Turquía: el canario en la mina de la economía euroasiática

Bryan Acuña Obando

La situación política y económica de la República de Turquía hace temblar a los principales mercados del mundo, principalmente a las denominadas economías emergentes. La inflación del país ya alcanza la escandalosa cifra del 15%, una política fiscal expansionista disparando el gasto público, una depreciación de la moneda del 40% frente al dólar (moneda de reserva).

A esto se suma además una crisis política por la reelección del presidente Erdogan, quien además generó un cambio político en el país para migrarlo a un sistema presidencialista (casi “Sultanezco”) con acusaciones de nepotismo al instalar a su yerno como ministro de finanzas, sumado a diferencias con el gobierno de los Estados Unidos por una guerra arancelaria y además una política después de la detención de un predicador cristiano estadounidense Andrew Brunson que quieren canjear por el opositor al régimen erdoganista, el también predicador (musulmán) Fethullah Gülen.

Pero en materia económica para Turquía, los problemas comenzaron con la expansión cultural y económica, en un intento de forjar una nueva posición geopolítica y una política exterior imperialista que chocó contra la falta de recursos energéticos internos y una burbuja crediticia que terminó alentando la especulación como lo deja entrever un artículo publicado el 20 de agosto Asia News.

El efecto directo de la caída de la lira turca ha impactado en economías emergentes y ha empujado hacia la baja los precios de otras monedas, tales han sido los casos del peso argentino, la rupia india, el rand sudafricano y hasta el real brasileño. De igual forma los impactos han llegado hasta mercados un tanto más fuertes como ha sido el caso del yuan chino y en los mercados indonesios donde han tenido en los últimos días que aumentar las tasas de interés para aplacar la especulación.

Pese a que países como Rusia, Irán, Siria y Qatar – conformados como una especie de nuevo eje euroasiático de relaciones funcionales – han intentado salvar a su “aliado” turco, a través de la inyección de capital o de compra de reservas en liras, el gobierno de Ankara tiene un escandaloso déficit complejo de cubrir. Considerando que poseen una deuda de más de $450 mil millones, contemplando que la mayoría es a corto plazo y que están a punto de vencer otros $180 mil millones. Según el mismo informe del rotativo asiático mencionado previamente, los turcos deben cubrir en cuestión de un año una deuda de $230 mil millones producto de la factura de gas y petróleo, y cuentan solamente con una reserva de $40 mil millones. A esto se le suma un profundo analfabetismo económico del presidente Erdogan que en vez de buscar salidas, empuja aún más al país hacia una hiperinflación que, como ya fue mencionado, espanta a propios y extraños en la región.

La Unión Europea, conociendo la cantidad de capital que los bancos turcos adeudan con ellos y que representa uno de los principales mercados de manufacturas, temen que una escalada en el descalabro financiero turco les pueda generar una desaceleración económica y comercial. A lo anterior se suma que se prevé un eventual contagio indirecto (o quizás muy directo) en su sistema bancario, debido al involucramiento de bancos italianos con homólogos turcos en condición de vulnerabilidad.

Pero sin duda un efecto que se obvia cuando se habla de la crisis turca, es lo que a nivel estratégico esto pueda ocasionar. Con una Turquía cada vez más vulnerable, se debe tener en consideración primero que este país es la “barrera natural” que ayuda a evitar que las crisis de Oriente Próximo lleguen a Europa a través de Grecia o Bulgaria. También por otra parte, la presencia importante de este país muy cerca de las regiones del Cáucaso; región rica en recursos estratégicos, donde la región turca es una ruta de salida fundamental para algunos de estos, tal es el caso del gas natural proveniente de Azerbaiyán.

Y por último en cuanto a este repaso estratégico, el gobierno del presidente Erdogan se aleja cada vez más de algunos gobiernos occidentales para optar por alianzas emergentes (el eje funcional mencionado anteriormente y China), aunque este temor se ve minimizado contemplando su presencia necesaria en la OTAN y la dependencia que todavía tiene Turquía de los mercados occidentales.

Los alcances de la crisis turca seguirán siendo un elemento de estudio en los próximos días. La resaca que cause su deterioro se verá de manifiesto casi de inmediato en los mercados emergentes y cercanos de la zona, y las soluciones seguirán apareciendo como una necesidad sustancial de evitar que sea este el detonante de una hecatombe mayor.

Fuente: Aurora (Israel)

*Bryan Acuña Obando es Analista Internacional, profesor universitario y co-fundador del Centro Costarricense de Estudios Interdisciplinarios sobre Israel y Medio Oriente (CCEIIMO)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *