Los crímenes de Occidente contra las minorías perseguidas en Oriente Medio

Resultado de imagen para Judith Bergman
Judith Bergman

Texto Original: The West’s Crimes against Persecuted Minorities in the Middle East

El debate en Europa Occidental sobre los derechos de los terroristas del Estado Islámico (ISIS) que regresan a sus países de origen da cuenta de un sentimiento inquietante: al parecer, hay una tremenda preocupación por el bienestar de personas que decidieron dejar sus países natales o adoptivos para jurar lealtad al ISIS, cuyos seguidores han perpetrado algunos de los crímenes más atroces cometidos en este siglo o en cualquier otro.

Ahora que las fuerzas respaldadas por Estados Unidos han tomado el último bastión del ISIS en Siria, Baguz, y que el ISIS ha sido derrotado en Irak y en Siria, parece que los terroristas y sus novias anhelan otra vez Occidente.

Pocas personas parecen preocupadas por que el motivo de este anhelo pueda no ser sólo la comodidad de Occidente, sino un mandato del ISIS. Hace poco, un portavoz del ISIS, Abu al Hasán al Muhayer, «emitió un llamamiento para que todos los operativos de la organización en todas las provincias del ISIS siguieran la senda de la yihad y ampliaran sus actividades contra los ‘países infieles’, en particular los Estados Unidos».

Las autoridades suecas han expresado su preocupación por los miembros del ISIS que vuelven con unas curiosas declaraciones. Las de, por ejemplo, Klas Friberg, jefe del Servicio de Seguridad sueco (Säpo), que en enero describió a esos combatientes del ISIS como «personas destrozadas que se han traumatizado por sus experiencias», y que afirmó que la sociedad sueca tenía que «desempeñar un gran papel en su reintegración». (La integración de los antiguos combatientes del ISIS en Suecia no está yendo muy bien. En un reciente estudio sobre 29 varones retornados, 13 eran sospechosos o han sido condenados por cometer delitos tras su vuelta. Delitos que implicaban maltratos físicos graves, blanqueo de dinero, tráfico de mercancías robadas, extorsión, robo y tráfico de drogas).

También hubo declaraciones cuestionables sobre una novia del ISIS, Shamima Begum, que intentó volver a Gran Bretaña. En una reciente entrevista desde Siria, Begum admitió enseguida que no tenía problemas con las decapitaciones y demás atrocidades perpetradas por el ISIS, porque, «desde el punto de vista islámico, todo eso está permitido». Pues bien, Richard Barret, exdirector de antiterrorista global en los servicios de inteligencia británicos (MI6), dijo que «había que dar una oportunidad» a Begum y permitirle volver a casa, a pesar de su falta de arrepentimiento. Después lamentó que el Gobierno británico, por iniciativa del secretario de Interior, Sayid Yavid, al despojar a Begum de su ciudadanía y no le permitiera regresar, se «desentendiera completamente de su sufrimiento». La diputada británica Diane Abbott afirmó que convertir a Begum en «apátrida» era cruel e inhumano.

El problema es que estos mismos representantes de la casta política no han mostrado una preocupación ni remotamente similar –si es que han mostrado alguna– por las verdaderas víctimas de los terroristas del ISIS, que parecen completamente olvidadas.

Las verdaderas víctimas fueron las numerosas personas a las que los terroristas del ISIS violaron, torturaron, decapitaron, quemaron vivas, crucificaron y fusilar por diversión de manera completamente voluntaria. Pero el horror de estas víctimas –yazidíes, cristianos, drusos y musulmanes de tipo incorrecto– apenas se menciona en los debates públicos sobre la vuelta de los combatientes del ISIS. Es como si nunca hubiesen existido. Sólo se insiste en el derecho de los verdugos a retornar porque resulta que tienen la ciudadanía occidental. Una se pregunta si esa compasión también se habría extendido a, por ejemplo, unos nazis que hubiesen marchado al extranjero para asesinar y, tras ser derrotados, hubiesen pedido volver.

Con esta desconsideración hacia las víctimas del ISIS, Occidente viene cometiendo un doble crimen contra ellas: por no alzar la voz por ellas y rescatarlas cuando estaban siendo martirizadas y por su preocupación sentimental por estos terroristas después de su derrota, que tanto ha costado conseguir.

Hace poco se supo que cincuenta mujeres yazidíes habían sido decapitadas en la ciudad de Baguz. Pero tal descubrimiento no parece haber movido a los líderes occidentales a ayudar a encontrar a los miles de yazidíes que siguen desaparecidos, muchos de ellos niños. Según un informe, el ISIS aún mantiene cautivas a 3.000 mujeres, y es probable que su destino sea la esclavitud sexual por el resto de sus días, salvo que alguien las rescate. Nadia Murad, activista por los derechos humanos y Premio Nobel de la Paz, una de las miles de yazidíes tomadas como prisioneras por el ISIS –y esclavizada hasta que logró escapar–, escribió hace poco:

Mi mayor temor es que el mundo siga sin actuar, y que mi comunidad, la comunidad yazidí, deje de existir.

Por desgracia, el mundo se ha mostrado demasiado pasivo durante casi cinco años, desde agosto de 2014, cuando el genocidio yazidí estaba en su apogeo. Algunos de esos terroristas ya están de vuelta en Occidente, o están de camino. Una adolescente yazidí que había sido vendida como esclava por el ISIS logró escapar a Alemania, donde se horrorizó al descubrir que su antiguo captor, que le había dado palizas y la había violado, también estaba viviendo allí:

«Yo te conozco, dijo. Y sé dónde vives y con quién». Lo sabía todo sobre mi vida en Alemania… Lo último que esperaba era encontrarme con mi captor del ISIS y que supiera todo sobre mí.

Parece que algunos de los grandes medios, al menos en el Reino Unido, se están percatando de que la inacción a la hora de proteger a las minorías perseguidas en Oriente Medio hace quedar terriblemente mal a su Gobierno. El Sunday Timesescribió hace poco:

El Departamento de Interior no ha ofrecido refugio a una digna proporción de cristianos, yazidíes y drusos, según las cifras obtenidas al amparo de la ley sobre la libertad de información por Barnabas Fund, organización que ayuda a los cristianos perseguidos en el extranjero.

La revelación de que al parecer se discrimina a favor de los musulmanes pone en riesgo de bochorno al Gobierno, que ha iniciado una revisión, ordenada por el secretario de Exteriores, Jeremy Hunt, sobre la persecución mundial de los cristianos.

Cuando anunció la revisión, el Boxing Day [26 de diciembre], Hunt dio una cifra estimada de 215 millones de cristianos que sufren persecución en todo el mundo, y dijo que Gran Bretaña no había sido suficientemente generosa.

Eso es decirlo suavemente. Según el Sunday Times, de los 4.850 sirios aceptados por el Departamento de Interior en 2017, 4.572 eran musulmanes suníes; sólo 11 eran cristianos. Según las cifras del segundo trimestre de 2018, de los 1.197 sirios aceptados, 1.047 eran suníes y 10 eran cristianos. No hay mención alguna a los yazidíes, a pesar del genocidio cometido contra ellos en 2014, cuando el ISIS irrumpió en la ciudad iraquí de Sinyar, de mayoría yazidí, y procedió a destruir sus santuarios y a asesinar, secuestrar y violar a los miembros de esa comunidad. Doscientas mil personas huyeron de la ciudad y unas 50.000 se refugiaron en el Monte Sinyar. Hasta la fecha, los refugiados yazidíes siguen viviendo allí, en tiendas de campaña, en una pobreza inimaginable, esperando la ayuda de un mundo que se ha olvidado completamente de ellos.

Por desgracia, la podredumbre es tan profunda en el Departamento de Interior que es dudoso que algo pueda abochornarlo y hacer que actúe. Según The Timesnegó hace poco el asilo a un iraní que se convirtió del islam al cristianismo alegando que el cristianismo no es una religión pacífica:

Los funcionarios de Inmigración escribieron al hombre citándole pasajes violentos de la Biblia para demostrar su argumento. Dijeron que el Libro de las Revelaciones estaba «plagado de imágenes de venganza, destrucción, muerte y violencia». La Iglesia de Inglaterra condenó la «falta de cultura religiosa» que demuestran los funcionarios de Inmigración, después de que el hombre alertara de que se enfrentaba a la persecución en Irán a causa de su fe.

En todo el mundo occidental, las clases políticas y mediáticas ofrecen un espectáculo diario sobre cómo se preocupan por los derechos humanos, mientras dejan en la estacada a las minorías perseguidas, y a numerosas mujeres musulmanas. Como escribió Asra Nomani:

Uno de nuestros grandes desafíos aquí en Estados Unidos es que los progresistas no siempre se ponen del lado de los musulmanes progresistas, porque, en nombre de la libertad religiosa, las libertades civiles y la corrección política, no quieren ofender las decisiones culturales de los musulmanes. Conozco a gente que ha ido a esas sesiones ecuménicas en diferentes mezquitas y ven que las mujeres acaban en el sótano, pero no quieren cuestionar nada porque piensan: «Ah, bueno, así es como lo hacéis».

Hace ya mucho que todos deberían haber denunciado ese postureo como lo que es, mero narcisismo moral, y exigido a los políticos y los medios de referencia, que al parecer nunca se cansan de proclamar su compromiso con los derechos humanos, que empiecen a hacer algo por las incontables víctimas reales que están esperando a que las ayuden.

Fuente: Gatestone Institute.

Judith Bergman es escritora y analista política. Es licenciada en Relaciones Internacionales (The London School of Economics and Political Science) y derecho. 

Yazidíes: una minoría de genocidios

Por Darya Najim / Krekar Mustafa*

En abril de 2007, al-Qaeda secuestró un autobús lleno de yazidíes, cristianos y musulmanes en Mosul. Los cristianos y los musulmanes fueron enviados a casa, mientras que los Yazidíes fueron masacrados en un baño de sangre. Al-Qaeda afirmó haber enviado al infierno a veintitrés «adoradores del demonio».

Esta no fue la primera o la única masacre que los Yazidíes han experimentado. De hecho, se han enfrentado al genocidio más de 70 veces, principalmente durante el reinado del Imperio Otomano. Este agosto marca el cuarto aniversario del 74 ° genocidio contra los Yazidíes. El incidente dejó a una de las minorías más pequeñas y vulnerables de Iraq, dentro de las fronteras del KRG, a manos de la organización terrorista más bárbara del Asia occidental moderna. El Estado Islámico no solo mató a miles de personas en Sinjar, sino que también secuestró y esclavizó a más de tres mil mujeres yazidíes.

Este genocidio cometido por IS fue posiblemente el más bárbaro del siglo XXI hasta el momento, y la región donde los Yazidíes se encuentran históricamente ha sufrido más daños que cualquier otra región controlada por IS. La comunidad Yazidí ha perdido la esperanza y la confianza en Iraq, lo que ha provocado un éxodo a Europa en busca de seguridad y reconocimiento. Mientras que Alemania absorbió la mayor cantidad de Yazidíes, también reforzó sus fronteras, lo que hace que sea extremadamente difícil para algunos irse y para que otros se unan con sus propias familias. Las ciudades pobladas de Yazidí en Iraq ahora están en ruinas y carecen de servicios básicos, lo que hace casi imposible el reinicio de quienes están todavía en Irak.

Todos y cada uno de los genocidios sufridos por los Yazidíes han tenido un denominador común: el islamismo. En 2014, IS controlaba un tercio de Iraq, que contenía varios grupos étnicos y religiosos. Solo los yazidíes fueron masacrados solo por su fe, sus mujeres esclavizadas, vendidas y forzadas a convertirse al Islam. Es el islamismo, sin importar en qué forma o forma, que justifique el genocidio de los miembros de las religiones no abrahámicas y la esclavitud de sus mujeres. El islamismo se ha convertido en un actor importante en la formación de diferentes actores estatales y no estatales en Iraq, especialmente en el sur. Los Yazidíes, cuya religión no es abrahámica, han pagado el precio más alto. Durante varias veces que los Yazidíes se agotaron, han perdido la confianza tanto en el gobierno regional iraquí como en el Kurdistán. Ellos saben que están solos. La comunidad Yazidí,

Durante el auge económico en el KRG después de la invasión estadounidense de Iraq, los Yazidíes fueron los esclavos de la posguerra del KRG. Fueron mal pagados y humillados, trabajando en los empleos que la comunidad kihad no Yazidí de repente no estaba dispuesta a asumir. Aunque la comunidad kurda ha dejado sin resolver la cuestión de los Yazidíes, los Yazidíes fueron los otros ignorados en el KRG. Después de que IS atacó a Sinjar, la actitud dentro de la comunidad kurda hacia los Yazidíes pasó del racismo internalizado a un tono menos hostil. Aunque el tratamiento de los Yazidíes todavía tiene su propio ambiente y no es muy agradable, ahora hay más simpatía hacia ellos que antes. Todavía no se trata como iguales al resto de la población en el Kurdistán iraquí,

Las tradiciones religiosas Yazidí y la percepción que el resto de la población kurda tiene de la religión han llevado a la segregación entre los dos grupos. Para proteger sus tradiciones, los Yazidíes se han guardado para sí mismos. Esto probablemente aumentará después de los eventos de agosto de 2014, ya que, una vez más, los Yazidíes se sienten abandonados. Si la comunidad Yazidí quiere integrarse de nuevo en la sociedad kurda como consecuencia de la intolerancia, los prejuicios y la traición que enfrentaron es una cuestión que la comunidad debe decidir por sí misma. En cuanto a la relación entre los Yazidíes y el resto de la población árabe en Iraq, uno puede calcular lógicamente lo que podría suceder. La división religiosa y sectaria ha creado una relación hostil y desconfiada entre ellos.

Después de agosto de 2014, cuando se sacrificó Yazidíes hasta que hubo lagos de sangre en Sinjar y Yazidí, se vendieron mujeres entre los miembros de IS, la comunidad internacional centró su atención en sus sufrimientos. Hubo algunos activistas Yazidí, como Nadia Murad, cuyo sufrimiento fue honrado y cuya valentía saludó, pero que permaneció solo como una cara de las miles de mujeres que eran esclavas sexuales. La comunidad internacional simpatizó con ella, le dio plataformas para hablar y llorar. Sin embargo, al otro lado del mundo, más de tres mil mujeres siguen siendo violadas y torturadas por miembros de IS. La comunidad internacional no ha hecho nada para rescatar a estas niñas y mujeres. Los que lograron escapar están en condiciones horribles y se hace muy poco para ayudarlos a lidiar con los traumas que enfrentan.

Cuando toda la esperanza desapareció y ninguna otra fuerza armada ayudó a la comunidad Yazidí como IS cometió atrocidades en Sinjar, el PKK se apresuró a ayudar. Permanecieron allí hasta esta primavera, cuando las amenazas turcas contra Sinjar hicieron que su presencia fuera un peligro para la gente. El PKK y todos en Sinjar querían ver menos enfrentamientos y bajas. Las preguntas sobre qué hacer con los desafíos a los que se enfrenta Yazidíes -su seguridad garantizada y tratamiento en igualdad de condiciones con el resto de las personas en el KRG- todavía son borrosas. De hecho, casi nunca se aborda, especialmente por el gobierno kurdo. Los yazidíes todavía se sienten desprotegidos, y muchos de ellos quieren abandonar el país. El PKK ha propuesto la autonomía democrática, en un proyecto similar a Rojava. Hay una pregunta sobre hasta qué punto esto funcionaría, especialmente teniendo en cuenta que Iraq sigue siendo una zona de guerra,

Los Yazidíes se han enfrentado al genocidio y al trauma además del trauma… Cuántas veces más deben enfrentar masacres antes de acudir a ellos y decir: «Sí, de hecho están en peligro. Es nuestra responsabilidad proporcionarle seguridad y reconocer su sufrimiento «?

Fuente: The Region

Traducción: CCEIIMO | Centro Costarricense de Estudios Interdisciplinarios sobre Israel y Medio Oriente.

*Darya Najim es una candidata a la Maestría en el Centro de Estudios del Medio Oriente en la Universidad de Lund, Suecia. Actualmente está escribiendo su tesis sobre el movimiento de mujeres en Rojava, norte de Siria.

*Krekar Mustafa completó su maestría en el departamento de Ciencias Políticas de la Universidad Libre de Berlín. Su tesis fue sobre el fracaso del estado en el caso de Irak.

En el aniversario del genocidio de Yazidi en Shingal: Contrarrestar el genocidio con la organización de mujeres

Resultado de imagen para Meral Cicek

Por Meral Cicek*

Hace casi exactamente un mes, nos sentamos en Camp Serdesht en el Monte Shingal con Neam Ilyas, que ha vivido en una tienda con su esposo y sus hijos allí durante 4 años. Cuando el Estado Islámico (IS, DAESH) invadió Shingal, matando y secuestrando a miles de personas y obligando a cientos de miles a huir, Neam fue solo madre y ama de casa. Hoy, también es miembro de la junta del Movimiento de Libertad de Mujeres de idzidxan (TAJÊ).

