Entre la guerra y la paz…

En la actualidad las Guerras en diferentes partes del Mundo, nos muestran que debemos generar un compromiso más que expreso, el cual, debe ser tácito y ante todo un hecho, al no permitir que se exterminen a nuestros congéneres por ninguna razón, ya que los Derechos Humanos, deben prevalecer para podernos diferenciar de los animales, aunque algunas veces, éstos demuestran más empatía con otras especies que nosotros mismos con la nuestra, y esto ya es mucho decir.

Por: Marisol Chévez Hidalgo*

La Segunda Guerra Mundial por lo visto, tanto para Europa, África del Norte y otras partes del Planeta, incluida América, nos dejó una gran lección y ésta fue; la capacidad que tiene el Ser Humano de dañar y tratar de exterminar a sus hermanos, por las ansias de poder y control. Así mismo, lo ocurrido en Hiroshima y Nagasaki demostró que esa capacidad de destrucción frente al otro, no tiene límites y más, cuando se aplica la utilización de armas atómicas y químicas, para acelerar cualquier proceso entre la Guerra y la Paz.

De ésta forma, podemos apreciar que más allá del estudio sobre el hecho de que el Ser Humano, acepta como necesario e imperioso infringirle daño al otro, motivado por el ánimo de supervivencia. En otros casos, la causa es diferente y no existe justificación alguna, al referirnos por ejemplo a un acto semejante a la apropiación indebida o enriquecimiento ilícito, desencadenando toda clase de conflictos y visualizando que le es indiferente, romper el hilo conductor de la vida que posee, ante una situación u otra. Ya que siglo tras siglo, se repiten las mismas atrocidades y desigualdades económicas, al igual que sociales alrededor del Mundo.

Por ello el dominio de unos sobre otros seguirá su curso, sin que realmente se pretenda generar un dialogo verdadero y constructivo en pro de la libertad, igualdad y fraternidad de todos los que habitamos ésta tierra y que en un momento dado, nos hemos arropado con la idea de un Mundo más equitativo y menos ambicioso, sin encarecerle las garantías al otro.

La falta de humanización del propio sistema político, no incluye la consideración de que el otro también es persona y que debe prevalecer el respeto mutuo, debido a que somos seres con derechos y deberes dentro de cualquier estrato social. Aunque indistintamente de la época, seguimos siendo vistos desde la perspectiva de bienes o servicios en constante evolución, como medios de producción. Entonces, ¿cómo lograr generar más empatía hacia el otro, para no apropiarnos de sus derechos y tergiversar sus deberes?

En la actualidad las Guerras en diferentes partes del Mundo, nos muestran que debemos generar un compromiso más que expreso, el cual, debe ser tácito y ante todo un hecho, al no permitir que se exterminen a nuestros congéneres por ninguna razón, ya que los Derechos Humanos, deben prevalecer para podernos diferenciar de los animales, aunque algunas veces, éstos demuestran más empatía con otras especies que nosotros mismos con la nuestra, y esto ya es mucho decir.

Así, el camino debe ser hacia un Gobierno Mundial donde podamos convivir pero sin tratar de aprovecharnos del diferente. Y para ello, debemos aprender a sensibilizarnos con el que se encuentra en una posición de desventaja, ya sea ésta política-económica o social, debido que sin una inclusión fundamentada en el bien común, en la cual no medien sectarismos de ninguna índole, no podremos realmente considerarnos Seres Humanos, debido a que seguiremos siendo “seres” pero en proceso de “humanización”.

Porque para finalizar, el genocidio que está ocurriendo en Siria, no solo ha sido implantado desde fuera, sino también, alentado por todos aquellos que en realidad no quieren enfrentar lo que está detrás y esto sería, las ansias de control de las riquezas minerales que ésta hermosa tierra posee; y que por ahora, se encuentran en disputa desde hace décadas, por todos aquellos que han aprendido a sobrevivir entre la Guerra y la Paz, como medio de expansión y crecimiento económico en toda coyuntura político-social.

Siria, no es el único país que ha sido objeto de ésta partición territorial por decirlo de alguna forma. Sino también, todos aquellos estados que no han podido evitar que se instauren en sus naciones, tanto el germen de la discordia y la confusión, como el de la separación social por parte del (Daesh). El cual, en un principio se revistió de políticas públicas de nueva generación que con el paso del tiempo, se transformaron en fundamentalismos y extremismos de naturaleza pseudo-religiosa, comandados por mercenarios frente a la población que en la actualidad se hunde en el caos, al combatir a un enemigo histórico-social que posee una investidura muy diferente y ésta es, de carácter ideológico, la cual, puede imponerse frente a cualquier sociedad o modo de vida alrededor del Mundo…

Fuente: El Mundo CR.

*Marisol Chévez Hidalgo es Licenciada en filosofía Universidad de Costa Rica

Una «reflexión» sobre lo ocurrido en Siria este fin de semana

Por: Bryan Acuña Obando (Analista Internacional) 
Fotografía agencia AFP sobre los ataques realizados contra Siria.
De comienzo hay que decir que se ha planteado la posibilidad de que este ataque se haya tratado de un «False Flag»; ataque de falsa bandera o mejor dicho un auto ataque, lo cual es complejo de descifrar como real que haya ocurrido así, a como tampoco es exacta la aseveración de que el régimen haya utilizado armamento químico contra la población civil (tampoco se puede negar con exactitud).
 
Un elemento sin duda que en este conflicto es difuso es el de la realidad, por lo que las medias verdades están a la orden del día, desde todos los frentes.
 
¿Qué cambia en Siria a partir de los bombardeos de la coalición de miembros de la OTAN (USA, Francia, Gran Bretaña) ayer? En el terreno casi nada, este ataque, más que un «castigo» contra el gobierno de Al Assad por el supuesto uso de armas químicas, pareciera una muestra de fuerza por parte de Occidente para el régimen y su aliado más importante, Rusia.
 
¿Qué reacción podría tener el gobierno de Moscú en los próximos días? Salvo las manifestaciones diplomáticas no se esperan represalias militares; de hecho se cataloga que esto sería una locura que llevaría el conflicto a otra categoría.
 
¿Qué reacción habría que esperar del régimen de Al Assad? Probablemente contabilizar los daños y ver cuánto les hace esto retroceder de sus operaciones en Guta, Duma y otros bastiones de grupos opositores.
 
¿Cuál será el movimiento de Irán ante estas acciones que habrían golpeado posiciones de su Guardia Revolucionaria ubicada en Siria? De seguro echen mano a su aliado en el Líbano (Hezbollah) para perpetrar actos que golpeen en algunos países occidentales (ver vídeo*) y desestabilizar desde allí a través del temor del terrorismo, porque directamente no son fuertes militarmente hablando para responder a ninguno de los miembros de la coalición que participaron de la operación.
Hay un par de actores adicionales que «sacan agua para sus molinos»; Israel y Turquía. Los primeros aprovechan la oportunidad para neutralizar cualquier crecimiento iraní que se pueda acercar a la frontera con la Meseta del Golán, por lo tanto, aprovecha los espacios «políticos» y los movimientos a lo interno de Siria que les parezcan una amenaza a través de una comunicación fluida que tienen con ambas potencias hegemónicas principales (Rusia y USA) realizan actividades militares «quirúrgicas» contra posiciones iraníes en suelo sirio.
 
Mientras tanto Turquía juega a la ruleta política, apostando al mismo tiempo al rojo y al negro, procurando perder lo menos posible, a diferencia de otras ocasiones históricas donde han tomado posición y han perdido todo, en esta parece que el juego les permite golpear a propios y extraños recibiendo solo advertencias sin mayor reparo. Y saben que eventualmente serían parcialmente castigados pero con capacidad de seguir adelante, la astucia de los movimientos de Erdogan son de un nivel de perversión y «efectividad» sorprendentes.
 
La pregunta básica ¿podría ocasionar esto una escalada mayor, tipo Guerra Mundial? Desde mi perspectiva, en este momento inmediato puede que no. Un conflicto con casi 500 mil víctimas en 7 años, no va a generar una respuesta «apocalíptica» en estos días por unos ataques puntuales sobre instalaciones militares, aunque por supuesto, esto será relativo a los niveles que alcancen los efectos posteriores y a que no haya un «mal día» de intercambio de posiciones.
 
Lo que sí hace esta situación, es poner en vilo al mundo, y evidentemente veremos insistentes manifestaciones en foros internacionales protestando por este tipo de acciones, y al mismo tiempo otros factores de propaganda para acusar a alguna de las partes de estar cometiendo crímenes que sirvan de «argumento» válido para azotarse fuertemente.
 
Hay una importante campaña actual para sacar del juego al presidente sirio de una vez por todas, por lo que seguirán buscando razones (o excusas) para golpearle eventualmente. Ojo que tampoco van a poder realizar acciones militares como la de ayer con tanta ligereza cada vez que se les ocurra, tampoco se puede jugar con la paciencia de otros grupos de poder ubicados en la zona.
 
Para los ciudadanos sirios no militares, esto seguirá siendo una pesadilla interminable, campo de pruebas de armamento pesado y los que pagarán el precio más alto en este conflicto.
 
En la región, sin duda esta será una de las principales piedras en la lápida de las divisiones de Oriente Medio heredados de los acuerdos del siglo pasado, y la nueva configuración será adaptada a los grupos poblacionales que sobrevivan a la tragedia. No debe olvidarse que además de esta terrible guerra, hay otros conflictos activos en la región que merecerán su propio espacio en el reacomodo social de esa zona: Irak, Yemen, Líbano, Israel – Palestina, Irán – Arabia Saudita, Turquía – Kurdistán, principalmente.
 
De esos conflictos citados al menos el palestino – israelí es muy mediático, por lo que es complejo que se le pierda pista y estudios por parte de analistas, algo que quizás por ejemplo, no ocurre con los otros enfrentamientos regionales, tal es el caso funesto del Yemen con miles de muertos y potenciales víctimas por inanición y epidemias.
 
Del mismo modo, no hay una manifestación directa e insistente sobre los riesgos de que escale el conflicto iraní – saudita, contemplando los grupos de influencia que ambos tienen. Mientras que en el caso de los turcos contra los kurdos, los primeros actúan con mucha impunidad y beneplácito de la comunidad internacional, además que juegan con alianzas estratégicas profundamente polémicas, a veces a favor de la coalición siria, rusa e iraní y en otras más cercanos a la OTAN. Personalmente considero que, en la Turquía de Erdogan no se puede confiar, ante tanto cambio de posiciones políticas.
*Vídeo corresponde a Muftí de Damasco en el año 2011.

La balanza de la justicia se inclina contra Assad

Por: Bryan Acuña Obando (Analista Internacional)

El martes 10 de abril, tanto el gobierno de los Estados Unidos como el de Rusia han tenido roces al vetarse mutuamente propuestas de resolución frente al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, con el cual pretendían proponer sus reglas para efectuar una investigación que aclarara la responsabilidad ante el supuesto ataque con armas químicas contra la ciudad siria de Duma que se cobró la vida de al menos 40 personas.

Lo anterior ha escalado el nivel de beligerancia que hay presente acerca de la región y las eventuales respuestas que se puedan estar dando en las próximas horas. De hecho, la movilización del portaviones Harry S. Truman hacia aguas del Mediterráneo,  pronostica que en pocas horas se pueda efectuar algún ataque “quirúrgico” contra posiciones del régimen de Bashar Al Assad, lo cual también debilitaría eventualmente posteriores respuestas contra la zona de Guta Oriental, último bastión de resistencia importante de los grupos anti Assad.

No está previsto; o al menos así lo ven algunos analistas, que esta escalada pueda golpear posiciones rusas, tampoco que pueda haber una respuesta más allá de la protesta diplomática (golpe con guante blanco) por parte del gobierno de Moscú contra las eventuales acciones del gobierno del presidente Trump. Por otro lado, tampoco se espera que la escalada golpee cerca de posiciones del ejército ruso, sino que sean dirigidos específicamente contra las fuerzas del régimen de Damasco.

Otro elemento que podría estar preocupando en estos momentos ante el aumento de tensiones en la región, es un eventual enfrentamiento entre el ejército de Israel y el de la República Islámica de Irán, en las últimas semanas los intercambios verbales se han hecho más fuertes, en especial luego que Teherán acusara a Jerusalem de haber perpetrado un ataque con misiles contra el aeropuerto de Taifur y una base que se estaría construyendo por parte de la Guardia Revolucionaria Islámica (iraní) el pasado 8 de abril, la cual según fuentes estaría destinada a seguir abasteciendo al grupo Hezbolá en el Líbano, además de fortalecer la posición iraní en la zona.

Mientras tanto el gobierno hebreo no descarta ni confirma el ataque, ante el cual el gobierno ruso hizo su correspondiente queja, pero de nuevo ha primado una manifestación poco efusiva por parte de Moscú, lo que haría sospechar una vez más que se ha tratado de un ataque coordinado o al menos avisado al gobierno de Putin, como en otras ocasiones ha ocurrido y ante lo cual los rusos optan por volver a ver hacia otra parte.

Las próximas horas serán determinantes para lo que pueda ocurrir, la OTAN como organización multinacional, señala que no buscan elevar las confrontaciones contra Rusia, pero a pesar de eso, en el caso directo de Siria, no descartan una respuesta militar como forma de “azotar” al gobierno de Al Assad, por sus crímenes contra las poblaciones civiles. Este último aspecto, no termina de convencer a diversos actores y analistas internacionales, por el contrario, ven en esta acción militar una forma de seguir buscando tirar abajo al gobierno, que es protegido por Rusia e Irán como un bastión importante de posicionamiento geopolítico en el Levante Mediterráneo.

La moderación del mensaje que se le quiera enviar al gobierno de Damasco, podría colocar sobre la báscula las posibilidades de una escalada mayor, hay analistas que consideran que lo ocurrido en esta región podría ser el detonante para la próxima guerra mundial, y lo único que se está necesitando es una excusa. Por lo que un paso en falso podría desencadenar una confrontación bélica de características apocalípticas que hace décadas el planeta no ha enfrentado, con el agravante que las armas de destrucción masiva hoy están a la orden del día, sin embargo sería mostrarse muy pesimista, ya que en un ataque controlado, la respuesta de los aliados de Al Assad será desde la vía diplomática y con paños tibios, pero un mal movimiento y los resultados serán nefastos.