en el país.

Las ONGs sauditas que alguna vez distribuyeron la generosidad del reino para promover el ultraconservador, así como los  funcionarios, han adoptado el lenguaje de la tolerancia y el respeto interreligioso  , pero hay pocos cambios tangibles en el país que lo respalden.

Sin duda, el Príncipe Muhammad ha levantado la prohibición de conducir a las mujeres, ha mejorado las oportunidades de trabajo y de ocio de las mujeres y ha puesto en marcha la creación de una moderna industria del entretenimiento. Pero ninguna de estas medidas equivale al cumplimiento de su promesa de fomentar una forma de Islam aún no identificada y verdaderamente moderada.

Además, los movimientos del príncipe han estado acompañados por un abrazo de la derecha europea y la extrema derecha, así como de los grupos ultraconservadores occidentales que, en general, apenas son faros de tolerancia y respeto mutuo.

“Arabia Saudita con MBS como Príncipe Heredero no ha estado defendiendo la reforma religiosa islámica”, dijo el investigador de Oriente Medio, HA Hellyer, refiriéndose al líder saudí por sus iniciales.

“Al  establecimiento religioso saudí existente no se le ha alentado a participar en un replanteamiento genuino de sus ideas  que lo acerca a la corriente dominante sunní, ni a escuchar a los eruditos religiosos sauditas que abogan por enfoques más normativos y generales”, agregó Hellyer. . Más bien, el establecimiento ha sido amordazado. Las “reformas” de MBS en este ámbito tienen que ver con la centralización del poder, no se trata de restaurar el establecimiento religioso saudí a un sunnismo normativo “.

El interés del príncipe Muhammad en los grupos ultraconservadores no musulmanes en Occidente se ajusta a un patrón global, resaltado por los científicos políticos Yascha Mounk y Roberto Stefan Foa, en el que los avances tecnológicos y la creciente importancia del poder blando, que son la raíz de la intervención rusa En elecciones en los Estados Unidos y Europa, han informado las políticas de información y relaciones públicas de varios estados autocráticos.

La tecnología y el poder blando, según Mounk y Foa, pueden generar  mayores esfuerzos por parte de los autoritarios y autócratas en general para influir en las naciones occidentales y socavar la confianza en la democracia .

“De hecho, China ya está aumentando la presión ideológica sobre sus residentes en el extranjero y está estableciendo institutos Confucio influyentes en los principales centros de aprendizaje. Y en los últimos dos años, Arabia Saudita ha aumentado dramáticamente sus pagos a los lobbistas estadounidenses registrados, aumentando el número de agentes extranjeros registrados que trabajan en su nombre de 25 a 145 … El aumento del poder blando autoritario ya es evidente en una variedad de dominios, “Incluyendo el mundo académico, la cultura popular, la inversión extranjera y la ayuda para el desarrollo”, dijeron Mounk y Foa.

Además, Arabia Saudita, junto con otros Estados del Golfo, incluidos los Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Omán y Kuwait, así como China, han sido importantes donantes para las universidades occidentales y los think tanks. También han desarrollado medios de comunicación propios, como Al Jazeera de Qatar, TRT World de Turquía, CCTV de China y RT de Rusia. Estos puntos de venta llegan a audiencias globales y compiten con empresas como la BBC y la CNN.

La necesidad de Arabia Saudita de adquirir un poder blando fue arrastrada a casa por las  crecientes críticas occidentales de su guerra en Yemen y la condena del asesinato del periodista Jamal Khashoggi  en las instalaciones del consulado saudí en Estambul.

El esfuerzo de Arabia Saudita para lograrlo con el apoyo conservador, de derecha y de extrema derecha fue evidente en Irlanda del Norte. Investigando una notable campaña del Partido Unionista Democrático de Irlanda del Norte (DUP , por sus siglas en inglés) , un pilar de apoyo clave del gobierno de la PM británica Theresa May, a favor de la salida de Gran Bretaña de la UE, elcolumnista del Irish Times Fintan O’Toole sugirió que un miembro importante del fallo de Arabia Saudita El príncipe Nawaf bin Abdul Aziz al Saud, jefe de la familia y ex jefe del servicio de inteligencia del país, y su embajador recién sustituido en Gran Bretaña, financiaron el esfuerzo contra el Brexit mediante un enlace comercial con un activista conservador escocés relativamente oscuro. Medios modestos, Richard Cook.

El embajador, el príncipe Muhammad bin Nawaf al Saud, hijo del príncipe Nawaf, fue embajador de Arabia Saudita en Gran Bretaña hasta la reorganización del gabinete de Arabia Saudita el  mes pasado .

“Puede ser una total coincidencia que el hombre que canalizó £ 425,622 al DUP tuviera conexiones sauditas de tan alto nivel. Simplemente no lo sabemos. Tampoco sabemos si el … embajador saudí tenía conocimiento de la conexión de su padre con Richard Cook “, dijo O’Toole.

De manera similar, Arabia Saudita  invitó a docenas de miembros británicos del Parlamento a visitas pagadas con todos los gastos al reino  y bañó al menos a 50 miembros del gobierno, incluida la Sra. May, con  enormes canastas de alimentos que pesan hasta 18 libras .

Un paquete destinado a un miembro de la Cámara de los Lores incluía algas y mayonesa de ajo; salmón ahumado; truchas y mejillones; y un kilogramo de queso stilton. Otros contenían botellas de clarete, vino blanco, champán y whisky Talisker, a pesar de la prohibición del alcohol en el reino.

En un movimiento similar a los esfuerzos rusos para influir en la política europea,  Arabia Saudita también ha forjado vínculos estrechos con grupos conservadores y de extrema derecha en Europa. Esto incluye al Partido Popular Danés y a los Demócratas de Suecia, así como a otros islamófobos , según el miembro del Parlamento Europeo Eldar Mamedov.

Escribiendo en LobeLog, Mamedov dijo que el reino trabajaba con frecuencia a través del bloque europeo de conservadores y reformistas (ECR), la tercera agrupación más grande en el Parlamento Europeo. Arabia Saudita también contó con el apoyo del miembro del Parlamento Europeo, Mario Borghezio, de la italiana Lega, miembro de Europa de las Naciones y la Libertad (ENF), un bloque de partidos de extrema derecha en el Parlamento.

Aunque persigue objetivos diferentes, la estrategia del reino, en un giro de ironía, se asemeja en cierta medida a la de uno de sus nemeses, Nahdlatul Ulama de Indonesia, la ONG musulmana más grande del mundo. Nahdlatul Ulama se opone a la línea puritana del Islam grabada en el ADN de Arabia Saudita y ha establecido vínculos estrechos con la derecha europea y la extrema derecha en su intento de reformar la fe.

La estrategia saudí podría resultar complicada, especialmente en los EE. UU., Dependiendo de la evolución de la investigación del abogado especial de los EE. UU. Robert Mueller sobre la interferencia extranjera en las elecciones de 2016 que llevó al presidente Donald Trump al cargo.

Al parecer, Mueller está a punto de desvelar los esfuerzos de Arabia Saudita , su reputación en los EE. UU. Ya empañada por el asesinato de Khashoggi, y los Emiratos Árabes Unidos, el aliado más cercano del reino, para influir en la política estadounidense.

Dijo Harry Litman, un ex abogado de los Estados Unidos: “Supongo que lo que Mueller tiene hasta la fecha ha resultado ser bastante rico y detallado y más de lo que anticipamos. Esto podría convertirse en una parte rica de la historia en general “.

El Dr. James M. Dorsey, un Asociado Senior no residente en el Centro BESA, es un miembro senior de la Escuela de Estudios Internacionales S. Rajaratnam en la Universidad Tecnológica Nanyang de Singapur y codirector del Instituto de Cultura de Fans de la Universidad de Würzburg.

Fuente: BESA

La reforma islámica requiere renovación cultural y judicial

Por Imam Tawhidi

En los últimos años, la reforma en el Medio Oriente se ha desarrollado de manera interesante. Es importante reconocer los dos tipos de reforma: la reforma de las leyes religiosas y la reforma de las leyes gubernamentales. Por ejemplo: Arabia Saudita puede haber permitido que las mujeres conduzcan, pero sus leyes religiosas todavía gobiernan la decapitación de sus ciudadanos.

La reforma a nivel político debe ser lograda por los políticos, y la reforma a nivel religioso debe ser lograda por los líderes religiosos. Los líderes religiosos no deben involucrarse en la política, y los políticos no deben involucrarse en la religión. En este sentido, vale la pena mencionar que algunas terminologías pueden ser engañosas, por ejemplo, en Irán, la oposición islamista formada por clérigos se refiere a sí misma como “reformistas”, cuando son simplemente islamistas con una visión política ligeramente diferente; Una que no rechaza los fundamentos de la teocracia actual, pero podría tener otras políticas económicas. Básicamente, radicales de un sabor diferente.

La reforma cultural, por otro lado, es mucho más fácil y más realista que la reforma religiosa. Si bien la reforma religiosa involucra la participación de todos los líderes religiosos y líderes religiosos, la reforma cultural es un desarrollo que ocurre local o nacionalmente; Porque no todos los musulmanes tienen la misma cultura.

Existen métodos básicos de progreso que podrían aplicarse instantáneamente, mientras trabajamos en otras áreas de nuestras culturas que requieren mejoras. Los uniformes escolares son un lugar clave para comenzar. Tener uniformes coloridos es mejor que los códigos de vestimenta negros que crean una atmósfera deprimente dentro de los sistemas educativos. Los libros de texto escolares deben revisarse para contener mejores versiones educativas, que se basen en hechos científicos en lugar de historias religiosas. Los medios de comunicación también pueden desempeñar un papel vital en la difusión de los esfuerzos de la reforma cultural para alentar a otras culturas dentro del mismo país y región geográfica.

En diciembre pasado, el Primer Ministro musulmán de Malasia, Mahathir Mohamad, dijo que se revisarán los programas educativos de su país. Él condenó el hecho de que a los sujetos islámicos se les da un gran énfasis, en lugar de alentar a los estudiantes a dominar temas como el idioma inglés, que podrían resultar en que tengan un futuro más brillante. También agregó que “cuando tienes demasiados clérigos, siempre difieren entre sí, y engañan a sus seguidores y se pelean entre ellos”.

Los reformistas necesitan una visión clara de lo que están tratando. El islam es una religión sofisticada, y se requiere entrenamiento relevante para tener influencia en los legisladores y teólogos. Siempre hay que tener en cuenta que el Islam, aunque es una religión, se divide en cuatro aspectos: valores, rituales, legislación y política. Por lo tanto, es incorrecto que los reformistas se centren en la reforma política mientras ignoran la necesidad de reformas intelectuales y culturales. Las reformas deben llevarse a cabo juntas, y al mismo tiempo.

La noción de reforma, aunque no es nueva, sigue siendo ajena a la mente del individuo musulmán; Incluso para muchos de los intelectuales y profesores. Por lo tanto, es necesario que las sociedades musulmanas comprendan los objetivos detrás de cada movimiento reformista, para evitar choques y sentimientos de aislamiento. Los mecanismos y etapas de la reforma deben ser lo más transparentes posible, así como dar la oportunidad de oposición y diferencia de opinión entre la comunidad reformista.

Es necesario que los reformistas musulmanes conozcan sus roles en la sociedad y cumplan su misión principal: difundir la conciencia intelectual. Oriente Medio tiene una necesidad extrema de comprender la importancia de la libertad, la justicia y la igualdad. Luego debemos establecer institutos que transformen y entreguen estos valores a las personas.

Junto a la reforma de la cultura y el pensamiento religioso, se deben hacer esfuerzos hacia la reforma judicial. Uno de los dilemas comunes que enfrentan los jueces musulmanes dentro de las naciones islámicas es ser sometido a una enseñanza religiosa o verso coránico que proporciona solo una forma legítima de sentencia, independientemente de lo que crea la nación. En la mayoría de los casos, la sentencia bárbara se justifica con fines doctrinales, sectarios y autoritarios para legitimar el gobierno del tirano. Un claro ejemplo de esto es el movimiento islamista dentro del Islam que interpreta el Corán en un método que se adapta a sus agendas y deseos.

Nuestros problemas críticos permanecen en los aspectos legislativos y políticos. La jurisprudencia tradicional se ha convertido en una herramienta de la tiranía política y religiosa dentro de las sociedades musulmanas, y ha elevado a los humanos falibles para que se conviertan en el vínculo entre el musulmán individual y Dios, haciendo que parezca que Dios no puede ser alcanzado excepto a través del gobernante. Quizás esto explique los fracasos de reformistas anteriores, ya que habían ignorado la influencia de la ley Sharia en el sistema judicial, y muchos de ellos finalmente fueron sentenciados a ser ejecutados por ella.

Imam Tawhidi es un líder de la fe musulmana y el antiguo Imam de la Asociación Islámica de Australia del Sur.

Fuente: Albawaba

Ley nacional: lecciones aprendidas de los cristianos libaneses

Resultado de imagen para Shadi Khalloul

Por: Shadi Khalloul*.

El moderno Estado del Líbano fue establecido por cristianos maronitas, como un refugio para estos y otras comunidades cristianas perseguidas en el Medio Oriente. El objetivo de los fundadores del Estado del Líbano, con experiencia en persecución y genocidio, era proteger y cultivar, en su propio Estado, su idioma, el arameo y su cultura única fenicio – aramea. La población musulmana del Líbano no era un socio de esta visión nacional, y debido a las diferencias de opinión, los maronitas se vieron obligados a abandonar sus ambiciones nacionales. Sin otra opción, acordaron establecer un Estado de todos sus ciudadanos que, para su disgusto, se unieron a la Liga Árabe.

Desafortunadamente, esta solución no solo no trajo paz y tranquilidad, sino que creó tensiones entre los principales grupos nacionales y étnicos dentro del Líbano hasta que la situación finalmente se deterioró en una guerra sangrienta. Los musulmanes no se veían a sí mismos como parte de un país libanés independiente y, en cambio, alimentaban su sueño de unirse con sus hermanos mientras cooperaban con los árabes en la región circundante.

Estos procesos provocaron un aumento del extremismo en la población árabe musulmana en el Líbano, debilitando las instituciones estatales y causando que muchos cristianos emigren de la tierra de sus antepasados ​​en la que habían prosperado durante generaciones. Además, las tensiones religioso-nacionales en el Líbano crearon discordia entre las mismas comunidades cristianas, que hasta la década de 1950 habían formado la mayoría de la población y hoy, después de innumerables guerras y tragedias, se han convertido en una minoría perseguida en su propio país: desde 80% en la década de 1930 Los cristianos ahora representan solo el 35% de la población libanesa contemporánea.

¿Cuál es la lección que se debe aprender de la historia libanesa con respecto a la Ley nacional en Israel? Como cristiano arameo maronita israelí, perteneciente a la minoría y que goza de libertad en Israel, realmente entiendo la importancia de esta ley. Sí, nuestros antepasados ​​apoyaron, por razones ideológicas, la realización de la nación judía en la Tierra de Israel. Pero mi apoyo a la Ley Nacional surge también de la amarga experiencia libanesa: creo que el nacionalismo judío declarado por la ley israelí de hecho garantiza que seguirá siendo una democracia, y también me promete que permaneceré seguro como miembro de una minoría religiosa.

La experiencia nos enseña que la mayoría judía en Israel aprecia la democracia y es fiel a sus principios. El Estado de todos sus ciudadanos (es decir, un Estado de todos sus grupos nacionales), por otro lado, se puede replicar la tragedia libanesa aquí en Israel. La historia reciente demuestra que hay buenas razones para sospechar que sin la fortificación en la ley de la nacionalidad judía, las tensiones nacionales y religiosas crecerían e intensificarían. Apoyados por elementos fuera del país, los musulmanes árabes de Israel buscarían unirse a sus hermanos palestinos, y después de eso unirse con el mundo árabe más grande que nos rodea.

Debe enfatizarse que el Estado judío se basa en los judíos como un pueblo y no en la ley religiosa. Por lo tanto, Israel es muy diferente de los Estados religiosos como las Repúblicas Islámicas que se rigen según la Ley Sharia. Para los judíos existe el derecho a la autodeterminación nacional, al igual que el Reino Unido, Polonia o Irlanda. La Ley Nacional es nueva, pero su esencia es antigua: es la culminación tanto de la ambición histórica como de la realidad contemporánea; esta Ley Básica, junto con las Leyes Básicas anteriores prometen mantener la naturaleza democrática de Israel.

En contraste con aquellos que se oponen a la ley, también creo que enfatizar la nacionalidad judía promoverá la Solución de dos Estados, porque esta ley se enfoca en el valor de la nacionalidad, y no solo de la religión, en la identidad de un Estado. Esta es una base importante sobre la cual construir la estabilidad cívica, manteniéndose firme en contra de todos los elementos que niegan el carácter judío del Estado, tanto dentro como fuera de Israel.

Además, tengo la esperanza de que en el Estado del pueblo judío, que nuestros antepasados ​​apoyaron, haya una forma de autoexpresión para minorías leales como nosotros, que en su mayoría prefieren vivir e integrarse dentro de ella. Y al mismo tiempo, anticipo que se encontrará un modo de mantener, dentro de Israel, nuestra propia identidad, cultura y lenguaje arameo. En contraste con muchos palestinos, buscamos lograr esto pacíficamente y en hermandad junto a la mayoría judía y no en lugar de ella. Sus hermanos, los maronitas – arameos en Kfar Baram esperan el cumplimiento de la promesa justa del Estado de Israel, y estoy convencido de que ahora que la nacionalidad del pueblo judío está codificada en una Ley Básica, las condiciones madurarán para el establecimiento de un acuerdo para mi propia comunidad.

*Shadi Khalloul es Capitán de reservas, del Movimiento Arameo-Cristiano de Israel, fundador del Programa Preparatorio Pre-militar Cristiano-Judío, Kinneret.

Fuente: Israel Hayom

Turquía: el canario en la mina de la economía euroasiática

Bryan Acuña Obando

La situación política y económica de la República de Turquía hace temblar a los principales mercados del mundo, principalmente a las denominadas economías emergentes. La inflación del país ya alcanza la escandalosa cifra del 15%, una política fiscal expansionista disparando el gasto público, una depreciación de la moneda del 40% frente al dólar (moneda de reserva).

A esto se suma además una crisis política por la reelección del presidente Erdogan, quien además generó un cambio político en el país para migrarlo a un sistema presidencialista (casi “Sultanezco”) con acusaciones de nepotismo al instalar a su yerno como ministro de finanzas, sumado a diferencias con el gobierno de los Estados Unidos por una guerra arancelaria y además una política después de la detención de un predicador cristiano estadounidense Andrew Brunson que quieren canjear por el opositor al régimen erdoganista, el también predicador (musulmán) Fethullah Gülen.

Pero en materia económica para Turquía, los problemas comenzaron con la expansión cultural y económica, en un intento de forjar una nueva posición geopolítica y una política exterior imperialista que chocó contra la falta de recursos energéticos internos y una burbuja crediticia que terminó alentando la especulación como lo deja entrever un artículo publicado el 20 de agosto Asia News.

El efecto directo de la caída de la lira turca ha impactado en economías emergentes y ha empujado hacia la baja los precios de otras monedas, tales han sido los casos del peso argentino, la rupia india, el rand sudafricano y hasta el real brasileño. De igual forma los impactos han llegado hasta mercados un tanto más fuertes como ha sido el caso del yuan chino y en los mercados indonesios donde han tenido en los últimos días que aumentar las tasas de interés para aplacar la especulación.

Pese a que países como Rusia, Irán, Siria y Qatar – conformados como una especie de nuevo eje euroasiático de relaciones funcionales – han intentado salvar a su “aliado” turco, a través de la inyección de capital o de compra de reservas en liras, el gobierno de Ankara tiene un escandaloso déficit complejo de cubrir. Considerando que poseen una deuda de más de $450 mil millones, contemplando que la mayoría es a corto plazo y que están a punto de vencer otros $180 mil millones. Según el mismo informe del rotativo asiático mencionado previamente, los turcos deben cubrir en cuestión de un año una deuda de $230 mil millones producto de la factura de gas y petróleo, y cuentan solamente con una reserva de $40 mil millones. A esto se le suma un profundo analfabetismo económico del presidente Erdogan que en vez de buscar salidas, empuja aún más al país hacia una hiperinflación que, como ya fue mencionado, espanta a propios y extraños en la región.

La Unión Europea, conociendo la cantidad de capital que los bancos turcos adeudan con ellos y que representa uno de los principales mercados de manufacturas, temen que una escalada en el descalabro financiero turco les pueda generar una desaceleración económica y comercial. A lo anterior se suma que se prevé un eventual contagio indirecto (o quizás muy directo) en su sistema bancario, debido al involucramiento de bancos italianos con homólogos turcos en condición de vulnerabilidad.

Pero sin duda un efecto que se obvia cuando se habla de la crisis turca, es lo que a nivel estratégico esto pueda ocasionar. Con una Turquía cada vez más vulnerable, se debe tener en consideración primero que este país es la “barrera natural” que ayuda a evitar que las crisis de Oriente Próximo lleguen a Europa a través de Grecia o Bulgaria. También por otra parte, la presencia importante de este país muy cerca de las regiones del Cáucaso; región rica en recursos estratégicos, donde la región turca es una ruta de salida fundamental para algunos de estos, tal es el caso del gas natural proveniente de Azerbaiyán.

Y por último en cuanto a este repaso estratégico, el gobierno del presidente Erdogan se aleja cada vez más de algunos gobiernos occidentales para optar por alianzas emergentes (el eje funcional mencionado anteriormente y China), aunque este temor se ve minimizado contemplando su presencia necesaria en la OTAN y la dependencia que todavía tiene Turquía de los mercados occidentales.

Los alcances de la crisis turca seguirán siendo un elemento de estudio en los próximos días. La resaca que cause su deterioro se verá de manifiesto casi de inmediato en los mercados emergentes y cercanos de la zona, y las soluciones seguirán apareciendo como una necesidad sustancial de evitar que sea este el detonante de una hecatombe mayor.

Fuente: Aurora (Israel)

*Bryan Acuña Obando es Analista Internacional, profesor universitario y co-fundador del Centro Costarricense de Estudios Interdisciplinarios sobre Israel y Medio Oriente (CCEIIMO)