Esto significa que está organizada, al igual que Leyla. Ambas mujeres usan el típico pañuelo de color lila claro de las mujeres yazidi. Otra activista muy motivada les estaba contando sobre un proyecto para una producción local de yogur que crearía oportunidades de trabajo para las mujeres. Neam y Leyla, ambas de alrededor de 40 años, estaban molestando a su camarada, contrarrestando sus argumentos de forma incomprensible. La activista estaba haciendo todo lo posible para convencerlos y motivarlos. Cuando sus argumentos se agotaron, Leyla preguntó con un sonido extraño, «¿Por qué te enojas?» Todas las mujeres allí comenzaron a llorar.

En ese momento, me pregunté cómo era posible que estas mujeres, que habían sufrido tanto sufrimiento y dolor injusto, estuvieran tan llenas de vida. Pero tal vez, solo alguien que haya experimentado el dolor más profundo pueda llorar con todas las almas.

El genocidio de IS en Shingal fue feminicidio

Hasta 5.000 Yazidíes fueron ejecutados en el curso del genocidio de IS en Shingal, la mayoría de ellos hombres. Las fosas comunes muestran que IS también mató a docenas de ancianas, a quienes no venderían como esclavas sexuales. Pero durante su campaña en Shingal, IS optó por capturar a mujeres y niñas yazidíes con vida. Se llevó a cabo una guerra especial y sistemática contra las mujeres en general y las mujeres Yazidíes en particular, una guerra que no se trataba de matar mujeres físicamente, sino más bien de esclavizarlas y deshumanizarlas. Esta es una forma profunda y progresiva de genocidio, que tiene como objetivo destruir la identidad, la integridad y la integridad de los miembros del grupo, en este caso, las mujeres Yazidíes. Secuestrar a las mujeres yazidíes como botín de guerra, esclavización, violación sistemática y conversión forzada no solo eran parte de una guerra sistemática contra las mujeres, sino que constituían femicidios.

La Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (CPPCG) adoptada por la Asamblea General de la ONU en 1948 define el genocidio como «actos cometidos con la intención de destruir, en todo o en parte, un grupo nacional, étnico, racial o religioso». «Un problema importante de su comprensión del genocidio es que la Convención es ciega al género. El feminicidio no juega un papel subordinado en el genocidio; por el contrario, en muchos casos, el feminicidio constituye el mecanismo principal del genocidio. Este ha sido particularmente el caso en Shingal.

Destruyendo la identidad Yazidí a través de las mujeres

En la sociedad y cultura yazidí, las mujeres desempeñan un papel decisivo en la preservación de las formas de vida, las creencias, los valores, el lenguaje y la identidad tradicionales (no estoy hablando aquí de normas y estructuras patriarcales que a menudo se reproducen en nombre de la religión o la cultura). Por lo tanto, para destruir su comunidad y cultura, la identidad colectiva debe disolverse en la persona de la mujer, especialmente en las mujeres jóvenes, que representan el elemento más importante del futuro de la sociedad. Al secuestrar y desplazar a niñas y mujeres jóvenes de Shingal, apartándolas de su propia comunidad y su tierra natal, forzándolas a convertirse al Islam, impidiéndoles practicar las tradiciones Yazidíes, y violándolas y esclavizándolas, se dirige (y todavía tiene como objetivo) destruir la identidad y la integridad de las mujeres Yazidíes y, al hacerlo, de toda la comunidad Yazidí. El «Ferman» (kurdo: orden, que solía significar genocidio) en la historia de los yazidíes apunta no solo a matarlos físicamente, sino a quitarles su futuro. A través de la destrucción sistemática de los cuerpos y las almas de las niñas y mujeres yazidíes, la existencia cultural, social y física de toda la comunidad estaba (y todavía está) bajo amenaza.

Prevenir el genocidio a través de la auto organización

¿Cómo pueden las mujeres contrarrestar y luchar contra tal amenaza? Los procesamientos penales internacionales y el castigo de los culpables es una táctica. Pero será suficiente? ¿Podemos estar seguros de que ese genocidio nunca volverá a ocurrir procesando a todos los culpables? ¿Sería posible castigar a todas las personas que participaron en este genocidio? ¿Y esto traería justicia? ¿Justicia real?

Para los kurdos en general y, en particular, yazidíes, las principales formas de hacer frente a la 74ª Ferman y para evitar nuevos genocidios eran la auto organización, la auto administración y la autodefensa. Esto se aplica en particular a las mujeres Yazidíes de Shingal. Por supuesto, las mujeres Yazidíes de Shingal son víctimas, pero no bajan la cabeza. Confían en sí mismas, entendiendo que solo a través de la organización colectiva pueden convertirse en sujetos y dueños de su voluntad, tanto dentro como fuera de sus comunidades. Ellas entienden que el empoderamiento colectivo, la organización y la auto conciencia son las respuestas más fuertes que pueden dar a una historia de genocidio. Se vengan de IS y de todas las fuerzas locales, regionales e internacionales que no impidieron el genocidio fortaleciendo su autodeterminación y, al hacerlo, minimizaron la dependencia del pueblo Yazidí.

El cambio social ya ha comenzado

Aunque solo han pasado cuatro años desde el genocidio, se puede ver una diferencia notable en la posición de las mujeres en Shingal. No solo están tomando las armas en las filas de las Unidades de Mujeres Shingal (YJÅž), sino que también se están organizando bajo el paraguas de TAJÊ. Están organizadas en consejos de mujeres y representadas en los consejos populares y el partido político PADÊ, tomando sus propias decisiones autónomas y participando activamente en los procesos generales de toma de decisiones. Y se vuelven cada vez más visibles en la vida cotidiana, como productoras y sujetos. Por ejemplo, TAJÊ abrió 2 panaderías en Shingal, tanto atendidas como administradas por mujeres que fabrican y venden pan. No se verá algo así en ninguna otra parte del sur de Kurdistán o Irak, ya que típicamente, solo los hombres trabajan en panaderías. El Movimiento de Mujeres Yazidíes posee una tienda en Xanesor, donde las mujeres trabajan detrás del mostrador. A primera vista, esto parece ser muy típico, pero antes del genocidio, no se podía ver a una sola mujer sentada detrás del mostrador.

Pensar que este cambio social en la comunidad Yazidí de Shingal podría ser el resultado del genocidio en sí no sería solo cínico, sino también basura total. El cambio en curso es el resultado de la idea de que solo podemos aliviar nuestro dolor organizándonos. No es el resultado de un genocidio, sino una forma de prevenir nuevos genocidios.

Hipocresía de Occidente

Hoy, mujeres en Kurdistán y en todo el mundo tomarán las calles, conmemorando a las víctimas del genocidio, recordando el destino de las más de tres mil mujeres y niños que aún están cautivos, y exigiendo que el 3 de agosto sea declarado Día Internacional de Acción contra el Femicidio. La mayoría de las protestas se llevarán a cabo en Alemania, el país de Europa occidental con la mayor población de Yazidí. Alemania también fue uno de los primeros Estados en «aceptar» a las niñas y mujeres Yazidíes para la rehabilitación y el refugio. Otros Estados siguieron, actuando como si estuvieran haciendo un gran servicio humanitario. Pero involuntariamente o no, están contribuyendo al genocidio cultural al separar a las mujeres y niñas de sus familias, su comunidad, y su patria, en lugar de apoyar proyectos locales de empoderamiento y ejercer presión política sobre las autoridades pertinentes para garantizar una vida segura y gratuita para los yazidíes en Shingal. Aunque hace 4 años y después todo el mundo hablaba del destino de las mujeres Yazidíes, casi no se han realizado proyectos en apoyo de las mujeres en Shingal. Miles de personas aún viven en tiendas de campaña en el valle, donde hace mucho calor en verano y se congela en invierno.

Las mujeres como Neam y Leyla no dependen del apoyo extranjero. Ellas creen en su propia fuerza. TAJÊ acaba de comenzar a construir un patio de juegos para niños. Aunque todavía no está terminado, ya se ha convertido en un lugar de encuentro para mujeres con niños. Cerca del patio de recreo, habrá un lugar para que las mujeres no solo se reúnan, sino que asistan a seminarios, hagan artesanías y participen en otras actividades. TAJÊ sabe la importancia de sentar las bases para que las mujeres sean una parte activa e igual de todas las esferas de la vida social, política, cultural, económica y religiosa. ¿Cómo, de lo contrario, podría ser posible una confrontación real y fuerte del genocidio en todas sus dimensiones?

*Meral Cicek comenzó su activismo político y de liberación de las mujeres a fines de los años noventa. Estudió Ciencias Políticas, Sociología e Historia en la Universidad de Goethe en Frankfurt y trabajó para el diario kurdo Yeni Ozgur Politika entre 2004 y 2013. En 2014 fue co-fundadora de la Oficina de Relaciones de Mujeres Kurdas (REPAK) en KRG, de la cual ella todavía es presidenta.

Fuente: The Region

Traducción de CCEIIMO| Centro Costarricense de Estudios Interdisciplinarios sobre Israel y Medio Oriente.