Políticas de teletrabajo

La falta de planificación estratégica y la falta de relación entre los cambios demográficos y la infraestructura pública “cobran su factura” en diferentes formas. Un ejemplo claro es el creciente tráfico vehicular que afecta a muchos países. Las carreteras se ven colapsadas ya no solamente en las llamadas “horas pico” (horas de mayor afluencia vehicular que generalmente coinciden con los horarios de inicio de la jornada laboral y escolar), sino también en otras horas, sumándose a la falta de espacios de aparcamiento, costos de transporte, contaminación ambiental, conflictos laborales por llegadas tardías, choques y mal estado de carreteras.

La problemática la viven muchas personas día a día con estrés por la cantidad de tiempo que se pierde en las incesantes filas de vehículos, la contaminación sonora y que decir del peso que esto tiene sobre el rendimiento laboral y la vida familiar.

Sin duda alguna es urgente el mejoramiento en el transporte público y la modernización de las carreteras que todos sueñan, pero también el planteamiento de políticas públicas de conciliación familia-trabajo que promuevan en el sector empresarial privado, por ejemplo, iniciativas como el teletrabajo o la flexibilidad de horarios que podrían ser soluciones para que padres puedan trabajar sin estar ausentes de sus hogares e hijos y contrarrestar así  el aumento en el horario y días laborales que afectan la vida familiar.

Una muestra de esto es Brasil, donde una iniciativa piloto de diez empresas locales medianas que incorporaron el teletrabajo produjo que “…el porcentaje de trabajadores que conducen pasó del 53% al 50%. El uso del transporte público, a su vez, aumentó del 29% al 31%. También el uso de vehículos fletados aumentó del 6% al 10%”, según reporta El País.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: