El jefe de la UNRWA y varios funcionarios señalados por corrupción y abuso de autoridad

Un informe confidencial de la controversial Agencia de la ONU para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA, por sus siglas en inglés) denuncia por abuso de autoridad y corrupción a sus máximas autoridades.

El reporte elaborado por el Departamento de Ética de UNRWA, y publicado por el canal qatarí Al Jazeera, acusa a su comisionado general, el suizo Pierre Krahenbuhl de 53 años, y a su círculo cercano de “abuso de autoridad para obtener ganancias personales, suprimir el disenso legítimo y conseguir por otros medios sus objetivos personales”.

El informe sugiere que el “círculo interno” está conformado por el comisionado general, Pierre Krahenbuhl, la vice comisionada general Sandra Mitchell, que renunció a la organización en julio pasado, el jefe ejecutivo Hakam Shahwan, que abandonó la agencia en julio, y la alta asesora del comisionado general, María Mohammedi.

El informe sostiene que la conducta de esos funcionarios representan “un enorme riesgo a la reputación de la ONU” y que “debería considerarse cuidadosamente su inmediata salida” de la organización, que en 2017 manejaba un presupuesto de más de 900 millones de dólares.

El reporte denuncia una “creciente falta de cumplimiento de las reglas de la agencia y los procedimientos establecidos”, en tanto que el personal administrativo está padeciendo “baja moral, miedo a la represalia… desconfianza, secreto, amenazas, intimidación y marginalización”. El resultado es un manejo “altamente disfuncional”.

Entre otras cosas, la publicación en Al Jazeera también indica que el comisionado general de la UNRWA llevó con él a María Mohammedi a varios viajes desde el año 2014 y expresó un «interés particular» por ella. Incluso Krahenbuhl la asignó como «asesora senior» en febrero del 2015.

Al Jazeera indicó que varias personas en el personal de la UNRWA dijeron que la relación entre ellos, Krahenbuhl y Mohammedi, iba más allá de lo profesional y que el comisionado general la llevaba a la gran mayoría de sus viajes e incluso utilizaba su posición para que ella viajara junto a él en clase ejecutiva.

Asimismo, el reporte indicaba que Krahenbuhl estaba ausente de su oficina en Jerusalén alegando «viajes de trabajo.. durante 28-29 días al mes».

Krahenbuhl respondió a las acusaciones en Al Jazeera diciendo que conoce sobre la elaboración del reporte del comité de ética de UNRWA y que en el mes de marzo le avisaron que las acusaciones serían investigadas: «Di instrucciones para una total cooperación con la investigación. No estoy todo el tiempo de vacaciones y no quiero responder a acusaciones específicas o rumores porque puede interferir en las investigaciones y romper las reglas que tenemos como personal de la ONU».
Según el reporte en Al Jazeera, la situación se ha deteriorado de forma considerable desde comienzos del 2018, coincidiendo con la reducción y finalmente la suspensión  del apoyo del gobierno norteamericano a UNRWA.

La administración Trump redujo de forma significativa su aporte a la agencia de la ONU en el 2018,  pasando de un aporte anual de 360 millones de dólares a solo 60 millones y en agosto anunciaron que dejarían de enviar ayuda a UNRWA de forma definitiva.

El Departamento de Estado había explicado que «el modelo de negocios y las prácticas fiscales que han marcado a UNRWA por años son simplemente insostenibles y han estado en crisis por muchos años» al tiempo que enfatizaron que EEUU no se comprometería más «con financiar esta operación irremisiblemente defectuosa».

Fuente: Aurora Israel

Egipto, líderes de Jordania sostienen conversaciones sobre la paz israelí-palestina

EL CAIRO – El presidente de Egipto, Abdel-Fattah el-Sissi, y el rey Abdullah II de Jordania se reunieron el lunes para discutir los esfuerzos para poner fin al conflicto israelo-palestino, reafirmando su apoyo a una solución de dos estados, dijo la oficina de Sissi.


La reunión se produce antes de una visita prevista a la región por parte del yerno y asesor principal de la Casa Blanca, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, Jared Kushner, quien está impulsando un controvertido plan de paz que ha sido rechazado por los palestinos y criticado por Jordania.


La iniciativa de Kushner, presentada parcialmente en una conferencia de Bahrein en junio, colgó la posibilidad de inyectar una inversión de $ 50 mil millones en la economía palestina estancada.


Pero no logró abordar las demandas clave de los palestinos, como el establecimiento de su propio estado independiente.


El lado político del plan aún no se ha publicado.

El secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Steven Mnuchin, quinto desde la izquierda, y el príncipe heredero de Bahrein, Salman bin Hamad Al Khalifa, sexto desde la izquierda, escuchan al asesor principal de la Casa Blanca, Jared Kushner, de pie, durante la sesión de apertura del taller ‘Paz a la prosperidad’ en Manama, Bahrein, 25 de junio de 2019. (Agencia de Noticias de Bahrein a través de AP)

En una declaración el lunes, la oficina de Sissi dijo que los líderes egipcios y jordanos habían acordado «la importancia de intensificar los esfuerzos» para reanudar las conversaciones de paz.

Insistieron en que las conversaciones deben cumplir con la solución de dos estados, aceptada internacionalmente como la base para una solución: un «Estado palestino basado en los límites de junio de 1967 con Jerusalén Este como su capital».

La administración de Trump ha roto con ese consenso, reconociendo unilateralmente a Jerusalén como capital de Israel y recortando fondos para la agencia de la ONU para los palestinos.

El foro de Bahrein fue boicoteado por la Autoridad Palestina, mientras que Jordania y Egipto enviaron representantes de bajo nivel.

El liderazgo palestino boicoteó a Trump y lo acusó de usar promesas de dinero en efectivo para tratar de imponer soluciones políticas, mientras ignoraba el control de Israel sobre Cisjordania.

Después de reunirse con Sissi, el monarca jordano se dirigió a Túnez para ofrecer sus condolencias, luego de la muerte del presidente Beji Caid Essebsi.

Fuente: Times of Israel