Turquía: el canario en la mina de la economía euroasiática

Bryan Acuña Obando

La situación política y económica de la República de Turquía hace temblar a los principales mercados del mundo, principalmente a las denominadas economías emergentes. La inflación del país ya alcanza la escandalosa cifra del 15%, una política fiscal expansionista disparando el gasto público, una depreciación de la moneda del 40% frente al dólar (moneda de reserva).

A esto se suma además una crisis política por la reelección del presidente Erdogan, quien además generó un cambio político en el país para migrarlo a un sistema presidencialista (casi “Sultanezco”) con acusaciones de nepotismo al instalar a su yerno como ministro de finanzas, sumado a diferencias con el gobierno de los Estados Unidos por una guerra arancelaria y además una política después de la detención de un predicador cristiano estadounidense Andrew Brunson que quieren canjear por el opositor al régimen erdoganista, el también predicador (musulmán) Fethullah Gülen.

Pero en materia económica para Turquía, los problemas comenzaron con la expansión cultural y económica, en un intento de forjar una nueva posición geopolítica y una política exterior imperialista que chocó contra la falta de recursos energéticos internos y una burbuja crediticia que terminó alentando la especulación como lo deja entrever un artículo publicado el 20 de agosto Asia News.

El efecto directo de la caída de la lira turca ha impactado en economías emergentes y ha empujado hacia la baja los precios de otras monedas, tales han sido los casos del peso argentino, la rupia india, el rand sudafricano y hasta el real brasileño. De igual forma los impactos han llegado hasta mercados un tanto más fuertes como ha sido el caso del yuan chino y en los mercados indonesios donde han tenido en los últimos días que aumentar las tasas de interés para aplacar la especulación.

Pese a que países como Rusia, Irán, Siria y Qatar – conformados como una especie de nuevo eje euroasiático de relaciones funcionales – han intentado salvar a su “aliado” turco, a través de la inyección de capital o de compra de reservas en liras, el gobierno de Ankara tiene un escandaloso déficit complejo de cubrir. Considerando que poseen una deuda de más de $450 mil millones, contemplando que la mayoría es a corto plazo y que están a punto de vencer otros $180 mil millones. Según el mismo informe del rotativo asiático mencionado previamente, los turcos deben cubrir en cuestión de un año una deuda de $230 mil millones producto de la factura de gas y petróleo, y cuentan solamente con una reserva de $40 mil millones. A esto se le suma un profundo analfabetismo económico del presidente Erdogan que en vez de buscar salidas, empuja aún más al país hacia una hiperinflación que, como ya fue mencionado, espanta a propios y extraños en la región.

La Unión Europea, conociendo la cantidad de capital que los bancos turcos adeudan con ellos y que representa uno de los principales mercados de manufacturas, temen que una escalada en el descalabro financiero turco les pueda generar una desaceleración económica y comercial. A lo anterior se suma que se prevé un eventual contagio indirecto (o quizás muy directo) en su sistema bancario, debido al involucramiento de bancos italianos con homólogos turcos en condición de vulnerabilidad.

Pero sin duda un efecto que se obvia cuando se habla de la crisis turca, es lo que a nivel estratégico esto pueda ocasionar. Con una Turquía cada vez más vulnerable, se debe tener en consideración primero que este país es la “barrera natural” que ayuda a evitar que las crisis de Oriente Próximo lleguen a Europa a través de Grecia o Bulgaria. También por otra parte, la presencia importante de este país muy cerca de las regiones del Cáucaso; región rica en recursos estratégicos, donde la región turca es una ruta de salida fundamental para algunos de estos, tal es el caso del gas natural proveniente de Azerbaiyán.

Y por último en cuanto a este repaso estratégico, el gobierno del presidente Erdogan se aleja cada vez más de algunos gobiernos occidentales para optar por alianzas emergentes (el eje funcional mencionado anteriormente y China), aunque este temor se ve minimizado contemplando su presencia necesaria en la OTAN y la dependencia que todavía tiene Turquía de los mercados occidentales.

Los alcances de la crisis turca seguirán siendo un elemento de estudio en los próximos días. La resaca que cause su deterioro se verá de manifiesto casi de inmediato en los mercados emergentes y cercanos de la zona, y las soluciones seguirán apareciendo como una necesidad sustancial de evitar que sea este el detonante de una hecatombe mayor.

Fuente: Aurora (Israel)

*Bryan Acuña Obando es Analista Internacional, profesor universitario y co-fundador del Centro Costarricense de Estudios Interdisciplinarios sobre Israel y Medio Oriente (CCEIIMO)

Sobre la ley del Estado-Nación de Israel

El 19 de julio, el parlamento de Israel, el Knesset, votó como ley el proyecto de ley del estado-nación. Como Israel nunca ha tenido una constitución, el proyecto de ley se convirtió en la última versión de las Leyes Básicas del país, en forma de Ley Básica: Israel como Estado-nación del pueblo judío . Para muchos, esto parecía decir lo obvio. ¿No se había creado Israel en primer lugar para ese mismo propósito? La única pregunta era: “¿Por qué se necesitaron 70 años para convertir lo obvio en ley?” Bueno, quizás no sea la única pregunta. El siguiente fue “¿Por qué 55 miembros de la Knésset votaron en contra, con dos abstenciones, con una estrecha mayoría de 62 a favor?”

Una vez que se corrió la voz en el mundo exterior  que el parlamento israelí se había atrevido a promulgar tal definición de su estado, para muchos era como si el fin del mundo hubiera tenido lugar. Como si nunca hubieran sabido eso, desde el tiempo de la Biblia, la tierra ahora llamada Israel era el hogar de los judíos.

Casi todos salieron a condenar el proyecto de ley como racista, discriminatorio, antidemocrático y contrario a los principios judíos de igualitarismo con los ciudadanos no judíos. NBC News publicó un titular que decía : “La ley del Estado-nación de Israel provoca críticas en todo el mundo, incluidos los grupos judíos de EE. UU.”. El mismo día en que se aprobó el proyecto de ley, la Alta Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, afirmó que:

  • “Hemos sido muy claros en lo que respecta a la solución de dos estados, creemos que es el único camino a seguir y cualquier paso que complicaría o evitaría que esta solución se convierta en realidad debería evitarse”.

Ella no dijo por qué Israel era un estado judío con los mismos derechos para los no judíos que interferiría con una futura solución de dos estados. El rechazo a tal solución siempre ha venido del lado árabe y palestino, nunca del lado judío dominante. En cambio, Mogherini planeó una reunión para el 4 de septiembre con los legisladores árabes israelíes, que son otro grupo que se opone vociferantemente a la nueva ley. Ella no parece haber invitado a ningún legislador judío a una reunión equivalente.

La Unión Europea, una conglomeración supranacional que ha hecho mucho bien en el avance de los derechos de las naciones-estados individuales que surgieron después de la caída de la Unión Soviética como un medio para preservar la paz en el continente europeo, ha tomado durante muchos años una posición anti-Israel que solo sirve para alentar a los palestinos que lanzan guerras y ataques terroristas precisamente para evitar una solución de dos estados, al tiempo que exige el derecho de abolir a Israel y crear un estado palestino exclusivo “desde el río (Jordan) hasta el  mar (Mediterráneo)  “, un llamado a la limpieza étnica masiva o genocidio.

La oposición a la ley estatal nacional también fue expresada enérgicamente por árabes israelíes , drusos israelíes y muchos judíos israelíes y estadounidenses , incluidas las Federaciones judías de América del Norte y la Confraternidad internacional de cristianos y judíos, en claro desafío al derecho de Israel a existir. como estado judío, aunque, por ejemplo, el Reino Unido existe oficialmente como estado anglicano, sin maltratar, al menos oficialmente, a ninguna de sus minorías.

En Israel, artistas, autores y supuestos intelectuales pidieron la cancelación de la ley . A veces, el lenguaje utilizado para describir la ley pasó los límites de la decencia común. El socialista judío británico David Rosenberg , un aliado cercano de Jeremy Corbyn, habló en términos viles sobre tres parlamentarios judíos del Partido Laborista del Reino Unido antes de difamar la nueva ley de Israel:

“Si Margaret Hodge y sus hermanas en la lucha, Ruth Smeeth y Juliana Berger, no fueran oportunistas cobardes y selectivas antirracistas y defensoras de los derechos humanos, podrían haber estado hablando más, o incluso en absoluto, sobre el repugnante y abiertamente racista proyecto de ley del estado que el gobierno israelí acaba de aprobar … ”

Un miembro árabe israelí de la Knéset, Zouheir Bahloul, renunció , prediciendo que otros MK árabes harían lo mismo. Afirmó falsamente que la ley discriminaba a las minorías no judías. El 4 de agosto, muchos israelíes, organizados por líderes drusos, se reunieron en la Plaza Rabin en Tel Aviv para protestar contra la ley. Más tarde se supo, sin embargo, que la manifestación fue pagada y dirigida por el grupo de izquierda Anu, beneficiario del Nuevo Fondo Israel (New Fund Israel). 

De acuerdo con Breitbart Jerusalem:

  • Daniel Sokatch, CEO del New Israel Fund, emitió una declaración que califica la legislación de “tribalismo en su peor momento”, una “bofetada a los ciudadanos árabes palestinos de Israel” y un “peligro para el futuro de Israel”.

En otras palabras, los antisionistas intentaron militarizar la nueva ley para promover sus agendas existentes.

Por el contrario, en Arabia Saudita y las Maldivas , solo a los musulmanes se les permite ser ciudadanos. En ambos países, la práctica abierta de cualquier religión que no sea el Islam está prohibida, incluso el cristianismo y el judaísmo, que supuestamente son aceptados por el Islam. En Israel, los miembros de todas las religiones y grupos étnicos son ciudadanos plenos.

Probablemente no sea una sorpresa que muchos líderes árabes y europeos utilizaran la aprobación de la ley como excusa para promover su agenda antisionista, pero la oposición de la comunidad drusa de Israel, siempre la más leal al estado, con un largo y admirable rol en las fuerzas armadas israelíes, así como la ira de tantos judíos tanto en Israel como en el extranjero, fue una especie de shock.

Sin embargo, no hay duda de que esta simple ley no cambia nada para nadie.

El 8 de agosto, durante un debate especial de la Knesset sobre la ley, los activistas del partido Unión Sionista , liderados por una ex canciller israelí, Tzipi Livni, atacaron al gobierno, convocaron a nuevas elecciones y “dijeron que la oposición aprobaría la Declaración de Independencia como una ley básica en lugar de la ley del estado-nación “. Cualesquiera que sean los problemas en el exterior, hay pocas dudas  que la decisión de hacer de la identidad judía una parte central de la ley israelí ha intensificado las divisiones políticas en un momento en que la unidad de propósito es esencial para un país que todavía enfrenta amenazas existenciales en varios frentes.

Los lectores deben consultar el texto completo de la ley para llegar a sus propias conclusiones. Sin embargo, puede ser útil considerar una o dos cláusulas clave como punto de partida para nuestra comprensión de la misma. En realidad, las únicas cláusulas contenciosas son las del artículo 1:

  1. La tierra de Israel es la patria histórica del pueblo judío, en la que se estableció el Estado de Israel.
  2. El Estado de Israel es el hogar nacional del pueblo judío, en el que cumple su derecho natural, cultural, religioso e histórico a la autodeterminación.
  3. El derecho a ejercer la autodeterminación nacional en el Estado de Israel es exclusivo del pueblo judío.

Seguramente ya sabíamos todo esto. La aprobación de la ley se hizo simplemente para dar una base legal firme para la creación de Israel en 1948 siguiendo el Mandato de la Liga de las Naciones para Palestina . Su preámbulo establece claramente que:

  • Considerando que los Principales Poderes Aliados también han acordado que el Mandatario debería ser responsable de poner en vigencia la declaración hecha originalmente el 2 de noviembre de 1917 por el Gobierno de Su Majestad Británica, y adoptada por dichas Potencias, a favor del establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío , entendiéndose claramente que no se debe hacer nada que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina, o los derechos y el estatus político de los judíos en cualquier otro país. [Énfasis del autor.]

En cuanto a “los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina”, la Declaración de Independencia de Israel (14 de mayo de 1948) no establece claramente que el Estado de Israel “garantizará la completa igualdad de los derechos sociales y políticos a todos sus miembros”que son  habitantes independientemente de su religión, raza o sexo; garantizará la libertad de religión, conciencia, idioma, educación y cultura; salvaguardará los Santos Lugares de todas las religiones “, y ¿No ha hecho Israel exactamente eso, con los drusos, los musulmanes, los cristianos , Bahá’ís y otras minorías?. Pueden dar fe

¿Por qué, entonces, tantos en todo el mundo afirman que reforzar el hecho que Israel es un estado judío dañará las vidas de sus habitantes no judíos? En Irán, por ejemplo, la gran minoría bahá’í sufre una persecución masiva , que incluye encarcelamiento, ejecución y mucho más, [1] mientras que en Israel tienen su cuerpo gobernante internacional y sus santuarios más sagrados, y traen peregrinos de todo el mundo. mundo.

Las acusaciones formuladas contra la nueva ley a menudo incluyen falsedades absolutas. Daniel Pomerantz de Honest Reporting ha identificado una serie de “mitos” sobre la ley publicados por el New York Times , que llamaremos “diplomáticamente” , incluyendo que “Israel es un país donde los judíos disfrutan de derechos que otros no tienen” y ” un estado en el cual el judaísmo que es la única expresión nacional permisible por ley rechazará, por definición, a cualquier miembro minoritario que desee ser parte de él “. Por supuesto, el judaísmo no es “la única expresión nacional permitida por la ley” y más que en Inglaterra es la religión anglicana. Además, dígaselo a cualquiera de las minorías religiosas y étnicas que viven sin ser molestados en Israel, que sirven en el parlamento, en el sistema judicial,

Esas falsas acusaciones contra Israel, sin embargo, llaman la atención sobre otra cosa que ha sido gravemente descuidada en este debate: Israel está siendo condenado erróneamente por algo por lo que ningún estado musulmán ha sido condenado: identificar su nacionalidad con su religión, y en el caso de esos estados musulmanes, esto se hace frecuentemente de una manera que excluye o restringe los derechos, o incluso la propia existencia, de las minorías.

Actualmente hay cuatro países que oficialmente se identifican como Repúblicas Islámicas: Irán , Pakistán , Mauritania y Afganistán . Hubo otros cuatro, algunos muy efímeros, en el pasado: las Comoras (1978-2000), el este de Turkestán (1933), Gambia (2015-2017) y la República chechena de Ichkeria (1996-2000). . Las cuatro repúblicas islámicas actuales son lugares peligrosos para que vivan los no musulmanes, con leyes contra la apostasía, contra la blasfemia (libertad de expresión) y, en el caso de Mauritania , con la esclavitud prevaleciente., todo lo cual contradice las normas internacionales de derechos humanos. En esas repúblicas, así como en las monarquías con el Islam como religión oficial (como Arabia Saudita), la persecución de musulmanes heréticos, cristianos y bahá’ís y otros, es, en contraste directo con Israel, un lugar común. El uso de la ley shari’a para hacer cumplir los abusos de los derechos humanos prohibidos por la Declaración Universal de los Derechos Humanos, afecta fuertemente la vida de las mujeres, los librepensadores, los secularistas y todos los no musulmanes. Cuando se aplican castigos capitales por delitos no penales, como la herejía, la blasfemia y la ” hechicería “, o los azotes y la lapidación hasta la muerte por infracciones morales, como presuntas relaciones sexuales fuera del matrimonio, incluso habiendo sido violada , existe un gran desequilibrio entre las democracias occidentales y muchos estados musulmanes. [2]

En Arabia Saudita y las Maldivas , solo a los musulmanes se les permite ser ciudadanos. En ambos, la práctica abierta de cualquier otra religión, incluso aquellas (cristianismo y judaísmo) que son aceptadas por el Islam, están prohibidas . En Israel, los miembros de todas las demás religiones y grupos étnicos son ciudadanos plenos, que pueden votar, servir como legisladores y jueces, y más, adorar en lugares santos protegidos.

Es importante agregar que pocos estados musulmanes son democracias en el sentido completo. Varias son monarquías directas o emiratos: Marruecos, Jordania, Brunei, Arabia Saudita, Kuwait (un emirato donde hay un parlamento elegido, pero los partidos políticos son ilegales), Qatar, Omán y los Emiratos Árabes Unidos son 7 emiratos. En el período moderno, otros han sido o siguen siendo dictaduras: Siria, Irán (una teocracia, anteriormente una monarquía), Irak, Libia y Pakistán bajo Zia-ul Haq. Es justo afirmar que las tres naciones de mayoría musulmana más pobladas (Indonesia, Pakistán y Bangladesh) son todas democracias , aunque a menudo amenazadas por golpes de estado o una creciente islamización. Líbano, que era una democracia decente, ahora está controlado por Hezbolá. Turquía, la primera democracia secular musulmana,quien recientemente adquirió poderes masivos.

Además, el Islam es la religión oficial de muchos estados: Bangladesh, Arabia Saudita, Iraq, Omán, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Irán, Marruecos, Argelia, Túnez, Libia, Egipto, Somalia, Djibouti, Sudán, Nigeria, las Maldivas, Brunei y Malasia. El artículo 4 de la Ley Fundamental Modificada de 2003 de la Autoridad Nacional Palestina dice:

  1. El Islam es la religión oficial en Palestina. Se mantendrá el respeto por la santidad de todas las demás religiones
  2. Los principios de la Shari’a islámica serán una fuente principal de legislación.
  3. El árabe será el idioma oficial.

Vale la pena señalar un par de cosas aquí. Por “todas las otras religiones sacras”, la ley significa solo el judaísmo y el cristianismo, que son las únicas creencias reconocidas en el Corán como creencias divinamente reveladas (aunque corrompidas). Israel no impone tales limitaciones a otras religiones. La elevación de la ley religiosa shari’a a una “fuente principal de legislación” puede descartar leyes democráticas que contradicen los castigos islámicos por delitos como la homosexualidad, el adulterio o la blasfemia.

Israel, aunque es un estado judío, no tiene una religión oficial, ni siquiera el judaísmo. Como tal, no impone conformidad religiosa a ninguno de sus ciudadanos. Hay judíos seculares, cristianos y musulmanes. Los musulmanes que se vuelven agnósticos o ateos, incluso aquellos que abiertamente abandonan el Islam o se convierten a otra religión, son mucho más seguros en Israel que en cualquier país musulmán. Las leyes israelíes, para todos sus ciudadanos, están hechas por miembros de la Knéset; allí, las leyes son debatidas abiertamente y aplicadas por un poder judicial independiente, al igual que las leyes en otros países genuinamente democráticos como los Estados Unidos o el Reino Unido.

Finalmente, queda una pregunta crucial. Varias personas, incluidos muchos patriotas israelíes como Tzipi Livni del partido Unión Sionista, el actual líder de la oposición en la Knéset o el miembro del Likud, Benny Begin, han expresado la opinión que la ley debería haber incluido las frases “plena igualdad de derechos para todos sus ciudadanos” y “estado judío y democrático”, lo que podría haber tranquilizado a la población no judía. El gobierno, dirigido por el primer ministro Benjamin Netanyahu, insiste en que no era necesario hacerlo, dada la presencia de tales afirmaciones en la Declaración de Independencia y otras leyes básicas. Hay fuertes argumentos a favor y en contra de repetirlo una vez más, pero por el momento, ese debate y otros relacionados con él siguen siendo profundamente divisivos. ¿No sería prudente considerar otra Ley Básica en la que el tema de la plena igualdad y la democracia pueda hacerse aún más explícito de lo que ya es? Eso es para que el pueblo israelí decida.

***Denis MacEoin tiene un doctorado en Estudios Persas (Cambridge, 1979) y enseñó árabe e islámico en la Universidad de Newcastle en el Reino Unido. Es Distinguido Senior Fellow en el Instituto Gatestone.

[1] Ver Nazila Ghanea, Derechos humanos, la ONU y los bahá’ís en Irán , Oxford, 2003.

[2] Para un estudio detallado del choque entre la legislación de “derechos humanos” basada en el shari’a y los valores universales, vea Ann Elizabeth Meyer, Islam and Human Rights: Tradition and Politics , 5 th . Ed., Nueva York, Abingdon, 2013; ver también, Anver Emon, Mark S. Ellis, y Benjamin Glahn, Ley Islámica y Derecho Internacional de los Derechos Humanos , Oxford University Press, 2015.

Fuente: Gatestone Institute.

Traducción: Dori Lustron.

En el ojo de la tormenta

Resultado de imagen para Nouhad Mahmoud
Nouhad Mahmoud

Al igual  que otras minorías que viven en el Levante, la comunidad drusa en Siria, Israel y el Líbano atraviesa por un momento difícil, de una manera sin precedentes en las últimas décadas. Fueron asesinados en Suweida, en el suroeste de Siria. En Israel, se sienten apuñalados y traicionados por el Estado al que sirvieron con sus vidas, después de la adopción de la ley del Estado-nación judío por parte de la Knesset el mes pasado. En el Líbano están sujetos a presiones para dividir y reducir su representación en el próximo gobierno. De repente se encontraron en el ojo de la tormenta en una región atormentada, donde sobrevivieron tremendas crisis en los últimos dos siglos.

En la madrugada del miércoles 25 de julio, y en un frente de 20 km de extensión, los combatientes del Estado Islámico (EI) lanzaron ataques simultáneos, sorpresivos y brutales contra pueblos y ciudades del distrito de Suweida, poblado por drusos. Los ataques suicidas sometieron a la ciudad misma. Más de 265 personas fueron asesinadas, muchas fueron masacradas en el silencio de la noche. Treinta y seis mujeres y niños fueron secuestrados y llevados a escondites del EI, para intercambiarlos por sus prisioneros capturados por el gobierno sirio.

Fue el ataque más mortífero en un territorio controlado por el régimen e incitó las sospechas sobre el momento y objetivos. Coincidió con apagones inusuales y se produjo después de las negociaciones entre los líderes de la comunidad drusa y el régimen, con sus partidarios rusos, que terminaron sin acuerdo. El régimen quería que los 53 mil  jóvenes que escaparon del servicio militar obligatorio durante sus siete años de guerra contra el pueblo sirio se unieran al rango de sus fuerzas de una vez, para ser utilizados contra la población sunita en Idlib en su próxima campaña. La historia de los cautelosos drusos no permite semejante error con otras comunidades. Los yihadistas provenían de un área cercana donde fueron expulsados ​​por el régimen en mayo después de su derrota en los suburbios del sur de Damasco. La evidencia de la colusión implícita entre el EI y el régimen sirio a lo largo de la guerra es bien conocida por los observadores.

Acorde a su tradición de ser leales al Estado donde viven, los drusos se integraron e el aparato israelí desde el establecimiento del Estado. Han servido en el ejército y otros servicios de seguridad con distinción. Muchos de ellos perdieron la vida defendiendo a Israel durante sus 70 años de existencia. Después de la adopción por parte de la Knesset de la ley Estado-nación judío, se sintieron traicionados, ofendidos y relegados a ciudadanos de segunda clase. Han sido directos en su oposición a esa ley, llamándola “un puñetazo en el estómago” y una discriminación contra ciudadanos leales que tienen un sincero compromiso patriótico con “su” Estado.

Todos los intentos con el primer ministro Benjamin Netanyahu para enmendar el texto de la ley fallaron. Según Tzipi Livni, la ex ministra de Asuntos Exteriores, ha pedido incluir la línea de la Declaración de Independencia, que garantiza la igualdad a todos los residentes, pero los cálculos políticos de Netanyahu tienen prioridad sobre las consideraciones nacionales. La manifestación liderada por los activistas drusos y sus simpatizantes el 5 de agosto reunió a más de 50 mil manifestantes, sin generar ninguna promesa de enmienda a la nueva ley básica.

La división interna dentro de la comunidad drusa en el Líbano refleja el efecto regional en el pequeño país. Ahora que el régimen sirio está recuperando su autoridad sobre los territorios sirios, se siente envalentonado para ajustar cuentas con sus adversarios en el Líbano. El objetivo es reducir el tamaño de una parte e inflar al cliente opuesto pro-sirio dentro de la comunidad. Eso sería un preludio del retorno de la influencia directa siria en la política libanesa.

La causa drusa es otro fenómeno en el sangriento caos que envuelve al Levante, después del kurdo, yazidí, asirio, alauita y otras causas. Los problemas podrían exacerbarse con el regreso del régimen sirio a las regiones de donde fue expulsado. No se puede esperar magnanimidad de aquellos que continúan matando al pueblo sirio. El régimen revanchista no tiene control sobre sus acciones provocadoras. Los rusos, que desempeñan un papel conciliatorio a nivel diplomático, son tan implacables en el terreno como el régimen en su trato con la población sumisa, o están jugando el mismo juego todo el tiempo.

Los drusos, como otras minorías en la región, dieron su lealtad a sus Estados, pensando que es la forma más segura de garantizar la igualdad y la dignidad en sus países. Ahora todos son víctimas de su ilusión bajo regímenes que no pudieron demostrar ser justos y decentes con todos los componentes de sus sociedades. Prefieren creer que es sólo un episodio en su atormentada historia.

Fuente: El Universal (México)

*Nouhad Mahmoud – fue embajador de Líbano en México entre 1999 y 2011.